Re­vi­sio­nes ex­haus­ti­vas en puen­tes, le­ga­do del 9/11

El Diario de El Paso - - Portada - De la Re­dac­ción/El Dia­rio de El Pa­so

El le­ga­do más pal­pa­ble en la fron­te­ra de los ata­ques te­rro­ris­tas del 11 de sep­tiem­bre del 2001 son las ex­haus­ti­vas re­vi­sio­nes en los puen­tes in­ter­na­cio­na­les.

An­tes del 9/11 mu­chos pa­se­ños re­cuer­dan cru­zar a Ciu­dad Juá­rez ca­da fin de se­ma­na a ver a sus fa­mi­lia­res, a com­prar man­da­do, a co­mer o a gas­tar unos dó­la­res en los ba­res. El via­je de re­gre­so, si bien a ve­ces tar­da­do por el al­to vo­lu­men de trá­fi­co, fre­cuen­te­men­te se re­sol­vía en las ga­ri­tas de re­vi­sión con un “Ame­ri­can” y el “pá­se­le” en res­pues­ta del ins­pec­tor.

Aho­ra las re­vi­sio­nes de do­cu­men­tos, de ca­jue­las y el vis­ta­zo de­ta­lla­do al in­te­rior de los vehícu­los son de ri­gor. Pa­ra los ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses cru­zar a Juá­rez sin el pa­sa­por­te sig­ni­fi­ca ho­ras de es­pe­ra en una sa­la del puen­te pa­ra que se ve­ri­fi­que su identidad.

¿El re­sul­ta­do? Mu­cha gen­te que an­tes cru­za­ba la fron­te­ra de­jó de ha­cer­lo, con las con­si­guien­tes afec­ta­cio­nes al comercio, las re­la­cio­nes in­tra­fa­mi­lia­res y el te­mor de que el cru­ce va a de­jar un mal sa­bor de bo­ca.

“Es co­mo un cas­ti­go, una mo­les­tia que ha­ce que nos sin­ta­mos hos­ti­ga­dos por tan­ta re­vi­sión y lo que es peor, tan­to de ida co­mo de re­gre­so”, di­jo un ve­te­rano de gue­rra pa­se­ño lla­ma­do Ber­nar­do.

Aten­ta­do al World Tra­de Cen­ter re­vi­vió agen­da an­ti­in­mi­gran­te, ad­vier­te ex­per­to

Al igual que mu­chos fron­te­ri­zos, Ber­nar­do ha re­sen­ti­do lo es­tric­to de las re­vi­sio­nes por par­te de los agen­tes que des­de ha­ce 15 años no sa­ben si el pea­tón o au­to­mo­vi­lis­ta que se acer­ca a su ga­ri­ta es un te­rro­ris­ta en po­ten­cia.

El Go­bierno, en un afán por pro­te­ger sus fron­te­ras de te­rro­ris­tas, in­vir­tió bi­llo­nes de dó­la­res en equi­po de re­vi­sión no in­va­si­vo –co­mo ra­yos X, ra­yos gam­ma y me­di­do­res de den­si­dad–, así co­mo cá­ma­ras, de­tec­to­res de ra­dia­ción y pa­sa­por­tes con chip de ra­dio­fre­cuen­cia.

Pe­ro le­jos de agi­li­zar las re­vi­sio­nes, el pro­ce­so de cru­ce pea­to­nal y vehi­cu­lar si­gue sien­do mu­cho más len­to que ha­ce 15 años, di­cen pa­se­ños co­mo Ber­nar­do.

“En vez de agi­li­zar la fron­te­ra (con la tec­no­lo­gía), crean un re­tra­so enor­me... an­tes uno se sen­tía li­bre de ir de acá pa­ra allá, aho­ra no”, di­jo.

Omar García, un re­si­den­te de El Pa­so que to­da­vía cru­za la fron­te­ra fre­cuen­te­men­te, di­jo que la gen­te si­gue sien­do la mis­ma de an­tes, pe­ro el tra­to de las au­to­ri­da­des no.

“Aquí los fron­te­ri­zos so­mos gen­te bue­na, so­mos res­pe­tuo­sos de la ley y nun­ca ha ha­bi­do un en­fren­ta­mien­to en­tre jua­ren­ses y pa­se­ños con las au­to­ri­da­des”, di­jo García.

