Lon­ge­vi­dad

El Diario de El Paso - - Opinión - Fran­cis­co R. Del Va­lle

Chica­go – Con res­pec­to a la lon­ge­vi­dad, es un he­cho que mu­chas per­so­nas que lle­gan a eda­des avan­za­das pa­de­cen de una o va­rias de en­fer­me­da­des de­ge­ne­ra­ti­vas—obe­si­dad, dia­be­tes, en­fer­me­da­des del co­ra­zón, cáncer, de­men­cia, Alz­hei­mer, y ge­ne­ral­men­te se pien­sa que son con­se­cuen­cias de la edad. Sin em­bar­go, és­ta no es la reali­dad; es de­cir, las lla­ma­das ‘en­fer­me­da­des de la ve­jez’ no son cau­sa­das por la edad, sino por dos fac­to­res fun­da­men­ta­les que se tien­den a agu­di­zar en los adul­tos ma­yo­res: la ma­la nu­tri­ción y un es­ti­lo de vi­da inade­cua­do.

Pa­ra com­pro­bar lo an­te­rior, la re­vis­ta Na­tio­nal Geographic, en una edi­ción es­pe­cial ti­tu­la­da ‘Blue zo­nes, the scien­ce of li­ving lon­ger’ (agos­to, 2016), men­cio­na va­rias re­gio­nes del mun­do cu­yos ha­bi­tan­tes—por con­tar con una bue­na nu­tri­ción y un buen es­ti­lo de vi­da—lle­gan a vi­vir más de cien años. Y aña­di­mos que en to­das es­tas re­gio­nes se en­cuen­tran gru­pos de per­so­nas que han en­ve­je­ci­do sin pa­de­cer en­fer­me­da­des del co­ra­zón, obe­si­dad, cáncer o dia­be­tes.

Ika­ria, Gre­cia una is­la lo­ca­li­za­da en el Mar Egeo, que re­por­ta una de las ta­sas mí­ni­mas de mor­ta­li­dad de per­so­nas de eda­des in­ter­me­dias, e igual­men­te ta­sas mí­ni­mas de de­men­cias. Oki­na­wa, Ja­pón, que cuen­ta con las mu­je­res más lon­ge­vas del mun­do. Re­gión de Oli­gas­tra, zo­na mon­ta­ño­sa de la is­la ita­lia­na de Sar­di­nia, que re­por­ta una al­ta con­cen­tra­ción de hom­bres cen­te­na­rios. Lo­ma Lin­da, Ca­li­for­nia, co­mu­ni­dad que in­clu­ye una al­ta con­cen­tra­ción de Ad­ven­tis­tas del Sép­ti­mo Día; ahí re­si­den mu­chas per­so­nas que vi­ven más de diez años que el pro­me­dio de vi­da de la po­bla­ción de Es­ta­dos Unidos, con ex­ce­len­te sa­lud. Y la Pe­nín­su­la de Ni­co­ya, Cos­ta Ri­ca, que re­fle­ja ta­sas mí­ni­mas de mor­ta­li­dad de per­so­nas de eda­des in­ter­me­dias, y la se­gun­da con­cen­tra­ción más al­ta de hom­bres cen­te­na­rios.

¿Cuál es la cau­sa de la lon­ge­vi­dad y ex­ce­len­te sa­lud de los re­si­den­tes de es­tas zo­nas azu­les?

