¿Gol­pe en Bra­sil, o en Ve­ne­zue­la?

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - An­drés Op­pen­hie­mer

Mia­mi– Con­tra­ria­men­te a lo que es­tá di­cien­do el ex pre­can­di­da­to de­mó­cra­ta Ber­nie San­ders y sus ami­gos de la vie­ja iz­quier­da, la des­ti­tu­ción de la ex pre­si­den­ta de Bra­sil Dil­ma Rous­seff no fue un gol­pe de es­ta­do. Lo que es un gol­pe de es­ta­do –y uno que ellos es­tán ig­no­ran­do– es la rup­tu­ra del es­ta­do de de­re­cho por par­te del ré­gi­men de Ve­ne­zue­la.

Rous­seff, que fue for­mal­men­te ex­pul­sa­da de la pre­si­den­cia tras un jui­cio po­lí­ti­co en el Con­gre­so, fue des­ti­tui­da por ma­ni­pu­lar el pre­su­pues­to nacional pa­ra ha­cer que las fi­nan­zas del país se vie­ran me­jor du­ran­te su cam­pa­ña de re­elec­ción de 2014.

San­ders, ha­cién­do­se eco de los re­cla­mos por los pre­si­den­tes de Ve­ne­zue­la y Bo­li­via, di­jo en un co­mu­ni­ca­do so­bre Bra­sil el 8 de agos­to que el “el po­lé­mi­co pro­ce­so de jui­cio po­lí­ti­co se pa­re­ce más a un gol­pe de es­ta­do”. Agre­gó que “el es­fuer­zo pa­ra des­ti­tuir a la pre­si­den­ta Rous­seff no es un jui­cio le­gal, sino más bien po­lí­ti­co. Es­ta­dos Uni­dos no pue­de que­dar­se en si­len­cio”.

¿Pe­ro fue real­men­te un gol­pe de es­ta­do lo que pa­só en Bra­sil, o in­clu­so un “gol­pe blan­do”?

Se­gún la ma­yo­ría de las de­fi­ni­cio­nes, un gol­pe im­pli­ca una ac­ción mi­li­tar, u otra for­ma de to­mar el po­der que quie­bre el es­ta­do de de­re­cho.

El dic­cio­na­rio de Me­rriam-Webs­ter di­ce que un gol­pe de es­ta­do es “un in­ten­to sú­bi­to por un pe­que­ño gru­po de per­so­nas pa­ra asu­mir el con­trol del go­bierno ge­ne­ral­men­te a tra­vés de la vio­len­cia”.

Lo que pa­só con Rous­seff no cae ba­jo nin­gu­na de­fi­ni­ción de un gol­pe, ni re­mo­ta­men­te.

Por el con­tra­rio, el pro­ce­so de jui­cio po­lí­ti­co de Rous­seff si­guió to­dos los pa­sos ju­di­cia­les y le­gis­la­ti­vos exi­gi­dos por la Cons­ti­tu­ción de Bra­sil, in­clu­yen­do el de­re­cho de la ex pre­si­den­ta a de­fen­der­se pú­bli­ca­men­te.

Co­mo me di­jo en una en­tre­vis­ta es­ta se­ma­na el ex pre­si­den­te de Bra­sil Fer­nan­do Hen­ri­que Cardoso, el ar­qui­tec­to de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca de Bra­sil en la dé­ca­da de los 1990: “No hu­bo nin­gún gol­pe. La Cons­ti­tu­ción bra­si­le­ña es muy cla­ra en cuan­to a que si el pre­si­den­te des­obe­de­ce las re­glas pre­su­pues­ta­rias su­fra­gan­do gas­tos sin pre­via au­to­ri­za­cion del Con­gre­so, es­tá co­me­tien­do un cri­men de res­pon­sa­bi­li­dad”.

Asi­mis­mo, Jo­sé Mi­guel Vi­van­co, di­rec­tor pa­ra las Amé­ri­cas de Hu­man Rights Watch, afir­ma que “nun­ca he­mos ca­rac­te­ri­za­do lo que ocu­rrió co­mo un gol­pe de es­ta­do, ni lo va­mos a ha­cer”.

In­clu­so hay va­rios po­li­tó­lo­gos pa­ra quie­nes el jui­cio po­lí­ti­co a Rous­seff fue una se­ñal de ma­du­rez de­mo­crá­ti­ca.

“Un jui­cio po­lí­ti­co es sa­lu­da­ble por­que es el equi­va­len­te a un vo­to de no con­fian­za en un sis­te­ma par­la­men­ta­rio”, es­cri­bió el politólogo John Pol­ga-He­ci­mo­vich en La­ti­nA­me­rica­goes­glo­bal.org.

Ber­nie, per­mí­ta­me ex­pli­car­le lo que es un gol­pe de es­ta­do: Un gol­pe de es­ta­do es lo que hi­zo el dic­ta­dor chi­leno Augusto Pi­no­chet en 1973, lo que hi­zo la dic­ta­du­ra ar­gen­ti­na en 1976, lo que in­ten­tó ha­cer el te­nien­te co­ro­nel ve­ne­zo­lano Hu­go Chá­vez en 1992 , lo que in­ten­ta­ron ha­cer con­tra Chá­vez en 2002, y el quie­bre del es­ta­do de de­re­cho que es­tá rea­li­zan­do aho­ra el pre­si­den­te ve­ne­zo­lano Ni­co­lás Ma­du­ro.

Ma­du­ro, que ga­nó una elec­ción con­tro­ver­ti­da en 2013, am­plió ile­gal­men­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia nom­bran­do a más de una do­ce­na de jue­ces cha­vis­tas pa­ra te­ner­lo ba­jo su con­trol en 2015, y lue­go usó el Tri­bu­nal pa­ra in­va­li­dar las le­yes apro­ba­das por la Asam­blea Nacional, de ma­yo­ría opo­si­to­ra.

Asi­mis­mo, Ma­du­ro en­car­ce­ló a lí­de­res de la opo­si­ción co­mo Leo­pol­do Ló­pez, y aho­ra es­tá re­cu­rrien­do a tec­ni­cis­mos pa­ra ne­gar­le a la opo­si­ción su de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal a re­co­lec­tar cua­tro mi­llo­nes de fir­mas ne­ce­sa­rias pa­ra con­vo­car un re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio.

Mi opi­nión: Quie­nes lla­man a lo que su­ce­dió en Bra­sil un “gol­pe” es­tán mi­ran­do al país equi­vo­ca­do. En lu­gar de in­dig­nar­se con el pro­ce­so cons­ti­tu­cio­nal que tu­vo lu­gar en Bra­sil, de­be­rían in­dig­nar­se con­tra el pro­ce­so in­cons­ti­tu­cio­nal que es­tá te­nien­do lu­gar en Ve­ne­zue­la.

No de­be ha­ber un doble ra­se­ro en ma­te­ria de gol­pes (Se­gu­ra­men­te ha­bré he­cho muchos erro­res en mi ca­rre­ra pe­rio­dís­ti­ca, pe­ro uno de mis or­gu­llos es ha­ber­me opues­to siem­pre a los gol­pes de es­ta­do, ya fue­ran de de­re­cha o de iz­quier­da, in­clu­yen­do el de 2002 con­tra Chá­vez).

Lo que pa­só en Bra­sil no fue un gol­pe. Lo que es­tá pa­san­do en Ve­ne­zue­la sí lo es, aun­que es­té ocu­rrien­do en cá­ma­ra len­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.