Rom­pien­do las ba­rre­ras…

El Diario de El Paso - - Especial -

De­ming, N.M.— La mañana aún es­ta­ba os­cu­ra cuan­do agen­tes de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za hi­cie­ron fi­la en la es­ta­ción pa­ra re­ci­bir sus asig­na­cio­nes y es­cu­char los re­por­tes más re­cien­tes de in­te­li­gen­cia.

De los agen­tes que es­ta­ban pre­sen­tes, ha­bía 30 hom­bres y 2 mu­je­res.

Ar­ma­da con su pis­to­la de uso es­tán­dar, la agen­te Lo­re­na Apo­da­ca re­vi­sa otras ar­mas que po­dría uti­li­zar en su turno –un ri­fle de asal­to au­to­má­ti­co M4 y un lan­za­dor ‘me­nos le­tal’, el FN303 que dis­pa­ra pro­yec­ti­les pa­re­ci­dos al paint­ball.

Ella es una de seis mu­je­res de los 300 agen­tes asig­na­dos a la es­ta­ción de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za en De­ming, se­gún re­por­ta el pe­rió­di­co Al­bu­quer­que Jour­nal.

De­bi­do a la es­ca­sez de agen­tes y el flu­jo de mu­je­res cen­troa­me­ri­ca­nas y ni­ños mi­gran­tes que se re­gis­tra­ron en los dos úl­ti­mos años, la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za ha es­ta­do tra­tan­do de con­tra­tar a más mu­je­res pa­ra esa fuer­za po­li­cía­ca.

La agen­cia, que tie­ne la pro­por­ción más ba­ja de mu­je­res en esa de­pen­den­cia fe­de­ral, co­men­tó en el 2014 que po­dría con­tra­tar a 1 mil 600 fé­mi­nas.

Sin em­bar­go, sus es­fuer­zos de re­clu­ta­mien­to –in­clu­yen­do una cam­pa­ña es­pe­cí­fi­ca­men­te en­fo­ca­da en las mu­je­res– han que­da­do cor­tos.

Más de 6 mil 200 mu­je­res hi­cie­ron so­li­ci­tud pa­ra ocu­par las vacantes en­tre oc­tu­bre del 2014 y sep­tiem­bre del 2015, de acuer­do al De­par­ta­men­to de Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za de Es­ta­dos Uni­dos, la agen­cia de la que de­pen­de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za.

De ese gru­po, más de 1 mil 300 fue­ron con­si­de­ra­das ca­li­fi­ca­das. Pe­ro só­lo 54 fue­ron con­tra­ta­das.

Apro­xi­ma­da­men­te el 5 por cien­to de los ca­si 21 mil agen­tes de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za son mu­je­res, com­pa­ra­do con un pro­me­dio de ca­si 15 por cien­to que tie­nen otras agen­cias fe­de­ra­les que apli­can la ley, de acuer­do a Mu­je­res que Apli­can la Ley Fe­de­ral, WIFLE por sus si­glas en in­glés, un gru­po de ac­ti­vis­tas.

‘Ellas es­tán tra­ba­jan­do du­ro’, co­men­tó Cathy Sanz, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de WIFLE, una agen­te re­ti­ra­da del De­par­ta­men­to de In­mi­gra­ción y Adua­nas, re­fi­rién­do­se a la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za.

‘Lo es­tán in­ten­tan­do. Otras agen­cias fe­de­ra­les es­tán ob­ser­van­do lo que es­tán ha­cien­do’, por ejem­plo, ver el éxi­to que es­tán te­nien­do pa­ra atraer mu­je­res a es­ta fuer­za po­li­cía­ca, ‘por­que las de­más cor­po­ra­cio­nes es­tán con­si­de­ran­do en re­co­rrer ese ca­mino’.

Apo­da­ca, quien mi­de 5’2” de es­ta­tu­ra, co­lo­ca sus ar­mas en el asien­to tra­se­ro de una pick up F-150.

Des­cri­be có­mo es que a los 37 años es una de las dos mu­je­res de su ge­ne­ra­ción que lo­gra­ron gra­duar­se de la ri­gu­ro­sa aca­de­mia de la agen­cia.

Bro­mea acer­ca de ser una mu­jer en la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za mien­tras re­co­rre su asien­to ha­cia ade­lan­te: ‘Es el desafío más gran­de que en­fren­ta­mos –el po­der al­can­zar los pe­da­les’.

Sin em­bar­go, los desafíos del pro­ce­so de con­tra­ta­ción y del cam­po son reales.

