El amor de Trump por Pu­tin

El Diario de El Paso - - Opinión - Ste­ven Lee Myers

Was­hing­ton— Lo no­ta­ble de la efu­sión más re­cien­te de ad­mi­ra­ción de Do­nald Trump ha­cia el lí­der ru­so de pé­treo ros­tro, Vla­di­mir Pu­tin, es cuán si­mi­lar a la for­ma en que Pu­tin es pre­sen­ta­do en Rusia: co­mo un ne­ce­sa­rio com­ple­men­to pa­ra una agre­si­va y de­fec­tuo­sa di­ri­gen­cia de Es­ta­dos Uni­dos.

En­tre­vis­ta­do en un fo­ro de can­di­da­tos de la ca­de­na NBC la no­che del miér­co­les, Trump no ofre­ció ver­sión al­gu­na de los lo­gros de Pu­tin, con la ex­cep­ción, qui­zá, de ha­ber no­ta­do un ín­di­ce de apro­ba­ción de 82 por cien­to de una de­pen­den­cia en­cues­ta­do­ra que aho­ra es­tá ba­jo ame­na­za le­gal co­mo ‘agen­te ex­tran­je­ro’. Trump tam­po­co de­li­neó gran co­sa co­mo una vi­sión pa­ra tra­ba­jar con él si se con­vir­tie­ra en el pre­si­den­te, más allá de pon­de­rar cuán ma­ra­vi­llo­so se­ría si Rusia y Es­ta­dos Uni­dos pu­die­ran unir fuer­zas en con­tra de Es­ta­do Is­lá­mi­co.

En vez de eso, re­ci­tó una le­ta­nía de lo que per­ci­bía co­mo desai­res o fal­tas de res­pe­to que el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma ha so­por­ta­do so­bre el es­ce­na­rio mun­dial, in­clu­yen­do la in­có­mo­da ce­re­mo­nia de lle­ga­da en su vi­si­ta más re­cien­te a Chi­na pa­ra la reunión del Gru­po de los 20. El men­sa­je, di­jo Trump, es que Pu­tin lo­gra más res­pe­to aho­ra que Oba­ma.

‘Él ha si­do un lí­der’, di­jo so­bre Pu­tin, ‘mu­cho más que lo que nues­tro pre­si­den­te lo ha si­do’.

No cau­sa sor­pre­sa que Hi­llary Clin­ton, en cam­pa­ña pa­ra ser la su­ce­so­ra de Oba­ma, ha­ya cri­ti­ca­do acer­ba­men­te los co­men­ta­rios es­te jue­ves. Lo mis­mo hi­cie­ron al­gu­nos co­le­gas re­pu­bli­ca­nos, in­clui­do el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Ba­ja, Paul D. Ryan, quien enume­ró mu­chas de las ra­zo­nes por las que Pu­tin equi­va­le a un ad­ver­sa­rio de Es­ta­dos Uni­dos, no un alia­do po­ten­cial.

Sin em­bar­go, la pers­pec­ti­va de Trump so­bre el pre­si­den­te ru­so no es po­co co­mún en­tre quie­nes lo han usa­do a él co­mo una me­di­da de la es­ta­tu­ra de Oba­ma en el mun­do; o en tér­mi­nos más ge­ne­ra­les, la es­ta­tu­ra de Es­ta­dos Uni­dos co­mo la su­per­po­ten­cia do­mi­nan­te del mun­do.

En Rusia, es­tá en el co­ra­zón de la des­crip­ción de Pu­tin co­mo el ba­luar­te en con­tra de un Es­ta­dos Uni­dos cons­pi­ra­dor. Sub­ya­ce al atrac­ti­vo de Pu­tin pa­ra par­ti­dos na­cio­na­lis­tas en Eu­ro­pa, cons­ter­na­dos por lo que con­si­de­ran di­ri­gen­cia in­ca­paz en vis­ta de las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas y el desafío de la in­mi­gra­ción. Ade­más, es com­par­ti­do por aque­llos en Orien­te Me­dio que con­si­de­ran la in­ter­ven­ción de Rusia en Si­ria a nom­bre de su ase­dia­do pre­si­den­te, Bas­har As­sad, de­ci­si­va, y no du­do­sa y en­re­ve­sa­da, co­mo ha si­do la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se.

En 2013, cuan­do Pu­tin me­dió un acuer­do pa­ra re­unir y des­truir la ma­yo­ría de las ar­mas quí­mi­cas de Si­ria, evi­tan­do por tan­to ata­ques aé­reos en­ca­be­za­dos por Es­ta­dos Uni­dos con los que Oba­ma ha­bía ame­na­za­do, Matt Drud­ge del con­ser­va­dor In­for­me Drud­ge se re­fi­rió a Pu­tin, qui­zá so­ca­rro­na­men­te, co­mo el ‘lí­der del mun­do li­bre’. Los edi­to­res de la re­vis­ta For­bes lo ca­li­fi­ca­ron co­mo el lí­der mun­dial más in­flu­yen­te, tí­tu­lo ho­no­rí­fi­co pu­ra­men­te sim­bó­li­co que él ha per­di­do y re­cu­pe­ra­do des­de en­ton­ces… pe­ro el cual es acla­ma­do den­tro de Rusia.

‘Creo que él ge­nui­na­men­te ad­mi­ra a Pu­tin co­mo un hom­bre fuer­te que lo­gra que se ha­gan las co­sas’, di­jo An­ge­la E. Stent, pro­fe­so­ra en la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town, re­fi­rién­do­se a Trump.

¿Cuá­les son los lo­gros de Pu­tin que Trump ad­mi­ra? ‘To­dos le pres­tan aten­ción a él’, di­jo Stent, agre­gan­do que las ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res de Rusia en Si­ria des­de el año pa­sa­do lo han de­vuel­to al cen­tro de la di­plo­ma­cia in­ter­na­cio­nal.

