Par­ti­do Re­pu­bli­cano, en pe­li­gro de ex­tin­ción

El Diario de El Paso - - Opinión - Hum­ber­to Cas­pa Co­rreo de Hum­ber­to Cas­pa: hclet­ters@yahoo.com

Los Án­ge­les– Lo que su­ce­dió en el Par­ti­do Re­pu­bli­cano po­dría ser in­ter­pre­ta­do co­mo un se­cues­tro po­lí­ti­co por los par­ti­da­rios ra­di­ca­les de la Al­ter­na­ti­va De­re­chis­ta (Alt-Right). Es­ta fac­ción ul­tra con­ser­va­dor ay ra­di­cal, que an­tes de la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Do­nald Trump se ha­bía man­te­ni­do ocul­to en la os­cu­ri­dad po­lí­ti­ca, hoy re­lu­ce sin mie­do os­ten­ta­do la ban­de­ra de la se­gre­ga­ción.

De acuer­do al Sout­hern Po­verty Law Cen­ter, agen­cia no-gu­ber­na­men­tal que se de­di­ca al ras­treo de gru­pos in­to­le­ran­tes, el Alt-Right es­tá ca­rac­te­ri­za­do por su ideo­lo­gía de ex­tre­ma de­re­cha. Los gru­pos y los miem­bros que la com­po­nen son cre­yen­tes que la iden­ti­dad eu­ro­peo es­ta­dou­ni­den­se (Whi­te) en Es­ta­dos Uni­dos es­tá sien­do ata­ca­da por gru­pos pos­mo­der­nos mul­ti­cul­tu­ra­les.

Du­ran­te mu­chos años, sus má­xi­mos di­ri­gen­tes ha­bían tra­ta­do de in­ser­tar­se en la po­lí­ti­ca na­cio­nal sin nin­gún éxi­to.

Sin em­bar­go, con la lle­ga­da de Tea Party a la es­ce­na po­lí­ti­ca, mu­chos par­ti­da­rios del Alt-Right par­ti­ci­pa­ron en for­ma ac­ti­va den­tro de es­te mo­vi­mien­to, cu­yo te­nor prin­ci­pal fue el des­gas­te de los con­tri­bu­yen­tes a ma­nos del Es­ta­do be­ne­fac­tor del go­bierno de Ba­rack Oba­ma.

Sin em­bar­go, la in­tro­mi­sión de los miem­bros del Alt-Right no fue en­te­ra­men­te por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas, sino por cues­tio­nes so­cia­les y ra­cia­les.

El he­cho de que el pre­si­den­te del país ten­ga raíces afro­ame­ri­ca­nas fue un gol­pe du­ro que los mo­ti­vó a la or­ga­ni­za­ción y a la mo­vi­li­za­ción den­tro del es­ce­na­rio po­lí­ti­co na­cio­nal.

En las elec­cio­nes de 2012 los sim­pa­ti­zan­tes de es­te gru­po es­tu­vie­ron apo­yan­do la can­di­da­tu­ra de Ron Paul, pe­ro hoy se in­cli­na­ron to­tal­men­te de­trás de Do­nald Trump.

Ri­chard Bertrand Spencer, le­gen­da­rio ideó­lo­go de la ex­tre­ma de­re­cha, eti­que­tó a su mo­vi­mien­to con el nom­bre de Alt-Right en el año 2008, jus­ta­men­te cuan­do el pre­si­den­te Oba­ma subió a la Ca­sa Blan­ca.

La in­ten­ción de es­te ico­no­clas­ta de la de­re­cha fue de­fen­der sus idea­les se­gre­ga­cio­nis­tas y a la ci­vi­li­za­ción blan­ca oc­ci­den­tal. La lle­ga­da de Do­nald Trump a la es­ce­na po­lí­ti­ca del país fue un ver­da­de­ro re­ga­lo en ban­de­ja de pla­ta pa­ra los miem­bros del Al­tRight.

Las po­lí­ti­cas an­ti­in­mi­gran­tes del em­pre­sa­rio de co­pe­te ro­ji­zo, su ar­dien­te na­cio­na­lis­mo, su po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal ais­la­cio­nis­ta, la re­tó­ri­ca de su cam­pa­ña po­lí­ti­ca con­tra los gru­pos is­lá­mi­cos y su po­si­ción con­tra la mu­jer, no hi­cie­ron más que mo­vi­li­zar a to­da sus ba­ses ex­tre­mis­tas.

Has­ta re­cien­te­men­te, la po­bla­ción es­ta­dou­ni­den­ses no es­ta­ba en­te­ra­da de la exis­ten­cia de un pro­yec­to na­cio­nal de es­ta fac­ción ul­tra con­ser­va­dor a en el seno del Par­ti­do Re­pu­bli­cano.

Hoy, las as­pi­ra­cio­nes del Alt-Right no so­la­men­te es cam­biar la te­si­tu­ra de la po­lí­ti­ca del país, sino vol­ver a Es­ta­do Uni­dos a aquel pe­rio­do ver­gon­zo­so de la se­gre­ga­ción ra­cial y to­mar­se por com­ple­to al Par­ti­do Re­pu­bli­cano.

Si to­ma­mos en cuen­ta que un coup d´état es una es “una ac­ción re­pen­ti­na y de­ci­si­va, es­pe­cial­men­te al­go que re­sul­ta en el cambio de go­bierno en for­ma ile­gal o por la fuer­za”, no­so­tros es­ta­ría­mos ha­cien­do re­fe­ren­cia a la to­ma del Alt-Right del Par­ti­do Re­pu­bli­cano.

Así, no creo que a Do­nald Trump le al­can­ce pa­ra ga­nar las elec­cio­nes de no­viem­bre, pe­ro sus ba­ses po­lí­ti­cas no van a des­apa­re­cer de la no­che a la mañana.

El Alt-Right es­tá pa­ra que­dar­se. El Par­ti­do Re­pu­bli­cano es­tá en pe­li­gro de ex­tin­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.