Rin­de Uni­ver­si­dad de Te­xas ho­me­na­je a pri­me­ros ju­ga­do­res afro­ame­ri­ca­nos

El Diario de El Paso - - Panorama - As­so­cia­ted Press us­tin, Te­xas —

ACuan­do en 1963 Nat­ha­niel Brad­ford se ma­tri­cu­ló en la Uni­ver­si­dad de Te­xas, no pu­do in­gre­sar a la ban­da. Ni a nin­gu­na fra­ter­ni­dad. Ni ju­gar en el equi­po de fut­bol. La ra­zón: es afro­ame­ri­cano. El Aus­tin Ame­ri­can-Sta­tes­man in­for­mó que la ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va tar­dó en in­te­grar­se, es­pe­ran­do has­ta 1956 pa­ra per­mi­tir la ins­crip­ción de afro­es­ta­dou­ni­den­ses a pe­sar de que en 1950 la Su­pre­ma Cor­te de Es­ta­dos Uni­dos ha­bía or­de­na­do que en la Fa­cul­tad de De­re­cho se ad­mi­tie­ra a un hombre afro­ame­ri­cano.

Sin em­bar­go las ex­pe­rien­cias de Brad­ford co­mo un ros­tro de co­lor en un mar de ros­tros blan­cos fue­ron po­si­ti­vas en ge­ne­ral, aun­que el pri­mer día de cla­ses un es­tu­dian­te blan­co no se qui­so sen­tar jun­to a él. Ha­bién­do­se cria­do en Aus­tin, de ni­ño ha­bía ju­ga­do en los te­rre­nos uni­ver­si­ta­rios, atra­pan­do ra­nas en Wa­ller Creek, al­go que le dio un cier­to ni­vel de con­fort con el lu­gar.

“Siem­pre me ha en­can­ta­do la uni­ver­si­dad”, di­jo Brad­ford, de 74 años, quien se ju­bi­ló des­pués de ha­cer ca­rre­ra en IBM y en la Co­mi­sión de Mano de Obra de Te­xas. “¿Que si pu­do ha­ber he­cho más? Bueno, sí, eso puede de­cir­se so­bre cual­quier ins­ti­tu­ción blan­ca su­re­ña”.

Es­ta se­ma­na, UT es­tá ho­me­na­jean­do a los egre­sa­dos que se cuen­ten en­tre las pri­me­ras se­ries de afro­ame­ri­ca­nos en ins­cri­bir­se, con én­fa­sis es­pe­cial en quie­nes ini­cia­ron sus es­tu­dios ha­ce 60 años, en oto­ño de 1956.

Los even­tos y ac­ti­vi­da­des co­men­za­rían ano­che cuan­do miem­bros de un gru­po de­no­mi­na­do Pre­cur­so­res, con­for­ma­do por afro­ame­ri­ca­nos que se ma­tri­cu­la­ron ha­ce 40 años al me­nos, pla­nea­ban com­par­tir en el cam­pus sus his­to­rias con es­tu­dian­tes y egre­sa­dos en el Cen­tro de Egre­sa­dos Et­te­rHar­bin.

A las 3 p.m. del vier­nes se ren­di­rá tri­bu­to a los pri­me­ros es­tu­dian­tes afro­es­ta­dou­ni­den­ses de ni­vel li­cen­cia­tu­ra en UT du­ran­te un pro­gra­ma pú­bli­co a ce­le­brar­se en el Au­di­to­rio LBJ de la calle Red Ri­ver.

En­tre el res­to de los even­tos ha­brá una re­cep­ción ofre­ci­da por el rec­tor de UT Gre­gory L. Fen­ves, una “ce­na en ce­le­bra­ción del le­ga­do” en el ho­tel Crow­ne Pla­za de Aus­tin, un día de cam­po en los vehícu­los jun­to a la es­ta­tua de Mar­tin Lut­her King Jr. si­tua­da en los te­rre­nos uni­ver­si­ta­rios y lo­ca­li­da­des es­pe­cia­les du­ran­te el par­ti­do de fut­bol en­tre los Lon­gorns y UT-El Pa­so. Earl Camp­bell, el pri­mer ga­na­dor del tro­feo Heis­man de UT, se­rá el di­rec­tor ho­no­ra­rio de la se­rie de ac­ti­vi­da­des.

