… dos men­tes de­trás de dos can­di­da­tos

El Diario de El Paso - - Texas Y Mn -

Was­hing­ton— En ma­yor o me­nor es­ca­la, y con gra­dos de in­fluen­cia va­ria­bles, siem­pre exis­ten fi­gu­ras den­tro de los equi­pos de cam­pa­ña de los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les que, por su perfil, sus ha­bi­li­da­des y sus ca­pa­ci­da­des, in­ci­den en las de­ci­sio­nes que se to­man con mi­ras a la elec­ción pre­si­den­cial.

Dos nom­bres han so­na­do re­cien­te­men­te en ese sen­ti­do, uno en­tre los de­mó­cra­tas, otro en­tre los re­pu­bli­ca­nos: Elan Krie­gel y Re­be­kah Mer­cer. Se tra­ta de per­so­nas de per­fi­les di­fe­ren­tes, pe­ro am­bos han re­ci­bi­do una fuer­te do­sis de aten­ción pú­bli­ca tras ser per­fi­la­dos re­cien­te­men­te en los me­dios. No es que am­bos fue­sen des­co­no­ci­dos, en reali­dad son fi­gu­ras con una tra­yec­to­ria de años y con­si­de­ra­ble in­fluen­cia en sus res­pec­ti­vos ám­bi­tos aun­que no sean fi­gu­ras me­diá­ti­cas en sí.

Tras mu­chas de­ci­sio­nes de Clin­ton y Trump en la con­tien­da rum­bo a la Ca­sa Blan­ca es­tán Krie­gel y Mer­cer, res­pec­ti­va­men­te.

Pe­ro en el con­tex­to de la ac­tual con­tien­da elec­to­ral, co­no­cer más de su perfil y ac­ti­vi­da­des ayu­da a su­mer­gir­se en las aguas de la ma­qui­na­ria que im­pul­sa, res­pec­ti­va­men­te, a Hi­llary Clin­ton y a Do­nald Trump rum­bo a los co­mi­cios del 8 de no­viem­bre.

En am­bos hay un fac­tor en co­mún, aun­que de ma­tiz di­fe­ren­te en ca­da ca­so: nú­me­ros, can­ti­da­des.

Krie­gel es el director de aná­li­sis de da­tos de la cam­pa­ña de Clin­ton (ám­bi­to en el que tam­bién tra­ba­jó en la de Oba­ma en 2012) y, de acuer­do con Po­lí­ti­co, nin­gu­na de­ci­sión im­por­tan­te se to­ma en el cuar­tel de­mó­cra­ta sin con­sul­tar­lo. Krie­gel, de 35 años, en­ca­be­za un equi­po de 60 ma­te­má­ti­cos y ana­lis­tas que se de­di­can a re­co­pi­lar y es­tu­diar da­tos so­bre vo­tan­tes y otros fac­to­res, pa­ra iden­ti­fi­car en dón­de y en qué mag­ni­tud re­sul­ta más efec­ti­vo ca­na­li­zar los re­cur­sos y es­fuer­zos de la cam­pa­ña de Clin­ton, quien ba­sa fuer­te­men­te su pro­se­li­tis­mo en esa cla­se de in­for­ma­ción.

Así, Krie­gel for­mu­la mo­de­los, al­go­rit­mos y ge­ne­ra diag­nós­ti­cos y pre­dic­cio­nes. Con ba­se en ello se han de­ci­di­do in­ver­sio­nes mi­llo­na­rias en pro­pa­gan­da y ac­tos de pro­se­li­tis­mo de un mo­do muy es­pe­cí­fi­co: los da­tos de Krie­gel in­di­ca­rían en qué es­ta­dos y mer­ca­dos, en qué me­dios, in­clu­so en qué pro­gra­mas, en qué otras pla­ta­for­mas o for­ma­tos y cuán­do ha­cer­lo.

La es­truc­tu­ra y el co­no­ci­mien­to del equi­po de Krie­gel se­ría, así, uno de los más im­por­tan­tes ac­ti­vos de Clin­ton y, da­do que Trump (e in­clu­so el Par­ti­do Re­pu­bli­cano en su con­jun­to) no cuen­ta con un mo­de­lo de uso y aná­li­sis in­ten­si­vo de da­tos co­mo el de los de­mó­cra­tas, la in­for­ma­ción ge­ne­ra­da por Krie­gel es una vía pa­ra lle­gar al po­der, y un ins­tru­men­to po­de­ro­so en sí mis­mo. Los re­pu­bli­ca­nos, se des­pren­de del ar­tícu­lo de Po­li­ti­co, es­ta­rían an­te ello car­co­mi­dos de en­vi­dia y tra­tan (in­clui­da la cam­pa­ña de Trump, que fue des­de­ño­sa de la es­tra­te­gias ba­sa­das en da­tos y prio­ri­zó apo­yar­se en la ima­gen per­so­nal del mag­na­te) de emu­lar, o al me­nos apro­xi­mar­se, a una ma­qui­na­ria co­mo la de Krie­gel.

Pe­ro eso no se lo­gra de la no­che a la mañana, si bien el por­tal Ad Age co­men­tó que la cam­pa­ña de Trump es­ta­ría ya ha­cien­do uso de esa cla­se de aná­li­sis, con apo­yo, se in­di­ca, de la fir­ma Cam­brid­ge Analy­ti­ca, que tra­ba­jó pa­ra la can­di­da­tu­ra de Ted Cruz du­ran­te el pro­ce­so pri­ma­rio re­pu­bli­cano. La cam­pa­ña de Cruz des­ta­có jus­ta­men­te por un avan­za­do ma­ne­jo de da­tos elec­to­ra­les.

de­trás de mu­chas de­ci­sio­nes de Clin­ton y Trump en la con­tien­da rum­bo a la Ca­sa Blan­ca es­tán Elan Krie­gel y Re­be­kah Mer­cer, res­pec­ti­va­men­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.