Pa­rias por Trump

El Diario de El Paso - - Opinión - Ni­cho­las Kris­tof

Nue­va York— Cuan­do se leen pe­rió­di­cos co­mo el pre­sen­te, se pu­die­ra creer que ca­si na­die ha da­do su apro­ba­ción a Do­nald Trump. Ah, pe­ro tal vez eso se de­be a que el New York Times es, en las pa­la­bras de Trump, “to­tal­men­te des­ho­nes­to”, “que­bran­do” y “un re­pul­si­vo frau­de”. En reali­dad, Trump efec­ti­va­men­te ha atraí­do una am­plia ga­ma de apro­ba­cio­nes que, qui­zá, no han re­ci­bi­do aten­ción su­fi­cien­te. Por ejem­plo, de te­rro­ris­tas. “Yo le pi­do a Alá que le dé Trump a Es­ta­dos Uni­dos”, de­cla­ró un par­ti­da­rio de Es­ta­do Is­lá­mi­co ha­ce po­co en una pu­bli­ca­ción en ára­be. Asun­tos del Ex­te­rior ci­ta a yiha­dis­tas ex­pli­can­do que Trump di­ría y ha­ría lo­cu­ras a tal gra­do que ter­mi­na­ría ayu­dan­do a gru­pos ex­tre­mis­tas. “De­be es­tar fu­man­do ha­chís ma­lo pa­ra de­cir es­te ti­po de lo­cu­ras”, agre­gó un yiha­dis­ta. Par­ti­da­rios de EI di­cen es­pe­rar que Trump cau­se que Es­ta­dos Uni­dos se au­to­des­tru­ya, y es por eso que, en las pa­la­bras de uno, “¡La lle­ga­da de Trump a la Ca­sa Blan­ca de­be ser una prio­ri­dad pa­ra yiha­dis­tas a cual­quier pre­cio!”

Por su­pues­to, Trump ha si­do apro­ba­do no so­lo por te­rro­ris­tas sino tam­bién por es­ta­dos na­ción. “Trump no es el can­di­da­to ig­no­ran­te y chi­fla­do, que ha­bla du­ro, que di­cen que es, sino efec­ti­va­men­te es un po­lí­ti­co sen­sa­to”, es­cri­bió un co­lum­nis­ta en una re­vis­ta de pro­pa­gan­da nor­co­rea­na, DPRK To­day. La re­vis­ta apro­bó las ame­na­zas de Trump de re­ti­rar fuer­zas mi­li­ta­res de Es­ta­dos Uni­dos de Co­rea del Sur y no­tó: “¿Quién sa­bía que el le­ma ‘Yan­qui vuel­ve a ca­sa’ se vol­ve­ría reali­dad de es­ta for­ma?”

Des­pués es­tá Ru­sia, que pa­re­ce no so­lo es­tar res­pal­dan­do a Trump sino tam­bién, qui­zá, li­be­ran­do men­sa­jes de co­rreo ro­ba­dos pa­ra ha­cer­le da­ño a los de­mó­cra­tas. Hay igual­men­te in­quie­tu­des de que Ru­sia in­ter­fie­ra con sis­te­mas de vo­ta­ción o fil­tre otros ma­te­ria­les ro­ba­dos -o fal­sos- pa­ra in­ten­tar in­fluir so­bre la elec­ción.

De ma­ne­ra si­mi­lar, a mu­chos lí­de­res chi­nos les gus­ta­ría ver una vic­to­ria de Trump, se­gún Cheng Li, experto en po­lí­ti­ca chi­na por la Broo­kings Ins­ti­tu­tion. Al pa­re­cer, di­ri­gen­tes chi­nos creen que Trump ma­ne­ja­ría po­bre­men­te a los alia­dos y la po­lí­ti­ca ex­te­rior, re­du­cien­do por tan­to la in­fluen­cia es­ta­dou­ni­den­se y crean­do es­pa­cio pa­ra Chi­na. Esa es to­da una lis­ta de in­flu­yen­tes apo­yos: par­ti­da­rios de Es­ta­do Is­lá­mi­co, Co­rea del Nor­te, Ru­sia y Chi­na. Ade­más, es igua­la­do en ca­sa por una di­ver­si­dad de fir­mes apro­ba­cio­nes que tam­bién, qui­zá, no re­ci­ban su­fi­cien­te aten­ción. “Do­nald Trump se­ría me­jor pa­ra el pues­to”, di­jo el he­chi­ce­ro im­pe­rial de los Caballeros de la Bri­ga­da Re­bel­de del Ku Klux Klan. “La ra­zón de a mu­chos in­te­gran­tes del Klan les agra­de Do­nald Trump se de­be a que no­so­tros cree­mos en mu­chas de las co­sas que él cree”. De la mis­ma for­ma, Trump tie­ne el apo­yo no so­lo del Par­ti­do Re­pu­bli­cano sino tam­bién del Par­ti­do de la Li­ber­tad Es­ta­dou­ni­den­se, or­ga­ni­za­ción blan­ca de corte na­cio­na­lis­ta. “La cam­pa­ña de Do­nald Trump pu­die­ra con­tri­buir a re­cor­dar­les a los es­ta­dou­ni­den­ses que to­do ge­no­ci­dio, in­clu­so en con­tra de gen­te blan­ca, es mal­va­do”, di­jo Bob Whi­ta­ker, quien has­ta la pri­ma­ve­ra era el can­di­da­to pre­si­den­cial del Par­ti­do de la Li­ber­tad Es­ta­dou­ni­den­se, pos­tu­lán­do­se con el le­ma de cam­pa­ña: “Di­ver­si­dad es la con­tra­se­ña del ge­no­ci­dio blanco”. La po­si­ción del Par­ti­do Na­zi Es­ta­dou­ni­den­se es un po­co más com­pli­ca­da. Rocky Suhay­da, el pre­si­den­te del par­ti­do, ha pro­nos­ti­ca­do que Trump ga­na­rá y que es­to pro­por­cio­na­rá “una ver­da­de­ra opor­tu­ni­dad pa­ra gen­te co­mo na­cio­na­lis­tas blan­cos”. Sin em­bar­go, al pa­re­cer preo­cu­pa­do de que el apo­yo na­zi ha­cia Trump pu­die­ra ser con­tra­pro­du­cen­te, ne­gó in­for­mes en el sen­ti­do que en su pro­gra­ma ra­dial él efec­ti­va­men­te hu­bie­ra da­do su apro­ba­ción a Trump.

