El le­ga­do de Juan Ga­briel va más allá de la mú­si­ca

El Diario de El Paso - - Opinión - Est­her J. Ce­pe­da

Chica­go – Si han vis­to mu­chos “#QEPS” en su Fa­ce­book, Twit­ter o Ins­ta­gram úl­ti­ma­men­te y no es­tán se­gu­ros de lo que sig­ni­fi­ca, aquí va una ex­pli­ca­ción. Las si­glas se re­fie­ren a la fra­se en es­pa­ñol “Que En Paz Des­can­se”. Úl­ti­ma­men­te se las uti­li­zó en re­fe­ren­cia a Juan Ga­briel, el le­gen­da­rio ar­tis­ta me­xi­cano que fa­lle­ció de un ata­que car­día­co, el do­min­go pa­sa­do, en su ca­sa de Ca­li­for­nia. Te­nía 66 años.

El New York Times des­cri­bió de la si­guien­te ma­ne­ra a es­te can­tan­te, que fue can­di­da­to pa­ra el Grammy en seis oca­sio­nes: “Es di­fí­cil exa­ge­rar la po­pu­la­ri­dad en Mé­xi­co de Juan Ga­briel, cu­ya mú­si­ca re­cu­rría a una ve­na pro­fun­da­men­te sen­ti­men­tal de la cul­tu­ra me­xi­ca­na. Su atrac­ti­vo tras­cen­día lí­mi­tes re­gio­na­les, ra­cia­les y de cla­se en una so­cie­dad por lo de­más es­tra­ti­fi­ca­da y frac­tu­ra­da. Su mú­si­ca se to­ca­ba en fies­tas de cum­plea­ños de ni­ños y en los aniver­sa­rios de bo­das de ju­bi­la­dos. Pro­por­cio­na­ba la mú­si­ca de fondo en oca­sio­nes ale­gres, así co­mo tam­bién, tris­tes.”

Ofrez­co es­ta co­rrec­ción: Juan­Ga, co­mo lo co­no­cía su le­gión de afi­cio­na­dos, era no­ta­ble­men­te po­pu­lar en to­do el mun­do. Es­pe­cí­fi­ca­men­te, en cual­quier lu­gar don­de hu­bie­ra me­xi­ca­nos o hi­jos de me­xi­ca­nos.

Pa­ra los me­xi­ca­nos, y otros la­ti­noa­me­ri­ca­nos de cier­ta edad, Juan Ga­briel era un ícono, un nom­bre co­no­ci­do, y una voz cu­yas can­cio­nes se re­co­no­cían ins­tan­tá­nea­men­te. Aun­que yo no era de­vo­ta de Juan Ga­briel, la ge­ne­ra­ción de mis pa­dres lo ado­ra­ba, por lo que di­go lo si­guien­te con au­to­ri­dad: Si al­gu­na vez en­tra­ron en una tien­da de co­mes­ti­bles la­ti­na, ce­na­ron en un res­tau­ran­te me­xi­cano o se sen­ta­ron cer­ca de un gru­po de gen­te que es­cu­cha­ba una ra­dio his­pa­na, es pro­ba­ble que ha­yan oí­do sus dos ma­yo­res éxi­tos: “Que­ri­da” y “El Noa Noa”. En cuan­to me en­te­ré de que el exu­be­ran­te can­tan­te ha­bía muer­to, lla­mé a mi ma­dre pa­ra ver si es­ta­ba real­men­te des­tro­za­da. (No tan­to, pe­ro, sí.) Más tar­de vi que al­guien en Twit­ter lla­ma­do @ Ha­lo­red27 pu­bli­có lo si­guien­te: “Si no lla­mas­te a tu ma­má pa­ra ver có­mo es­tá, eres un hi­jo/hi­ja ho­rri­ble. #Jua­nGa­briel #QEPD” Nun­ca se twi­teó na­da más cier­to.

El alu­vión de en­sa­yos per­so­na­les so­bre la im­por­tan­cia de Juan Ga­briel en nues­tra cul­tu­ra fue pro­fun­da­men­te emo­ti­vo e ilu­mi­nó el im­pac­to que tu­vo en la gen­te de mi ge­ne­ra­ción, es de­cir, los hi­jos de los afi­cio­na­dos más ar­dien­tes.

