Dan último adiós a ofi­cial ase­si­na­do

El Diario de El Paso - - El Paso - As­so­cia­ted Press

Ala­mo­gor­do, N. M.— Un ofi­cial ase­si­na­do de la Po­li­cía de Nue­vo Mé­xi­co fue re­cor­da­do el sá­ba­do co­mo un de­vo­to ser­vi­dor pú­bli­co que le gus­ta­ba ha­cer bro­mas, pe­ro que des­de­ña­ba a to­do aquel que vis­tie­ra el uni­for­me sin te­ner un sen­ti­do de de­di­ca­ción ha­cia el tra­ba­jo.

Cien­tos de do­lien­tes aba­rro­ta­ron el Cen­tro Tays en el cam­pus de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Nue­vo Mé­xi­co en Ala­mo­gor­do pa­ra el ser­vi­cio fú­ne­bre del ofi­cial Clint Cor­ni­vus, quien fue ba­lea­do fa­tal­men­te la se­ma­na pa­sa­da mien­tras per­se­guía a un sos­pe­cho­so.

Sus co­le­gas des­cri­bie­ron a Cor­vi­nus co­mo un hom­bre de fa­mi­lia que le en­can­ta­ba ha­blar so­bre su hi­ja y un ofi­cial con sen­ti­do del hu­mor que ins­pi­ra­ba ca­ri­ño en el tra­ba­jo.

La go­ber­na­do­ra, Su­sa­na Martínez, quien asis­tió al se­gun­do fu­ne­ral de un ofi­cial en me­nos de un mes, di­jo que Cor­vi­nus sa­lía a las ca­lles to­dos los días a sa­bien­das de que po­día es­tar en pe­li­gro.

‘No sa­be­mos por qué pa­sa es­te ti­po de tra­ge­dias. Pe­ro lo que sí sa­be­mos es que hay gen­te ma­la en el mun­do que no res­pe­ta a la Po­li­cía’, di­jo. ‘Es por eso que nues­tros pro­fe­sio­nis­tas de­di­ca­dos al cum­pli­mien­to la ley, co­mo el ofi­cial Cor­vi­nus, se po­nen el uni­for­me to­dos los días’.

El je­fe de la Po­li­cía de Ala­mo­gor­do, Da­ron Sy­ling, quien ha si­do je­fe des­de ma­yo, di­jo que no co­no­cía muy bien a Cor­vi­nus, pe­ro ‘sa­bía de lo que era ca­paz’.

Sy­ling re­cuer­da ha­ber­le pre­gun­ta­do a Cor­vi­nus du­ran­te una de esas pri­me­ras reunio­nes, qué era lo que más ama­ba de su tra­ba­jo. Cor­vi­nus res­pon­dió sin mi­ra­mien­tos: ayu­dar a la gen­te.

‘Él en­ten­día que era un ejem­plo pa­ra la gen­te, que ne­ce­si­ta­ban de su ayu­da y que a él le en­can­ta­ba ayu­dar’, di­jo Sy­ling. ¿Qué era lo que no le gus­ta­ba? ‘Los flo­jos’, di­jo Sy­ling. ‘Él creía que to­dos de­bía­mos dar lo me­jor de no­so­tros mis­mos’.

Am­bos hom­bres tam­bién com­par­tían una pa­sión por los pe­rros po­li­cías. Sin que el je­fe se en­te­ra­ra, Cor­vi­nus ya ha­bía en­con­tra­do a po­si­bles pa­tro­ci­na­do­res pa­ra con­for­mar una uni­dad ca­ni­na. Su me­ta pri­mor­dial era po­der su­per­vi­sar a los pe­rros po­li­cías. Re­te­nien­do las lá­gri­mas, Sy­ling di­jo que Cor­vi­nus ha­bía de­ci­di­do se­guir tra­ba­jan­do co­mo ofi­cial de en­tre­na­mien­to.

Re­cuer­dan a Clint Cor­ni­vus co­mo al­guien que apor­ta­ba hu­mor y de­di­ca­ción a su tra­ba­jo

Rea­li­zaRon ayeR exe­quias en el cam­pus de la Uni­ver­si­dad, en Ala­mo­gor­do

el agen­te fue ba­lea­do la se­ma­na pa­sa­da, cuan­do per­se­guía a un sos­pe­cho­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.