“En fe­chas re­cien­tes, los me­dios ju­díos le die­ron al Par­ti­do co­ber­tu­ra internacional en torno a nues­tro úl­ti­mo pro­gra­ma de ra­dio ANP, don­de ellos ‘ale­ga­ron’ que yo ‘apro­bé’ a Do­nald Trump, en otro es­fuer­zo por ‘DI­FA­MAR’ al hom­bre”, es­cri­bió Suhay­da en el si­to del Par­ti­do Na­zi en in­ter­net. “Fue una tí­pi­ca MENTIROTA kos­her, se­gún se ex­pu­so y ex­pli­có en el li­bro de Adol­fo Hitler, Mi Lu­cha - mien­tras ellos ‘ALE­GAN’ que el Sr. Mal­va­do Na­zi (yo) ha aco­gi­do a Do­nald Trump pa­ra pre­si­den­te, de aquí que el Sr. Trump y yo es­te­mos pe­ga­dos de la ca­de­ra, sien­do clo­nes de Hitler­ci­tos”.

Así que, des­pués de to­do, qui­zá Trump no tie­ne la apro­ba­ción na­zi ba­jo con­trol. Él sí cuen­ta con el res­pal­do de otras fi­gu­ras pro­mi­nen­tes. En­tre ellas: Mar­tin Sh­kre­li, quien co­mo CEO de Tu­ring Phar­ma­ceu­ti­cals subió el pre­cio de un fár­ma­co que sal­va vi­das en más de 5 mil por cien­to; ha­ce po­co, Mi­lo Yian­no­pou­los, des­te­rra­do de Twit­ter ha­ce po­co por di­ri­gir a trolls de in­ter­net so­bre una cam­pa­ña mi­só­gi­na y ra­cis­ta en con­tra de Les­lie Jo­nes, la co­me­dian­te y ac­triz; y Alex Jo­nes, el an­fi­trión de un pro­gra­ma de en­tre­vis­tas que ha di­cho que el ate­rri­za­je en la lu­na del Apo­llo 11 fue fal­so y que nin­gún ni­ño fue he­ri­do real­men­te en el ti­ro­teo es­co­lar de Sandy Hook.

El dia­rio The Was­hing­ton Post pu­bli­có un editorial an­ti­ci­pa­do de noa­pro­ba­ción, de­cla­ran­do que Trump cons­ti­tu­ye un “pe­li­gro úni­co y pre­sen­te” pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro Trump ha ga­na­do al­gu­nas apro­ba­cio­nes de pu­bli­ca­cio­nes, ta­les co­mo una del The Daily Stor­mer, si­tio web de su­pre­ma­cis­tas blan­cos, y otra del Na­tio­nal En­qui­rer.

De acuer­do, de acuer­do, tam­bién es cier­to que Trump tie­ne el apo­yo de de­ce­nas de mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses, in­clu­yen­do (a ve­ces a re­ga­ña­dien­tes) a pro­mi­nen­tes re­pu­bli­ca­nos, co­mo Paul Ryan, Mitch Mc­Con­nell y John McCain. Sin em­bar­go, un ele­men­to que vuel­ve asom­bro­sa es­ta elec­ción es cuán­tos re­pu­bli­ca­nos de pro­mi­nen­cia se han ne­ga­do a dar­le su apro­ba­ción al no­mi­na­do, al tiem­po que al­gu­nos lo han de­nun­cia­do por con­si­de­rar­lo un “lo­co” e “in­to­le­ran­te” que no tie­ne más “prin­ci­pios fun­da­men­ta­les que un ma­tri­mo­nio Kar­das­hian” Pe­ro, qui­zá, lo que re­sul­ta más ilu­mi­na­dor es el gru­po que - ejem, ejem - es­tá apro­ban­do a Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.