Có­mo ha­cer un de­tox sin co­rrer pe­li­gro

El Diario de El Paso - - Salud - El Uni­ver­sal

Po­cas co­sas le­van­tan tan­to re­vue­lo en re­des so­cia­les co­mo las die­tas dé­tox: que si son pu­ro cuen­to y na­da de cien­cia, otros ju­ran y per­ju­ran so­bre sus be­ne­fi­cios y otros pre­fie­ren ha­cer­las só­lo por mo­da sin in­for­mar­se al res­pec­to.

La reali­dad es que, si bien es cier­to que el cuer­po po­see sus pro­pios sis­te­mas de des­in­to­xi­ca­ción —a tra­vés de los pul­mo­nes, ri­ño­nes, la piel y el hí­ga­do—, la in­ges­ta de al­gu­nos ali­men­tos y lí­qui­dos sí pue­de ayu­dar, en el cor­to pla­zo, a que es­tos ór­ga­nos reali­cen sus fun­cio­nes óp­ti­ma­men­te.

Lo ma­lo de cual­quier ré­gi­men de des­in­to­xi­ca­ción es que mu­chas ve­ces los lle­va­mos a ca­bo sin la su­per­vi­sión de un ex­per­to, lo cual pue­de cau­sar es­tra­gos en tu sa­lud en lu­gar de me­jo­rar­la. So­bre ello, la nu­trió­lo­ga Sol Si­gal lo ex­pli­ca fá­cil­men­te: “No pa­ses de co­mer co­mo vi­kin­go a co­mer co­mo ve­gano.” Es de­cir, pa­ra en­trar en un ré­gi­men de des­in­to­xi­ca­ción es ne­ce­sa­rio pre­pa­rar al cuer­po an­tes y des­pués del ré­gi­men e ir eli­mi­nan­do, pau­la­ti­na­men­te, ali­men­tos de la die­ta dia­ria. De­be­mos de co­men­zar por las car­nes y ali­men­tos pro­ce­sa­dos, des­pués las gra­sas y al fi­nal los ce­rea­les pa­ra co­mer fru­tas y ver­du­ras por unos días.

Pa­ra ayu­dar­te a ha­cer la ex­pe­rien­cia un po­co me­nos trau­má­ti­ca, te com­par­ti­mos tres mé­to­dos que pue­den ayu­dar­te a lo­grar tu co­me­ti­do de una ma­ne­ra se­gu­ra, sin tan­to lío, y que de­bes de im­ple­men­tar a la par de una die­ta sa­lu­da­ble, eso sí, sin ma­tar­se de ham­bre.

A BA­SE DE JU­GOS

¿Quie­res ha­cer­le una lim­pie­za a tu or­ga­nis­mo? Eli­ge al­guno de es­tos mé­to­dos pa­ra dar­le una ayu­da­di­ta a tu or­ga­nis­mo 5 a 13 po­rio­nes de fru­tas y ve­ge­ta­les e la re­co­men­da­ción de in­gest dia­ria. 1000 ca­rias en pro­me­dio es lo qu­con­tie­nen la ma­yo­ría de jugs de­tox 1 a 6 días en los re­co­men­da­bles pa­ra­so­mar ju­gos de lim­pie­za y de­tox.

Las nu­trió­lo­gas Ma­ria­na Ca­ma­re­na y Sol Si­gal re­co­mien­dan ha­cer es­te ti­po de re­gí­me­nes de tres a cin­co días sin ex­ce­der esa can­ti­dad, ya que es im­po­si­ble que el cuer­po pue­da nu­trir­se ba­lan­cea­da­men­te co­mien­do só­lo fru­tas y ver­du­ras. Si bien és­tas son la fuen­te prin­ci­pal de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les en la die­ta dia­ria, es ne­ce­sa­rio la in­clu­sión de gra­sas, ce­rea­les y pro­teí­nas. Si tie­nes de­ci­di­do que quie­res ex­pe­ri­men­tar be­bien­do ju­gos, lo más im­por­tan­te se­gún Ma­ria­na Ca­ma­re­na es que an­tes que na­da te ha­gas tres es­tu­dios: bio­me­tría he­má­ti­ca com­ple­ta, quí­mi­ca san­guí­nea de 27 ele­men­tos y exa­men ge­ne­ral de ori­na. Llé­va­los a una con­sul­ta con tu mé­di­co an­tes de dar el pa­so, por­que siem­pre de­bes es­tar cons­cien­te de los ries­gos que pue­de co­rrer tu sa­lud an­te cual­quier des­equi­li­brio. Si ya tie­nes luz ver­de, en­ton­ces re­cuer­da la re­gla de oro “Siem­pre uti­li­za dos ver­du­ras ver­des por ca­da fru­ta, de lo con­tra­rio los car­bohi­dra­tos afec­ta­rán el ni­vel de glu­co­sa en san­gre.”

