Juan Ga­briel y su mú­si­ca en la cul­tu­ra me­xi­ca­na

El Diario de El Paso - - Opinión - Fran­cis­co E. Pa­di­lla Glo­ba­li­za­cion.2016@gmail.com

Ciu­dad de Mé­xi­co– La mú­si­ca es un ma­ra­vi­llo­so vehícu­lo de co­mu­ni­ca­ción y de unión en­tre los hom­bres y las mu­je­res; no ne­ce­si­ta del idio­ma pa­ra dar­se a en­ten­der, pues con so­lo uti­li­zar las no­tas mu­si­ca­les co­mo su len­gua­je, las con­vier­te en el pun­to con­cén­tri­co co­mún a cual­quier ra­za e idio­ma.

¿Qué se­ría de no­so­tros los hu­ma­nos sin es­te me­dio co­mo es la mú­si­ca, la cuál en oca­sio­nes pue­de ex­pre­sar tan­to ale­gría co­mo tris­te­za, es­pe­ran­za co­mo de­s­es­pe­ran­za, paz e in­quie­tud, amor y odio, pro­tes­ta y su­mi­sión, con un men­sa­je o des­pro­vis­to de él, pre­ten­dien­do tan só­lo di­ver­tir, aun­que tam­bién pue­de trans­mi­tir de­sola­ción, ce­los e in­for­tu­nio.

Pues bien, esos en­tes es­pe­cia­les na­ci­dos pa­ra vi­vir en­tre­te­nien­do a los de­más con su arte, en es­te ca­so el mu­si­cal, son los can­tau­to­res: ellos vie­nen a es­te mun­do con una en­co­mien­da muy es­pe­cial, su vo­ca­ción y mi­sión se tra­du­ce en bre­gar en su dia­rio de­ve­nir ju­gan­do con las le­tras, las no­tas mu­si­ca­les y la voz pa­ra cum­plir ca­bal­men­te con su ob­je­ti­vo, im­pac­tan­do po­si­ti­va­men­te con su men­sa­je a sus se­gui­do­res.

Aca­ba de mo­rir uno de ellos, muy im­por­tan­te, muy que­ri­do, muy ex­tra­ña­do y llo­ra­do a una se­ma­na de su par­ti­da, pues Al­ber­to Agui­le­ra Va­la­dez, me­jor co­no­ci­do co­mo “Juan Ga­briel” es lo que es pa­ra el pue­blo Me­xi­cano: un te­so­ro muy que­ri­do.

Y aún cuan­do es­te es­cri­bi­dor no era un fa­ná­ti­co de su per­so­na, apren­dí a ad­mi­rar su mú­si­ca, pues des­de la fa­mi­lia cre­ci­mos es­cu­chán­do­la, tan­to mi es­po­sa co­mo mis hi­jos. Es en­ton­ces pa­ra mí un ver­da­de­ro atre­vi­mien­to de­di­car­le es­te artículo al can­tau­tor, pues aún sin co­no­cer­lo per­so­nal­men­te ha im­pe­ra­do en mí la res­pon­sa­bi­li­dad pe­rio­dís­ti­ca de de­di­car­le es­te es­pa­cio, por él, por su pú­bli­co y por nues­tros lec­to­res.

Juan Ga­briel, na­ci­do en Pa­rá­cua­ro, Mi­choa­cán un 7 de enero de 1950, mue­re de un ata­que al co­ra­zón el pa­sa­do do­min­go 28 de Agos­to de 2016 en Ma­li­bú, Ca­li­for­nia, ha­cien­do bro­tar emo­ti­vas y sin­ce­ras lá­gri­mas de mu­chos que lo ama­ban al co­no­cer la no­ti­cia; y es, sin du­da, uno de esos per­so­na­jes es­pe­cia­les que tras­cien­den a su mi­sión, muy a pesar de sus mo­des­tos orí­ge­nes, sien­do el en­car­ga­do de dar­le una lec­ción a un país tan ma­chis­ta co­mo lo es Mé­xi­co, país al que le arre­ba­tó el ca­ri­ño po­pu­lar ge­ne­ra­li­za­do, a pesar de su mo­do de ser, tal co­mo lo afir­mó el au­tor Car­los Mon­si­váis en su li­bro “Es­ce­nas de pu­dor y li­vian­dad” (1981).

Ca­da si­glo nos pre­mia con uno o dos ge­nios ar­tís­ti­cos por país; es­ta­mos se­gu­ros que los dos que le co­rres­pon­dían a Mé­xi­co des­de el si­glo pa­sa­do ya se ago­ta­ron con la ve­ni­da y par­ti­da de los dos gran­des co­mo han si­do Ro­ber­to Gó­mez Bo­la­ños “Ches­pi­ri­to” (1929-2014) y Juan Ga­briel, aun­que se nos pre­mió con uno más: Ger­mán Val­dez, el Tin Tan jua­ren­se (1915-1973).

He re­fle­xio­na­do en torno a es­te can­tau­tor la se­ma­na pos­te­rior a su muerte, me voy con­ven­cien­do de que vino pa­ra ser el de­lei­te y aga­sa­jo de las mu­je­res; pe­ro a la vez, me con­ven­zo que los hom­bres fui­mos be­ne­fi­cia­dos al en­se­ñar­nos con su arte mu­si­cal a re­co­no­cer y ex­pre­sar nues­tros sen­ti­mien­tos can­tan­do sus can­cio­nes.

