Plan de Trump po­ne ‘en la mi­ra’ a 5 mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos

Re­quie­re una cos­to­sa ex­pan­sión de con­tro­les fron­te­ri­zos

El Diario de El Paso - - PORTADA - Jo­sé A. Del Real/The Washington Post

Phoe­nix, Ari­zo­na— Las más re­cien­tes pro­pues­tas de in­mi­gra­ción de Do­nald Trump po­drían re­que­rir una dra­má­ti­ca y cos­to­sa ex­pan­sión del sis­te­ma de con­trol fron­te­ri­zo de Es­ta­dos Uni­dos –en­fo­cán­do­se en más mi­llo­nes de per­so­nas que se­rían re­mo­vi­das de in­me­dia­to al tiem­po que ha­ría mu­cho más di­fí­cil que otros mi­llo­nes en­tra­ran le­gal­men­te al país.

Las prio­ri­da­des de de­por­ta­ción que fue­ron se­ña­la­das por el no­mi­na­do pre­si­den­cial re­pu­bli­cano du­ran­te un dis­cur­so po­lí­ti­co que pro­nun­ció en es­ta ciu­dad la no­che del miér­co­les po­drían ir di­ri­gi­das a por lo me­nos 5 mi­llo­nes, o a tan­tos co­mo 6.5 mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos que se­rían ex­pul­sa­dos rá­pi­da­men­te, o sea, apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de los 11 mi­llo­nes que se es­ti­ma vi­ven en Es­ta­dos Uni­dos.

Tam­bién de­jó abier­ta la po­si­bi­li­dad de que tra­ta­ría de ex­pul­sar a muchos más.

“Cual­quie­ra que ha­ya in­gre­sa­do ile­gal­men­te a Es­ta­dos Uni­dos es­tá su­je­to a la de­por­ta­ción”, di­jo Trump.

Tam­bién dio una se­rie de de­cla­ra­cio­nes y pro­pues­tas de gran en­ver­ga­du­ra du­ran­te su in­ten­so dis­cur­so, des­pués de un tor­tuo­so pe­río­do de dos se­ma­nas en las que dio se­ña­les de que po­dría sua­vi­zar su tono so­bre ese te­ma.

No só­lo hi­zo un lla­ma­do pa­ra ex­pul­sar a in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos que han co­me­ti­do de­li­tos, tam­bién di­jo que po­dría dar­le prio­ri­dad a la de­por­ta­ción de los que han per­ma­ne­ci­do más tiem­po del per­mi­ti­do por sus vi­sas.

Pa­ra lo­grar ese ob­je­ti­vo, se­ña­ló que tri­pli­ca­ría el nú­me­ro de agen­tes de In­mi­gra­ción y Adua­nas (ICE), y crea­ría “un nue­vo equi­po es­pe­cial pa­ra las de­por­ta­cio­nes”, pa­ra dar­le se­gui­mien­to a las ame­na­zas más gra­ves con­tra la se­gu­ri­dad.

“Rom­pe­re­mos el ci­clo de la am­nis­tía e in­mi­gra­ción ile­gal. Lo va­mos a ha­cer. No ha­brá am­nis­tías”, ase­gu­ró. “El men­sa­je que en­via­re­mos al mun­do se­rá és­te: Na­die po­drá ob­te­ner el es­ta­tus le­gal ni con­ver­tir­se en ciu­da­dano es­ta­dou­ni­den­se si en­tra ile­gal­men­te a nues­tro país. No po­drán ha­cer­lo”.

Ese dis­cur­so, que fue se­gui­do de una rá­pi­da vi­si­ta a Mé­xi­co la ma­ña­na del miér­co­les pa­ra re­unir­se con el pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to, dio por ter­mi­na­das las es­pe­cu­la­cio­nes de que se mo­ve­ría al cen­tro en cuan­to a los pro­ble­mas de in­mi­gra­ción an­tes del día de la elec­ción.

Muchos es­tra­te­gas re­pu­bli­ca­nos es­pe­ra­ban que tal me­di­da le ayu­da­ra a cor­te­jar a los elec­to­res mo­de­ra­dos y re­cu­pe­rar te­rreno en con­tra de su ri­val de­mó­cra­ta, Hi­llary Clin­ton.

