Ta­len­to y li­be­ra­ción

El Diario de El Paso - - Opinión - Hil­da So­te­lo www.hil­da­so­te­lo.blogs­pot

La crea­ti­vi­dad so­la­men­te se pue­de fo­men­tar cuan­do los hu­ma­nos es­ta­mos li­bres de mie­do, des­con­fian­za, vio­len­cia y opre­sión. En el ca­mino a de­cons­truir la opre­sión es co­mún en­con­trar­se con talentos que ha­bían si­do en­te­rra­dos.

El ta­len­to, se­gún la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, es in­te­li­gen­cia, ap­ti­tud, ca­pa­ci­dad pa­ra desem­pe­ñar al­go. El ta­len­to en sis­te­mas don­de las opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llar­lo son es­ca­sas, se es­con­de, es tí­mi­do, y te­me se­ve­ra­men­te a la crí­ti­ca des­truc­ti­va o a no ser le­gi­ti­ma­do por las ins­ti­tu­cio­nes.

El ta­len­to vi­ve por sí mis­mo a la edad jo­ven, mue­re cuan­do no se tra­ba­ja. Al ta­len­to só­lo le im­por­ta ser re­co­no­ci­do y tra­ba­ja­do por quien lo tie­ne, no bus­ca la que­ma de los talentos que otros tie­nen. Cuan­do el opri­mi­do lo­gra sol­tar las ca­pas de pol­vo do­mi­na­dor que cu­brie­ron el ta­len­to, emer­ge sin in­te­rrup­cio­nes, in­ter­co­nec­ta sin re­co­no­cer tiem­po o es­pa­cio, en­cuen­tra el re­fu­gio per­fec­to pa­ra dar or­den al caos que pro­vo­ca el do­lor, el su­fri­mien­to de nues­tra exis­ten­cia y ru­ti­na dia­ria, des­pier­ta la ca­pa­ci­dad crí­ti­ca y má­gi­ca.

El ta­len­to ca­re­ce de éti­ca y mo­ral al prin­ci­pio, no sa­be qué ha­ce mal o bien, es co­mo un ni­ño tra­vie­so y ex­plo­ra­dor pe­ro al pa­sar el tiem­po y gra­cias a la en­se­ñan­za-apren­di­za­je, se di­rec­cio­na, se con­vier­te en ofi­cio y has­ta en vo­ca­ción (ins­pi­ra­ción di­vi­na o lla­ma­mien­to). Mar­ga­ri­ta es una abue­la ma­ya que via­ja a paí­ses his­pa­noha­blan­tes pa­ra com­par­tir su sa­bi­du­ría, y en­tre la plá­ti­ca ella cuen­ta que su hi­ja mu­rió a los 35 años.

¿Por qué tan jo­ven?, pre­gun­ta­mos. Di­ce que en Mé­xi­co no ha­bía lu­gar pa­ra ella, así lo ase­ve­ró en va­rias oca­sio­nes la pro­pia hi­ja an­tes de mo­rir.

En vi­sio­nes pre­di­jo fu­tu­ros via­jes, di­jo que la abue­la Mar­ga­ri­ta abor­da­ría avio­nes rum­bo a com­par­tir su co­no­ci­mien­to cha­má­ni­co an­ces­tral, que ya era ho­ra de que los ma­yas die­ran la ver­sión fi­nal so­bre su cul­tu­ra; ac­tual­men­te, la abue­la Mar­ga­ri­ta se en­cuen­tra tra­ba­jan­do sus talentos, cum­ple las pro­fe­cías de su hi­ja.

La se­ma­na pa­sa­da ha­blé a los es­tu­dian­tes so­bre los talentos, son jó­ve­nes. ¿Quié­nes aquí co­no­cen sus talentos? Pre­gun­té. Guar­da­ron si­len­cio, pen­sa­ban que el ha­blar de ta­len­to só­lo per­te­ne­ce a la re­gión del ar­tis­ta, des­co­no­cían su po­der pa­ra con­ver­tir­se en ar­te­sa­nos de su vi­da y que los talentos se des­cu­bren des­de la ni­ñez, es un te­ma que ra­ra vez abor­dan de­bi­do a su si­tua­ción de no pri­vi­le­gio, ser me­xi­cano en Es­ta­dos Uni­dos y las pro­fe­cías que los blan­cos han ver­ti­do so­bre nues­tra gen­te (el me­xi­cano es flo­jo, cri­mi­nal, co­rrup­to, vi­cio­so), fal­se­da­des que una per­so­na opri­mi­da fá­cil­men­te pue­de lle­gar a creer.

