Se desata ‘ola’ de muer­tes de em­ba­ra­za­das en Te­xas

El Diario de El Paso - - Portada - Ed­gar Wal­ters/The Te­xas Tri­bu­ne

Aus­tin— En Te­xas, el nú­me­ro de mu­je­res que es­tán mu­rien­do des­pués de te­ner a sus be­bés o por em­ba­ra­zos ma­lo­gra­dos va al al­za. Dos nue­vos es­tu­dios que de­ta­llan esa ten­den­cia per­tur­ba­do­ra han pro­vo­ca­do una re­fle­xión en­tre los con­gre­sis­tas es­ta­ta­les y el cla­mor de los ac­ti­vis­tas que es­tán a fa­vor de la sa­lud fe­me­ni­na, quie­nes ar­gu­men­tan que los re­cor­tes que reali­zó la Le­gi­sla­tu­ra es­ta­tal –que es­tá con­tro­la­da por los re­pu­bli­ca­nos– a Plan­ned Pa­rent­hood y otros pro­gra­mas de sa­lud fe­me­ni­na son par­cial­men­te res­pon­sa­bles de ese in­cre­men­to.

El pri­mer es­tu­dio pu­bli­ca­do en es­te mes, ci­tan­do la in­for­ma­ción na­cio­nal, fue en­ca­be­za­do por un in­ves­ti­ga­dor que tie­ne su ba­se en Mary­land, quien en­con­tró que las muer­tes de las ma­dres es­tá au­men­tan­do en to­do el país pe­ro es­tá par­ti­cu­lar­men­te ace­le­ra­da en Te­xas.

De­tec­tó que en el 2012, 148 mu­je­res de Te­xas mu­rie­ron de com­pli­ca­cio­nes re­la­cio­na­das con el em­ba­ra­zo –in­clu­yen­do un san­gra­do ex­ce­si­vo, pro­ble­mas del co­ra­zón de­bi­do a la obe­si­dad e in­fec­cio­nes– en los úl­ti­mos 42 días de ese pe­río­do.

Ha­ce dos años, 72 mu­je­res fa­lle­cie­ron de­bi­do a esas cau­sas.

Es­te día fue un gran re­ga­lo pa­ra el mun­do por­que se nos in­vi­ta a to­dos a re­co­no­cer que es­tá bien te­ner re­tos y di­fi­cul­ta­des”

Pa­dre Ma­riano Ló­pez, Rec­tor del Se­mi­na­rio de San Car­los, en El Pa­so Fa­lle­cen al dar a luz o por em­ba­ra­zos no lo­gra­dos; es­tu­dios no ex­pli­can el por­qué

El se­gun­do es­tu­dio, que fue rea­li­za­do por un equi­po de­sig­na­do por el Es­ta­do e in­te­gra­do por 15 in­ves­ti­ga­do­res, exa­mi­nó las cau­sas de mu­je­res de Te­xas que mu­rie­ron un año des­pués de ha­ber con­clui­do su em­ba­ra­zo.

In­ves­ti­ga­do­res de­tec­ta­ron 100 de­ce­sos en el 2011 y 89 en el 2012.

Los que es­tu­dia­ron la ta­sa de mor­ta­li­dad ma­ter­na –de­fi­ni­da co­mo el nú­me­ro de muer­tes no ac­ci­den­ta­les de mu­je­res du­ran­te un cier­to nú­me­ro de días des­pués que con­clu­yó su em­ba­ra­zo y que ocu­rrie­ron por ca­da 100 mil par­tos nor­ma­les– di­cen que las cau­sas son com­ple­jas y di­fí­ci­les de me­dir.

Los ries­gos usua­les de las com­pli­ca­cio­nes del em­ba­ra­zo, ta­les co­mo pro­ble­mas con el co­ra­zón e hi­per­ten­sión, si­guen sien­do las prin­ci­pa­les cau­sas de las muer­tes de ma­dres.

Las mu­je­res afro­ame­ri­ca­nas tie­nen un sig­ni­fi­ca­ti­vo al­to ries­go de mo­rir por esa cau­sa en Te­xas –lo cual es un fe­nó­meno na­cio­nal que es­tá bien do­cu­men­ta­do en la li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca pe­ro no ha si­do bien en­ten­di­da, ase­gu­ran los ex­per­tos.

Sin em­bar­go, algunos de los recientes ha­llaz­gos fue­ron sor­pre­si­vos, aún pa­ra los ex­per­tos.

The Te­xas Tri­bu­ne ha­bló con los in­ves­ti­ga­do­res so­bre esa in­for­ma­ción.

És­tas son sus ob­ser­va­cio­nes más im­por­tan­tes:

Las muer­tes por abu­so de dro­gas y sui­ci­dio fue­ron ines­pe­ra­da­men­te co­mu­nes.

In­ves­ti­ga­do­res di­je­ron que es­ta­ban muy im­pac­ta­dos de ob­ser­var un in­cre­men­to en el nú­me­ro de muer­tes ma­ter­na­les re­la­cio­na­das con abu­so de sus­tan­cias y pro­ble­mas de sa­lud men­tal.