Su dis­cur­so tam­bién pro­vo­có la re­nun­cia de va­rios miem­bros de su Con­se­jo de Ase­so­res His­pa­nos, quie­nes di­je­ron es­te jue­ves que se sin­tie­ron en­ga­ña­dos por las an­te­rio­res pro­pues­tas.

En las úl­ti­mas se­ma­nas, ha ha­bi­do una gran con­fu­sión acer­ca de la pos­tu­ra de Trump, en par­te de­bi­do a que en re­pe­ti­das oca­sio­nes se ha con­tra­di­cho a sí mis­mo en cuan­to a las de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas acer­ca de una de­por­ta­ción ma­si­va.

En Phoe­nix, co­men­tó que los 11 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos “nun­ca se­rán un gran pro­ble­ma”, y se com­pro­me­tió a em­pe­zar a ex­pul­sar del país a mi­llo­nes de per­so­nas “des­de el pri­mer día que asu­ma la Pre­si­den­cia”.

Y aun­que re­cha­zó cual­quier po­si­ble ca­mino ha­cia la ob­ten­ción del es­ta­tus le­gal – o “am­nis­tía”– du­ran­te ese dis­cur­so, el jue­ves su­gi­rió du­ran­te una en­tre­vis­ta con Lau­ra In­graham, una pre­sen­ta­do­ra ra­dio­fó­ni­ca con­ser­va­do­ra, que po­dría vol­ver a con­si­de­rar la le­ga­li­za­ción des­pués que sus po­lí­ti­cas so­bre se­gu­ri­dad fron­te­ri­za fue­ran pro­mul­ga­das.

A pe­sar de la con­fu­sión, lo que que­da cla­ro es que las pres­crip­cio­nes es­pe­cí­fi­cas de de­por­ta­ción de Trump po­drían re­que­rir un es­fuer­zo ex­pan­si­vo.

Apro­xi­ma­da­men­te 690 mil in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos han co­me­ti­do de­li­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos que po­drían con­ver­tir­los en una prio­ri­dad res­pec­to a la se­gu­ri­dad –de­li­tos gra­ves o de­li­tos me­no­res con­si­de­ra­bles– de acuer­do con un es­tu­dio rea­li­za­do por el Ins­ti­tu­to de Po­lí­ti­cas de Mi­gra­ción.

Ese nú­me­ro es cer­cano a 2 mi­llo­nes, de acuer­do a al­gu­nas per­so­nas, in­clu­yen­do a Jes­si­ca Vaugh, del Cen­tro de Es­tu­dios de In­mi­gra­ción, que es­tá en con­tra de la in­mi­gra­ción, a quien la cam­pa­ña de Trump ha con­sul­ta­do so­bre el te­ma.

Si se in­clu­yen en las prio­ri­da­des in­me­dia­tas las es­ta­días pro­lon­ga­das des­pués de que ven­ce la vi­sa, co­mo di­jo Trump du­ran­te su dis­cur­so, la ci­fra po­dría au­men­tar a unos 4.5 mi­llo­nes de per­so­nas, de acuer­do a es­ti­ma­dos que co­lo­can las es­ta­días pro­lon­ga­das en apro­xi­ma­da­men­te el 40 por cien­to del to­tal de la po­bla­ción in­do­cu­men­ta­da.

En to­tal, el nú­me­ro de per­so­nas que ten­drían prio­ri­dad pa­ra ser re­mo­vi­das por el ICE po­dría ser de 5 a 6.5 mi­llo­nes de per­so­nas, de acuer­do a in­for­ma­ción y es­ti­ma­cio­nes dis­po­ni­bles.

“Pue­den lla­mar­le de­por­ta­ción si lo desean. A la pren­sa no le gus­ta ese tér­mino. Us­te­des pue­den lla­mar­le co­mo quie­ran. De to­dos mo­dos van a ir­se”, ase­gu­ró Trump.

De acuer­do a un aná­li­sis rea­li­za­do por The Washington Post, acer­ca del po­si­ble cos­to del plan de Trump, se ten­drían que agre­gar 51.2 bi­llo­nes a los 66.9 bi­llo­nes de dó­la­res que cos­ta­rá apli­car las le­yes de in­mi­gra­ción en los pró­xi­mos cin­co años.

