Re­nun­cia Pro­cu­ra­do­ra Hawk de Da­llas tras lu­char con en­fer­me­dad men­tal

El Diario de El Paso - - Opinión -

Da­llas — La pro­cu­ra­do­ra del con­da­do de Da­llas, quien ha­bló pú­bli­ca­men­te so­bre sus ba­ta­llas con la de­pre­sión y la an­sie­dad, re­nun­ció a su pues­to el mar­tes a só­lo me­ses de ha­ber re­gre­sa­do a tra­ba­jar tras ha­ber es­ta­do hos­pi­ta­li­za­da por ter­ce­ra oca­sión y re­ci­bir tra­ta­mien­to por en­fer­me­dad men­tal.

Des­de ha­ber asu­mi­do el car­go en enero del 2015, Su­san Hawk ha te­ni­do que au­sen­tar­se por lar­gos pe­rio­dos de su tra­ba­jo y so­me­ter­se a tra­ta­mien­to. La re­pu­bli­ca­na re­gre­só a tra­ba­jar a prin­ci­pios de agos­to tras ha­ber pa­sa­do ca­si dos me­ses en una clí­ni­ca de Ari­zo­na. Su su­plen­te, Mes­si­na Mad­son, di­jo en cier­to mo­men­to que Hawk te­nía pla­nes de re­nun­ciar. Pa­ra ese en­ton­ces, Hawk ha­bía tra­ba­ja­do úni­ca­men­te 65 días en el 2016.

“Creo que nues­tra ofi­ci­na es­tá ha­cien­do una di­fe­ren­cia y qui­sie­ra con­ti­nuar ha­cien­do un buen tra­ba­jo”, di­jo Hawk en su car­ta de re­nun­cia con fe­cha del mar­tes di­ri­gi­da al go­ber­na­dor, Greg Ab­bott. “Pe­ro el pa­sa­do oto­ño al re­gre­sar del tra­ta­mien­to, me com­pro­me­tí a re­ti­rar­me del car­go si sen­tía que ya no po­día con mi tra­ba­jo, y des­afor­tu­na­da­men­te he lle­ga­do a un pun­to en el que mi sa­lud ne­ce­si­ta de to­da mi aten­ción en los pró­xi­mos me­ses.

Su re­nun­cia fue in­me­dia­ta

A co­mien­zos de es­te ve­rano, Hawk di­jo en un co­mu­ni­ca­do, “la en­fer­me­dad men­tal es una en­fer­me­dad muy di­ná­mi­ca y flui­da que re­quie­re de un tra­ta­mien­to ines­pe­ra­do y pro­lon­ga­do. Yo no es­co­gí pa­de­cer de es­ta en­fer­me­dad, pe­ro op­to por tra­tar­la de ma­ne­ra agre­si­va y abier­ta­men­te”.

En una en­tre­vis­ta con D Ma­ga­zi­ne pa­ra un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do el pa­sa­do oc­tu­bre, Hawk di­jo que hu­bo un tiem­po en el que que­ría re­nun­ciar de­bi­do a que es­ta­ba te­nien­do pen­sa­mien­tos sui­ci­das. En su lu­gar, pa­só dos me­ses en un hos­pi­tal psi­quiá­tri­co en Hous­ton.

Hawk tam­bién pa­só tiem­po en reha­bi­li­ta­ción por una adic­ción a un me­di­ca­men­to que le fue re­ce­ta­do en el 2013 du­ran­te su cam­pa­ña pa­ra el car­go de pro­cu­ra­do­ra.

El año pa­sa­do, los de­mó­cra­tas del con­da­do de Da­llas no fue­ron na­da con­se­cuen­tes al exi­gir su re­nun­cia, y ex­plí­ci­ta­men­te im­pu­sie­ron pre­sión pa­ra que fue­ra ex­pul­sa­da de un pues­to que pa­ga al­re­de­dor de 210 mil dó­la­res.