Las so­bre­do­sis de dro­gas fue­ron la se­gun­da cau­sa prin­ci­pal de esos de­ce­sos en Te­xas, du­ran­te el 2011 y 2012, de acuer­do a los ha­llaz­gos que fue­ron da­dos a co­no­cer re­cien­te­men­te por el Equi­po Es­ta­tal de Mor­ta­li­dad y Mor­bi­dez que fue crea­do por le­gis­la­do­res en el 2013.

Las so­bre­do­sis re­pre­sen­ta­ron el 11.6 por cien­to de las mor­ta­li­da­des in­ves­ti­ga­das por el equi­po, des­pués de las fa­ta­li­da­des a con­se­cuen­cia de pro­ble­mas con el co­ra­zón, que re­pre­sen­ta­ron el 20.6 por cien­to en las 189 muer­tes ma­ter­na­les que fue­ron es­tu­dia­das.

Opioi­des, una fa­mi­lia de dro­gas que in­clu­yen me­di­ca­men­tos de pres­crip­ción con­tra el do­lor, ta­les co­mo hi­dro­co­do­na, así co­mo las dro­gas ilí­ci­tas, ta­les co­mo la he­roí­na, son la cau­sa prin­ci­pal.

“Hu­bo al­go que yo no es­pe­ra­ba”, co­men­tó Ju­ne Han­ke, miem­bro del equi­po y ana­lis­ta de es­tra­te­gias del Sis­te­ma de Sa­lud Ha­rris en Hous­ton.

Amy Rai­nes Mi­len­kov, otra in­te­gran­te del equi­po y pro­fe­so­ra de Obs­te­tri­cia y Gi­ne­co­lo­gía del Cen­tro de Cien­cias de Sa­lud de la Uni­ver­si­dad del Nor­te de Te­xas, co­men­tó que el nú­me­ro de be­bés que na­cie­ron en Te­xas con el Sín­dro­me de Abs­ti­nen­cia Neo­na­tal, que se desa­rro­lla cuan­do un fe­to es ex­pues­to a los opioi­des adic­ti­vos mien­tras es­tá en la ma­triz, se ha in­cre­men­ta­do al pa­so del tiem­po, su­gi­rien­do que más mu­je­res es­tán usan­do dro­gas du­ran­te el em­ba­ra­zo.

Sin em­bar­go, di­jo que las muer­tes re­la­cio­na­das con las dro­gas re­que­rían un ma­yor es­tu­dio.

La in­ves­ti­ga­ción del equi­po tam­bién en­con­tró que los sui­ci­dios re­pre­sen­ta­ron el 5.3 por cien­to de las muer­tes ma­ter­na­les, otro pun­to que im­pac­tó a los in­ves­ti­ga­do­res.

Miem­bros del equi­po que in­ves­ti­ga­ron los de­ce­sos ma­ter­na­les in­di­vi­dua­les di­je­ron que iden­ti­fi­ca­ron va­rias oca­sio­nes en los que los cui­da­do­res y tra­ba­ja­do­res so­cia­les pu­die­ron iden­ti­fi­car pro­ble­mas de sa­lud men­tal en las mu­je­res.

De­bi­do a que mu­chos te­xa­nos no cuen­tan con se­gu­ro mé­di­co, “el ac­ce­so que tie­nen mu­chas mu­je­res a la aten­ción mé­di­ca no es cons­tan­te en to­da su vi­da”, co­men­tó Rai­nes Mi­len­kov.

Eso sig­ni­fi­ca que du­ran­te el em­ba­ra­zo, cuan­do mu­chas mu­je­res de ba­jos in­gre­sos ca­li­fi­can tem­po­ral­men­te pa­ra los ser­vi­cios de sa­lud fi­nan­cia­dos pú­bli­ca­men­te “tie­nen que apro­ve­char esa opor­tu­ni­dad pa­ra rea­li­zar­se unos bue­nos exá­me­nes”, di­jo.

Han­ke co­men­tó que esas re­vi­sio­nes de­be­rían en­fo­car­se en de­tec­tar enfermedades men­ta­les y vio­len­cia do­més­ti­ca ade­más de enfermedades fí­si­cas.

Los re­cor­tes rea­li­za­dos a Plan­ned Pa­rent­hood y otros pro­vee­do­res de sa­lud fe­me­ni­na pro­ba­ble­men­te no son los res­pon­sa­bles del in­cre­men­to, di­cen los ex­per­tos, pe­ro po­drían ha­ber­lo exa­cer­ba­do.

En el 2011, los le­gis­la­do­res re­cor­ta­ron en dos ter­ce­ras par­tes el pre­su­pues­to pa­ra la pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar.

MENSAJERA DE FE Un gru­po de pa­se­ños y jua­ren­ses es­tu­vo pre­sen­te en la ce­re­mo­nia pre­si­di­da por el Su­mo Pon­tí­fi­ce SAN­TI­DAD EN EL SER­VI­CIO A LOS MáS POBRES

Fue in­Vi­Ta­da a es­ta ciu­dad por ru­bén Gar­cía, quien des­pués fun­dó ca­sa anun­cia­ción. en la foto apa­re­cen am­bos con el obis­po Metz­ger

Res­pon­sa­bi­li­zan paR­cial­men­te a los re­cor­tes a Plan­ned Pa­rent­hood y otros pro­gra­mas de sa­lud fe­me­ni­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.