Plan mi­gra­to­rio de Trump no re­pre­sen­ta un cam­bio de po­si­ción

El Diario de El Paso - - Opinión - Ru­ben Na­va­rret­te

Was­hing­ton – ¿Cam­bió Do­nald Trump to­tal­men­te su po­si­ción en cuan­to a la inmigración? No, pien­so que no lo hi­zo. Pien­so que los me­dios de eli­te de Nue­va York y Was­hing­ton mues­tran, una vez más, no com­pren­der el asun­to de la inmigración co­mo pa­ra re­por­tar so­bre él ho­nes­ta, cla­ra e in­te­gral­men­te. Es un te­ma lleno de com­ple­ji­da­des y ma­ti­ces, y los me­dios no son ca­pa­ces de com­pren­der nin­gu­na de las dos co­sas.

La ig­no­ran­cia de los me­dios en cuan­to a inmigración se po­ne de ma­ni­fies­to cuan­do las ca­de­nas man­dan a re­por­te­ros a la fron­te­ra me­xi­cano-ame­ri­ca­na a fil­mar in­mi­gran­tes ile­ga­les, cuan­do un via­je a una tien­da-gal­pón de New Jer­sey o Mary­land se­ría su­fi­cien­te, cuan­do los co­men­ta­ris­tas de TV su­gie­ren que los es­ta­dou­ni­den­ses pue­den lle­gar a una so­lu­ción me­dian­te de­por­ta­cio­nes sin pen­sar en la po­si­bi­li­dad de que esos de­por­ta­dos vol­ve­rán, y cuan­do los lo­cu­to­res de las no­ti­cias de ca­ble de­ba­ten có­mo cas­ti­gar a los que es­tán en el país ile­gal­men­te, pe­ro ha­cen la vis­ta gor­da a los ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­se que quie­bran la ley pa­ra con­tra­tar­los.

Aho­ra se di­ce que Trump ex­pre­só a miem­bros de su con­se­jo ase­sor na­cio­nal his­pano que sen­tía ha­ber he­cho al­gu­nos de los co­men­ta­rios más hi­rien­tes so­bre los his­pa­nos y que, si re­sul­ta elec­to, desea en­con­trar una ma­ne­ra “hu­ma­na y efi­cien­te” de tra­tar a los in­mi­gran­tes que es­tán en el país ile­gal­men­te.

Se­gún Buz­zFeed, que ha­bló con gen­te que asis­tió a la reunión, Trump re­cal­có que to­do cam­bio de ese ti­po ten­dría que te­ner lu­gar en el con­tex­to de una ma­yor se­gu­ri­dad fron­te­ri­za y de su tan men­ta­da mu­ra­lla en la fron­te­ra me­xi­coa­me­ri­ca­na. Y aún pla­nea lle­var a ca­bo al­gu­nas de­por­ta­cio­nes. Pe­ro el em­pre­sa­rio de bie­nes raí­ces pa­re­ció abier­to a es­cu­char ideas so­bre có­mo ma­ne­jar la par­te del de­ba­te que re­co­no­ció que era la par­te más di­fí­cil, qué ha­cer con los que es­tán en el país sin la do­cu­men­ta­ción apro­pia­da. Y en al­gu­nos ca­sos, Trump pa­re­ció ad­mi­tir, el re­me­dio apro­pia­do po­dría in­cluir un ca­mino a una ca­te­go­ría le­gal ga­na­da.

