Aus­tin, pri­me­ra ‘ciu­dad san­tua­rio’ en Te­xas

El Diario de El Paso - - Clima - Jay Root/The Te­xas Tri­bu­ne

Aus­tin, Te­xas – Aus­tin se dis­po­ne a con­ver­tir­se en la pri­me­ra ver­da­de­ra ‘ciu­dad san­tua­rio’ en un Te­xas re­gi­do por re­pu­bli­ca­nos. En una me­di­da que re­ta­ría no só­lo la or­to­do­xia re­pu­bli­ca­na sino tam­bién las po­lí­ti­cas de Oba­ma pa­ra de­por­tar in­mi­gran­tes de­lin­cuen­tes, el con­da­do don­de ya­ce Aus­tin se en­cuen­tra a pun­to de po­ner fin a su coope­ra­ción con el go­bierno fe­de­ral en te­mas mi­gra­to­rios.

Lo an­te­rior se de­be a que la can­di­da­ta de­mó­cra­ta a al­gua­cil del con­da­do Tra­vis, la cons­ta­ble Sally Her­nán­dez, ha pro­me­ti­do de­jar fue­ra del pe­nal del con­da­do a In­mi­gra­ción y Adua­nas, o ICE. La fun­cio­na­ria ase­gu­ra que no arrai­ga­rá a nom­bre de la ins­tan­cia fe­de­ral a los pre­sos cuan­do és­ta quie­ra ex­pul­sar­los del país.

“Sim­ple­men­te no creo que con de­por­tar­los se re­suel­va el pro­ce­so de jus­ti­cia pe­nal”, di­jo Her­nán­dez.

El con­trin­can­te re­pu­bli­cano de Her­nán­dez, Joe Mar­tí­nez, es­tá a fa­vor de coope­rar con el ICE re­te­nien­do a los in­mi­gran­tes desea­dos por la de­pen­den­cia, lo mis­mo que el ac­tual al­gua­cil del con­da­do Tra­vis, el de­mó­cra­ta Greg Ha­mil­ton. Pe­ro con Do­nald Trump en­ca­be­zan­do la pa­pe­le­ta re­pu­bli­ca­na y con el es­ta­do ac­tual de la po­lí­ti­ca lo­cal, Her­nán­dez ca­si es la ga­na­do­ra se­gu­ra.

Por su par­te, Mar­tí­nez se­ña­ló que de re­sul­tar elec­to, mo­di­fi­ca­ría las ac­tua­les re­glas car­ce­la­rias y só­lo en­tre­ga­ría al ICE a los peo­res de­lin­cuen­tes.

Pe­ro el can­di­da­to re­pu­bli­cano se opo­ne a adop­tar una po­lí­ti­ca ge­ne­ral de de­ne­gar las so­li­ci­tu­des de re­te­ner de­te­ni­dos que ha­ga el ICE mien­tras pue­de ve­nir a re­co­ger­los.

“¿Có­mo pue­de sol­tar­se a al­guien en­tre la po­bla­ción pa­ra que ha­ga más da­ño? ¿Dón­de va a pa­rar es­to? ¿Cuan­do se mu­ti­la o se ma­ta a al­guien? ¿A un ciu­da­dano es­ta­dou­ni­den­se o a otro in­mi­gran­te? El go­bierno fe­de­ral tie­ne que ha­cer su tra­ba­jo”, di­jo. “De­je­mos que ha­ga su tra­ba­jo”.

Las di­fe­ren­cias en­tre los dos can­di­da­tos a she­riff re­fle­jan la pro­fun­da es­ci­sión elec­to­ral que ha da­do vi­da a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, en las cua­les Trump ha atraí­do apo­yo gra­cias a su enar­de­ci­da re­tó­ri­ca con­tra los in­mi­gran­tes y Hi­llary es­tá gran­jeán­do­se a su ba­se pro­me­tien­do adop­tar po­lí­ti­cas más la­xas de de­por­ta­ción que el de­mó­cra­ta a quien quie­re su­ce­der.

