PREO­CU­PA SU SA­LUD

Por neu­mo­nía, aban­do­na Hi­llary ac­to pa­ra con­me­mo­rar el 9/11

El Diario de El Paso - - Portada - Abby Phi­llip/The Was­hing­ton Post (An­ne Gea­ran, Jen­na John­son y John Wag­ner con­tri­bu­ye­ron a es­te re­por­ta­je).

Nue­va York— Hi­llary Clin­ton se re­ti­ró tem­prano de un ser­vi­cio en Nue­va York don­de se con­me­mo­ra­ba el 15vo aniver­sa­rio de los ata­ques del 11 de sep­tiem­bre, ya que sin­tió un “ca­lor ex­ce­si­vo”, de acuer­do con un vo­ce­ro de su cam­pa­ña.

“La se­cre­ta­ria Clin­ton asis­tió a la ce­re­mo­nia con­me­mo­ra­ti­va del 11 de sep­tiem­bre so­la­men­te por ho­ra y me­dia el do­min­go por la mañana pa­ra ofre­cer sus res­pe­tos y sa­lu­dar a al­gu­nas de las fa­mi­lias de las víc­ti­mas”, ex­pre­só el vo­ce­ro Nick Me­rril. “Du­ran­te la ce­re­mo­nia, sin­tió su cuer­po con tem­pe­ra­tu­ra, así que se re­ti­ró al de­par­ta­men­to de su hi­ja y ya se sien­te mu­cho me­jor”.

Un vi­deo que cir­cu­la­ba en Twit­ter pa­re­cía mos­trar a Clin­ton de­jan­do la ce­re­mo­nia de la Zo­na Ce­ro. Cus­to­dia­da por va­rios agen­tes del Ser­vi­cio Se­cre­to que siem­pre for­man par­te de su co­mi­ti­va, se pu­do ver a Clin­ton re­car­gán­do­se con­tra un pos­te de se­gu­ri­dad mien­tras los agen­tes se pre­pa­ra­ban pa­ra ayu­dar­la a su­bir a una ca­mio­ne­ta ti­po van ne­gra. Cuan­do dio un pa­so ha­cia en­fren­te, se le pu­do ver tro­pe­zar y des­plo­mar­se mien­tras los agen­tes ayu­dan a le­van­tar­la y me­ter­la en la van.

Un in­di­vi­duo cer­cano al in­ci­den­te y quien co­no­ce a los miem­bros de la co­mi­ti­va de Se­gu­ri­dad con­fir­mó que Clin­ton se sin­tió en­fer­ma y ma­rea­da y que se tam­ba­leó cuan­do en­tra­ba a la van.

“To­dos es­ta­ban re­por­tan­do sín­to­mas re­la­cio­na­dos con el ca­lor”, co­men­tó el in­di­vi­duo.

“Es­to es muy co­mún y es de es­pe­rar­se en even­tos co­mo és­te”.

Más tar­de, po­co an­tes de me­dio­día, se vio a Clin­ton par­tir del de­par­ta­men­to de su hi­ja Chel­sea. Abra­zó a un ni­ño, se des­pi­dió y par­tió con su ca­ra­va­na.

“Me sien­to muy bien, es un her­mo­so día en Nue­va York”, di­jo Clin­ton mien­tras ca­mi­na­ba fue­ra del de­par­ta­men­to de su hi­ja.

Clin­ton lle­gó a la con­me­mo­ra­ción a las 8:18 a.m., y sa­lu­dó al se­na­dor Joe Man­chin, de­mó­cra­ta de Vir­gi­nia del Oes­te, y a su es­po­sa al salir de la van, de acuer­do con el equi­po.

Los re­por­te­ros que via­ja­ban con Clin­ton se hi­cie­ron cons­cien­tes cer­ca de las 9:36 a.m., de que ella ya no es­ta­ba en el lu­gar don­de ha­bía es­ta­do de pie. A las 9:48 a.m., su cam­pa­ña con­fir­mó que Clin­ton se ha­bía re­ti­ra­do a las 9:30 a.m.

La hi­ja de Clin­ton vi­ve en el Es­te de la ca­lle 26va, en el ve­cin­da­rio Gra­mercy de la par­te ba­ja de Man­hat­tan, unos 15 mi­nu­tos en au­to de la Zo­na Ce­ro.