A la muerte del can­tau­tor sal­ta­ron a la pa­les­tra acé­rri­mos crí­ti­cos, con afa­nes pro­ta­gó­ni­cos, tal co­mo lo hi­zo el pe­rio­dis­ta Ni­co­lás Al­va­ra­do, aho­ra ex di­rec­tor de TV-UNAM, quién ta­chó a Juan Ga­briel de tor­pe y cham­bón re­fi­rién­do­se a la lí­ri­ca del can­tau­tor. Un es­cri­tor de cuen­to y poe­sía, Yu­ri R. Var­gas, se sen­tó a ana­li­zar la can­ción “Amor eterno”, con­clu­yen­do que tan­to esa can­ción co­mo mu­chas otras de sus can­cio­nes cum­plían téc­ni­ca­men­te con las re­glas de la sin­ta­xis, acor­de a la mé­tri­ca mu­si­cal, con pro­sa y ver­si­fi­ca­ción be­lla y ade­más un estilo pro­pio que ex­hi­bió y que gus­tó a la gran ge­ne­ra­li­dad de los His­pa­no­par­lan­tes.

La ba­se del éxi­to de Juan Ga­briel es, sin du­da, su au­ten­ti­ci­dad en to­do lo que ha­cía; si can­ta­ba, si ac­tua­ba, si com­po­nía, si to­ca­ba sus com­po­si­cio­nes a sus se­gui­do­res, si ex­pre­sa­ba su men­ta­li­dad al ser en­tre­vis­ta­do, en to­dos esos es­ce­na­rios él se mos­tra­ba tal co­mo era, sin ta­pu­jos, pe­ro con un res­pe­to ha­cia to­dos.

En el ca­so de Juan Ga­briel co­mo Me­xi­cano, po­dría ha­ber acep­ta­do la trans­cul­tu­ri­za­ción pa­si­va que nues­tro país pa­de­ce, ya sea en lo mu­si­cal, en lo cul­tu­ral o en lo in­dus­trial, co­mo con la In­dus­tria Ma­qui­la­do­ra; pe­ro él fue un fac­tor ac­ti­vo pa­ra con­ser­var, pro­mo­ver y de­fen­der la ex­ten­sa ri­que­za mu­si­cal de Mé­xi­co, la mos­tró con in­fluen­cia y po­der en el ex­te­rior, en cual­quier lu­gar en don­de se pre­sen­ta­ba, cul­tu­ri­zan­do así po­si­ti­va­men­te a mu­chos es­ce­na­rios fo­rá­neos.

Es­te em­ba­ja­dor sin tí­tu­lo, con di­cha ac­ti­vi­dad lo­gró que Mé­xi­co tu­vie­ra un lu­gar pre­pon­de­ran­te an­te los ojos ar­tís­ti­cos mun­dia­les, lo­gran­do efec­ti­va­men­te que la mú­si­ca ver­ná­cu­la Me­xi­ca­na, con ma­ria­chi y or­ques­ta, pe­ne­tra­ra los oí­dos y co­ra­zo­nes de quié­nes lo es­cu­cha­ban, trans­mi­tien­do con sus can­cio­nes sen­ti­mien­tos ta­les co­mo el del amor (‘Amor eterno’), pe­ro tam­bién el do­lor (Abrá­za­me muy Fuer­te) y desamor (‘Que­ri­da’), de es­pe­ran­za (‘Por qué me ha­ces llo­rar’) y de­s­es­pe­ran­za (‘Fue un pla­cer co­no­cer­te’), o des­alien­to (‘No me vuel­vo a enamo­rar’); na­ve­gó tam­bién por la so­le­dad y tris­te­za con su pri­me­ra can­ción, ‘La Muerte del pa­lo­mo’.

La­ti­noa­mé­ri­ca llo­ra la muerte del ído­lo, pe­ro so­bre to­do Mé­xi­co lo llo­ra a su ma­ne­ra, es cul­tu­ral: lo ha­ce can­tan­do sus can­cio­nes. Es­ta es una ma­ne­ra muy par­ti­cu­lar de re­cor­dar­lo, tal co­mo las an­ces­tra­les cos­tum­bres Me­xi­ca­nas del día de muer­tos, a quié­nes se les evo­ca ofre­cién­do­les su be­bi­da y co­mi­da pre­fe­ri­da, la cuál a fi­nal de cuen­tas se la co­men y be­ben los vi­vos. Post Scrip­tum La ri­que­za li­te­ra­ria de Juan Ga­briel se de­mos­tró con sus “fra­ses ma­to­nas” que que­da­rán pa­ra la pos­te­ri­dad, ta­les co­mo al­gu­nas con las que le con­tes­tó a Fer­nan­do del Rin­cón en una entrevista: – “Lo que se ve no se pre­gun­ta” – “En el in­fierno ha­go mi pro­pia Glo­ria” y “He ha­bla­do con Dios a tra­vés de mí” – “Lo que yo di­go es lo que yo sien­to” – “A Dios lo sien­to en mis se­gui­do­res y he ha­bla­do con Dios a tra­vés de ellos” – “Lo que uno ha­ce es lo que va­le”

– “Que se preo­cu­pen en vi­vir sus vi­das y que de­jen vi­vir a los de­más” – “No vi­vas por vi­vir” – “La vi­da no es cor­ta, lo que es cor­ta es la ju­ven­tud”

– “Hay muer­tos que vi­ven to­da­vía y vi­vos que muer­tos es­tán” – “Arri­ba Juá­rez” – “Me gus­ta­ría mo­rir en do­min­go, por ser el día del Se­ñor”

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.