A pe­sar de au­to­ri­zar blo­queo de eje­cu­cio­nes Te­xas tie­ne lis­ta pen­dien­te

El Diario de El Paso - - Salud - Mi­chael Graczyk, As­so­cia­ted Press

Hun­ts­vi­lle, Te­xas— La Cor­te pe­nal de ma­yor je­rar­quía en Te­xas se ha vuel­to una fuen­te im­pro­ba­ble de ha­cer es­te año al­to a las eje­cu­cio­nes en el es­ta­do con más pe­nas de muer­te de la na­ción.

La Cor­te de Ape­la­cio­nes Pe­na­les de Te­xas, la cual his­tó­ri­ca­men­te ha si­do per­ci­bi­da co­mo po­co más que un to­pe en el ca­mino de un re­clu­so rum­bo a la cá­ma­ra le­tal, en se­ma­nas re­cien­tes ha pos­pues­to la in­yec­ción le­tal de cuatro pre­sos cu­yas fe­chas de eje­cu­ción es­ta­ban pen­dien­tes. Com­bi­na­das con dos ac­cio­nes si­mi­la­res de la Cor­te es­te ve­rano, las seis pró­rro­gas han lle­va­do a una in­te­rrup­ción de más de cin­co me­ses en lle­var a ca­bo las pe­nas de muer­te en Te­xas.

Es la pau­sa más lar­ga en cuan­to a in­yec­cio­nes le­ta­les en Te­xas en ca­si nue­ve años y es­tá con­tri­bu­yen­do a una re­duc­ción más am­plia en las eje­cu­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos, las cua­les pa­re­cen ir en­ca­mi­na­das a la ta­sa más ba­ja en 25 años.

Aun­que los úl­ti­mos apla­za­mien­tos de la Cor­te de Te­xas han lle­ga­do en una se­rie rá­pi­da, no pa­re­ce ha­ber un fac­tor co­mún que pue­da su­ge­rir un cam­bio ideo­ló­gi­co en los jue­ces.

“Creo que lo úni­co a lo que pue­de atri­buir es­to es que hu­bo cin­co jue­ces pa­ra fre­nar­las”, ex­pre­só la ma­gis­tra­da El­sa Al­ca­lá, una de los nue­ve miem­bros de la Cor­te, re­fi­rién­do­se a el vo­to ma­yo­ri­ta­rio re­que­ri­do en los fa­llos del tri­bu­nal su­pe­rior.

“Si us­ted ob­ser­va los ca­sos, no siem­pre fue­ron los mis­mos cin­co ma­gis­tra­dos . ... Si hu­bie­ran si­do las mis­mas per­so­nas to­do el tiem­po en­ton­ces po­dría ha­ber al­go más glo­bal”.

Des­de que Te­xas lle­vó a ca­bo su sex­ta eje­cu­ción del año en abril, la Cor­te ha de­te­ni­do dos más pro­gra­ma­das pa­ra ju­nio, tres en agos­to y una a ini­cios de es­te mes. Un tri­bu­nal fe­de­ral de ape­la­cio­nes sus­pen­dió una eje­cu­ción y los Cor­tes de me­nor ins­tan­cia del es­ta­do cam­bia­ron o pos­pu­sie­ron otras. Cuatro re­clu­sos aún es­tán pro­gra­ma­dos pa­ra mo­rir a fi­na­les de es­te año.

“Aho­ra hay mu­cho más co­sas se pue­den ape­lar que an­tes”, di­jo el juez Law­ren­ce Me­yers, quien ha pres­ta­do ser­vi­cio en la Cor­te de Ape­la­cio­nes Pe­na­les por 24 años.

“Los abo­ga­dos se po­nen muy crea­ti­vos. Lle­gan con co­sas que no veía­mos ha­ce 20 años. Y que­re­mos es­tar se­gu­ros de es­to”.

En las pró­rro­gas con­ce­di­das, en un ca­so se cues­tio­nó el uso de la hip­no­sis en un tes­ti­go, en otro se cues­tio­nó la va­li­dez del tes­ti­mo­nio fo­ren­se pro­por­cio­na­do, y sur­gie­ron pre­gun­tas res­pec­to al ADN en otra ape­la­ción. En un ca­so se ar­gu­men­tó fal­se­dad de tes­ti­mo­nio, mien­tras que en otro sur­gie­ron ale­ga­tos de evi­den­cia cien­tí­fi­ca fal­sa.