En re­su­men, UT es­tá sa­can­do la ca­sa por la ven­ta­na pa­ra re­ci­bir a sus pri­me­ros es­tu­dian­tes afro­ame­ri­ca­nos, en con­tras­te con el re­cha­zo que mu­chos de esos es­tu­dian­tes re­ci­bie­ron la pri­me­ra vez que pi­sa­ron el cam­pus. Se es­pe­ra que pro­ba­ble­men­te par­ti­ci­pen 18 de los ca­si cien alum­nos afro­es­ta­dou­ni­den­ses que se ma­tri­cu­la­ron en 1956, di­jo Les­lie Blair, una por­ta­voz de UT.

Pa­ra Leon Ho­lland, co­ro­nel ju­bi­la­do del Ejér­ci­to que for­mó par­te de esa ge­ne­ra­ción, la vi­da en UT era de­ci­di­da­men­te in­có­mo­da.

“El 90 por cien­to era hos­til. El 10 por cien­to era un po­qui­to de hu­ma­ni­dad que nos re­co­no­cía co­mo se­res hu­ma­nos”, di­jo Ho­lland.

Su es­po­sa, Peggy Dra­ke Ho­lland, quien se ins­cri­bió en 1958, tu­vo más di­fi­cul­ta­des con los maes­tros que con los es­tu­dian­tes.

“Cier­ta vez tu­ve un pro­fe­sor que nos di­jo que una par­te importante de nues­tra ca­li­fi­ca­ción con­sis­ti­ría en nues­tros de­ba­tes en cla­se, y él te­nía que ha­blar­le a uno pa­ra de­ba­tir. Bueno, a mí nun­ca me ha­bló”, di­jo du­ran­te un pa­nel en torno a los integrantes de Pre­cur­so­res.

Leon Ho­lland tie­ne ví­vi­dos re­cuer­dos de un par­ti­do de fut­bol al cual asis­tió en su pri­mer año uni­ver­si­ta­rio cuan­do él te­nía 17. UT ju­ga­ba con­tra la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia del Sur, cu­yo fu­tu­ro co­rre­dor de la NFL, Cor­ne­lius Ro­berts, un afro­es­ta­dou­ni­den­se, aca­rreó pa­ra 251 yar­das. Los se­gui­do­res de UT co­rea­ron in­sul­tos ra­cis­tas du­ran­te gran par­te del jue­go, se­ña­ló Ho­lland.

“De he­cho cuan­do me fui de aquí no te­nía in­ten­cio­nes de vol­ver a po­ner un pie en el cam­pus”, di­jo Ho­lland, quien fue el pri­mer afro­es­ta­dou­ni­den­se en ob­te­ner una co­mi­sión del Cuer­po de En­tre­na­mien­to de Re­ser­va del Ejér­ci­to en UT. “Pe­ro pau­la­ti­na­men­te no­ta­mos un cambio en el am­bien­te y la ac­ti­tud, so­bre to­do cuan­do los rec­to­res de la uni­ver­si­dad de­mos­tra­ban de ma­ne­ra abier­ta apo­yo ha­cia la di­ver­si­dad. Hoy pue­do de­cir or­gu­llo­sa­men­te que su­dé la go­ta gor­da”.

Fred Ale­xan­der, quien en 1960 ini­ció sus es­tu­dios, re­cor­dó que los afro­ame­ri­ca­nos te­nían li­mi­ta­do vi­vir y co­mer en cier­tos lu­ga­res. Él es­ta­ba en el Dro­mi­to­rio D, una ex­ba­rra­ca del Ejér­ci­to que ya no exis­te.

“Cu­rio­sa­men­te, siem­pre sen­tí que era mi lu­gar”, di­jo Ale­xan­der, ar­qui­tec­to ju­bi­la­do de 74 años. “Que me re­ci­bie­ran con be­ne­plá­ci­to es una pro­pues­ta li­ge­ra­men­te dis­tin­ta. Siem­pre sen­tí que és­ta tam­bién era mi es­cue­la”.

UT lle­va años ba­ta­llan­do por de­jar atrás su pa­sa­do ra­cis­ta, pe­ro el es­fuer­zo por ins­cri­bir a más es­tu­dian­tes afro­ame­ri­ca­nos si­gue en cur­so.

nat­ha­niel

brad­ford fue alumno en la dé­ca­da de los 60s

la iden­ti­fi­ca­ción es­tu­dian­til de ha­ce más de 50 años

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.