Sí im­por­ta el plo­mo

El Diario de El Paso - - Opinión - Paul Krug­man

Nue­va York – Do­nald Trump si­gue ale­gan­do que “la de­lin­cuen­cia en zo­nas po­bres del cen­tro de ciu­da­des es­tá lle­gan­do a ni­ve­les his­tó­ri­cos”, pro­me­tien­do sal­var a los afro­ame­ri­ca­nos es­ta­dou­ni­den­ses de la “ma­tan­za”. De he­cho, es­te apo­ca­lip­sis ur­bano es pro­duc­to de su ima­gi­na­ción; la de­lin­cuen­cia ur­ba­na es­tá efec­ti­va­men­te en ni­ve­les his­tó­ri­ca­men­te ba­jos. Sin em­bar­go, él no es la cla­se de per­so­na que se in­tere­sa por otro ve­re­dic­to del ti­po de “Sor­pren­di­do min­tien­do” de Po­li­tiFact.

Sin em­bar­go, al­gu­nas co­sas, por su­pues­to, di­fí­cil­men­te es­tán bien en nues­tras ciu­da­des, y hay mu­cho que de­be­ría­mos es­tar ha­cien­do pa­ra ayu­dar­les a co­mu­ni­da­des afro­ame­ri­ca­nas. Po­dría­mos, por ejem­plo, de­jar de in­yec­tar­le plo­mo a la san­gre de sus hi­jos.

Us­te­des pu­die­ran creer que estoy ha­blan­do de la cri­sis del agua en Flint, Mi­chi­gan, que jus­ti­fi­ca­ble­men­te cau­só in­dig­na­ción na­cio­nal pre­via­men­te en el año, so­lo pa­ra des­va­ne­cer­se de los ti­tu­la­res pe­rio­dís­ti­cos. Sin em­bar­go, Flint fue so­lo un ejem­plo ex­tre­mo de un pro­ble­ma mu­cho ma­yor. Ade­más, es un pro­ble­ma que de­be­ría for­mar par­te de nues­tro de­ba­te po­lí­ti­co: Nos gus­te o no, en­ve­ne­nar a ni­ños es un te­ma par­ti­dis­ta.

Cier­ta­men­te, hay mu­cho me­nos en­ve­ne­na­mien­to por plo­mo ac­tual­men­te en Es­ta­dos Uni­dos que el re­gis­tra­do en lo que par­ti­da­rios de Trump con­si­de­ran los bue­nos días de an­tes. De he­cho, al­gu­nos ana­lis­tas creen que la con­ta­mi­na­ción men­guan­te de la con­ta­mi­na­ción por plo­mo ha si­do un im­por­tan­te fac­tor en el des­cen­so de la de­lin­cuen­cia.

Sin em­bar­go, aca­bo de es­tar le­yen­do un nue­vo es­tu­dio por par­te de un equi­po de eco­no­mis­tas y ex­per­tos de sa­lud con­fir­man­do el con­sen­so cre­cien­te, en el sen­ti­do que in­clu­so ba­jos ni­ve­les de plo­mo en el to­rren­te san­guí­neo de ni­ños tie­nen con­si­de­ra­bles efec­tos ad­ver­sos so­bre el desem­pe­ño cog­ni­ti­vo. Ade­más, la ex­po­si­ción al plo­mo si­gue es­tan­do fuer­te­men­te co­rre­la­cio­na­da con cre­cer en un ho­gar en des­ven­ta­ja.

Pe­ro, ¿có­mo pue­de es­tar ocu­rrien­do es­to en un país que ale­ga creer en la igual­dad de opor­tu­ni­da­des? Tan so­lo en ca­so que no sea ob­vio: los ni­ños que es­tán sien­do en­ve­ne­na­dos por su am­bien­te no tie­nen las mis­mas opor­tu­ni­da­des que los ni­ños que no su­fren es­to.

Pa­ra una pers­pec­ti­va ma­yor, he es­ta­do le­yen­do el li­bro de 2013 “Gue­rras del plo­mo: La po­lí­ti­ca de cien­cia y des­tino de la in­fan­cia es­ta­dou­ni­den­se”. El re­la­to que cuen­ta el li­bro no es, con ho­nes­ti­dad, tan sor­pren­den­te. Sin em­bar­go, si­gue sien­do de­pri­men­te. Es­to por­que du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes he­mos sa­bi­do del da­ño que cau­sa el plo­mo; sin em­bar­go, la ac­ción lle­gó so­lo len­ta­men­te y si­gue es­tan­do al­ta­men­te in­com­ple­ta hoy día.

Se pue­de adi­vi­nar có­mo ocu­rrió. La in­dus­tria del plo­mo no que­ría ver cons­tre­ñi­do su ne­go­cio por mo­les­tas re­gu­la­cio­nes, así que le res­tó im­por­tan­cia a la cien­cia al tiem­po que exa­ge­ró am­plia­men­te el cos­to de pro­te­ger a la po­bla­ción… es­tra­te­gia de­ma­sia­do fa­mi­liar pa­ra cual­quie­ra que ha­ya se­gui­do de­ba­tes que van des­de la llu­via áci­da, pa­san­do por el ozono, has­ta el cam­bio cli­má­ti­co.

