Más gran­de que su mú­si­ca

El Diario de El Paso - - Opinión - Die­go A. Manrique

Madrid– Co­sas que apren­dí via­jan­do a Mé­xi­co: que ba­jo nin­gún con­cep­to, aun­que es­tu­vie­ras ro­dea­do de mo­der­nos y roc­ke­ros, po­días bur­lar­te de Juan Ga­briel. El país en­te­ro ha­bía ali­men­ta­do su fi­bra emo­cio­nal con las can­cio­nes del Di­vo de Juá­rez, in­terio­ri­zan­do su bra­va his­to­ria de chi­co po­bre he­cho a si mis­mo. Y nin­gu­na bro­ma con su se­xua­li­dad.

Juan­ga era el pun­to en que dis­cre­pa­ban los que man­te­nían una vi­sión je­rár­qui­ca de la Re­pú­bli­ca y los que apos­ta­ban por asu­mir la reali­dad. En 1990, el con­flic­to es­ta­lló cuan­do anun­cia­ron que Juan Ga­briel ac­tua­ría en el Pa­la­cio de Be­llas Ar­tes ca­pi­ta­lino, en­tre mu­ra­les de Ri­ve­ra, Si­quei­ros y Oroz­co. To­da una con­mo­ción: se veía co­mo una de­gra­da­ción, el triun­fo de la es­té­ti­ca Te­le­vi­sa.

Allí se ba­tió con va­len­tía Carlos Mon­si­váis. Agu­do ob­ser­va­dor de la cul­tu­ra me­xi­ca­na, ha­bía es­tu­dia­do a Juan Ga­briel en su li­bro Es­ce­nas de pu­dor y li­vian­dad (1981), don­de se­ña­la­ba el pro­di­gio de que un can­tan­te ama­ne­ra­do hu­bie­ra con­quis­ta­do el ca­ri­ño de un país ma­chis­ta has­ta la ca­ri­ca­tu­ra. Mon­si­váis afir­mó que, por muy in­dig­nas que fue­ran Te­le­vi­sa y de­más pla­ta­for­mas de la in­dus­tria cul­tu­ral na­cio­nal, allí flo­re­cían ge­nui­nos ta­len­tos.

Juan Ga­briel es­tu­vo mo­de­ra­do aque­lla no­che de 1990. Cier­to que, más ade­lan­te, se sol­tó la me­le­na e in­va­dió aquel sa­gra­do es­ce­na­rio con ba­ta­llo­nes de ma­ria­chis, co­ris­tas y bai­la­ri­nes (no, no tra­fi­ca­ba en su­ti­le­zas).

Ter­mi­né co­no­cién­do­le en Bar­ce­lo­na, cuan­do re­ci­bía­mos el pre­mio On­das. Pa­re­cía do­lo­ri­do an­te el he­cho de que no se le tra­ta­ra co­mo lo que se­gu­ra­men­te era (la ma­yor es­tre­lla en aquel even­to). Po­seía una len­gua ve­ne­no­sa, que dis­pa­ra­ba cer­te­ra­men­te. Al fi­nal, se apa­ci­guó: re­sul­tó que te­nía­mos ami­gos co­mu­nes, co­mo el pro­duc­tor Jor­ge Álvarez.

Álvarez con­ta­ba y no pa­ra­ba. Le ha­bía acom­pa­ña­do por el Mé­xi­co pro­fun­do, ac­tuan­do en pa­len­ques, en­tre pe­leas de ga­llos y la oca­sio­nal ba­la­ce­ra. Pe­ro Juan Ga­briel im­po­nía su tre­gua. Es­ta­ba, li­te­ral­men­te, por en­ci­ma del bien y del mal. Se­gún Álvarez, vol­vía con su jet pri­va­do a Estados Unidos y los po­li­cías grin­gos –mu­chos, con ape­lli­dos his­pa­nos- le ren­dían plei­te­sía.

Ha­bía si­do el di­que de con­ten­ción an­te la in­va­sión mu­si­cal an­gló­fo­na: re­no­vó el re­per­to­rio de ran­che­ras, bo­le­ros y ba­la­das. Aho­ra, oca­sio­nal­men­te, has­ta acep­ta­ba el rock. Una de sus úl­ti­mas gra­ba­cio­nes fue la adap­ta­ción del Ha­ve you ever seen the rain?, de Cree­den­ce Clear­wa­ter Re­vi­val: la fa­ta­lis­ta re­fle­xión de Fo­gerty so­bre los ci­clos de la vi­da se ha­bía con­ver­ti­do en un in­sí­pi­do himno al sol.

Co­sas del Juan­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.