Pe­ro en el con­da­do Tra­vis el de­ba­te pron­to de­ja­rá atrás fra­se­ci­tas y teó­ri­cos cam­bios de po­lí­ti­cas pa­ra al­can­zar re­for­mas con­cre­tas que de se­gu­ro mo­di­fi­ca­rán dra­má­ti­ca­men­te los trá­mi­tes pa­ra los in­mi­gran­tes tras las re­jas —y sin du­da pro­vo­ca­rán una res­pues­ta ira­cun­da por par­te de le­gis­la­do­res re­pu­bli­ca­nos de­ses­pe­ra­dos ya por prohi­bir las ju­ris­dic­cio­nes “san­tua­rio”.

De acuer­do con las po­lí­ti­cas ac­tua­les, en la cor­po­ra­ción del al­gua­cil del con­da­do Tra­vis se acep­tan las so­li­ci­tu­des ci­vi­les de arrai­gar a al­gún in­terno po­ten­cial­men­te de­por­ta­ble que de otra ma­ne­ra sal­dría li­bre.

En cier­tos con­da­dos se re­tie­ne has­ta por 48 ho­ras a los pre­sos —pro­ba­ble­men­te un po­co más si la so­li­ci­tud abar­ca el fin de se­ma­na. Pe­ro en el con­da­do Tra­vis, el ICE acu­de dos ve­ces dia­rias a re­co­ger de­te­ni­dos, por lo que por lo ge­ne­ral son en­tre­ga­dos a la ins­tan­cia fe­de­ral unas cuan­tas ho­ras des­pués de ha­ber que­da­do li­bres de los car­gos lo­ca­les, se­ña­lan fun­cio­na­rios.

Her­nán­dez, quien asu­mi­ría el car­go en enero, quie­re cam­biar lo an­te­rior. Di­jo que “ya no arrai­ga­rá en el pe­nal del con­da­do Tra­vis a per­so­nas que no ten­gan car­gos pen­dien­tes”.

La de­mó­cra­ta in­di­có que las re­for­mas pro­te­ge­rán más al con­da­do al alen­tar a un ma­yor nú­me­ro de in­mi­gran­tes, quie­nes hoy te­men ser de­por­ta­dos, a con­tri­buir con las au­to­ri­da­des pa­ra re­sol­ver de­li­tos.

“La in­mi­gra­ción es un asun­to fe­de­ral, y la in­mi­gra­ción es un sis­te­ma inope­ran­te y de ellos de­pen­de co­rre­gir­lo y vi­gi­lar su apli­ca­ción”, di­jo Her­nán­dez, aña­dien­do que en la cár­cel di­chas po­lí­ti­cas es­ta­ban “se­pa­ran­do fa­mi­lias y de­jan­do sin in­gre­sos a ni­ños en ca­sa aquí en Es­ta­dos Uni­dos”.

Pe­ro A.J. Lou­der­back, al­gua­cil re­pu­bli­cano del con­da­do Jack­son y di­rec­tor le­gis­la­ti­vo de la Aso­cia­ción de She­riffs de Te­xas, di­jo que los miem­bros de las cor­po­ra­cio­nes po­li­cia­cas no de­ben ju­gar con las vi­das de ciu­da­da­nos inocen­tes sa­can­do a las ca­lles a las per­so­nas que el ICE desea de­por­tar.

En las lis­tas dia­rias de in­mi­gran­tes po­ten­cial­men­te de­por­ta­bles que el pe­nal del con­da­do Tra­vis ha da­do a co­no­cer re­cien­te­men­te, apa­re­ce gen­te acu­sa­da de de­li­tos que os­ci­lan en­tre abu­so se­xual de al­gún me­nor has­ta ma­ne­jar in­to­xi­ca­do.

“No po­de­mos pro­nos­ti­car qué ciu­da­dano te­xano va a ver­se afec­ta­do por el ac­to de­lic­ti­vo de al­guien que se en­cuen­tra ile­gal­men­te aquí a quien ha­ya­mos de­ja­do sa­lir de la cár­cel”, di­jo Lou­der­back. “Pa­ra no­so­tros lo me­jor es ha­cer nues­tro tra­ba­jo, cum­plir con las so­li­ci­tu­des fe­de­ra­les de re­ten­ción y es­tar en el la­do co­rrec­to de es­to”.

la me­di­da re­ta­ría, ade­meas de la or­to­do­xia re­pu­bli­ca­na, las po­lí­ti­cas de Oba­ma pa­ra de­por­tar de­lin­cuen­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.