Ten­den­cias en la con­tra­ta­ción

La Pa­tru­lla Fron­te­ri­za es­tá ana­li­zan­do por qué no ha po­di­do atraer y re­te­ner a más mu­je­res.

La agen­cia tie­ne un al­to ín­di­ce de de­ser­ción de so­li­ci­tan­tes que op­tan por ale­jar­se du­ran­te los 10 pa­sos del pro­ce­so de con­tra­ta­ción, de acuer­do a la agen­te re­clu­ta­do­ra Jen­ni­fer Or­tiz.

La re­pre­sen­tan­te del sin­di­ca­to de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za ha­ce no­tar que el tra­ba­jo ‘es di­fí­cil, in­clu­so pa­ra los hom­bres’.

Sanz ase­gu­ra que el pro­ce­so en sí, ‘es­tá di­se­ña­do pa­ra que la gen­te no lo pue­da pa­sar’, pe­ro es es­pe­cial­men­te ad­ver­so a las mu­je­res.

Una so­li­ci­tud de 90 pre­gun­tas es el pri­me­ro de 10 obs­tácu­los. Lue­go si­gue una prue­ba por es­cri­to, una en­tre­vis­ta oral, re­vi­sión de la con­di­ción fí­si­ca, exa­men mé­di­co, prue­bas de do­pa­je, po­lí­gra­fo y re­vi­sión de an­te­ce­den­tes por el FBI.

Las en­tre­vis­tas del sec­tor de Nue­vo Mé­xi­co de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za son lle­va­das a ca­bo en El Pa­so –así que las po­si­bles re­clu­tas de cual­quier lu­gar del es­ta­do de­ben via­jar al Oes­te de Te­xas.

Des­pués de su­pe­rar esos obs­tácu­los, asis­ten a una aca­de­mia de en­tre­na­mien­to, lo­ca­li­za­da en Ar­te­sia, du­ran­te 11 se­ma­nas, pe­ro se pro­lon­ga a 19 se­ma­nas si no ha­blan flui­da­men­te el es­pa­ñol.

‘Tan só­lo el pro­ce­so en sí le im­pi­de a uno lo­grar­lo’, di­jo Sanz.

‘Des­de el pun­to de vis­ta de te­ner a mu­je­res po­li­cías, he­mos ob­ser­va­do que el pro­ce­so tie­ne sus pre­fe­ren­cias. Es­tá di­se­ña­do pa­ra que las per­so­nas no pue­dan apro­bar­lo. El en­fo­que tien­de a ser fe­me­nino por­que al­gu­nas ca­te­go­rías afec­tan más a las mu­je­res’.

El en­tre­na­mien­to no es lo­cal, así que ‘las ma­dres sol­te­ras em­pie­zan a re­nun­ciar’, se­ña­ló Sanz. Hi­zo no­tar las ‘ar­bi­tra­rie­da­des’ de al­gu­nos re­qui­si­tos fí­si­cos, in­clu­yen­do es­ca­lar un mu­ro de 7 pies de al­to, que ‘ha de­mos­tra­do ser dis­cri­mi­na­to­rio’, di­jo.

La aca­de­mia de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za re­quie­re que ese mu­ro sea par­te de su cur­so, de acuer­do a un ma­nual en lí­nea del Cen­tro Fe­de­ral de En­tre­na­mien­to Po­li­cía­co, si­tua­do en Ar­te­sia.

Al­gu­nas po­si­bles ‘in­cli­na­cio­nes’ no son úni­cas en la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za, sin em­bar­go, fue­ron es­ta­ble­ci­das de acuer­do al sis­te­ma fe­de­ral de apli­ca­ción de la ley que fue ca­si to­tal­men­te mas­cu­lino has­ta los años 1970.

An­tes de 1969, a las mu­je­res no les per­mi­tían tra­ba­jar en nin­gún pues­to fe­de­ral en la apli­ca­ción de la ley que re­qui­rie­ra por­tar un ar­ma, re­la­tó Sanz.

El pre­si­den­te Ri­chard Ni­xon fir­mó una or­den eje­cu­ti­va que dio por ter­mi­na­da esa prohi­bi­ción y las pri­me­ras mu­je­res fue­ron con­tra­ta­das en 1971.

El por­cen­ta­je de fé­mi­nas en las agen­cias fe­de­ra­les, es­ta­ta­les y lo­ca­les ha es­ta­do au­men­tan­do des­de en­ton­ces a un rit­mo de una dé­ci­ma de 1 por cien­to por año, agre­gó.

‘Tu­vie­ron que pa­sar dos dé­ca­das pa­ra lle­gar al 2 por cien­to’.