Sus re­si­den­tes prac­ti­can nue­ve há­bi­tos sa­lu­da­bles de es­ti­lo de vi­da que les ha per­mi­ti­do te­ner vi­das lar­gas, sa­nas y fe­li­ces. ¿Cuá­les son? Ca­mi­nar lo más po­si­ble: al tra­ba­jo, a la ca­sa de los ami­gos, a la igle­sia. Te­ner me­tas ade­más del tra­ba­jo: mu­chos es­tu­dios han com­pro­ba­do que el te­ner di­chas me­tas aña­de sie­te años a la ex­pec­ta­ti­va de vi­da. Evi­tar el es­trés: las per­so­nas con lar­gas vi­das han en­con­tra­do ma­ne­ras efi­ca­ces pa­ra com­ba­tir el es­trés: los ad­ven­tis­tas re­zan, y los sar­di­nios dis­fru­tan de una ‘ho­ra feliz’. No co­mer has­ta sa­ciar­se: los ja­po­ne­ses de Oki­na­wa con­su­men só­lo el 80 por cien­to de sus ali­men­tos. Con­su­mir le­gu­mi­no­sas: los fri­jo­les, ha­bas, fri­jo­les ne­gros, so­ya y len­te­jas cons­ti­tu­yen la ba­se de la ma­yor par­te de las die­tas de los cen­te­na­rios, con can­ti­da­des muy pe­que­ñas de car­ne. Be­ber vino con mo­de­ra­ción: la ma­yor par­te de los ha­bi­tan­tes de las zo­nas lon­ge­vas be­ben vino con mo­de­ra­ción y re­gu­lar­men­te—de una a dos co­pas por día con ami­gos, o con las co­mi­das. Ade­más, las per­so­nas que be­ben con mo­de­ra­ción tien­den a vi­vir más que los que no be­ben. Per­te­ne­cer a un gru­po so­cial: se ha vis­to que la per­te­nen­cia a un gru­po so­cial fa­ci­li­ta con­duc­tas sa­nas. Por ejem­plo, los ha­bi­tan­tes de Oki­na­wa se com­pro­me­ten, de por vi­da, a per­te­ne­cer a gru­pos de cin­co ami­gos. Per­te­ne­cer a una co­mu­ni­dad re­li­gio­sa: va­rios es­tu­dios han in­di­ca­do que la asis­ten­cia a ser­vi­cios re­li­gio­sos cuatro ve­ces por mes in­cre­men­ta la ex­pec­ta­ti­va de vi­da de 4 a 14 años. Ade­más, se ha de­ter­mi­na­do que la de­no­mi­na­ción re­li­gio­sa a la que se per­te­ne­ce no afec­ta los re­sul­ta­dos. Otor­gar pri­mer lu­gar a las fa­mi­lias: los cen­te­na­rios de las zo­nas lon­ge­vas siem­pre dan gran im­por­tan­cia a sus fa­mi­lias. Otor­gan ma­yor tiem­po y amor a sus hi­jos quie­nes, por su par­te cui­dan a sus pa­rien­tes de ma­yor edad. Ade­más, el con­tar con un es­po­so o una es­po­sa de por vi­da aña­de has­ta tres años a la ex­pec­ta­ti­va de vi­da.

¿Cuá­les son los fac­to­res que per­ju­di­can la lon­ge­vi­dad? El ar­tícu­lo de Na­tio­nal Geographic men­cio­na cuatro. La ma­la nu­tri­ción: se tra­ta no so­la­men­te del con­su­mo ex­ce­si­vo de ali­men­tos, sino ade­más de ali­men­tos que son per­ju­di­cia­les pa­ra la sa­lud. La vi­da al­ta­men­te es­tre­sa­da: ‘ca­rre­rea­da’, con po­co tiem­po pa­ra el des­can­so, el re­la­ja­mien­to y el tra­to tran­qui­lo con la fa­mi­lia y los ami­gos. La fal­ta de bue­nas re­la­cio­nes so­cia­les: la vi­da ac­tual, con el uso ex­ce­si­vo del in­ter­net, me­dios so­cia­les, te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes y la te­le­vi­sión han con­ver­ti­do a mu­chas per­so­nas en se­res so­li­ta­rios, ais­la­dos del mun­do y lo que es peor, pro­fun­da­men­te in­flui­dos—fre­cuen­te­men­te pa­ra el mal—por los me­dios. Las co­mu­ni­da­des don­de se vi­ve: an­ti­gua­men­te ha­bía ve­cin­da­des don­de to­dos se co­no­cían, y desa­rro­lla­ban bue­nas re­la­cio­nes de amis­tad y com­pa­ñe­ris­mo; en la ac­tua­li­dad, los re­si­den­tes de mu­chos de los ba­rrios—es­pe­cial­men­te los de ma­yor ni­vel eco­nó­mi­co—vi­ven ca­si to­tal­men­te ais­la­dos; mu­chos no se co­no­cen y los que se co­no­cen, con suer­te se sa­lu­dan de vez en cuan­do.

