Aque­llos a quie­nes Trump vi­li­pen­dió no lo ol­vi­da­rán

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Est­her J. Ce­pe­da

Chica­go – Tras cam­biar de po­si­ción reite­ra­da­men­te en el te­ma de la in­mi­gra­ción, qui­zás Do­nald Trump ha­ya apren­di­do es­ta lec­ción: sus par­ti­da­rios no an­he­lan te­ner un can­di­da­to re­pu­bli­cano más hu­mano y aco­ge­dor. A los se­gui­do­res de Trump les gus­ta su can­di­da­to cuan­do és­te pre­sen­ta su as­pec­to más pre­jui­cio­so y xe­no­fó­bi­co. Ado­ran las pe­ro­ra­tas acu­sa­to­rias. Y lo ado­ran a él es­pe­cí­fi­ca­men­te por­que lla­mó a los me­xi­ca­nos “vio­la­do­res” y “ase­si­nos”—nor­ma­li­zan­do una abier­ta hos­ti­li­dad ha­cia to­dos los in­mi­gran­tes, le­ga­les o no. Sin du­da, no desean que Trump se eche atrás en el asun­to que lo ca­rac­te­ri­za ni que adop­te un tono más sua­ve cuan­do ha­bla de la in­mi­gra­ción ile­gal.

Des­de el co­mien­zo, Trump abo­gó por una mu­ra­lla fron­te­ri­za, una “fuer­za de de­por­ta­ción” que sa­ca­ra del país a to­dos los in­mi­gran­tes pre­sen­tes ilí­ci­ta­men­te y una ini­cia­ti­va pa­ra pri­var de ciu­da­da­nía es­ta­dou­ni­den­se a los hi­jos de in­mi­gran­tes, na­ci­dos en es­te país. Los par­ti­da­rios más acé­rri­mos de Trump ado­ran esas pos­tu­ras. No es de sor­pren­der que hu­bie­ra una reac­ción ne­ga­ti­va in­me­dia­ta de sus dis­cí­pu­los, cuan­do Trump hi­zo una dis­tin­ción en­tre los in­mi­gran­tes ile­ga­les que son de­lin­cuen­tes vio­len­tos y los que no son “los ma­los”. Ésos, ex­pre­só Trump a Fox News, ten­drán que pa­gar im­pues­tos a fin de que­dar­se en Es­ta­dos Uni­dos. “No hay am­nis­tía”, di­jo, “pe­ro tra­ba­ja­re­mos con ellos”. ¿Cuál es el pro­pó­si­to de es­to, real­men­te? ¿Qué po­si­ble ven­ta­ja ima­gi­na el Equi­po Trump con es­te lla­ma­do “pi­vo­te”? Qui­zás ha­ya unos po­cos re­pu­bli­ca­nos que, de­sen­can­ta­dos con él pre­via­men­te por su po­si­ción en cuan­to a la in­mi­gra­ción ile­gal, aho­ra es­tén dis­pues­tos a apo­yar al no­mi­na­do del partido. Pe­ro com­pa­ra­dos con la pro­tes­ta de los que se ho­rro­ri­za­ron con el cam­bio de tono de Trump, no pa­re­ce va­ler la pe­na. Sa­rah Pa­lin, la ex go­ber­na­do­ra de Alas­ka y can­di­da­ta vi­ce­pre­si­den­cial con­ver­ti­da en es­tre­lla con­ser­va­do­ra de la TV reali­dad, ex­pre­só a The Wall Street Jour­nal: “Si el Sr. Trump si­gue un ca­mino de po­si­cio­nes ti­bias so­bre asun­tos que el nú­cleo esen­cial de su apo­yo apre­ció tan­to, y que es res­pe­tar nues­tra Cons­ti­tu­ción y res­pe­tar la ley y el or­den en Es­ta­dos Uni­dos, en­ton­ces sí, ha­brá una de­cep­ción ma­si­va.

