Le ex­pre­san Amor eterno

De­ce­nas de mi­les de per­so­nas par­ti­ci­pan en la mi­sa y el es­pec­tácu­lo pa­ra con­me­mo­rar la vi­da de Juan Ga­briel

El Diario de El Paso - - Portada - Le­ti­cia So­la­res/El Dia­rio

Ciu­dad Juá­rez— Des­pués de cua­tro dé­ca­das le­jos, Juan Ga­briel, el má­xi­mo em­ba­ja­dor de la mú­si­ca me­xi­ca­na, el hi­jo pró­di­go de Ciu­dad Juá­rez, vol­vió a ca­sa.

Es­ta fue la úl­ti­ma gi­ra por su tie­rra, el rin­cón del de­sier­to que lo vio flo­re­cer co­mo ar­tis­ta y con­ver­tir­se en es­tre­lla, só­lo que es­ta vez no hu­bo bai­les efu­si­vos ni len­te­jue­las.

Jua­ren­ses de to­das las eda­des, co­lo­nias, fi­lias, cre­dos y con­di­cio­nes, vi­nie­ron a su en­cuen­tro. Dis­pues­tos a so­por­tar so­fo­cos, ham­bre, sed y ca­lor, pa­cien­tes y “sin chis­tar”, to­ma­ron sus lu­ga­res pa­ra pre­sen­ciar es­te ca­pí­tu­lo his­tó­ri­co.

Lle­ga­ron des­de las pri­me­ras ho­ras del sá­ba­do pa­ra dar­le el adiós a Juan Ga­briel, llo­rar su muer­te y ce­le­brar su vi­da. Otros, nun­ca se fue­ron del to­do, y la pe­re­gri­na­ción fue cons­tan­te des­de que el mun­do se con­mo­vió con su par­ti­da.

To­dos que­rían des­pe­dir­lo. Po­lí­ti­cos, fi­gu­ras de la fa­rán­du­la, los ve­ci­nos del sec­tor, aque­llos que fue­ron sus ami­gos, ésos, los que al­gu­na no­che lo es­cu­cha­ron can­tar en el Ma­li­bú o en el Noa Noa Bar y lo vie­ron par­tir pa­ra triun­far en los gran­des es­ce­na­rios del mun­do.

El 28 de agos­to la muer­te en­con­tró a Al­ber­to Agui­le­ra Va­la­dez en San­ta Mó­ni­ca, Ca­li­for­nia, pe­ro a Juan Ga­briel no.

“El Di­vo de Juá­rez es­tá vi­vo”, gri­ta­ban en co­ro los jua­ren­ses que no pa­ra­ban de can­tar y bai­lar con sus can­cio­nes, mien­tras aguar­da­ban el arri­bo del cor­te­jo fú­ne­bre con sus res­tos.

Ho­ras an­tes de la pues­ta del sol, a las 6 de la tar­de, so­bre las ca­lles de su que­ri­da Ciu­dad Juá­rez, ya lo es­pe­ra­ba su gen­te.

La ave­ni­da Ler­do, la Me­jía y la 16, las mis­mas ca­lles que sien­do un ado­les­cen­te lo vie­ron so­ñar con ser in­mor­tal, fue­ron las pri­me­ras del re­co­rri­do, has­ta lle­gar a la ca­lles Ig­na­cio Za­ra­go­za y Co­lom­bia pa­ra en­trar a su ca­sa, que a par­tir del mar­tes se­rá su úl­ti­ma mo­ra­da.

En mar­zo del 2015, Al­ber­to Agui­le­ra Va­la­dez re­co­rrió con vi­da la Ler­do. Aquel día pi­dió a la es­col­ta que lo acom­pa­ña­ba ba­jar y es­tar so­lo du­ran­te unos mi­nu­tos pa­ra evo­car sus días de la in­fan­cia.

Des­de cua­dras an­tes de lle­gar al cru­ce fron­te­ri­zo de la ca­lle Stan­ton, cien­tos sa­lie­ron de sus ca­sas pa­ra dar­le la bien­ve­ni­da y to­car la ca­rro­za co­mo una for­ma de ate­so­rar otro re­cuer­do de su ído­lo.