El per­so­nal de Hawk ha­bía emi­ti­do co­mu­ni­ca­dos con an­te­rio­ri­dad cuan­do ella no es­ta­ba en la ofi­ci­na por ex­ten­sos pe­rio­dos de tiem­po. El año pa­sa­do, no fue vis­ta por va­rias se­ma­nas en la cor­te de Da­llas an­tes de que su ofi­ci­na re­ve­la­ra que es­ta­ba bus­can­do tra­ta­mien­to de sa­lud men­tal. Las au­sen­cias de Hawk ge­ne­ra­ron nu­me­ro­sos cues­tio­na­mien­tos so­bre có­mo su ofi­ci­na era ad­mi­nis­tra­da y su ha­bi­li­dad pa­ra cum­plir con sus res­pon­sa­bi­li­da­des. Uno de los abo­ga­dos en su per­so­nal di­jo ha­ber de­ja­do su car­ta de re­nun­cia en su es­cri­to­rio el año pa­sa­do; el do­cu­men­to per­ma­ne­ció in­tac­to ahí por un lap­so de dos se­ma­nas.

Hawk es una ex juez de dis­tri­to que sor­pren­dió a to­dos en no­viem­bre del 2014 cuan­do ven­ció al ti­tu­lar de­mó­cra­ta Craig Wat­kins.

Wat­kins fue re­co­no­ci­do a ni­vel na­cio­nal du­ran­te sus ocho años co­mo pro­cu­ra­dor del con­da­do de Da­llas por ha­ber crea­do la Uni­dad de In­te­gri­dad y Con­de­nas que li­be­ró a más de 30 per­so­nas que fue­ron acu­sa­das de de­li­tos de ma­ne­ra erró­nea.

Pe­ro el FBI in­ves­ti­gó la ma­ne­ra en que ma­ne­jó un ca­so de frau­de hi­po­te­ca­rio en el que se vio in­vo­lu­cra­do el he­re­de­ro de un em­pre­sa­rio pe­tro­le­ro, y sus opo­nen­tes acu­sa­ron a Wat­kins de abu­so y de uti­li­zar fon­dos del con­da­do pa­ra en­cu­brir un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co en el que ad­mi­tió ha­ber es­ta­do uti­li­zan­do el te­lé­fono ce­lu­lar mien­tras con­du­cía.

Heath Ha­rris, el ex sub­pro­cu­ra­dor ba­jo el man­do de Wat­kins, di­jo que la co­mu­ni­dad ju­rí­di­ca, co­mo sus co­le­gas, que­rían que Hawk “hi­cie­ra lo que ella ne­ce­si­ta­ra ha­cer pa­ra cui­dar de su sa­lud”. Ha­rris di­jo que la au­sen­cia de Hawk di­fi­cul­ta­ba las la­bo­res del per­so­nal en ge­ne­ral.

“El pro­cu­ra­dor es el ca­pi­tán del bar­co. Cuan­do el ca­pi­tán no es­tá pre­sen­te, es­to afec­ta a to­do mun­do”, di­jo Wat­kins. “Se cuen­ta con un co­pi­lo­to o un sub­al­terno, pe­ro ese no es el ca­pi­tán y afec­ta a la mo­ral. La ofi­ci­na no fun­cio­na de ma­ne­ra efec­ti­va ni efi­cien­te, tal co­mo de­be­ría”.

El co­mien­zo de Hawk en el car­go fue tu­mul­tuo­so, con ale­ga­cio­nes de com­por­ta­mien­to pa­ra­noi­co y el des­pi­do de miem­bros de al­to ran­go del per­so­nal. Al­gu­nos se que­ja­ban de que Hawk ha­bía crea­do una at­mós­fe­ra tó­xi­ca de sos­pe­chas en la pro­cu­ra­du­ría.

Si Hawk hu­bie­ra re­nun­cia­do an­tes del 26 de agos­to, los vo­tan­tes ha­brían po­di­do ele­gir a su su­ce­sor en no­viem­bre, se­gún re­por­ta­ron los me­dios. Pe­ro co­mo re­nun­ció des­pués, el go­ber­na­dor Ab­bott ten­drá que to­mar una de­ci­sión.

John With­man, por­ta­voz de Ab­bott, di­jo que la Ofi­ci­na de Nombramientos del go­ber­na­dor co­men­za­rá a acep­tar apli­ca­cio­nes y “se to­ma­rá el tiem­po apro­pia­do” pa­ra es­co­ger un re­em­pla­zo.

Ha­rris, quien sir­vió ba­jo el man­do de un de­mó­cra­ta, di­jo que el mo­men­to en el que Hawk decidió re­nun­ciar des­pués de la fe­cha lí­mi­te de las elec­cio­nes, fue “po­co sin­ce­ro y una in­jus­ti­cia pa­ra la gen­te del con­da­do de Da­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.