Frank Sharry, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Voz de Amé­ri­ca, una or­ga­ni­za­ción que es­tá a fa­vor de la re­for­ma de in­mi­gra­ción, di­jo que el dis­cur­so de Trump de­ta­lla­ba una de­por­ta­ción ma­si­va que lo co­lo­ca en la ex­tre­ma de­re­cha has­ta del Partido Re­pu­bli­cano.

“El dis­cur­so fue la pla­ta­for­ma más ra­di­cal so­bre in­mi­gra­ción que ha te­ni­do cual­quier no­mi­na­do en la his­to­ria mo­der­na de Es­ta­dos Uni­dos”, di­jo Sharry.

“Es­tá ha­blan­do de una es­tra­te­gia de de­por­ta­ción que es im­pla­ca­ble”.

Sharry agre­gó que es muy pro­ba­ble que el dis­cur­so ha­ga po­co pa­ra au­men­tar el apo­yo po­lí­ti­co a Trump en­tre los mo­de­ra­dos e in­de­pen­dien­tes.

“Ho­nes­ta­men­te, es­tá re­afir­man­do su pos­tu­ra de ex­tre­ma de­re­cha y no de­jó du­das de que a la que es­tá tra­tan­do de cor­te­jar es a su ira­cun­da ba­se cau­cá­si­ca que lo apo­ya”, di­jo.

“No pue­do ima­gi­nar a una mu­jer con edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria de los su­bur­bios de Fi­la­del­fia que vea ese dis­cur­so y pien­se “sí, eso es ra­zo­na­ble”.

Ryan Wi­lliams, es­tra­te­ga del Partido Re­pu­bli­cano, quien tra­ba­jó en la cam­pa­ña de Mitt Rom­ney en el 2012, co­men­tó que la pos­tu­ra so­bre in­mi­gra­ción que fi­nal­men­te adop­tó Trump en es­te ci­clo elec­to­ral ame­na­za con dar­le un re­vés al es­fuer­zo que es­tá ha­cien­do el Partido Re­pu­bli­cano pa­ra me­jo­rar su pos­tu­ra en­tre los elec­to­res his­pa­nos.

“Es­tá de­mos­tran­do el ti­po de da­ño a lar­go pla­zo que ad­vir­tió la Con­ven­ción Nacional Re­pu­bli­ca­na des­pués de la elec­ción del 2012”, di­jo Wi­lliams.

Wi­lliams pro­nos­ti­có que Trump, se­rá “el ca­so que ser­vi­rá de mo­de­lo y que mos­tra­rá a al­guien que fue de­ma­sia­do le­jos y tu­vo que pa­gar el pre­cio”.

“A me­nos que los re­pu­bli­ca­nos cam­bien la ma­ne­ra de ver es­te asun­to, el partido va a te­ner in­creí­bles di­fi­cul­ta­des pa­ra unir las di­ver­sas coa­li­cio­nes que se ne­ce­si­tan pa­ra ga­nar una can­di­da­tu­ra nacional”, di­jo.

Trump tam­bién hi­zo un lla­ma­do pa­ra for­mar “una nue­va co­mi­sión de in­mi­gra­ción” que re­co­mien­de va­rias re­for­mas al ac­tual pro­ce­so de in­mi­gra­ción le­gal.

Agre­gó que los ni­ve­les de in­mi­gra­ción “de­be­rían ser me­di­dos por la par­te de la po­bla­ción que es­tá den­tro de las nor­mas his­tó­ri­cas” y que los in­mi­gran­tes de­be­rían ser re­vi­sa­dos en ba­se a “su pro­ba­bi­li­dad de te­ner éxi­to en la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se”.

Al ha­blar con lu­jo de de­ta­lle acer­ca de la in­te­gra­ción, Trump tam­bién agre­gó que de­be­ría im­ple­men­tar­se una “cer­ti­fi­ca­ción ideo­ló­gi­ca” pa­ra los so­li­ci­tan­tes que in­ten­tan vi­vir en Es­ta­dos Uni­dos.

Esas pos­tu­ras son pro­fun­da­men­te im­po­pu­la­res en la iz­quier­da, ya que los crí­ti­cos ase­gu­ran que las prue­bas ideo­ló­gi­cas y las cuo­tas “his­tó­ri­cas” son una for­ma su­til de dis­cri­mi­na­ción ét­ni­ca.

Pro­tes­tan con­tra el mag­na­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.