Trist(e)

El Diario de El Paso - - Opinión - Jor­ge F. Her­nán­dez

Ma­drid – De­be­mos a Ni­cho­las Trist que la fron­te­ra en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos, que se tra­zó en el Tra­ta­do de Gua­da­lu­pe-Hi­dal­go en 1848, sea la si­nuo­sa he­ri­da de po­co más de 3 mil ki­ló­me­tros de lar­go que así pa­sen los si­glos pa­re­ce no con­ver­tir­se en ci­ca­triz. El pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Ja­mes Polk –una vez to­ma­da Ve­ra­cruz, Cha­pul­te­pec y el Zó­ca­lo de la Ciu­dad de Mé­xi­co—en­vió a Ni­cho­las Trist a ne­go­ciar el fin de la gue­rra con Mé­xi­co con el en­car­go de un fe­roz ex­pan­sio­nis­mo que se pro­po­nía fi­jar la fron­te­ra mu­cho más al Sur y de­be­mos a la desobe­dien­cia de Trist su re­nuen­cia a ne­go­ciar los opro­bio­sos tér­mi­nos con los que el pre­si­den­te Polk que­ría tra­zar la lí­nea a la al­tu­ra de San Luis Po­to­sí. Car­ga­do con una ma­le­ta don­de los grin­gos ofre­cían en­tre 20 y 30 mi­llo­nes de dó­la­res por la com­pra de Ca­li­for­nia, Nue­vo Mé­xi­co y la fran­ja llamada de Las Nue­ces (ha­bién­do­se ya per­di­do Te­xas, Ari­zo­na, Ne­va­da y has­ta Ore­gon), con el ex­pre­so de­seo o an­to­jo del pre­si­den­te Polk de que los tra­ta­dos in­clu­ye­ran tam­bién Ba­ja Ca­li­for­nia, Trist lle­gó a Mé­xi­co y cam­bió de pa­re­cer.

Ni­cho­las Trist es­ta­ba ca­sa­do con la nie­ta de Tho­mas Jef­fer­son y ha­bía si­do ín­ti­mo con­fi­den­te del au­tor de la De­cla­ra­ción de Independencia, se­cre­ta­rio de su co­rres­pon­den­cia per­so­nal e in­clu­so, lo acom­pa­ñó en su le­cho de muer­te la no­che del 4 de ju­lio de 1826, al cum­plir­se el cen­te­na­rio de di­cha Independencia. Por su es­tre­cha re­la­ción con el pró­cer, Trist tam­bién apun­ta­ló su os­cu­ra vo­ca­ción de es­cla­vis­ta em­pe­der­ni­do y así se me­tió en no po­cas tur­bu­len­cias cuan­do fun­gió co­mo Cón­sul en Cu­ba, ar­man­do un en­re­da­do en­tra­ma­do don­de no só­lo se­guía ven­dien­do es­cla­vos ne­gros del Áfri­ca en con­tra de los acuer­dos abo­li­cio­nis­tas exis­ten­tes en­tre Cu­ba, Reino Uni­do y otras na­cio­nes, sino que ade­más fal­si­fi­có do­cu­men­tos de iden­ti­dad don­de pre­ten­día ha­cer pa­sar a los afri­ca­nos co­mo na­ci­dos en Cu­ba y le­gí­ti­ma­men­te con­tra­ta­dos pa­ra la za­fra en cam­pos de la is­la, pe­ro al ser en­via­do a Mé­xi­co pa­ra la ne­go­cia­ción del fin de la gue­rra vi­vió una suer­te de con­tri­ción, cul­pa en tin­ta y en per­so­na, al ver con sus ojos lo que era Mé­xi­co y los mexicanos.

Si vi­vi­mos con un ma­pa de lo per­di­do, lo ha­lla­do la ex­pli­ca­ción­se con­den­sa en la fra­se que es­cri­bió Trist en una lar­ga car­ta de 65 pá­gi­nas don­de in­ten­ta­ba ex­pli­car­le a su pre­si­den­te: “Mi sen­ti­mien­to de ver­güen­za co­mo ame­ri­cano fue mu­cho más fuer­te que el que pu­die­ran sen­tir los mexicanos”. Por el desaca­to, Trist fue des­po­ja­do de sus ho­no­ra­rios, re­mo­vi­do de su pues­to y ter­mi­nó su vi­da ocu­pan­do un mo­des­to pues­to en Ale­xan­dria, Vir­gi­nia, pe­ro se le pue­de con­si­de­rar un Grin­go bueno, pues la pro­fun­da ver­güen­za que le pro­vo­có la am­bi­ción del im­pe­ria­lis­mo ex­pan­sio­nis­ta nor­te­ame­ri­cano se le me­tió en la con­cien­cia no só­lo por la de­rro­ta del ejér­ci­to me­xi­cano y la apa­bu­llan­te pre­sen­cia de las tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas en Mé­xi­co o por los en­re­dos del ge­ne­ral y pre­si­den­te An­to­nio Ló­pez de San­ta An­na en ma­te­ria de bie­nes raí­ces, sino por­que to­da esa des­gra­cia no mer­ma­ba a su pa­re­cer la hon­ra, in­te­gri­dad, or­gu­llo, ce­lo e in­clu­so pa­trio­tis­mo de los mexicanos con los que ne­go­ció el men­ta­do tra­ta­do.

