Bus­can im­ple­men­tar re­glas fe­de­ra­les an­ti­vio­la­cio­nes en cár­ce­les

El Diario de El Paso - - Texas -

Hous­ton– Mi­guel Moll sa­bía que se es­ta­ba arries­gan­do a ser vio­la­do cuan­do fue in­gre­sa­do a una cár­cel de Te­xas en 1989, des­pués de ro­bar un au­to pa­ra pa­sear­se.

En ese en­ton­ces te­nía 17 años y fue in­gre­sa­do a una cár­cel tem­po­ral en Hous­ton, un in­terno de más edad di­jo re­fi­rién­do­se al ado­les­cen­te, “me que­do con és­te”. El co­men­ta­rio pro­vo­có la primera de mu­chas pe­leas que tu­vo Moll de­trás de las re­jas.

“La men­ta­li­dad que uno tie­ne que desa­rro­llar rá­pi­da­men­te es la de con­ver­tir­se en un lo­bo o ser una ove­ja”, re­cor­dó.

Una ge­ne­ra­ción des­pués, el go­bierno fe­de­ral ha adop­ta­do li­nea­mien­tos que pre­ten­den im­pe­dir las vio­la­cio­nes en las pri­sio­nes, se­pa­ran­do a los ofen­so­res jó­ve­nes de los in­ter­nos adul­tos.

Sin em­bar­go, cuatro años des­pués que se su­po­ne que las re­glas de­bían en­trar en vi­gor, es­tá re­sul­tan­do di­fí­cil adop­tar­las en las ati­bo­rra­das cár­ce­les y pe­ni­ten­cie­rías.

Desde el 2012, los Es­ta­dos han es­ta­do tra­ba­jan­do pa­ra aca­tar los es­tán­da­res es­ta­ble­ci­dos por el De­cre­to de Eli­mi­na­ción de Vio­la­cio­nes en las Pri­sio­nes (PREA), que fue ins­pi­ra­do en par­te por la muer­te de Rod­ney Hu­lin en 1996, un in­terno de 17 años de es­ta­tu­ra pe­que­ña que se sui­ci­dó col­gán­do­se en Te­xas des­pués de que sus pe­ti­cio­nes de ayu­da tras ser vio­la­do en va­rias oca­sio­nes por in­ter­nos adul­tos fue­ron re­cha­za­das.

Ofi­ci­nas del she­riff de Te­xas ase­gu­ran que se­pa­rar a las dos po­bla­cio­nes ha si­do un desafío de­bi­do a la so­bre­po­bla­ción y a los al­tos cos­tos fi­nan­cie­ros.

“Es un gran do­lor de ca­be­za lo­gís­ti­co”, co­men­tó Ch­ris Kirk, she­riff del Con­da­do Bra­zos.

Se su­po­ne que la ley tam­bién de­be pro­por­cio­nar un me­jor en­tre­na­mien­to del per­so­nal, me­jo­rar los re­por­tes e in­ves­ti­ga­ción de to­dos los ata­ques se­xua­les que ocu­rren de­trás de las re­jas y des­ti­nar más di­ne­ro a la in­ves­ti­ga­ción.

En el 2011-2012, un es­ti­ma­do 4 por cien­to de los in­ter­nos es­ta­ta­les y fe­de­ra­les y el 3.2 por cien­to de los in­ter­nos en las cár­ce­les re­por­ta­ron ha­ber ex­pe­ri­men­ta­do uno o más in­ci­den­tes de vic­ti­mi­za­ción se­xual por otro in­terno o guar­dia de las ins­ta­la­cio­nes, de acuer­do al De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia.

La ley pa­ra pre­ve­nir las vio­la­cio­nes es “un de­cre­to va­lio­so e im­por­tan­te y lo to­ma­mos muy en se­rio”, co­men­tó Ryan Sullivan, por­ta­voz de la Ofi­ci­na del She­riff del Con­da­do Ha­rris, que cuen­ta con apro­xi­ma­da­men­te 150 jó­ve­nes ofen­so­res en su cár­cel en Hous­ton.

Esas ins­ta­la­cio­nes tie­nen más de 9 mil in­ter­nos.

La cár­cel del Con­da­do Ha­rris fue ci­ta­da en una au­di­to­ría del mes de ma­yo por no al­ber­gar a ofen­so­res de 17 años ade­más de los in­ter­nos adul­tos.

En otro lu­gar de Te­xas, el Con­da­do Da­llas es­tá des­em­bol­san­do más de 11 mil dó­la­res por se­ma­na pa­ra man­te­ner se­pa­ra­dos a por lo me­nos 60 jó­ve­nes de los adul­tos en esas ins­ta­la­cio­nes car­ce­la­rias.

Al igual que Moll, Art Me­di­na fue en­car­ce­la­do a los 17 años en Te­xas.

Pos­te­rior­men­te, en 1985 fue sen­ten­cia­do a pa­sar el res­to de su vi­da en pri­sión por su par­ti­ci­pa­ción en un car­jac­king fa­tal que ocu­rrió en Hous­ton, pa­só 15 años en con­fi­na­mien­to so­li­ta­rio des­pués de he­rir de gra­ve­dad a un in­terno que ame­na­zó con vio­lar­lo.

Fue de­ja­do en li­ber­tad con­di­cio­nal des­pués de pur­gar un to­tal de 26 años.

Pla­nean lo­grar­lo al se­pa­rar a ofen­so­res jó­ve­nes de in­ter­nos adul­tos

co­no­ció el ries­go de es­tar el pri­sión a tem­pra­na edad

mi­guel moll par­ti­ci­pa en un pro­gra­ma de pre­ven­ción con ni­ños

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.