La Cor­te no dio ra­zo­nes pa­ra una pau­sa en el sex­to ca­so, una eje­cu­ción que es­ta­ba pro­gra­ma­da pa­ra es­ta se­ma­na, aun­que la ape­la­ción del pri­sio­ne­ro men­cio­na­ba ins­truc­cio­nes de­fi­cien­tes al ju­ra­do.

Mu­chos de los ca­sos po­drían re­gre­sar a las Cor­tes de me­nor ins­tan­cia pa­ra su re­vi­sión.

“Yo só­lo di­go que de­je­mos que ten­gan su au­dien­cia de pre­sen­ta­ción de evi­den­cias”, ex­pre­só Al­ca­lá a The As­so­cia­ted Press. “Y su­pon­go que ése ha si­do el cam­bio en lo que ha si­do el pro­ce­so de ra­zo­na­mien­to de la Cor­te”.

‘Los erro­res que se co­me­ten’

El nú­me­ro a la ba­ja de nue­vas sen­ten­cias de muer­te y el des­cen­so en las eje­cu­cio­nes a ni­vel na­cio­nal ha obli­ga­do al tri­bu­nal su­pre­mo a abor­dar pre­gun­tas “en torno a los mé­to­dos con los cua­les Te­xas ha lle­va­do tra­di­cio­nal­men­te a ca­bo la pe­na de muer­te”, de acuer­do con Kathryn Ka­se, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va del Ser­vi­cio de De­fen­so­res de Te­xas, una or­ga­ni­za­ción le­gal que re­pre­sen­ta a in­ter­nos con­de­na­dos a muer­te.

“Son las con­se­cuen­cias de los con­ti­nuos erro­res del es­ta­do de Te­xas en re­la­ción con la pe­na de muer­te, ya sea con­de­nar a las per­so­nas equi­vo­ca­das, a per­so­nas inocen­tes, ya sea por irre­gu­la­ri­da­des en el pro­ce­so, ma­los abo­ga­dos, uso ex­ce­si­vo de la pe­na de muer­te con­tra afro­es­ta­dou­ni­den­ses”, di­jo Ka­se.

“Es­te sos­te­ni­do em­pe­ci­na­mien­to ya lo no­tó el pú­bli­co, y creo que lo es­tá no­tan­do el Tri­bu­nal de Ape­la­cio­nes Pe­na­les”.

Co­mo la úl­ti­ma es­ca­la ju­di­cial pa­ra los pre­sos con­de­na­dos a muer­te en Te­xas, his­tó­ri­ca­men­te la cor­te de ape­la­cio­nes, cu­yos ma­gis­tra­dos pres­tan ser­vi­cio en ges­tio­nes es­ca­lo­na­das de seis años, ha mos­tra­do po­ca com­pa­sión ha­cia los reos con­de­na­dos.

A par­tir de 1982 Te­xas ha efec­tua­do 537 eje­cu­cio­nes, lo cual es una ci­fra muy su­pe­rior a la de cual­quier otra en­ti­dad.

Es­te año, Al­ca­lá es­tu­vo en desacuer­do con sus co­le­gas por re­cha­zar en una ape­la­ción los ar­gu­men­tos de que “los es­tán­da­res en evo­lu­ción so­bre el de­co­ro” mues­tran que la pe­na de muer­te de­be ser con­si­de­ra­da an­ti­cons­ti­tu­cio­nal.

“No me pue­den po­ner en la ca­te­go­ría de vo­tar a fa­vor o en con­tra”, in­sis­tió Al­ca­lá.

“Re­sul­ta te­rri­ble­men­te di­fí­cil. Pe­ro voy a ase­gu­rar­me de que se aca­te la Cons­ti­tu­ción. No creo que la res­pues­ta sea ig­no­rar las le­yes”.

La ma­gis­tra­da se­ña­ló asi­mis­mo com­pren­der la ra­zón de que a los pa­rien­tes de las víc­ti­mas de ho­mi­ci­dios les mo­les­ten las sus­pen­sio­nes, las au­dien­cias adi­cio­na­les o in­clu­si­ve los jui­cios nue­vos que pos­po­nen o in­clu­si­ve re­vier­ten el cas­ti­go.

“La res­pues­ta no es pri­var a los impu­tados del de­bi­do pro­ce­di­mien­to le­gal”, opi­nó Al­ca­lá.

“Com­pren­do por qué se po­nen fu­rio­sos. Creo que yo tam­bién me en­fu­re­ce­ría”.

Las seis pró­rro­gas con­ce­di­das en lo que va de es­te 2016 es el es­pa­cio más am­plio que el es­ta­do ha te­ni­do en los úl­ti­mos 9 años

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.