En ca­so de pe­li­gro, los po­li­cías dis­pa­ra­rán a per­so­nas des­ar­ma­das

El Diario de El Paso - - TEXAS - Jo­nat­han Sil­ver/The Te­xas Tri­bu­ne

Aus­tin— En el 2010 agen­tes de la Po­li­cía de Da­llas rea­li­za­ban un ca­teo en una uni­dad de apar­ta­men­tos de Oak Cliff cuan­do To­bias Mac­key dio vuel­ta a una es­qui­na, vio dos hom­bres uni­for­ma­dos y se de­tu­vo en se­co. El agen­te Matt­hew Ta­te le or­de­nó mos­trar las ma­nos.

Mac­key se mo­vió co­mo si fue­ra a co­ger un ar­ma, pen­só Ta­te, por lo cual el ofi­cial dis­pa­ró va­rias ve­ces, ma­tan­do en el lu­gar de los he­chos al hom­bre de 25 años. Mic­key no es­ta­ba ar­ma­do, pe­ro ha­bía po­ca ilu­mi­na­ción en el pa­sa­je te­cha­do, ates­ti­guó más tar­de Ta­te. Una de las sie­te ba­las di­ri­gi­das a Mac­key al­can­zó en el bra­zo a un me­nor, quien se ha­lla­ba en una má­qui­na ex­pen­de­do­ra.

“An­da­ba bus­can­do a su her­mano”, di­jo Su­san Hut­chi­son, abo­ga­da de la fa­mi­lia Mac­key. Ta­te fue exo­ne­ra­do, pe­ro el Go­bierno de la ciu­dad en­tre­gó a la fa­mi­lia Mac­key 900 mil dó­la­res ne­go­cia­dos ex­tra­ju­di­cial­men­te. “Su pa­pá es­ta­ba es­pe­rán­do­lo afue­ra en el au­to­mó­vil”. A me­nu­do las in­dig­na­cio­nes pú­bli­cas por los dis­pa­ros con­tra per­so­nas des­ar­ma­das re­sul­tan es­pe­cial­men­te mar­ca­das, in­ten­si­fi­ca­das con la de­duc­ción de que la Po­li­cía en ra­ras oca­sio­nes de­be con­si­de­rar ne­ce­sa­rio el uso de fuer­za le­tal con­tra ci­vi­les des­ar­ma­dos.

Pe­ro la Po­li­cía se­ña­la que la fal­ta de un ar­ma no ha­ce me­nos pe­li­gro­sos a al­gu­nos in­di­vi­duos.

En el trans­cur­so de seis años, en las ma­yo­res ciu­da­des de Te­xas los po­li­cías ba­lea­ron al me­nos 109 ve­ces a per­so­nas des­ar­ma­das, ma­tan­do a 37 de ellas, le­sio­nan­do a otras 44 y fa­llan­do en 28 oca­sio­nes su ob­je­ti­vo, de acuer­do con los da­tos y los re­por­tes so­bre in­ci­den­tes de 36 cor­po­ra­cio­nes po­li­cia­cas.

Por ejem­plo, en­tre el 2010 y el 2015, el De­par­ta­men­to de Po­li­cía de Browns­vi­lle –el cual cuen­ta apro­xi­ma­da­men­te con 250 agen­tes en una ciu­dad con al­re­de­dor de 180 mil ha­bi­tan­tes– res­pon­dió anual­men­te a un mí­ni­mo de ocho mil lla­ma­das re­la­cio­na­das con ho­mi­ci­dio, vio­la­ción, agre­sión, ro­bo y otros de­li­tos.

Dos de esas mi­les de lla­ma­das –una en el 2012 y otra en el 2015– die­ron co­mo re­sul­ta­do al­gún ti­ro­teo en el que se vio in­vo­lu­cra­do un po­li­cía.

En una ba­la­ce­ra, la per­so­na se ha­lla­ba des­ar­ma­da. Lo mis­mo pue­de de­cir­se en torno a ciu­da­des más gran­des.

En Hous­ton, cu­ya po­bla­ción de dos mi­llo­nes la con­vier­te en la ciu­dad con ma­yor nú­me­ro de ha­bi­tan­tes de Te­xas, es don­de los agen­tes dis­pa­ra­ron con más fre­cuen­cia con­tra la gen­te –45 ve­ces–, se­gún mues­tran da­tos re­co­pi­la­dos por el Tri­bu­ne. Pe­ro la cor­po­ra­ción cuen­ta con cer­ca de 5 mil ofi­cia­les, no to­dos ellos pa­tru­llan­do, y por lo ge­ne­ral res­pon­de a en­tre un mi­llón y 1.2 mi­llo­nes de lla­ma­das al año.