Na­da de eso se vi­vió hoy en la re­si­den­cia ofi­cial del pre­si­den­te de Mé­xi­co. En la enési­ma mues­tra de es­tul­ti­cia o abier­ta im­be­ci­li­dad he­mos pre­sen­cia­do la ver­güen­za –si no inex­pli­ca­ble, al me­nos in­sos­te­ni­ble—de ha­ber re­ci­bi­do co­mo Je­fe de Es­ta­do a un ne­fan­do em­pre­sa­rio men­ti­ro­so me­ti­do aza­ro­sa­men­te a can­di­da­to de la pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos, que no só­lo apro­ve­chó la oca­sión pa­ra ma­qui­llar sus men­ti­ras y ele­var su ra­ting, sino que ade­más dic­tó no pro­pues­tas sino de­man­das, en­tre las que sub­ra­yó –sin ob­je­ción por par­te del pre­si­den­te de Mé­xi­co—su de­men­cial bra­va­ta de le­van­tar un mu­ro so­bre la fron­te­ra. Es­te tris­te grin­go no cam­bió su idea de Mé­xi­co aun­que in­ten­tó con­ven­cer­nos de lo con­tra­rio.

El pa­ya­so que ha vi­li­pen­dia­do la ima­gen de Mé­xi­co y de los mexicanos des­de ha­ce me­ses, el que ha in­sul­ta­do a mi­llo­nes de mé­xi­co-ame­ri­ca­nos, se la ju­gó en el in­ten­to de apa­ren­tar que en el fon­do sien­te apre­cio por los mexicanos que han emi­gra­do a su país, que con­si­de­ra en­co­mia­ble su la­bor in­can­sa­ble y la im­por­tan­cia de su pre­sen­cia, mien­tras que el sor­pren­di­do pre­si­den­te de Mé­xi­co leía es­ta­dís­ti­cas ha­la­güe­ñas en torno a la re­la­ción bi­la­te­ral, ci­fras dic­ta­das por sus ase­so­res en torno a los nú­me­ros de la mi­gra­ción le­gal, la de­rra­ma eco­nó­mi­ca, la ba­lan­za co­mer­cial, el trá­fi­co ile­gal de mi­llo­nes de dó­la­res y to­ne­la­das de ar­ma­men­to que cru­zan la fron­te­ra de allá pa’acá a con­tra­pe­lo del tra­sie­go y cons­tan­te inun­da­ción ile­gal de nar­có­ti­cos de aquí pa’allá. To­do es­to sin ras­gar el te­lón de fon­do: el pre­si­den­te de un país ha­bla­ba en tri­bu­na ge­me­la, aun­que con só­lo una de dos ban­de­ras co­mo es­ce­no­gra­fía, a la par de un po­de­ro­so don Na­die, aun­que el fan­to­che in­vi­ta­do pue­da aho­ra far­dar sus ha­bi­li­da­des en ma­te­ria de po­lí­ti­ca ex­te­rior, pues es na­da me­nos que él mis­mo quien va rién­do­se a car­ca­ja­das en el avión pri­va­do con el que vue­la de vuel­ta a su in­men­so y po­de­ro­so país. Trump en­tre ri­sas y son­ri­sas al sa­ber que mien­te me­jor que na­die y que sien­do no más que un pin­che grin­go ri­co ve­ni­do a me­nos lo­gró ser aten­di­do, res­pe­ta­do, es­cu­cha­do y con­si­de­ra­do por el pre­si­den­te de un país al que se ha de­di­ca­do sin­ce­ra e in­can­sa­ble­men­te a de­nos­tar.

