MÁS DE 100 MUER­TES

Re­ve­lan sal­do ro­jo de in­mi­gran­tes en el Sur de Te­xas

El Diario de El Paso - - Portada - Sa­bri­na Zu­ni­ga / El Dia­rio de El Pa­so

Au­to­ri­da­des fron­te­ri­zas re­por­tan ha­ber re­ba­sa­do ya la ci­fra de los 100 mi­gran­tes en­con­tra­dos muer­tos es­te año en los ran­chos y en­tre la ma­le­za del Sur de Te­xas.

Las au­to­ri­da­des atri­bu­yen el al­to nú­me­ro de muer­tes –es la se­gun­da ma­yor can­ti­dad en la his­to­ria del sec­tor Sur– al ar­dien­te y hú­me­do cli­ma de ve­rano, así co­mo al ro­bo de su­mi­nis­tros de agua y co­mi­da por par­te de los tra­fi­can­tes de se­res hu­ma­nos.

Otro fac­tor es que, pa­re­ce que la in­mi­gra­ción in­do­cu­men­ta­da ha re­pun­ta­do en los pa­ra­jes re­mo­tos en­tre La­re­do y Browns­vi­lle.

‘Hay más muer­tes pe­ro es por­que ha au­men­ta­do el nú­me­ro de per­so­nas atra­ve­san­do la frontera’, di­jo Ur­bino ‘Benny’ Martínez, she­riff del Con­da­do de Brooks.

En en­tre­vis­ta con El Dia­rio de El Pa­so, Martínez di­jo que es ob­vio que más gen­te se es­tá in­ter­nan­do clan­des­ti­na­men­te a Estados Unidos, aun­que es di­fí­cil cuan­ti­fi­car la ci­fra. La Pa­tru­lla Fron­te­ri­za só­lo tie­ne da­tos de los mi­gran­tes que de­tie­ne, no de los que no lo­gra de­tec­tar.

El she­riff de­nun­ció que los con­tra­ban­dis­tas o ‘co­yo­tes’ ro­ban a la gen­te una vez que los cru­za y los pri­van de ele­men­tos co­mo co­mi­da y agua, o el gru­po que los acom­pa­ña –los guías– los aban­do­nan en me­dio del cli­ma hos­til, ca­lien­te y los mi­gran­tes mue­ren des­hi­dra­ta­dos.

‘Aun­que he­mos co­lo­ca­do zo­nas de con­te­ne­do­res de agua a lo lar­go del tra­yec­to, las per­so­nas no lle­gan por agua, por mie­do a que sean tram­pas’, ex­pre­só Martínez, quien ase­gu­ra que es­tán ahí por una so­la ra­zón: pa­ra evi­tar muer­tes y pro­veer­les agua.

‘Es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra que no se pre­sen­ten más muer­tes, pe­ro la gen­te no quie­re lle­gar a zo­nas de ayu­da por mie­do a ser in­ter­cep­ta­dos’, agre­gó.

De­jan­do a un la­do las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas o aus­te­ras, tam­bién se cree que las tác­ti­cas de los co­yo­tes han cam­bia­do y se han tras­la­da­do a lu­ga­res más cer­ca del río.

Se­gún Martínez, cuan­do la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za los in­ter­cep­ta, ellos ti­ran sus co­sas, las de­jan en el pi­so y co­rren sin na­da ha­cia la­do me­xi­cano y se vuel­ve im­po­si­ble cap­tu­rar­los.

‘Ade­más, los co­yo­tes se han en­fo­ca­do en no ser de­tec­ta­dos, uti­li­zan­do ce­lu­la­res ‘fan­tas­ma’ con se­ña­les (blo­quea­das) que no pue­den ser re­gis­tra­das por sis­te­mas de lo­ca­li­za­ción de los agen­tes de la Bor­der Pa­trol’, di­jo Martínez.

Martínez en­fa­ti­za a los mi­gran­tes en cual­quier pun­to de la frontera Mé­xi­co–Estados Unidos que no ex­pon­gan su vi­da.

‘El ca­lor es ex­tre­ma­men­te pe­li­gro­so, no se pon­gan en pe­li­gro, no es cual­quier co­sa ca­mi­nar en es­tas zo­nas. El re­sul­ta­do pue­de ser la muer­te’, ad­vir­tió.

‘Una cla­ra emer­gen­cia’

Las muer­tes de los in­mi­gran­tes son un ejem­plo de la ne­ce­si­dad de que las per­so­nas que cru­zan la frontera ten­gan zo­nas se­gu­ras a dón­de lle­gar si se ven en pe­li­gro, di­jo Me­lis­sa Ló­pez M., di­rec­to­ra y abo­ga­da de Mi­gran­tes y Re­fu­gia­dos de la Dió­ce­sis de El Pa­so.

‘Aun­que exis­te es­te pe­li­gro, es­tas per­so­nas van a se­guir vi­nien­do, es cla­ra la emer­gen­cia de Estados Unidos de te­ner más cui­da­do de la gen­te que vie­ne hu­yen­do de vio­len­cia, es­pe­cial­men­te los paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos, y es­to va a se­guir pa­san­do has­ta que Estados Unidos to­me más en se­rio la ne­ce­si­dad de pro­te­ger a la gen­te’, di­jo Ló­pez.

Acla­ró que la co­mu­ni­dad in­mi­gran­te tie­ne que sen­tir­se se­gu­ra. Ar­gu­men­ta que es bueno te­ner los re­fu­gios que ha­bi­li­ta la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za, pe­ro que si ellos no tie­nen la in­ten­ción de de­te­ner­los, que se se­pa.

‘Tie­nen que ha­cer­le sa­ber a las per­so­nas que son pa­ra su ayu­da, y se tie­ne que cum­plir que no los van a de­te­ner’, ex­pre­só Ló­pez.

Es­te año, la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za tam­bién ha du­pli­ca­do su nú­me­ro de res­ca­tes a más de mil des­de el 1 de oc­tu­bre del 2015 a la fe­cha, en com­pa­ra­ción con el mis­mo pe­río­do del año an­te­rior. Un res­ca­te pue­de ser una de­ten­ción en zo­nas ais­la­das de gru­pos, fa­mi­lias o in­di­vi­duos ex­tra­via­dos o en si­tua­ción de pe­li­gro.

Mu­chas de las per­so­nas res­ca­ta­das se en­cuen­tran en­ce­rra­das en las ca­jue­las de los vehícu­los o re­mol­ques de trac­tor. Al­gu­nos tam­bién se han en­con­tra­do en el de­sier­to –en el ca­so de Ari­zo­na, Nue­vo Mé­xi­co y el Oes­te de Te­xas–, o en la ma­le­za o ran­chos, en el ca­so del Sur de Te­xas, des­pués de ha­ber si­do aban­do­na­dos por el gru­po que los acom­pa­ña­ba.

Lo atri­bu­yen au­to­ri­da­des al ca­lor y fal­ta de agua y co­mi­da

Un mU­do tes­ti­go en el de­sier­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.