Nin­gu­na de las per­so­nas de los 109 ti­ro­teos que con­ta­bi­li­zó el Tri­bu­ne te­nía pis­to­las ni otras ar­mas, pe­ro los po­li­cías les dis­pa­ra­ron tras de­cir que re­pre­sen­ta­ban una ame­na­za pa­ra los agen­tes o al­guien más. Al­gu­nas se ne­ga­ron a en­se­ñar las ma­nos cuan­do se les pi­dió, mien­tras que otras tra­ta­ron de al­can­zar al­go que pu­do ha­ber si­do un ar­ma, ata­ca­ron a los ofi­cia­les o tra­ta­ron de apo­de­rar­se del ar­ma de fue­go del po­li­cía.

Más ac­ci­den­tes

En otros in­ci­den­tes, se dis­pa­ró ac­ci­den­tal­men­te con­tra las per­so­nas o cuan­do és­tas in­ten­ta­ban huir o re­sis­tir­se a ser arres­ta­das.

Las ver­sio­nes po­li­cia­les cuen­tan la his­to­ria me­jor que las ci­fras.

En el 2012, el agen­te de la Po­li­cía de Da­llas Brian Row­den es­ta­ba per­dien­do una pe­lea con­tra Ja­mes Har­per, quien se ha­lla­ba eva­dien­do a Row­den.

La Po­li­cía ha­bía res­pon­di­do a un re­por­te de pla­gio –el cual pos­te­rior­men­te se de­ter­mi­nó era falso– en un pi­ca­de­ro. Cua­tro hom­bres hu­ye­ron del lu­gar en cuan­to lle­ga­ron los agen­tes, co­men­zan­do la per­se­cu­ción. Row­den iba tras Har­per, brin­can­do va­rias bar­das en el in­ter y pe­lean­do en va­rios pun­tos.

Du­ran­te el for­ce­jeo, Har­per di­jo a Row­den “vas a te­ner que ma­tar­me”, se­ña­ló el je­fe po­li­cia­co Da­vid Brown des­pués del en­cuen­tro. Cre­yen­do que Har­per iba a sa­car un ar­ma, Row­den le dis­pa­ró y lo ma­tó. Row­den fue exo­ne­ra­do por la ba­la­ce­ra.

En Hous­ton, en el 2015 la Po­li­cía per­se­guía a to­da ve­lo­ci­dad a Frank She­pard lue­go de que és­te hu­yó tras mar­cár­se­le el al­to.

Aun­que She­pard via­ja­ba so­lo en el au­to­mó­vil, du­ran­te la per­se­cu­ción lla­mó al 911 y di­jo al ope­ra­dor que he­ri­ría al me­nor que iba con él en el vehícu­lo si la Po­li­cía no de­ja­ba de per­se­guir­lo.

Cuan­do el au­to­mó­vil de She­pard cho­có con otros dos, los agen­tes le or­de­na­ron sa­lir con las ma­nos vi­si­bles.

Al prin­ci­pio obe­de­ció, ca­mi­nan­do en di­rec­ción a los ofi­cia­les, pe­ro re­gre­só al vehícu­lo y se es­ti­ró pa­ra to­mar al­go. Con par­te del cuer­po ocul­ta, los agen­tes Ro­ber­to Gon­zá­lez y Lee In­gle le dis­pa­ra­ron con con­se­cuen­cias fa­ta­les. En el vehícu­lo no se lo­ca­li­za­ron ar­mas.

En ba­se a los ar­chi­vos dis­ci­pli­na­rios del De­par­ta­men­to de Po­li­cía de Hous­ton, se de­ter­mi­nó que Gon­zá­lez e In­gle no vio­la­ron las po­lí­ti­cas de la cor­po­ra­ción so­bre el uso de la fuer­za.

No exis­te nin­gún re­gis­tro nacional res­pec­to a la fre­cuen­cia con la cual han dis­pa­ra­do con­tra ci­vi­les des­ar­ma­dos los po­li­cías –si bien nu­me­ro­sos es­tu­dios, or­ga­ni­za­cio­nes in­for­ma­ti­vas y de ac­ti­vis­tas do­cu­men­tan las ba­la­ce­ras de los ele­men­tos del or­den– por lo que re­sul­ta im­po­si­ble po­ner en con­tex­to las ci­fras te­xa­nas.

LA AU­TO­RI­DAD di­ce que el he­cho de no por­tar ar­ma de fue­go, las per­so­nas no son me­nos pe­li­gro­sas

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.