La Trom­pa­da

El Diario de El Paso - - Opinión - Jor­ge Ra­mos Pe­rio­dis­ta

Mia­mi– La cul­pa de la vi­si­ta de Do­nald Trump a Mé­xi­co es del pre­si­den­te Enrique Pe­ña Nie­to y de na­die más. Cla­ro, sus cua­tes y ase­so­res le dan ideas. Pe­ro el Po­der Eje­cu­ti­vo ra­di­ca, pre­ci­sa­men­te, en la to­ma de de­ci­sio­nes. Pe­ña Nie­to se pu­so de pe­chi­to pa­ra la trom­pa­da y el bully de Trump lo des­tro­zó.

Hu­bo, sin du­da, un se­rio pro­ble­ma de pla­nea­ción y uno mu­cho más gra­ve de eje­cu­ción. El equi­po del Pre­si­den­te nun­ca cui­dó a su je­fe ni al país. Pe­ro la eje­cu­ción pre­si­den­cial fue te­rri­ble y ver­gon­zo­sa.

La ra­zón es sen­ci­lla: Pe­ña Nie­to nun­ca ha es­ta­do pre­pa­ra­do pa­ra ser pre­si­den­te de Mé­xi­co. To­dos lo sa­bía­mos pe­ro mu­chos no lo que­rían ver. Desde la entrevista en que no su­po res­pon­der de qué ha­bía muer­to su primera es­po­sa has­ta su im­po­si­bi­li­dad de dar los nom­bres de tres li­bros que ha­bían afec­ta­do su vi­da, era cla­ro que es­tá­ba­mos an­te un im­pro­vi­sa­do de la po­lí­ti­ca.

Si co­mo can­di­da­to fa­lló e hi­zo tram­pa, co­mo Pre­si­den­te no ha po­di­do. El país es quien pa­ga las con­se­cuen­cias. Su go­bierno po­dría con­ver­tir­se en el más vio­len­to en la historia mo­der­na de Mé­xi­co. Si­gue pen­dien­te el ca­so de los 43 es­tu­dian­tes des­apa­re­ci­dos de Ayot­zi­na­pa. Y por más que lo quie­ran ta­par, na­die se cree la “in­ves­ti­ga­ción ofi­cial” so­bre el gra­ve con­flic­to de in­tere­ses en la com­pra de una ca­sa de sie­te mi­llo­nes de dó­la­res a un con­tra­tis­ta del go­bierno.

Por eso hay una mar­cha en la Ciu­dad de Mé­xi­co pa­ra pe­dir su re­nun­cia el pró­xi­mo 15 de sep­tiem­bre. (La con­vo­ca­to­ria de la mar­cha en Twit­ter es #Re­nun­ciaYa). El ar­tícu­lo 86 de la Cons­ti­tu­ción me­xi­ca­na con­tem­pla la re­nun­cia pre­si­den­cial “por cau­sa gra­ve, que ca­li­fi­ca­rá el Con­gre­so de la Unión”. Pe­ro aun­que ha­ya mu­chos me­xi­ca­nos que así lo deseen, no hay nin­gu­na in­di­ca­ción de que Pe­ña Nie­to es­té con­si­de­ran­do re­nun­ciar ni que el Con­gre­so lo quie­ra acu­sar de “trai­ción a la pa­tria o de­li­tos gra­ves del or­den co­mún”, co­mo es­ta­ble­ce el ar­tícu­lo 108.

Tam­po­co es fac­ti­ble que un gru­po de ex­per­tos de Na­cio­nes Uni­das in­ves­ti­gue las com­pras y pro­pie­da­des de la fa­mi­lia pre­si­den­cial, co­mo ocu­rrió en Gua­te­ma­la. La opo­si­ción po­lí­ti­ca en Mé­xi­co tie­ne, tam­bién, mu­cha co­la que le pi­sen. Así que te­ne­mos Pe­ña Nie­to pa­ra ra­to.

Pe­ro quien sí se fue es Luis Vi­de­ga­ray, su se­cre­ta­rio de Ha­cien­da y prin­ci­pal ase­sor. Vi­de­ga­ray que­ría pre­pa­rar a Mé­xi­co an­te el peor es­ce­na­rio: un triun­fo elec­to­ral de Trump. “Es­te se­ñor (Trump) pue­de ser pre­si­den­te y es ahí don­de (Pe­ña Nie­to) te­nía la op­ción de que­dar­se de bra­zos cruzados, in­ten­tar una es­tra­te­gia de in­sul­to re­cí­pro­co o bus­car el diá­lo­go”, di­jo en una entrevista an­tes de re­nun­ciar. “Va­mos a vol­ver a ver es­te día, si (Trump) es elec­to y va­mos a de­cir: oye, a lo me­jor eso que cri­ti­ca­mos, que en su mo­men­to pa­re­cía un error po­lí­ti­co, pues tal vez fue un acier­to”.

No fue un acier­to. El error ga­rra­fal de Vi­de­ga­ray y de su je­fe fue creer que es­te era el mo­men­to de apa­ci­guar a Trump. No, es­te es el mo­men­to de en­fren­tar­lo y des­men­tir­lo. Y la ac­ti­tud pa­si­va, mie­do­sa e in­com­pe­ten­te de Pe­ña Nie­to en esa hu­mi­llan­te con­fe­ren­cia de pren­sa es un fiel re­fle­jo de su fa­lli­da Pre­si­den­cia. Así era de can­di­da­to y así es de Pre­si­den­te. ¿Qué es­pe­ra­ban?

In­vi­tar a Trump a Mé­xi­co fue con­tra­pro­du­cen­te. El error fue tan gran­de que Pe­ña Nie­to, sin que­rer­lo, ayu­dó a que Trump re­mon­ta­ra la dis­tan­cia que le lle­va­ba Hi­llary Clin­ton en las en­cues­tas du­ran­te ca­si to­do el ve­rano. Un día des­pués del en­cuen­tro Trump- Pe­ña Nie­to, CNN ini­ció una en­cues­ta en­tre mil un per­so­nas (in­clu­yen­do a 886 vo­tan­tes re­gis­tra­dos). Al ter­mi­nar­la, cuatro días des­pués, Trump le ga­na­ba con 45 por cien­to de la in­ten­ción de vo­to a Hi­llary Clin­ton, quien te­nía un 43 por cien­to. Cier­to, la en­cues­ta tie­ne un mar­gen de error del 3.5 por cien­to. Pe­ro mues­tra a un Trump a la al­za. No me ex­tra­ña­ría que uno de es­tos días Trump le en­via­ra un men­sa­je a Pe­ña Nie­to di­cien­do: Thank you, Enrique.

Lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo de to­do es­to es que Pe­ña Nie­to, al igual que mu­chos otros, se es­tán pre­pa­ran­do pa­ra lo que hace po­co más de un año pa­re­cía im­po­si­ble: una Pre­si­den­cia de Do­nald Trump. Ya ve­re­mos. Aún que­dan dos me­ses de una bru­tal cam­pa­ña. Pe­ro lo que es to­tal­men­te inacep­ta­ble, en cual­quier par­te del mun­do, es se­guir el mé­to­do Pe­ña Nie­to fren­te a Trump: ba­jan­do la ca­be­za y es­pe­ran­do la trom­pa­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.