Se­gún Uni­vi­sión, por lo me­nos un par­ti­ci­pan­te es­cu­chó a Trump de­cir que las de­por­ta­cio­nes ma­si­vas no son la res­pues­ta y que una idea me­jor se­ría per­mi­tir que los in­do­cu­men­ta­dos arre­gla­ran su ca­te­go­ría le­gal en tie­rra es­ta­dou­ni­den­se por me­dio de “em­ba­ja­das o con­su­la­dos de sus paí­ses”. Los que ca­rac­te­ri­zan eso co­mo un cam­bio de po­si­ción se­ña­lan co­men­ta­rios an­te­rio­res, ta­les co­mo los que Trump ex­pre­sa­ra en una en­tre­vis­ta, a fi­nes de agos­to, en el pro­gra­ma “Meet the Press” de NBC. El em­pre­sa­rio di­jo a Chuck Todd que los in­do­cu­men­ta­dos “de­ben ir­se”. En otras en­tre­vis­tas, ha­bló de crear una “fuer­za de de­por­ta­ción”. El do­min­go, cuan­do Da­na Bash de CNN, pre­gun­tó a la di­rec­to­ra de la cam­pa­ña de Trump, Kell­yan­ne Con­way, si el plan de inmigración del no­mi­na­do in­cluía aún la fuer­za de de­por­ta­ción que sa­ca­ría a los in­mi­gran­tes ile­ga­les del país, Con­way res­pon­dió: “A de­ter­mi­nar­se”.

Se es­ti­ma que la po­bla­ción in­do­cu­men­ta­da en Es­ta­dos Uni­dos es de unos 11 mi­llo­nes de per­so­nas. Mu­chos con­ser­va­do­res pien­san que se de­be en­viar a sus paí­ses a to­das ellas, mien­tras que mu­chos li­be­ra­les pien­san que se les de­be per­mi­tir que­dar­se. Am­bos ban­dos es­tán equi­vo­ca­dos. No po­de­mos tra­tar a to­da esa gen­te de la mis­ma ma­ne­ra. De­be­mos in­di­vi­dua­li­zar y de­por­tar a los que tie­nen con­de­nas por de­li­tos vio­len­tos, pe­ro no a las mu­ca­mas que no tie­nen ma­las in­ten­cio­nes y sim­ple­men­te desean man­te­ner a sus hi­jos.

Es de sen­ti­do co­mún, mo­ti­vo por el cual nun­ca oí­mos esa pro­pues­ta en Was­hing­ton, lu­gar don­de el sen­ti­do co­mún va al mue­re. Pre­fe­ri­ría no de­fen­der a Trump, es­pe­cial­men­te en inmigración. Pe­ro no pa­re­ce jus­to que los me­dios ca­rac­te­ri­cen tan rá­pi­da­men­te co­mo un cam­bio de po­si­ción al­go que po­dría ser la ex­po­si­ción de di­ver­sos ele­men­tos de un en­fo­que ba­lan­cea­do. Des­pués de to­do, el pre­si­den­te Oba­ma de­por­tó un nú­me­ro ré­cord de per­so­nas mien­tras usó me­di­das eje­cu­ti­vas pa­ra sal­var el des­tino de otras.

Si pres­tan aten­ción a lo que di­jo Trump so­bre inmigración des­de que lan­zó su cam­pa­ña, ve­rán que quie­re cons­truir una mu­ra­lla en la fron­te­ra me­xi­cano-ame­ri­ca­na, im­pe­dir que in­mi­gran­tes con mo­ti­vos si­nies­tros en­tren en Es­ta­dos Uni­dos, fa­ci­li­tar la en­tra­da le­gal de in­mi­gran­tes con bue­nas in­ten­cio­nes y de­por­tar a los que tie­nen an­te­ce­den­tes pe­na­les an­tes de que co­me­tan más de­li­tos.

Aho­ra, Trump po­dría ha­ber agre­ga­do una pie­za al rom­pe­ca­be­zas: crear, pa­ra al­gu­nos in­do­cu­men­ta­dos, no pa­ra to­dos, un ca­mino a la ca­te­go­ría le­gal ga­na­da o a la ciu­da­da­nía. Los me­dios po­drían me­jo­rar su pun­ta­je en el te­ma de la inmigración, y dar­se cuen­ta de que no hay una so­lu­ción que pue­de apli­car­se a to­dos de la mis­ma ma­ne­ra en es­te com­ple­jo pro­ble­ma, só­lo si es­tu­vie­ran dis­pues­tos a dar­le a Trump al­go que es­tán de­ter­mi­na­dos a ne­gar­le: un tra­to ho­nes­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.