LA DE­MO­CRA­CIA SIMPLIFICADA

El Diario de El Paso - - Opinión - Ti­mothy Egan

Nue­va York– ¿Es us­ted más lis­to que un in­mi­gran­te? ¿Pue­de us­ted men­cio­nar, por de­cir al­go, los tres po­de­res del Es­ta­do o a un so­lo mi­nis­tro de la Corte Su­pre­ma? La ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses, quie­nes na­cie­ron en Estados Unidos, quie­nes es­tán a pun­to de to­mar la de­ci­sión más cru­cial en la vi­da cí­vi­ca en no­viem­bre, no pue­den. Y la ma­yo­ría no pue­den pa­sar una prue­ba sen­ci­lla que 90 por cien­to de los ciu­da­da­nos nue­vos pa­sa con diez.

En­ton­ces, ¿quién con­tro­ló al Se­na­do en las elec­cio­nes del 2014, cuan­do es­ta­ba en jue­go el con­trol de la cá­ma­ra al­ta? Si us­ted res­pon­dió “No sé” en ese en­ton­ces, us­ted es­tu­vo con una ma­yo­ría de es­ta­dou­ni­den­ses en la ca­te­go­ría de des­pis­ta­dos.

Sin em­bar­go, de se­gu­ro aho­ra, cuan­do la sa­tu­ra­ción de no­ti­cias so­bre las elec­cio­nes es más grue­sa que la hu­me­dad al­re­de­dor de los la­bios de la Da­ma Li­ber­tad, te­ne­mos un po­co más de pis­tas. Pon­go de ejem­plo a Te­xas. En una re­cien­te en­cues­ta de opi­nión en­tre los par­ti­da­rios de Do­nald Trump allá, se en­con­tró que 40 por cien­to de ellos cree que ACORN se ro­ba­rá las pró­xi­mas elec­cio­nes.

¿ACORN? No­ti­cia de úl­ti­ma ho­ra: ha­ce seis años que ese or­ga­nis­mo que or­ga­ni­za­ba a las co­mu­ni­da­des ya no exis­te. ACORN des­apa­re­ció, se de­sin­te­gró, mu­rió. Ya no se pue­de ro­bar nin­gu­na elec­ción de la mis­ma for­ma que Do­nald Trump no pue­de sal­tar con ga­rro­cha su mu­ro me­xi­cano.

Sa­be­mos que son por lo me­nos 30 mi­llo­nes los es­ta­dou­ni­den­ses que no sa­ben leer. Sin em­bar­go, la ac­tual elec­ción pre­si­den­cial to­da­vía po­dría de­mos­trar que una par­te aún más gran­de de la ciu­da­da­nía es anal­fa­be­ta política y fun­cio­nal­men­te. Lo que quie­re de­cir que vo­ta­rán a pe­sar de no poder acep­tar los he­chos bá­si­cos ne­ce­sa­rios pa­ra pro­ce­sar es­ta vi­da es­ta­dou­ni­den­se.

“Tie­ne que ha­ber una eva­lua­ción de to­do es­to”, di­jo Char­lie Sy­kes, el in­flu­yen­te y con­ser­va­dor con­duc­tor de ra­dio, en una en­tre­vis­ta au­to­crí­ti­ca con Bu­si­ness In­si­der. “He­mos crea­do a es­te mons­truo”.

Trump, quien di­ce que pa­ra na­da lee mu­cho, es tan­to el pro­duc­to de la epi­de­mia de la ig­no­ran­cia, co­mo uno de sus prin­ci­pa­les pro­duc­to­res. Pue­de en­su­ciar to­da la ru­ta de la cam­pa­ña política con cien­tos de fal­se­da­des que se des­acre­di­tan fá­cil­men­te por­que los me­dios con­ser­va­do­res han pa­sa­do más de dos dé­ca­das de­mo­lien­do la idea del he­cho ob­je­ti­vo.

Si los par­ti­da­rios de Trump su­pie­ran que la in­mi­gra­ción ile­gal tu­vo su pun­to má­xi­mo en el 2007, o que el cri­men vio­len­to ha pre­sen­ta­do una es­pi­ral des­cen­den­te cons­tan­te du­ran­te más de 20 años, se mo­fa­rían cuan­do Trump di­ce que los vio­la­do­res me­xi­ca­nos es­tán au­men­tan­do por­que cru­zan la frontera y el cri­men es­tá fue­ra de con­trol.

Si más de 16 por cien­to de los es­ta­dou­ni­den­ses pu­die­ra lo­ca­li­zar a Ucra­nia en un ma­pa, ha­bría si­do una co­sa ver­da­de­ra­men­te gran­de cuan­do Trump di­jo que Ru­sia no iba a in­va­dir­la, dos años des­pués de que, de he­cho, la ha­bía in­va­di­do.

Si to­da­vía se en­se­ña­ra ci­vis­mo bá­si­co y fue­ra obli­ga­to­rio pa­ra gra­duar­se de la educación me­dia, Trump no po­dría de­cir que los jue­ces “fir­man ini­cia­ti­vas de ley”.

