¡So­mé­te­lo!

El Diario de El Paso - - Salud -

Pa­ra con­tro­lar el es­trés y la an­sie­dad y te­ner una me­jor ca­li­dad de vi­da de­be­mos com­bi­nar va­rias es­tra­te­gias, tan­to fí­si­cas co­mo psi­co­ló­gi­cas, que nos ayu­den a en­con­trar el bie­nes­tar

Nues­tro ce­re­bro y su com­ple­ja quí­mi­ca ge­ne­ran di­ver­sos cam­bios fi­sio­ló­gi­cos.

El ace­le­ra­mien­to del co­ra­zón, la ten­sión mus­cu­lar o los tem­blo­res nos pre­pa­ran pa­ra ‘esa hui­da’ fí­si­ca, mien­tras nues­tra men­te nos obli­ga, por así de­cir­lo, a per­ma­ne­cer en el mis­mo si­tio.

De es­te mo­do, y sa­bien­do es­to, só­lo te­ne­mos una op­ción: en­tre­nar y cal­mar nues­tra men­te pa­ra ge­ne­rar un equi­li­brio fi­sio­ló­gi­co.

Se tra­ta de po­ner en mar­cha cam­bios sen­ci­llos. Prác­ti­cas ele­men­ta­les con las que hay que em­pe­zar a ver nues­tra vi­da de otro mo­do.

A con­ti­nua­ción, te pro­po­ne­mos 6 es­tra­te­gias sen­ci­llas pa­ra con­se­guir­lo.

1 UN DESA­YUNO ‘ANTIESTRéS’

Que­da cla­ro que los ali­men­tos, por sí mis­mos, no van a con­se­guir que nues­tros pro­ble­mas se re­suel­van. Lo que sí pue­den con­se­guir es pro­pi­ciar un ade­cua­do equi­li­brio in­te­rior. Un desa­yuno nu­tri­ti­vo com­ba­te ce­fa­leas. Sa­lir de ca­sa bien hi­dra­ta­dos es esen­cial pa­ra apor­tar­nos un ade­cua­do bie­nes­tar. Es ne­ce­sa­rio ele­gir ali­men­tos que se di­gie­ran bien –al­go im­pres­cin­di­ble cuan­do vi­vi­mos si­tua­cio­nes de es­trés–. Bus­ca­re­mos aque­llas op­cio­nes ali­men­ti­cias más ri­cas en vi­ta­mi­nas y an­ti­oxi­dan­tes pa­ra cui­dar de nues­tro hí­ga­do. No po­de­mos ol­vi­dar que es­te ór­gano, así co­mo el es­tó­ma­go, son los más afec­ta­dos en ca­sos de es­ta­dos an­sie­dad y es­trés.

2 UNOS MI­NU­TOS DE MEDITACIóN

Pue­des ha­cer­lo na­da más le­van­tar­te o al ter­mi­nar de desa­yu­nar, cuan­do nues­tro ce­re­bro ya es­tá en ple­na for­ma. Si bien es cier­to que no to­do el mun­do sue­le dar el pa­so ha­cia la meditación, es una prác­ti­ca que me­re­ce la pe­na pa­ra ges­tio­nar el es­trés y la an­sie­dad. Es­tu­dios co­mo el pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Psy­chiatry Re­search nos ex­pli­can que al­go tan sen­ci­llo co­mo prac­ti­car la meditación du­ran­te ocho se­ma­nas se­gui­das, ge­ne­ra cam­bios ma­ra­vi­llo­sos en nues­tro ce­re­bro. De­sa­rro­lla­mos las re­gio­nes ce­re­bra­les re­la­cio­na­das con la me­mo­ria, la au­to­con­cien­cia y ges­tio­na­mos me­jor el es­trés.

3 SAL DE CA­SA CON 3 IDEAS CLA­RAS

Sa­li­mos de ca­sa ves­ti­dos, pei­na­dos y cal­za­dos. Lle­va­mos nues­tra agen­da bien or­ga­ni­za­da con to­do lo que de­be­mos ha­cer en ese día. Sin em­bar­go ¿có­mo cui­da­mos de nues­tras emo­cio­nes? ¿Pien­sas en al­gún mo­men­to en tu bie­nes­tar emo­cio­nal? A par­tir de es­te mo­men­to, pa­ra con­tro­lar el es­trés y la an­sie­dad, va­mos a po­ner en prác­ti­ca es­tos 3 con­se­jos:

Pri­me­ra idea: Voy a dar lo me­jor de mí en es­te día y voy sen­tir­me bien con ca­da co­sa que ha­ga.

Se­gun­da idea: Ten­go muy cla­ro has­ta dón­de pue­do lle­gar. Si al­guien me exi­ge al­go que me so­bre­pa­sa o que me ha­ce da­ño o que rom­pe mi equi­li­brio, pon­dré lí­mi­tes. Por mi bien y por mi sa­lud.

Ter­ce­ra idea: A lo lar­go de es­ta jor­na­da voy a bus­car dos ho­ras pa­ra mi so­lo. Un ins­tan­te don­de des­can­sar la men­te y el cuer­po.

4 SI TE ES PO­SI­BLE, DUERME UNA SIESTA

Sa­be­mos que, por nues­tras obli­ga­cio­nes per­so­na­les, no siem­pre nos es po­si­ble. Sin em­bar­go, al­go tan sen­ci­llo co­mo re­po­sar en­tre 15 ó 20 mi­nu­tos nos per­mi­te oxi­ge­nar el ce­re­bro, li­be­rar ten­sio­nes, apla­car el es­trés y me­jo­rar el ni­vel de aten­ción. Aun­que, eso sí, re­cuer­da que nues­tra siesta no de­be su­pe­rar los 20 mi­nu­tos.

5 ME­DIA HO­RA DE EJER­CI­CIO AERóBICO

Eli­ge el mo­men­to del día que más se ajus­te a tu ho­ra­rio. Bas­ta só­lo con me­dia ho­ra, só­lo unos mi­nu­tos en los que cal­zar­te con unas bue­nas za­pa­ti­llas, ro­pa y có­mo­da y sim­ple­men­te, sa­lir a ca­mi­nar. En ca­da pa­so que des tu co­ra­zón se acom­pa­sa, lle­ga oxí­geno a tu ce­re­bro, tu me­ta­bo­lis­mo se re­gu­la y, ca­si sin sa­ber có­mo, ve­mos las co­sas de otro mo­do. Pon­lo en prác­ti­ca y ve­rás qué bue­nos re­sul­ta­dos.

6 DATE PER­MI­SO PA­RA DE­CIR ‘NO’ CUAN­DO LO NECESITES Y ‘Sí’ CUAN­DO LO QUIE­RAS

Es­te ejer­ci­cio es un po­co más com­pli­ca­do de in­te­grar y de apli­car en el día a día. Sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio ha­cer­lo nues­tro pa­ra me­jo­rar nues­tra ca­li­dad de vi­da. Di ‘no’ a pa­sar­lo mal, a per­mi­tir que otros te ma­ni­pu­len o te de­jen en se­gun­do plano. Atré­ve­te a de­cir ‘sí’ a lo que te ha­ce fe­liz, a esas pe­que­ñas co­sas del día a día que te ape­te­ce ha­cer. Di lo que pien­sas, quie­res y ne­ce­si­tas en ca­da mo­men­to pa­ra que tu in­te­rior no acu­mu­le tan­tas ten­sio­nes y frus­tra­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.