Au­men­ta nú­me­ro de in­mu­ni­za­dos aquí con­tra el pa­pi­lo­ma hu­mano

La in­fec­ción pue­de cau­sar cán­cer en áreas ín­ti­mas de am­bos se­xos

El Diario de El Paso - - COMUNIDAD - Sa­bri­na Zu­ni­ga/El Dia­rio de El Pa­so

La va­cu­na con­tra el vi­rus del pa­pi­llo­ma hu­mano (VPH, o HPV) que ha cau­sa­do con­tro­ver­sia en otras par­tes de Te­xas ha re­sul­ta­do po­pu­lar en El Pa­so. Se­gún la En­cues­ta Nacional de Va­cu­na­ción 2016, el por­cen­ta­je de va­ro­nes in­mu­ni­za­dos con­tra el VPH au­men­tó en El Pa­so del 18 al 24 por cien­to, mien­tras que el por­cen­ta­je de ni­ños y mu­cha­chas ado­le­cen­tes pro­te­gi­das con­tra el vi­rus re­gis­tró un au­men­tó al 41 por cien­to, del 34 por cien­to an­te­rior.

Am­bos ta­sas son su­pe­rio­res a otras ciu­da­des gran­des de Es­ta­dos Uni­dos.

Da­vid Acos­ta, Di­rec­tor de Im­mu­ni­ze el Pa­so, una cam­pa­ña per­ma­nen­te pa­ra pro­mo­ver to­do ti­po de in­mu­ni­za­cio­nes, di­jo que es­ta va­cu­na es de su­ma im­por­tan­cia pa­ra pre­ve­nir el cán­cer, y que por los 10 dó­la­res que cues­ta se po­dría es­tar pre­vi­nien­do una en­fer­me­dad mor­tal.

El pa­pi­llo­ma es una in­fec­ción que pue­de cau­sar cán­cer cer­vi­cal y va­gi­nal en la mu­jer, cán­cer de pe­ne en el hom­bre, cán­cer de gar­gan­ta y ve­rru­gas ge­ni­ta­les en am­bos se­xos.

Se trans­mi­te por con­tac­to de piel a piel, par­ti­cu­lar­men­te du­ran­te el con­tac­to se­xual.

La va­cu­na ge­ne­ró con­tro­ver­sia a fi­na­les de la dé­ca­da pa­sa­da de­bi­do a que gru­pos con­ser­va­do­res sos­te­nían que va­cu­nar a las ni­ñas con­tra una en­fer­me­dad de trans­mi­sión se­xual equi­va­lía a pro­mo­ver la ac­ti­vi­dad se­xual.

A fin de cuen­tas, el Go­bierno de­ter­mi­nó que los be­ne­fi­cios de sa­lud pú­bli­ca te­nían pre­ce­den­cia so­bre las ob­je­cio­nes.

“En Im­mu­ni­ze El Pa­so, ha­ce­mos una muy fuer­te re­co­men­da­ción pa­ra la apli­ca­ción de la va­cu­na con­tra el VPH. Es­ta­mos or­gu­llo­sos de sa­ber que las ta­sas de co­ber­tu­ra de va­cu­na­ción se han in­cre­men­ta­do en Te­xas, pe­ro más en el Con­da­do de El Pa­so. Va­mos a se­guir pa­ra tra­tar de au­men­tar esas ta­sas en la es­pe­ran­za de que los cán­ce­res re­la­cio­na­dos con el VPH dis­mi­nu­yan”, ex­pre­só Acos­ta.

Agre­gó que to­dos los dis­tri­tos es­co­la­res lo­ca­les con­cuer­dan con la im­por­tan­cia de es­ta va­cu­na, que se pro­por­cio­na a la par con el res­to de las va­cu­nas in­fan­ti­les de ru­ti­na. La va­cu­na se apli­ca en el bra­zo.

“La va­cu­na es pro­por­cio­na­da por el De­par­ta­men­to de Ser­vi­cios de Sa­lud del Es­ta­do de Te­xas ba­jo el pro­gra­ma pa­ra ni­ños, el cual fun­cio­na ba­jo cri­te­rios de ele­gi­bi­li­dad. To­do lo que se pa­ga es la ta­ri­fa de ad­mi­nis­tra­ción de 10 dó­la­res por ni­ño, pe­ro tam­po­co se les nie­ga ser­vi­cio a na­die, ya sea por in­ca­pa­ci­dad de pa­go, u otras si­tua­cio­nes”.

‘Me dio mie­do lle­var a mi hi­ja’

La du­da que per­sis­te es si la va­cu­na es to­tal­men­te efec­ti­va y si cau­sa efec­tos se­cun­da­rios en los ado­les­cen­tes, ta­les co­mo ma­reos, dolores de ca­be­za, dolores ab­do­mi­na­les, ador­me­ci­mien­to tem­po­ral en bra­zos y pier­nas, así co­mo es­ta­do de ri­gi­dez en el cuer­po.

“Sin­ce­ra­men­te lle­vé a mi hi­ja a va­cu­nar­la con­tra el VPH, y só­lo le pu­se una do­sis, ya no vol­vi­mos pa­ra las si­guien­tes”, co­men­tó Azu­ce­na Mar, quien vi­ve en un ve­cin­da­rio cer­cano a la ca­lle Res­ler, en el Oes­te de El Pa­so.

“Fue mi de­ci­sión. Ya no la lle­vé cuan­do le to­ca­ba la se­gun­da do­sis, me dio mie­do, ya que vi un re­por­ta­je so­bre la va­cu­na y las es­ta­ba de­jan­do sin mo­vi­mien­to en las pier­nas, me sen­tí ho­rri­ble pen­sé que en lu­gar de ha­cer­le un bien le es­ta­ba ha­cien­do un mal, pen­sé en ella, por­que es bai­la­ri­na”, di­jo Mar. La va­cu­na con­tra el VPH, fun­cio­na me­dian­te tres do­sis, las cua­les se apli­can en un lap­so de seis me­ses y se re­co­mien­da pa­ra to­dos los ado­les­cen­tes de 11 a 12 años.

“Re­co­mien­do que los pa­dres lle­ven a sus hi­jos a sus pro­vee­do­res de aten­ción mé­di­ca pa­ra que pue­dan ob­te­ner in­for­ma­ción y pue­dan to­mar una de­ci­sión bien in­for­ma­da res­pec­to a las in­mu­ni­za­cio­nes de sus hi­jos en lu­gar de ru­mo­res ne­ga­ti­vos”, di­jo Acos­ta. El vi­rus del pa­pi­lo­ma hu­mano es un gru­po de in­fec­cio­nes que no só­lo afec­tan a las mu­je­res, sino tam­bién a los hom­bres.

Có­mo se trans­mi­te

Se trans­mi­te de una per­so­na a otra du­ran­te el con­tac­to con una zo­na in­fec­ta­da del cuer­po.

Lo úni­co que se ne­ce­si­ta es el con­tac­to de piel a piel con una zo­na del cuer­po in­fec­ta­da.

Pro­vo­ca in­fec­cio­nes de piel y tam­bién afec­ta las mu­co­sas del trac­to anoge­ni­tal, el oral y res­pi­ra­to­rio.

En la epi­der­mis las le­sio­nes más fre­cuen­tes son las ve­rru­gas cu­tá­neas. De acuer­do al Cen­tro de Con­trol y Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des (CDC), exis­ten más de 40 ti­pos de in­fec­cio­nes del pa­pi­lo­ma hu­mano. En el 90 por cien­to de los ca­sos, el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co se des­ha­ce del vi­rus en un pe­rio­do de dos años.

Su coS­to es de $10

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.