“En las can­cio­nes de Juan Ga­briel no hay hé­roes ni vi­lla­nos. Juan Ga­briel se en­tre­gó a la am­bi­güe­dad de la vi­da y el amor, su­peran­do a esos can­to­res de la va­rie­dad mas­cu­li­na de pe­lo en pe­cho. Juan Ga­briel su­fría. Sus sen­ti­mien­tos eran nues­tros sen­ti­mien­tos: se re­sig­na­ba, re­cor­da­ba, sus­pi­ra­ba. Juan Ga­briel ha­bla­ba co­mo no­so­tros, pe­ro me­jor. Só­lo con unos po­cos ajus­tes, sus can­cio­nes po­drían ha­ber si­do in­ter­pre­ta­das por mu­je­res. Por eso las can­to. Por eso son mías”, ex­pre­só al si­tio web de cul­tu­ra la­ti­na, Re­mez­cla, Va­le­rie Miranda, ge­ren­te de re­la­cio­nes con Se­llos Dis­co­grá­fi­cos pa­ra EU La­tino y Mé­xi­co en Spo­tify.

“Juan Ga­briel no tie­ne ape­lli­do, y no nos im­por­ta de quién es hi­jo o a qué es­cue­la fue. Era afe­mi­na­do, se ves­tía con len­te­jue­las, era de­li­ca­do y sen­si­ble, y trans­for­mó la mór­bi­da fas­ci­na­ción con su se­xua­li­dad con su de­cla­ra­ción de ab­so­lu­ta sin­gu­la­ri­dad”. Miranda se re­fe­ría a la pre­gun­ta so­bre su orien­ta­ción se­xual a la que Juan Ga­briel res­pon­dió bá­si­ca­men­te, “lo que ven es lo que soy”.

Otro tri­bu­to que, en mi opi­nión, con­den­só la enor­me in­fluen­cia de Juan Ga­briel en las vi­das la­ti­nas fue re­dac­ta­do por Gus­ta­vo Are­llano, au­tor de la co­lum­na sin­di­ca­da: “¡Ask a Me­xi­can!” y el li­bro “Ta­co USA: How Me­xi­can Food Con­que­red Ame­ri­ca”. Are­llano es­cri­bió en Los An­ge­les Times: “Se en­se­ña a los mu­cha­chos me­xi­ca­nos a ri­di­cu­li­zar a Juan Ga­briel; los hom­bres me­xi­ca­nos apren­den a res­pe­tar la le­yen­da. (Juan Ga­briel) pa­sa a la his­to­ria me­xi­ca­na co­mo uno de sus ciu­da­da­nos más in­flu­yen­tes. Re­de­fi­nió la mas­cu­li­ni­dad co­mo só­lo un hom­bre aman­te de la se­da y las len­te­jue­las po­día ha­cer­lo.

Pe­ro el le­ga­do más ver­da­de­ro de Juan­Ga no es su mú­si­ca, es lo que re­pre­sen­tó: la li­ber­tad per­so­nal. Aun­que se ne­gó a res­pon­der pre­gun­tas so­bre su se­xua­li­dad, fue la úni­ca ce­le­bri­dad a la que Mé­xi­co per­mi­tió vi­vir co­mo un tan­to gay. Juan Ga­briel lu­chó con­tra los que odian con su son­ri­sa y su len­gua mor­daz, sin dis­cul­par­se nun­ca por ser quién era. Y ese or­gu­llo creó una aper­tu­ra pa­ra que mu­cha­chos y mu­cha­chas gay en­con­tra­ran va­lor, qui­zás has­ta pa­ra re­ve­lar­se co­mo gays.

Mi ex­pe­rien­cia per­so­nal pa­ra com­pren­der la im­por­tan­cia de Juan Ga­briel tu­vo lu­gar el ve­rano pa­sa­do, du­ran­te un via­je pe­rio­dís­ti­co a Juá­rez, Mé­xi­co. Dos óm­ni­bus lle­nos de pe­rio­dis­tas mo­di­fi­ca­ron su ru­ta pa­ra pa­sar por la ca­sa del can­tan­te y ren­dir ho­me­na­je a la le­yen­da. Y gra­cias a Dios que apro­ve­cha­mos esa opor­tu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.