La im­pru­den­te in­vi­ta­ción co­rría el ries­go de la acep­ta­ción y así su­ce­de que de un día pa­ra otro la agen­da del pre­si­den­te de Mé­xi­co se pue­de aco­mo­dar o al­te­rar pa­ra re­ci­bir a un mo­ni­go­te a quien el pro­pio pre­si­den­te ha­bía com­pa­ra­do con Hitler. El re­sul­ta­do es una pa­té­ti­ca pues­ta en es­ce­na don­de am­bos pre­ten­die­ron con­ven­cer a na­die de la cor­dia­li­dad, en­ten­di­mien­to y mu­tua com­pren­sión que evi­den­te­men­te no pro­fe­san, tal co­mo no co­no­cen en reali­dad la fron­te­ra que di­vi­de y une a am­bos paí­ses. Del in­de­fi­ni­ble co­pe­te ru­bio ya se sa­bía lo hue­co, ba­nal y ve­le­ta, pe­ro del en­go­mi­na­do co­pe­te del pre­si­den­te de Mé­xi­co se con­fir­ma la re­cu­rren­te fa­ci­li­dad con la que tro­pie­za quien acos­tum­bra fiar­se de pu­ras men­ti­ras: des­de el pla­gio de su te­sis (con­si­de­ra­da “he­cho con­su­ma­do” o so­bre­seí­do por la ne­fan­da uni­ver­si­dad que se lo otor­ga) has­ta el ro­sa­rio de fal­se­da­des que han hi­la­do su tra­yec­to­ria de fun­cio­na­rio pú­bli­co, las ile­ga­les pro­pie­da­des de su cón­yu­ge y co­la­bo­ra­do­res, la pan­to­mi­ma que lla­man au­di­to­ría o la bur­la de lo que de­fi­nen co­mo trans­pa­ren­cia, las fal­sas dis­cul­pas o el men­ti­ro­so per­dón, la apa­ren­te fe­li­ci­dad, la so­bria lec­tu­ra de pá­rra­fos que le es­cri­ben otros pa­ra ser leí­dos en pan­ta­llas (que tam­bién fa­llan y por en­de, pro­vo­can con­fu­sio­nes geo­grá­fi­cas o la­bia­les), la re­tó­ri­ca hue­ca, la mí­ni­ma es­ta­tu­ra (no de al­tu­ra fí­si­ca, sino de mi­ras), to­do en­vuel­to llo­viz­nan­do el amar­go sa­bor de la ver­güen­za so­bre Mé­xi­co y una in­men­sa ma­yo­ría de mexicanos (y tam­bién de me­xi­co-nor­te­ame­ri­ca­nos, por no men­cio­nar el áni­mo con el que am­bos se­ño­res es­tán dis­pues­tos a ne­go­ciar an­te la mi­gra­ción cen­tro y sud­ame­ri­ca­na que pa­sa por Mé­xi­co en ru­ta a los Nai­res).

Ver­güen­za, co­ra­je, im­po­ten­cia, odio, bur­la, sor­na, sa­ña, in­cre­du­li­dad, des­pre­cio e in­clu­so, as­co son qui­zá al­gu­nos de los in­gre­dien­tes que se han mez­cla­do la­men­ta­ble­men­te en la sa­li­va co­lec­ti­va de un pue­blo que nor­mal­men­te can­ta al ha­blar, son­ríe sin he­rir, ha­bla y de ser ne­ce­sa­rio, gri­ta al de­fen­der o res­pon­der a bra­va­tas y pro­vo­ca­cio­nes im­bé­ci­les; un pue­blo que cru­za por­que cons­tru­ye puen­tes, no mu­ros ni la in­si­nua­ción de su uti­li­dad. Mé­xi­co de hon­da hon­ra in­tac­ta por en­ci­ma de la des­hon­ra de sus go­ber­nan­tes, la des­ho­nes­ta ca­ter­va de po­lí­ti­cos; Ín­te­gro a pe­sar de quie­nes no lo son y pro­me­te­dor, in­clu­so por en­ci­ma de las po­si­bles pro­me­sas que se pac­ta­ron en pri­va­do o al me­nos, eso da qué pen­sar quien no su­po apro­ve­char la oca­sión pa­ra fre­nar en se­co a quien se ufa­na­ba has­ta hoy en ser nues­tro más gran­de enemi­go.

Car­ca­ja­da, chis­tes ins­tan­tá­neos, me­mes re­ga­la­dos y abier­ta bur­la son tam­bién al­gu­nos de los in­gre­dien­tes que se fil­tran en la sa­li­va del al­ma de Mé­xi­co. To­do re­vuel­to: el enojo con har­taz­go y la ri­sa aun­que due­la… por­que en el fon­do es­te ines­pe­ra­do ca­pí­tu­lo en nues­tra par­ti­cu­lar his­to­ria na­cio­nal de la in­fa­mia no es me­ra anéc­do­ta y has­ta pa­re­ce ape­lli­do.

Tris­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.