Ge­ne­ro­si­dad de Juan Ga­briel desa­rro­lló su pa­sión mu­si­cal

Ex alumno del al­ber­gue Sem­ja­se, agra­de­ce pa­tro­ci­nio del ar­tis­ta

El Diario de El Paso - - Portada - Sa­bri­na Zu­ni­ga/El Dia­rio de El Pa­so

Cre­cer en el al­ber­gue Sem­ja­se en Ciu­dad Juárez ins­pi­ró a Ós­car Oroz­co To­rres a la mú­si­ca, es­pe­cial­men­te des­pués de que Juan Ga­briel lo oyó to­car.

Al mo­men­to de re­cor­dar al fa­lle­ci­do Di­vo de Juárez, Oroz­co, aho­ra de 32 años, di­jo que las vi­si­tas del can­tau­tor eran sor­pre­si­vas y ame­nas.

“Juan Ga­briel nun­ca es­ta­ba mo­les­to, siem­pre es­ta­ba con­ten­to, le gus­ta­ba mu­cho asis­tir a oír­nos to­car”, di­jo Oroz­co, uno de los mi­les de ni­ños que pa­sa­ron por el al­ber­gue que fun­dó el can­tau­tor.

“Hu­bo una oca­sión don­de él es­ta­ba no tan de acuer­do en có­mo se es­cu­cha­ba la ban­da. Esa fue la úni­ca vez don­de pu­de ha­ber di­cho que no es­ta­ba fe­liz, pe­ro aun así, no es­ta­ba enoja­do”.

Re­si­den­te de la es­cue­la de mú­si­ca y al­ber­gue in­fan­til en­tre 1990 y 1999, Oroz­co desa­rro­lló una pa­sión por la trom­pe­ta, el trom­bón y la sec­ción de me­ta­les.

Re­cor­dó que Juan Ga­briel en una oca­sión lle­vó a los pe­que­ños mú­si­cos a una ce­le­bra­ción del Cin­co de Ma­yo en Los Án­ge­les, don­de ellos to­ca­ron y él can­tó.

“Él iba en­fren­te den­tro de un ca­rro clá­si­co can­tan­do, y no­so­tros atrás acom­pa­ñán­do­lo con la ban­da de la es­cue­la. Es­tu­vi­mos ha­ya unos días des­pués de la pre­sen­ta­ción, nos brin­do hos­pe­da­je en el ho­tel Ra­ma­da, pa­ra des­pués lle­var­nos a co­no­cer Dis­ney­land y a Holly­wood Bou­le­vard”, co­men­tó Oroz­co.

Sem­ja­se fue un al­ber­gue ubi­ca­do en el co­ra­zón de Ciu­dad Juárez, en las ca­lles Ra­món Co­ro­na e Ig­na­cio Me­jía. Fue fundado en 1987 y a lo lar­go de los años, ge­ne­ró co­mi­da, educación y vi­vien­da a más de 3 mil ni­ños.

El al­ber­gue ce­rró sus puer­tas en el 2015 por fal­ta de re­cur­sos eco­nó­mi­cos. Pe­ro du­ran­te ese lap­so de ca­si tres dé­ca­das, ayu­dó e ins­pi­ró a jó­ve­nes co­mo Oroz­co.

Juan Ga­briel “siem­pre es­ta­ba al pen­dien­te, ha­blan­do con los di­rec­to­res, vien­do a ver que fal­ta­ba, dán­do­nos sor­pre­sas e in­ter­ac­tuan­do con no­so­tros”, di­jo Oroz­co. “En lo par­ti­cu­lar a mí y a mu­chos com­pa­ñe­ros nos brin­dó la opor­tu­ni­dad de es­tu­diar mien­tras nues­tros pa­dres tra­ba­ja­ban, ya que el ob­je­ti­vo de es­ta es­cue­la era no só­lo ter­mi­nar la pri­ma­ria y la se­cun­da­ria, si no tam­bién apren­der es­te gran­dio­so ar­te que es la mú­si­ca, su mú­si­ca y nues­tra mú­si­ca”.

De Sem­ja­se a UTEP

Co­no­ci­do en el mun­do mu­si­cal co­mo “El Je­rez”, Oroz­co di­jo que los años que es­tu­vo co­mo es­tu­dian­te en Sem­ja­se fue lo que des­pe­go en él, la pa­sión y el amor por la mú­si­ca. En és­ta, for­mo par­te de la ban­da, or­ques­ta, ma­ria­chi y gru­po tro­pi­cal.

Ce­men­tó sus co­no­ci­mien­tos de mú­si­ca per­si­guien­do la ca­rre­ra de Educación en Mú­si­ca, en la Uni­ver­si­dad de Te­xas en El Pa­so del 2002 al 2005.

Fue par­te de la ban­da mar­chis­ta, la Sin­fó­ni­ca de UTEP y la ban­da de jazz.

Tam­bién in­cur­sio­nó en va­rias ban­das en El Pa­so y Ciu­dad Juárez, co­mo la Ban­da Je­re­za­na, El Águi­la de Oro, La Cor­di­lle­ra, La Bom­ba Clan­des­ti­na y So­ni­do Ca­chim­bo.

Te­nien­do co­mo ca­rre­ra prin­ci­pal to­car mú­si­ca, Oroz­co pre­fi­rió el cam­bio a educación en mú­si­ca, te­nien­do co­mo ins­pi­ra­ción lo que Juan Ga­briel hi­zo por él y por los ni­ños del al­ber­gue.

“Me cam­bié a educación en mú­si­ca, por­que yo que­ría en­se­ñar y plas­mar la mú­si­ca en los ni­ños, y ser pa­ra al­guien co­mo él lo fue pa­ra mí”, re­cal­có.

ÓS­caR oRoZ­co es­tu­dió pa­ra maes­tro de mú­si­ca en UTEP

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.