Ma­ría Her­nán­dez re­cuer­da que cuan­do era es­tu­dian­te de Hanks High School ella y sus ami­gos cru­za­ban con re­gu­la­ri­dad a vi­si­tar las dis­cos y sa­lo­nes de bai­le de Ciu­dad Juá­rez. “Pe­ro lue­go desis­ti­mos por la tar­dan­za en los puen­tes”, di­jo la pa­se­ña.

El re­sul­ta­do es que ella ya no va a Juá­rez, y los sa­lo­nes de bai­le y dis­cos que fre­cuen­ta­ba su ge­ne­ra­ción ya des­apa­re­cie­ron. “Yo sí voy se­gui­do y ya me acos­tum­bré a ha­cer dos o tres ho­ras de lí­nea”, di­jo Ri­car­do Ochoa, em­plea­do de una fá­bri­ca de cos­tu­ra con fi­lia­les en am­bos la­dos de la fron­te­ra.

Otra con­se­cuen­cia del 9/11 al Norte de la fron­te­ra fue la le­gi­ti­ma­ción de per­so­nas con sen­ti­mien­tos an­ti­in­mi­gran­tes.

Los ata­ques te­rro­ris­tas ocu­rrie­ron cuan­do los en­ton­ces pre­si­den­tes Geor­ge W. Bush y Vi­cen­te Fox com­par­tían opi­nio­nes so­bre una po­si­ble re­for­ma mi­gra­to­ria en EU. Los avio­na­zos en Nue­va York, Was­hing­ton y un cam­po agrí­co­la de Pennsyl­va­nia no só­lo ma­ta­ron la re­for­ma en el 2001, sino que abrie­ron ca­mino pa­ra las vo­ces en con­tra de la re­for­ma.

Víc­tor Man­ja­rrez Jr., en ese en­ton­ces era je­fe de Po­lí­ti­ca y Pla­ni­fi­ca­ción Es­tra­té­gi­ca pa­ra la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za en Na­co, Ari­zo­na.

Él re­cuer­da có­mo el cru­ce in­ter­na­cio­nal don­de tra­ba­ja­ba “se de­tu­vo por com­ple­to” aquel día.

Lo que vio por par­te de los re­si­den­tes de So­no­ra, Mé­xi­co en aquel en­ton­ces lo con­mo­vió, ya que em­pe­za­ron a co­lo­car ban­de­ri­tas es­ta­dou­ni­den­ses cer­ca de la va­lla fron­te­ri­za en solidaridad con EU y las víc­ti­mas de los aten­ta­dos.

Pe­ro, co­mo fun­cio­na­rio fe­de­ral, él in­tuía que se ave­ci­na­ban gran­des cam­bios. Man­ja­rrez de­jó la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za y hoy en día fun­ge co­mo director del pro­yec­to del Cen­tro pa­ra la Ley y Com­por­ta­mien­to Hu­mano de la Uni­ver­si­dad de Te­xas en El

Pa­so. Su aná­li­sis es que con el pa­so del tiem­po des­pués de los aten­ta­dos, le­jos de que las aguas vol­vie­ran a su ni­vel, al­gu­nos es­ta­dou­ni­den­ses per­ma­ne­cían re­sen­ti­dos y reac­cio­na­ron ne­ga­ti­va­men­te cuan­do el pre­si­den­te Geor­ge W. Bush re­to­mó el te­ma de una po­si­ble re­for­ma mi­gra­to­ria.

Fue cuan­do sur­gie­ron or­ga­ni­za­cio­nes an­ti­in­mi­gran­tes co­mo los Mi­nu­te­men de Ari­zo­na, que se au­to­nom­bra­ron de­fen­so­res de la fron­te­ra y qui­sie­ron pa­tru­llar­la ellos mis­mos, con ar­mas.

“Ahí fue cuan­do uno po­día ob­ser­var el cam­bio, pa­san­do de una pers­pec­ti­va ge­ne­ral de se­gu­ri­dad na­cio­nal a un en­fo­que en (fre­nar) la in­mi­gra­ción”, di­jo.