De­trac­to­res de Rusia –y cier­ta­men­te la Ca­sa Blan­ca– dispu­tarían los lo­gros de Pu­tin, no­tan­do la eco­no­mía co­rrup­ta y clep­to­crá­ti­ca y un atro­fia­do sis­te­ma po­lí­ti­co que ha mar­gi­na­do la opo­si­ción ge­nui­na, a ve­ces de ma­ne­ra vio­len­ta. Es­tán tam­bién la ane­xión de Cri­mea en 2014, que, aun­que po­pu­lar en Rusia, ha con­du­ci­do a san­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y ais­la­mien­to di­plo­má­ti­co que ha me­nos­ca­ba­do la eco­no­mía y repu­tación de Rusia.

Stent, au­to­ra de ‘Los lí­mi­tes de la so­cie­dad’, historia del des­cen­so de las re­la­cio­nes en­tre Rusia y Es­ta­dos Uni­dos, no­tó que en la reunión del G-20 en Aus­tra­lia ha­ce dos años, Pu­tin tu­vo que sen­tar­se so­lo pa­ra el al­muer­zo… mar­chán­do­se tem­prano.

Trump hi­zo én­fa­sis en su en­tre­vis­ta con Matt Lauer, de NBC, que él no ne­ce­sa­ria­men­te apro­ba­ba el sis­te­ma po­lí­ti­co que Pu­tin ha eri­gi­do, pe­ro usó una vez la lí­nea de cues­tio­na­mien­to pa­ra ha­blar de que Es­ta­dos Uni­dos era un país di­vi­di­do de­bi­do a un li­de­raz­go com­pa­ra­ti­va­men­te dé­bil.

Ni­na Kh­rush­che­va, pro­fe­so­ra de es­tu­dios in­ter­na­cio­na­les y de­ca­na ad­jun­ta en la Nue­va Escuela, no­tó una ca­rac­te­rís­ti­ca com­par­ti­da en los dos hom­bres: la de un du­ro lí­der au­to­ri­ta­rio, o di­cho de otra for­ma, un chi­co du­ro en el pa­tio es­co­lar ne­gán­do­se a dar mar­cha atrás de una pe­lea (ima­gen que el mis­mo Pu­tin ha usa­do pa­ra des­cri­bir su in­fan­cia).

Trump no­tó es­te miér­co­les una fo­to­gra­fía que cir­cu­ló am­plia­men­te de Oba­ma y Pu­tin en la reunión más re­cien­te del G-20, tra­ba­dos en lo que pa­re­ce cla­ra­men­te una gé­li­da mi­ra­da.

‘Que­rer ser un fir­me y po­de­ro­so lí­der que pue­de ba­jar­le la mi­ra­da a la gen­te co­mo Pu­tin es, cla­ra­men­te, al­go a lo que Trump as­pi­ra’, di­jo Kh­rush­che­va.

Trump, co­mo an­tes, hi­zo ca­so omi­so de los mu­chos te­mas que di­vi­den a Es­ta­dos Uni­dos y Rusia, y es­tá le­jos de es­tar en cla­ro que una Pre­si­den­cia de Trump, de­jan­do de la­do co­men­ta­rios ama­bles, au­gu­ra­ría un ca­len­ta­mien­to con­si­de­ra­ble de las re­la­cio­nes en­tre am­bos paí­ses.

Trump re­pi­tió más bien un co­men­ta­rio de pa­sa­da que el ru­so tu­vo pa­ra Trump. En co­men­ta­rios no pla­nea­dos en di­ciem­bre, Pu­tin usó un ad­je­ti­vo ru­so, ‘yar­ki’, que Trump ha di­cho sig­ni­fi­ca bri­llan­te, aun­que pue­de tam­bién sig­ni­fi­car co­lo­ri­do u os­ten­to­so. ‘Si él di­ce co­sas mag­ní­fi­cas so­bre mí, yo voy a de­cir gran­des co­sas so­bre él’, di­jo.

Des­pués de re­fe­rir­se a la fo­to­gra­fía del con­cur­so de mi­ra­das, Trump no­tó que Rusia que­ría de­rro­tar al Es­ta­do Is­lá­mi­co tan­to co­mo lo quie­re Es­ta­dos Uni­dos. ‘Si te­ne­mos una re­la­ción con Rusia, ¿aca­so no se­ría ma­ra­vi­llo­so si pu­dié­ra­mos tra­ba­jar jun­tos en ella y aca­bar a gol­pes a ISIS?’, di­jo, re­fi­rién­do­se al gru­po te­rro­ris­ta por su acró­ni­mo.

Pu­tin cier­ta­men­te da­ría la bien­ve­ni­da a una ad­mi­nis­tra­ción más dis­pues­ta en Was­hing­ton, aun­que él no ha ofre­ci­do con­ce­sio­nes que pu­die­ran alen­tar un cam­bio es­tra­té­gi­co en Si­ria o en cual­quier otra par­te. Sin em­bar­go, sus pers­pec­ti­vas de la elec­ción de EU y los dos prin­ci­pa­les can­di­da­tos pa­re­cen más ma­ti­za­das que el fa­vo­ra­ble tra­to que Trump re­ci­be en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción con­tro­la­dos por el Krem­lin.

En una en­tre­vis­ta con Bloom­berg an­tes de las reunio­nes del G-20, Pu­tin ri­di­cu­li­zó las ‘tác­ti­cas de cho­que’ tan­to de Trump co­mo de Clin­ton.

‘Yo no creo que ellos es­tén po­nien­do el me­jor ejem­plo’, di­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.