Al otro la­do del puen­te, el ru­gi­do de las mo­tos que es­col­ta­ron el cor­te­jo anun­cia­ban la lle­ga­da del as­tro, que fue acla­ma­do en una so­la voz por los pre­sen­tes.

Con su re­pen­tino fi­nal el can­tan­te de 66 años cau­só tal con­mo­ción me­diá­ti­ca, que tam­bién cien­tos de pe­rio­dis­tas pe­re­gri­na­ron por Ciu­dad Juá­rez en bus­ca de la anéc­do­ta y de las de­ta­lles de la his­to­ria del com­po­si­tor.

Al arri­bo del cor­te­jo fú­ne­bre, las emo­cio­nes se des­bor­da­ron y la ale­gría con­ta­gio­sa del himno juan­ga­brie­lí­si­mo, ‘Noa Noa’ con­tras­ta­ban con las lá­gri­mas de mi­les de sus de­vo­tos fans.

"Co­no­cí su mú­si­ca en los 80. Él era mi ído­lo des­de que soy una ni­ña. Vi­ne con mis her­ma­nas, te­nía una en­tra­da pa­ra ir a ver­lo al Don Has­kins en El Pa­so, y ya no se me hi­zo ver­lo, nun­ca lle­gó. No me im­por­tan los pis­to­nes ni el so­fo­co. El úni­co pro­pó­si­to de es­tar aquí es ren­dir­le ho­me­na­je a nues­tro ído­lo", di­jo An­gé­li­ca Ro­drí­guez, quien arri­bó a la 16 y Pe­rú a pri­me­ra ho­ra en ca­mión des­de la co­lo­nia Sa­té­li­te .

Pa­ra la ce­le­bra­ción eu­ca­rís­ti­ca, el can­tau­tor del pue­blo tam­bién con­vo­có a la grey ca­tó­li­ca. A las 8 de la no­che el Obis­po de la ciu­dad, Jo­sé Gua­da­lu­pe To­rres Cam­pos, acom­pa­ña­do por va­rios in­te­gran­tes del Epis­co­pa­do Me­xi­cano, ce­le­bra­ron la ho­mi­lía.

Al fi­na­li­zar la mi­sa y an­tes de dar pa­so al mo­men­to cul­mi­nan­te, la mú­si­ca de Juan­ga, em­plea­dos de Fu­ne­ra­ria Per­ches, en­car­ga­da de los tras­la­dos de las ce­ni­zas, dis­tri­bu­ye­ron 150 mil es­que­las en­tre la gen­te.

“Los jua­ren­ses la­men­ta­mos pro­fun­da­men­te la muer­te de uno de los hi­jos más bri­llan­tes de la He­roi­ca Ciu­dad Juá­rez y el más gran­dio­so com­po­si­tor me­xi­cano que ha da­do el país en las ul­ti­mas dé­ca­das”. Que en paz des­can­se el Di­vo de Juá­rez”.

Y des­pués de días y lar­gas ho­ras de es­pe­ra, lle­gó el an­he­la­do mo­men­to por los jua­ren­ses, re­cor­dar con mú­si­ca, lu­ces y ale­gría a su ído­lo.

El ba­ta­llón de ma­ria­chis, co­ros y bai­la­ri­nes que acom­pa­ña­ban al di­vo en su gi­ra MéXXICO Tour, ocu­pó su si­tio so­bre el es­ce­na­rio en el que tan­tas ve­ces com­par­tie­ron con el jua­ren­se más fa­mo­so del mun­do esos mis­mos aplau­sos que du­ran­te 44 años ali­men­ta­ron el ham­bre de éxi­to del jo­ven Al­ber­to Agui­le­ra Va­la­dez y aho­ra in­mor­ta­li­zan al gran Juan Ga­briel.

Ciao, has­ta siem­pre Juan Ga­briel. (Le­ti­cia So­la­res/El Dia­rio)

ce­Le­BRa­ciÓn De la Mi­sa

La fo­to­gra­fía del re­cuer­do con las ce­ni­zas del ído­lo

EL au­tó­gra­fo del can­tau­tor

DEs­piDié­nDo­sE DE cer­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.