Man­ja­rrez con­si­de­ra que la re­for­ma hu­bie­ra fa­ci­li­ta­do el con­trol de las fron­te­ras y la se­gu­ri­dad na­cio­nal, ya que el Go­bierno sa­bría quié­nes es­tán ya den­tro.

“Los ré­cords in­di­ca­ban que en­tre

15 y 17 por cien­to de los in­do­cu­men­ta­dos de­te­ni­dos tie­nen un ré­cord cri­mi­nal, lo que sig­ni­fi­ca que en­tre 83 y 85 por cien­to no tie­nen an­te­ce­den­tes y sim­ple­men­te vie­nen a bus­car tra­ba­jo”, ex­pli­có.

Pe­ro es­ta ló­gi­ca fue aca­lla­da por los cla­mo­res de ase­gu­rar pri­me­ro las fron­te­ras, un le­ga­do del 9/11.

Se en­du­re­cie­ron las le­yes

Mi­che­lle Mit­tels­tadt, por­ta­voz del Ins­ti­tu­to de Po­lí­ti­ca Mi­gra­to­ria en Was­hing­ton, in­di­có que uno de los cam­bios más im­por­tan­tes que tra­jo el 9/11 fue el nue­vo plan­tea­mien­to de las fun­cio­nes de las agen­cias de in­mi­gra­ción.

“Se en­du­re­cie­ron las le­yes, se for­ma­li­zó la de­por­ta­ción de in­mi­gran­tes ile­ga­les o le­ga­les pe­ro con an­te­ce­den­tes pe­na­les y se re­for­za­ron los me­ca­nis­mos de in­gre­so y de­por­ta­ción en to­do el país”, di­jo Mit­tels­tadt.

“Fue un cam­bio muy dra­má­ti­co por­que an­tes de los ata­ques ya se ha­bía apro­ba­do una po­lí­ti­ca más du­ra en re­la­ción a la in­mi­gra­ción, pe­ro des­pués de los ata­ques se de­sig­na­ron más fon­dos pa­ra la ope­ra­ción de los puen­tes in­ter­na­cio­na­les, apli­ca­ción de in­te­li­gen­cia, y se im­ple­men­ta­ron nue­vas ini­cia­ti­vas.”, se­ña­ló.

Ga­brie­la Or­tiz re­cuer­da bien el 9/11. “Cuan­do lle­gué al puen­te la lí­nea es­ta­ba has­ta el en­tron­que y me to­có ha­cer cin­co ho­ras de lí­nea, en esos días to­do fue un ver­da­de­ro in­fierno”, de­cla­ró.

Ja­net Ro­dar­te, quien en el pa­sa­do ad­mi­nis­tró el Res­tau­ran­te ‘El Mar­tino’ en la ave­ni­da Juá­rez, in­di­có que des­de en­ton­ces el turismo en la ciu­dad ya no ha vuel­to a ser el mis­mo.

“Ya es­tá­ba­mos te­nien­do pro­ble­mas por fal­ta de gen­te tan­to en el res­tau­ran­te co­mo en los ba­res co­mo el Ken­tucky y el Ma­ria­chi Bar, pe­ro esos aten­ta­dos nos afec­ta­ron mu­chí­si­mo por­que la gen­te sim­ple­men­te de­jó de cru­zar”, di­jo Ro­dar­te.

“En me­dio de la ca­lle la gen­te se sa­lía de sus ca­rros y es­tá­ba­mos en pá­ni­co. Cuan­do me qui­se re­gre­sar a El Pa­so no pu­de vo­lar por va­rios días y cuan­do fi­nal­men­te lo hi­ce en el avión to­dos nos veía­mos con des­con­fian­za. Al ate­rri­zar to­dos aplau­día­mos por ha­ber lle­ga­do sa­nos y sal­vos”, agre­gó.

Una in­te­gran­te del Ejér­ci­to que pre­fi­rió no ser iden­ti­fi­ca­da, di­jo que días des­pués una or­den del ge­ne­ral de Fort Bliss les prohi­bía a los sol­da­dos cru­zar a Ciu­dad Juá­rez sin pre­vio per­mi­so y les ad­ver­tía que po­drían ser su­je­tos a de­ten­ción en ca­so de des­obe­de­cer sus ór­de­nes.

“Nun­ca más he re­gre­sa­do”, asin­tió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.