Po­co an­tes del me­dio­día, es­ta­ba a 82 gra­dos Fah­ren­heit (ca­si 28 gra­dos cen­tí­gra­dos) y hú­me­do en la Zo­na Ce­ro, aun­que pro­ba­ble­men­te es­ta­ba un po­co más fres­co cuan­do Clin­ton se fue, dos ho­ras an­tes. Los re­por­te­ros que via­ja­ban con ella no po­dían ver­la di­rec­ta­men­te, pe­ro los po­lí­ti­cos a su al­re­de­dor es­ta­ban de pie muy amon­to­na­dos. No se sa­be con pre­ci­sión si ella es­ta­ba ba­jo los ra­yos del sol, pe­ro no ha­bía mu­cha som­bra en ge­ne­ral du­ran­te el ser­vi­cio. El re­pre­sen­tan­te Joe Crow­ley, de­mó­cra­ta de Nue­va York, de­cla­ró a MSNBC que Clin­ton se veía “per­fec­ta­men­te nor­mal” cuan­do él la vio un ra­to an­tes en la ce­re­mo­nia. Él se dio cuen­ta que el even­to es­ta­ba “in­creí­ble­men­te so­fo­can­te” y que va­rias per­so­nas es­ta­ban tras­pi­ran­do por su ro­pa.

Clin­ton sa­lió ca­mi­nan­do del de­par­ta­men­to de Chel­sea con el mis­mo tra­je azul y len­tes pa­ra el sol que traía du­ran­te el ser­vi­cio con­me­mo­ra­ti­vo. Sa­lu­dó a lo le­jos, son­rió e hi­zo una pau­sa pa­ra ha­blar con un ni­ño pe­que­ño.

Cuan­do un re­por­te­ro le pre­gun­tó si ya se sen­tía me­jor, con­tes­tó “Sí, mu­chas gra­cias”.

Tos muy re­cu­rren­te

Clin­ton ha si­do muy sa­lu­da­ble co­mo adul­ta, con la ex­cep­ción de un coá­gu­lo en una pier­na en 1996 y un gol­pe y los pro­ble­mas aso­cia­dos de una caí­da en di­ciem­bre de 2012.

Pe­ro ha si­do cri­ti­ca­da cons­tan­te­men­te por los con­ser­va­do­res y acu­sa­da de es­con­der pro­ble­mas de sa­lud más se­rios.

Un lap­so de tos el Día del Tra­ba­jo oca­sio­nó una se­rie nue­va de pre­gun­tas so­bre la sa­lud de Clin­ton. Du­ran­te un dis­cur­so en un fes­ti­val de Cle­ve­land, Clin­ton co­men­zó a to­ser re­pe­ti­da­men­te al ini­cio de sus co­men­ta­rios, be­bió va­rios sor­bos de agua y tra­gó una píl­do­ra, y con­ti­nuó so­nan­do ron­ca mien­tras ha­bla­ba.

Más tar­de ese mis­mo día, in­te­rrum­pió una se­sión de pre­gun­tas y res­pues­tas con re­por­te­ros en la par­te tra­se­ra de su avión cuan­do co­men­zó a to­ser. Clin­ton di­jo a los re­por­te­ros que su con­di­ción se de­bía a “aler­gias de tem­po­ra­da”.

El epi­so­dio del 2012 oca­sio­nó una breve hos­pi­ta­li­za­da de­bi­do a un coá­gu­lo en la ca­be­za de Clin­ton.

Al ini­cio, no se da­ban a co­no­cer los de­ta­lles de la con­di­ción de Clin­ton, pe­ro su ofi­ci­na del De­par­ta­men­to de es­ta­do even­tual­men­te pro­por­cio­nó in­for­ma­ción mé­di­ca ex­ten­si­va. Clin­ton usó len­tes co­rrec­ti­vos es­pe­cia­les por va­rios me­ses des­pués, y su ma­ri­do, el ex pre­si­den­te Bill Clin­ton, de­cla­ró a un gru­po de gen­te en el 2014 que su es­po­sa ha­bía re­que­ri­do seis me­ses pa­ra cu­rar­se com­ple­ta­men­te.

La can­di­da­ta de­mó­cra­ta fue ayu­da­da por un asis­ten­te y se re­car­gó en un pi­lar mien­tras es­pe­ra­ba el vehícu­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.