Par­tes de ese men­sa­je que oí­mos la se­ma­na pa­sa­da cla­ra­men­te no son cohe­ren­tes con la po­si­ción y el men­sa­je es­tric­tos que re­ci­bie­ron los par­ti­da­rios des­de el co­mien­zo.” Ann Coul­ter, la crí­ti­ca con­ser­va­do­ra y au­to­ra de un nue­vo li­bro “In Trump We Trust”, se pu­so tan fu­rio­sa co­mo lo ha­ría una per­so­na que tra­ta de ven­der un li­bro so­bre la po­si­ción par­ti­cu­lar de un po­lí­ti­co en cuan­to a la in­mi­gra­ción— des­pués de que ese po­lí­ti­co da una vuel­ta de 180 gra­dos.

“Tra­to de ani­mar a Do­nald Trump a que se des­ha­ga del idio­ta quien­quie­ra que sea, que le di­jo que los es­ta­dou­ni­den­ses no pue­den dor­mir de no­che preo­cu­pa­dos so­bre cuán có­mo­dos es­tán aquí los que que­bra­ron la ley in­gre­san­do al país, que­bra­ron la ley per­ma­ne­cien­do en él, que­bra­ron la ley lle­ván­do­se los pues­tos de tra­ba­jo,” di­jo Coul­ter a ABC News. “De­be­mos ocu­par­nos de los es­ta­dou­ni­den­ses pri­me­ro. Y eso es lo que (Trump) de­be­ría de­cir, no vol­ver atrás y de­cir una co­sa en su dis­cur­so y des­pués usar las ton­te­rías de la lo­ca Ban­da de los Ocho (los se­na­do­res que apo­ya­ron la pro­pues­ta de ley mi­gra­to­ria en 2013) cuan­do ha­bla con (Sean) Han­nity (de Fox News).”

Trump y otros im­pli­ca­ron que ese su­pues­to cam­bio de pa­re­cer se de­be en par­te al me­nos a las reunio­nes su­ma­men­te pu­bli­ci­ta­das con su “Con­se­jo Ase­sor His­pano”, que fue­ron con­si­de­ra­das “fun­da­men­ta­les” por He­len Agui­rre Fe­rre, di­rec­to­ra de co­mu­ni­ca­cio­nes his­pa­nas del Comité Nacional Re­pu­bli­cano. Des­pués de la reunión, Trump ex­pre­só a un gru­po en Tam­pa, Flo­ri­da, “Voy a lu­char pa­ra brin­dar a to­do ciu­da­dano his­pano en es­te país un fu­tu­ro me­jor.” Pe­ro es sim­ple­men­te in­con­ce­bi­ble que ese cam­bio de tono su­per­fi­cial lo­gre ga­nar­se a los la­ti­nos—tan­to los in­mi­gran­tes re­cién lle­ga­dos co­mo los que na­cie­ron en el país y han es­ta­do aquí por lo me­nos por me­dio siglo— que sin­tie­ron el do­lor de la nor­ma­li­za­ción del pre­jui­cio y el na­ti­vis­mo en es­ta tem­po­ra­da elec­to­ral. Trump en­ga­ñó a sus se­gui­do­res más em­pe­der­ni­dos con una pro­me­sa es­pe­cí­fi­ca de “vol­ver a ha­cer de Es­ta­dos Uni­dos un gran país”, ha­cien­do to­do lo po­si­ble pa­ra des­ha­cer­se de los “me­xi­ca­nos”, que se­gún pa­re­ce él pen­sar, son to­dos los la­ti­mos, y de los mu­sul­ma­nes. Aque­llos en­tre no­so­tros que so­mos en ver­dad me­xi­ca­nos o mu­sul­ma­nes—o al me­nos pa­re­ce­mos ser­lo—oí­mos esa pro­me­sa cla­ra­men­te. Trump nos arras­tró por el fan­go du­ran­te un año an­tes de su re­pen­tino “pi­vo­te” ha­cia una po­si­ble pre­si­den­cia en la que los pri­me­ros 100 días no es­ta­rán de­di­ca­dos a ca­zar­nos en re­da­das y ha­cer­nos des­apa­re­cer. No ol­vi­da­re­mos sus in­sul­tos. Trump pue­de “sua­vi­zar” su tono, pe­ro la gran ma­yo­ría de los his­pa­nos y de otras mi­no­rías que él vi­li­pen­dió no se van a con­ven­cer—co­mo tam­po­co lo ha­rán los que ado­ran a Trump cuan­do re­par­te odio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.