Exi­gen­cias fí­si­cas

Las 2 mil mi­llas de fron­te­ra que exis­ten en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co in­clu­yen lu­ga­res ur­ba­nos co­mo El Pa­so y Ciu­dad Juá­rez o lu­ga­res co­mo No­ga­les, So­no­ra, que se une a No­ga­les, Ari­zo­na.

Sin em­bar­go, vas­tos es­pa­cios, in­clu­yen­do la ma­yor par­te de la fron­te­ra sur de Nue­vo Mé­xi­co, son un te­rreno di­fí­cil, mon­ta­ño­so y de­sér­ti­co.

Agen­tes de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za tra­ba­jan so­los. En lu­ga­res co­mo el re­mo­to Boot­heel de Nue­vo Mé­xi­co, que es re­co­rri­do por nar­co­tra­fi­can­tes que oca­sio­nal­men­te van en gru­pos de 10 in­di­vi­duos con un car­ga­men­to de 60 li­bras de ma­ri­gua­na, la ayu­da que pue­den re­ci­bir los agen­tes pue­de es­tar a una ho­ra de re­ti­ra­do.

‘Una vez que la gen­te ve ese tra­ba­jo, se da cuen­ta que no es pa­ra to­dos’, di­jo Shawn Mo­rán, un agen­te fron­te­ri­zo y por­ta­voz del sin­di­ca­to del Con­se­jo Na­cio­nal de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za, que re­pre­sen­ta a 16 mil agen­tes.

‘Es muy de­man­dan­te fí­si­ca­men­te. Es un tra­ba­jo di­fí­cil, aún pa­ra los hom­bres. Las pro­ba­bi­li­da­des nun­ca es­tán a nues­tro fa­vor. En ge­ne­ral, uno en­fren­ta el pe­li­gro de apli­car la ley y el del te­rreno, ade­más de ser su­pe­ra­dos nu­mé­ri­ca­men­te”.

¿Im­por­ta el ta­ma­ño, com­ple­xión o voz del agen­te en el mo­men­to de rea­li­zar una pe­li­gro­sa aprehen­sión?

•Pe­se al in­te­rés de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za por in­cor­po­rar más mu­je­res, la di­fí­cil la­bor a rea­li­zar e in­nu­me­ra­bles exi­gen­cias lo im­pi­den •De más de 6 mil 200 que so­li­ci­ta­ron una va­can­te en­tre oc­tu­bre del 2014 y sep­tiem­bre del 2015, ca­li­fi­ca­ron más de 1 mil 300, pe­ro só­lo con­tra­ta­ron a 54

Sanz res­pon­dió que no.

‘Eso es al­go que de­tec­ta­ron a tra­vés de una in­ves­ti­ga­ción: Tan pron­to co­mo arri­ban las mu­je­res al lu­gar de los he­chos, lo­gran re­du­cir la in­ten­si­dad de la si­tua­ción’, di­jo.

En ocho y me­dio años que ha desem­pe­ña­do ese tra­ba­jo, la ma­yo­ría de ellos rea­li­zan­do ta­reas de cam­po, Apo­da­ca só­lo ha ame­na­za­do con usar la fuer­za le­tal en una so­la oca­sión.

Atra­pó a dos in­mi­gran­tes no au­to­ri­za­dos en el de­sier­to –‘uno de ellos era al­to’–, ella sa­có el ar­ma pe­ro no les apun­tó ni dis­pa­ró, di­jo.

En lu­gar de eso, les di­jo que se qui­ta­ran los za­pa­tos, una me­di­da rá­pi­da con la que pu­do to­mar de in­me­dia­to el con­trol de la si­tua­ción.

Per­mi­tió que los hom­bres se vol­vie­ran a po­ner los za­pa­tos des­pués de que fue­ron es­po­sa­dos, re­la­tó.

‘El turno de tra­ba­jo es di­fí­cil pa­ra cual­quier agen­te’, di­jo Or­tiz, quien tam­bién se unió a la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za a los 37 años, de­bi­do a que su es­po­so la ur­gió a ha­cer­lo, ya que tam­bién es agen­te.

‘Co­mo re­clu­ta­do­ra, me gus­ta ser ho­nes­ta y les di­go a las per­so­nas con las que pla­ti­co: es­to es lo que van a ha­cer dia­ria­men­te. Van a te­ner que tra­ba­jar so­las y van a te­ner que ha­cer­lo en la os­cu­ri­dad’.

Lo­re­na apo­da­ca, uno de los seis ele­men­tos fe­me­ni­nos asig­na­do a De­ming

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.