VER­DE QUE TE QUIE­RO VER­DE

Sin du­da, los ju­gos ver­des son los más co­no­ci­dos y so­li­ci­ta­dos cuan­do de ju­gos dé­tox se tra­ta: ten­drás un boost de ener­gía y te sen­ti­rás sa­tis­fe­cho por más tiem­po. El co­lor ver­de ha in­va­di­do el mun­do de los ju­gos, des­de los pues­tos de ban­que­ta pa­san­do por su­per­mer­ca­dos y has­ta los jui­ce bars más de mo­da, han caí­do ren­di­dos an­te el ju­go ver­de. Son una gran ma­ne­ra de ob­te­ner tus por­cio­nes re­co­men­da­das de ve­ge­ta­les fres­cos; ade­más, es un mo­do muy fá­cil de in­ge­rir ver­du­ras sin te­ner que co­ci­nar­las di­rec­ta­men­te.

SI LA VI­DA TE DA LI­MO­NES...

Aun­que no se tra­ta pro­pia­men­te de un ju­go, otra op­ción y ten­den­cia en cuan­to a des­in­to­xi­ca­ción se re­fie­re son las “aguas dé­tox”, las cua­les con­sis­ten en in­fu­sio­nes en frío de va­rios in­gre­dien­tes co­mo ba­yas, hier­bas de olor y cí­tri­cos, co­mo el li­món. Pa­ra pre­pa­rar­la, par­te en ro­da­jas el li­món y agré­ga­las a una ja­rra con agua. Aña­de ho­jas de hier­ba­bue­na, jen­gi­bre y fru­tos ro­jos. To­ma al me­nos un li­tro de es­ta agua; te ayu­da­rá a lim­piar tu sis­te­ma di­ges­ti­vo. Agre­gar­le li­món a tu agua o ju­go te lle­na­rá de vi­ta­mi­na C (una ta­za de ju­go de li­món te pro­vee de 187 por cien­to de la in­ges­ta dia­ria re­co­men­da­da); ade­más, ba­lan­cea el pH de tu cuer­po.

A BA­SE DE JU­GO DE LI­MÓN Y VINAGRE DE MANZANA EN AYUNAS

Qui­zás es­tos sean los mé­to­dos más sen­ci­llos, acep­ta­dos y los que me­nos re­quie­ren pa­ra lle­var­lo a ca­bo. Lo úni­co que re­quie­res es un va­so de agua ti­bia y el ju­go de me­dio li­món re­cién ex­pri­mi­do que de­be­rás be­ber en ayunas dia­rio. ¿Pa­ra qué sir­ve? Es cien­to por cien­to al­ca­li­ni­zan­te, ac­ti­va el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, pro­mue­ve la di­ges­tión, des­in­fla­ma las cé­lu­las del cuer­po, es un diu­ré­ti­co na­tu­ral e hi­dra­ta el sis­te­ma lin­fá­ti­co. Por otra par­te, el vinagre de manzana con­tie­ne po­ta­sio que ayu­da a eli­mi­nar el ex­ce­so de lí­qui­dos; azu­fre que ac­túa di­rec­ta­men­te so­bre el hí­ga­do pa­ra me­ta­bo­li­zar gra­sas y co­mo es un fer­men­ta­do, es­ti­mu­la y me­jo­ra la flo­ra in­tes­ti­nal. Bé­be­lo agre­gan­do una cu­cha­ra­da so­pe­ra de vinagre a un va­so de agua fría o al tiem­po. Uti­li­za mar­cas or­gá­ni­cas de vinagre sin des­ti­lar y re­vi­sa que su co­lor sea tur­bio, con un tono ca­fé cre­mo­so. Las nu­trió­lo­gas Ma­ria­na Ca­ma­re­na y Sol Si­gal re­co­mien­dan al­ter­nar am­bos mé­to­dos a la se­ma­na, in­ter­ca­lan­do los días pa­ra apro­ve­char me­jor sus be­ne­fi­cios. EN CI­FRAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.