Sin em­bar­go, en el ca­so del plo­mo, hu­bo un ele­men­to adi­cio­nal de res­pon­sa­bi­li­zar a las víc­ti­mas: afir­man­do que el en­ve­ne­na­mien­to por plo­mo era so­lo un pro­ble­ma en­tre ig­no­ran­tes “fa­mi­lias afro­ame­ri­ca­nas y puer­to­rri­que­ñas” que no re­pa­ra­ban sus vi­vien­das pa­ra cui­dar de sus hi­jos.

Es­ta es­tra­te­gia tu­vo éxi­to pa­ra de­mo­rar ac­cio­nes du­ran­te dé­ca­das; dé­ca­das que de­ja­ron un le­ga­do li­te­ral­men­te tó­xi­co en la for­ma de mi­llo­nes de ho­ga­res y apar­ta­men­tos cu­bier­tos con grue­sas ca­pas de pin­tu­ra de plo­mo.

La pin­tu­ra con plo­mo fue re­ti­ra­da fi­nal­men­te del mer­ca­do en 1978, pe­ro des­pués in­ter­vino la ideo­lo­gía. La ad­mi­nis­tra­ción Rea­gan in­sis­tió en que el go­bierno siem­pre era un pro­ble­ma, nun­ca la so­lu­ción; y si la cien­cia apun­ta­ba a pro­ble­mas que ne­ce­si­ta­ban una so­lu­ción del go­bierno, era mo­men­to de ne­gar la cien­cia e in­ti­mi­dar a los cien­tí­fi­cos, o cuan­do me­nos ase­gu­rar­se que pa­ne­les que ayu­da­ban a fi­jar la po­lí­ti­ca ofi­cial es­tu­vie­ran re­ple­tos de pro­mo­to­res orien­ta­dos a la in­dus­tria. La ad­mi­nis­tra­ción de Geor­ge W. Bush hi­zo lo mis­mo.

Lo cual nos de­vuel­ve a la es­ce­na po­lí­ti­ca de es­tos tiem­pos. Con­si­de­ran­do to­do lo de­más que lle­na­ba las on­das ra­dia­les, pu­die­ra ser di­fí­cil con­cen­trar­se en el en­ve­ne­na­mien­to por plo­mo, o en te­mas am­bien­ta­les en ge­ne­ral. Sin em­bar­go, exis­te una enor­me di­fe­ren­cia en­tre los can­di­da­tos, y los par­ti­dos, con res­pec­to a di­chos te­mas. Ade­más, es una di­fe­ren­cia que ten­drá im­por­tan­cia sin con­si­de­ra­ción a lo que ocu­rra con el Con­gre­so: bue­na par­te de la po­lí­ti­ca am­bien­tal con­sis­te en de­ci­dir có­mo se apli­can le­yes exis­ten­tes, pa­ra que si Hi­llary Clin­ton se con­vier­te en pre­si­den­ta, ella pue­da te­ner in­fluen­cia sus­tan­cial in­clu­so si en­fren­ta la obs­truc­ción de un Con­gre­so re­pu­bli­cano.

Y el cis­ma par­ti­dis­ta es exac­ta­men­te lo que se es­pe­ra­ría.

Clin­ton ha pro­me­ti­do que “qui­ta­rá el plo­mo de to­das par­tes” den­tro de cin­co años. Es pro­ba­ble que ella no sea ca­paz de con­ven­cer al Con­gre­so de que pa­gue esa am­bi­cio­sa agen­da, pe­ro to­do en su his­to­ria, par­ti­cu­lar­men­te su en­fo­que du­ran­te va­rias dé­ca­das so­bre la po­lí­ti­ca fa­mi­liar, su­gie­re que ella ha­ría un se­rio es­fuer­zo.

Del otro la­do, Trump… ah, no tie­ne im­por­tan­cia. Pe­ro­ra en con­tra de re­gu­la­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les de to­do ti­po, y uno pue­de ima­gi­nar lo que sus ami­gos de bie­nes raí­ces pen­sa­rían de que los obli­ga­ran a sa­car el res­to del plo­mo de sus edi­fi­cios. Aho­ra, qui­zá po­dría ser con­ven­ci­do por la evi­den­cia cien­tí­fi­ca de ha­cer lo co­rrec­to. Ade­más, qui­zá se le pu­die­ra con­ven­cer de con­ver­tir­se en mon­je bu­dis­ta, lo cual pa­re­ce más o me­nos igual­men­te pro­ba­ble.

El pun­to es que el cis­ma so­bre el plo­mo de­be­ría ver­se no so­lo co­mo im­por­tan­te en sí, sino co­mo un in­di­ca­dor de lo que es­tá en jue­go más am­plia­men­te. Si us­ted cree que la cien­cia de­be­ría in­for­mar a la po­lí­ti­ca y que los ni­ños de­be­rían ser pro­te­gi­dos del plo­mo, bien, esa es una po­si­ción par­ti­dis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.