Apar­te de to­do lo an­te­rior, ¿cuá­les son las cau­sas es­pe­cí­fi­cas de las en­fer­me­da­des de la ve­jez? Di­chas en­fer­me­da­des usual­men­te tie­nen tres cau­sas: la ig­no­ran­cia de lo que es la bue­na y la ma­la nu­tri­ción; la li­mi­ta­ción eco­nó­mi­ca: mu­chos adul­tos ma­yo­res por ser re­ti­ra­dos tie­nen ba­jos in­gre­sos eco­nó­mi­cos, y por es­ta ra­zón se ven for­za­dos a ad­qui­rir ali­men­tos ba­ra­tos; pe­ro lo peor es que mu­chos de los ali­men­tos que ad­quie­ren son per­ju­di­cia­les pa­ra la sa­lud; y la so­le­dad: mu­chos adul­tos ma­yo­res vi­ven so­los, y ca­re­cen de ayu­da pa­ra ali­men­tar­se.

Fi­nal­men­te, pre­sen­ta­mos las re­co­men­da­cio­nes de lo que cons­ti­tu­ye la bue­na nu­tri­ción pa­ra una vi­da lar­ga y sa­na. 1) Con­su­mir nue­ces, fri­jo­les y fru­tas 2) Evi­tar ali­men­tos azu­ca­ra­dos, bo­ta­nas con sal, car­ne ro­ja y car­nes pro­ce­sa­das, dul­ces y ga­lle­tas

3) Con­su­mir ve­ge­ta­les ver­des, es­pe­cial­men­te es­pi­na­cas y bró­co­li y si es po­si­ble, sa­zo­nar­los con acei­te de oli­va

4) No co­mer que­sos, y con­su­mir so­la­men­te le­che y yo­gurts sin gra­sa, o con el 1 por cien­to de gra­sa, y sin azú­car

5) No co­mer más de tres hue­vos por se­ma­na

6) Co­mer al me­nos me­dia ta­sa de fri­jo­les co­ci­dos por día 7) Eli­mi­nar el azú­car 8) Con­su­mir dos pu­ña­dos de nue­ces, al­men­dras, wal­nuts, cas­hews o ca­cahua­tes por día

9) Evi­tar el con­su­mo de pan blan­co y tor­ti­llas de ha­ri­na; con­su­mir so­la­men­te pan de tri­go in­te­gral y/o tor­ti­llas de maíz;

10) Con­su­mir úni­ca­men­te fru­tas y ve­ge­ta­les fres­cos—no con­ge­la­dos ni en­la­ta­dos

11) No be­ber re­fres­cos, in­clu­yen­do los en­dul­za­dos con en­dul­co­ran­tes ar­ti­fi­cia­les; las be­bi­das bue­nas son ca­fé, té ver­de y vino tin­to, y be­ber de 7-8 va­sos de agua por día

12) Co­mer al me­nos tres de los ‘sú­per-ali­men­tos’ por día: fri­jo­les, es­pi­na­cas o bró­co­li, ca­mo­tes, nue­ces, acei­te de oli­va virgen, ave­na, ce­ba­da, fru­tas, tés ver­des o her­ba­rios, y tur­me­ric— co­mo es­pe­cie, o co­mo té.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.