La sim­pli­fi­ca­ción de es­ta de­mo­cra­cia ha si­do gra­dual y, lue­go _ es­te año _, de un ja­lón. Prin­ce­ton Re­view en­con­tró que los de­ba­tes en­tre Lin­coln y Dou­glas en 1858 se rea­li­za­ron más o me­nos a un ni­vel del úl­ti­mo gra­do de la educación me­dia. Un si­glo des­pués, el debate pre­si­den­cial de 1960 lo fue de dé­ci­mo gra­do. Pa­ra el año 2000, los dos con­ten­dien­tes ha­bla­ban co­mo chi­cos de sex­to gra­do. Y en el pró­xi­mo debate _ “la Des­ho­nes­ta Hi­llary” con­tra “el Pa­drino de la Es­ta­fa” _ ten­dre­mos suer­te si va más allá de las con­ver­sa­cio­nes de la ni­ca del prees­co­lar.

¿Có­mo fue que pa­só es­to, cuan­do el po­pu­la­cho es­ta­ba me­nos ins­trui­do en los días en los que la ma­yo­ría de las fa­mi­lias ni si­quie­ra te­nían inodo­ro in­te­rior? Se pue­de exa­mi­nar un cal­cu­la­do círcu­lo de des­in­for­ma­ción da­do en las úl­ti­mas dos se­ma­nas pa­ra ha­llar par­te de la res­pues­ta.

Es fre­cuen­te que una gran men­ti­ra política em­pie­ce en el Drud­ge Re­port, el ori­gen de las his­to­rias so­bre Oba­ma co­mo un mu­sul­mán. Echó a an­dar una ca­lum­nia con fo­to­gra­fías de Hi­llary Clin­ton en las que pier­de el equi­li­brio _ la prue­ba de que al­go an­da muy mal con ella. Des­pués, Fox News lo hi­zo muy gran­de, usan­do a Sean Han­nity, el ase­sor de Trump e in­ci­ta­dor de los me­dios de in­for­ma­ción li­bres, co­mo el chis­mo­so del pue­blo. Lue­go, Rudy Giu­lia­ni, el diag­nos­ti­ca­dor por in­ter­net, ex­hor­tó a la gen­te pa­ra que bus­ca­ra en Goo­gle _ “en­fer­me­dad Hi­llary Clin­ton” _ la evi­den­cia de su en­fer­me­dad. Es­to la obli­ga a ella a de­mos­trar su for­ta­le­za en “Jimmy Kim­mel” abrien­do un fras­co de pe­pi­ni­llos.

Lo úni­co bueno que sal­drá de to­do es­to es que aho­ra, cuan­do se pon­ga “Hi­llary Clin­ton en­fer­me­dad” en Goo­gle lo que apa­rez­ca se­rán las his­to­rias mor­da­ces so­bre al­guien, con ca­ra de es­que­le­to, que se de­di­ca a crear ru­mo­res, lla­ma­do Rudy Giu­lia­ni, y un in­creí­ble Step­hen Col­bert que le ba­jó los hu­mos a es­te hom­bre es­pan­to­so.

Sin em­bar­go, lo que us­te­des no sa­ben real­men­te no los pue­de da­ñar. El año pa­sa­do fue el más ca­lien­te re­gis­tra­do. Y el ju­lio pa­sa­do fue el mes más ca­lien­te en la Tie­rra, en la edad mo­der­na. No obs­tan­te, Ga­llup en­con­tró que 45 por cien­to de los re­pu­bli­ca­nos no cree en esas tem­pe­ra­tu­ras. No es­ta­mos ha­blan­do de du­das so­bre que los pun­tos má­xi­mos más re­cien­tes los ha­yan pro­vo­can­do los hu­ma­nos; ellos no acep­tan las ci­fras de esos me­teo­ró­lo­gos men­ti­ro­sos.

A úl­ti­mas fe­chas, ca­si la mi­tad de los flo­ri­da­nos han he­cho al­go pa­ra pro­te­ger­se del vi­rus Zi­ka, pres­tan­do aten­ción a las ad­ver­ten­cias gu­ber­na­men­ta­les. Sin em­bar­go, la otra mi­tad no pue­de ha­cer que des­apa­rez­ca co­mo lo ha­ce el gru­po con­tra las va­cu­nas, de ex­tre­ma iz­quier­da, en el ca­so de en­fer­me­da­des gra­ves y pre­ve­ni­bles.

Sien­to que mis otro­ra ga­na­do­res Seattle Ma­ri­ners per­die­ran dos de tres par­ti­dos fren­te a los New York Yan­kees es­ta se­ma­na. So­lo pre­fie­ro no creer­lo. Y, mi­ren, aho­ra mis ti­pos es­tán en pri­mer lu­gar, no im­por­ta lo que mues­tren los “mar­ca­do­res” ses­ga­dos. En mi pro­pio uni­ver­so, ro­dea­do de he­chos ba­su­ra y con­clu­sio­nes ba­su­ra, ya me sien­to me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.