Una es­tu­dian­te le­van­tó la mano, di­jo ser can­tan­te y de­fi­ni­ti­va­men­te que lo es, nos lo de­mos­tró bre­ve­men­te, ella en­tu­sias­ta di­jo: quie­ro ser una can­tan­te fa­mo­sa. Sus com­pa­ñe­ros no evi­ta­ron sol­tar la car­ca­ja­da bur­lo­na, se aco­mo­da­ron al chis­te, la mo­fa, el cí­ni­co que una vez fue so­ña­dor; las historias so­bre per­so­nas que han lo­gra­do al­go sig­ni­fi­ca­ti­vo con sus talentos, no fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra des­per­tar en ellos la mo­ti­va­ción de lle­gar a Ser; ¿pa­ra qué? di­jo un es­tu­dian­te, yo voy a es­tu­diar al­go don­de me pa­guen muy bien, o a lo me­jor ter­mino tra­ba­jan­do en un res­tau­ran­te de co­mi­da rá­pi­da. En sis­te­mas opre­si­vos, las per­so­nas sue­len no dar­se cuen­ta de su pro­pia exis­ten­cia y de las for­mas pa­ra lle­gar a ser com­ple­ta­men­te hu­ma­nos y fe­li­ces, no hay tiem­po pa­ra ex­pe­ri­men­tar, ex­plo­rar o si lo hay.

La voz im­pla­ca­ble del opre­sor nos en­cuen­tra en to­das par­tes has­ta en las mis­mas es­cue­las don­de se su­po­ne se de­be ali­men­tar el es­pí­ri­tu hu­mano y sus do­nes. Por el con­tra­rio, al­gu­nas es­cue­las se han con­ver­ti­do en pri­sio­nes o ase­si­nas de talentos; los maes­tros se en­car­gan de per­pe­tuar los mo­dos co­lo­ni­za­do­res y ni por en­te­ra­dos se dan.

–Eres mu­jer, es­cri­bes lo­cu­ras–, me han di­cho. La ex­pre­sión mu­jer-lo­cu­ra es se­xis­ta y dis­cri­mi­na­to­ria con la fir­me in­ten­ción a la cen­su­ra, en­ton­ces, la ta­rea es des­en­mas­ca­rar esa for­ma in­ter­na que cla­ra­men­te ha­bla afue­ra en el opre­sor. De­ci­dí con­ti­nuar es­cri­bien­do has­ta ge­ne­rar tex­tos que me en­tre­ga­ron cor­du­ra y la sen­sa­ción de or­den, sa­tis­fa­cer al opre­sor es el cuen­to de nun­ca aca­bar, des­cu­brí que re­fle­jar­me en la reali­dad y con­tar­la da­ba una es­pe­cie de ali­vio a los tra­mas dia­rios. Du­ran­te el ejer­ci­cio de crea­ción li­te­ra­ria vo­mi­té los atro­pe­llos vi­vi­dos por el he­cho de ser mu­jer, me­xi­ca­na, hi­ja de pa­dre cam­pe­sino, des­cen­dien­te ta­rahu­ma­ra, se­gun­da ge­ne­ra­ción al­fa­be­ti­za­da, de ca­pi­tal eco­nó­mi­co es­ca­so.

En Mé­xi­co, el ín­di­ce de dis­cri­mi­na­ción ha­cia los in­dí­ge­nas, los cam­pe­si­nos y la mu­jer es alar­man­te y en Es­ta­dos Uni­dos ha­cia los me­xi­ca­nos; el ra­cis­ta, cla­sis­ta y dis­cri­mi­na­dor nos es­tá mos­tran­do su co­lor en Do­nald Trump.

Mien­tras los me­xi­ca­nos no nos en­te­re­mos cuán en­te­rra­dos pue­den es­tar nues­tros talentos de­bi­do a la opre­sión, el mie­do, y la dis­cri­mi­na­ción, con­ti­nua­re­mos per­pe­tuan­do la vio­len­cia ha­cia nues­tros do­nes.

En Es­ta­dos Uni­dos es ra­ro que un me­xi­cano o la­tino des­ta­que por al­gún ta­len­to ar­tís­ti­co, la dis­cri­mi­na­ción lin­güís­ti­ca en ciu­da­des co­mo El Pa­so es preo­cu­pan­te.

El es­pa­ñol es con­si­de­ra­do un idio­ma in­fe­rior, y ha­blar el in­glés con acen­to me­xi­cano con­ti­núa sin ser bien vis­to. El ar­te, la es­cri­tu­ra, se pue­den em­plear co­mo un re­cur­so sub­ver­si­vo pa­ra di­sol­ver el mie­do y ex­po­ner las prác­ti­cas pre­da­to­rias de los hom­bres, la fe­mi­ni­dad pa­triar­cal, los blan­cos, la re­li­gión, la po­lí­ti­ca, pe­ro al mis­mo tiem­po pa­ra sen­tir­nos vi­vos, li­be­rar­nos y no per­mi­tir el me­nos­ca­bo de talentos pro­pios y de otras/os.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.