En in­mi­gra­ción, Clin­ton ha si­do una acró­ba­ta

El Diario de El Paso - - Opinión - Ru­ben Na­va­rre­te Jr.

San Die­go – Por ha­ber es­cri­to so­bre el te­ma de la in­mi­gra­ción du­ran­te más de un cuar­to de si­glo, he oí­do una enor­me can­ti­dad de men­ti­ras, con­tra­dic­cio­nes e in­cohe­ren­cias pro­ve­nien­tes de fun­cio­na­rios elec­tos de am­bos par­ti­dos.

Por lo que fue su­ma­men­te re­fres­can­te, en las úl­ti­mas semanas, ver la frus­tra­ción de mis co­le­gas de los me­dios cuan­do un po­lí­ti­co apa­ren­te­men­te re­vir­tió su cur­so en el asun­to de la in­mi­gra­ción. Es una his­to­ria fa­mi­liar que mu­chos de ellos no ad­vir­tie­ron en el cur­so de los años.

En pri­mer lu­gar, co­mo lo ex­pre­sé an­te­rior­men­te, no creo que Trump die­ra un gi­ro tan pro­nun­cia­do en in­mi­gra­ción.

No es que ha­bla­ra so­bre la cons­truc­ción de una mu­ra­lla en la fron­te­ra me­xi­cano-ame­ri­ca­na y des­pués anun­cia­ra que eso no su­ce­de­rá. Ése sí se­ría un gi­ro to­tal.

Trump ha si­do más que na­da, tor­pe. La in­mi­gra­ción siem­pre iba a ser un te­ma di­fí­cil pa­ra él por­que, aun­que in­gre­só en la po­lí­ti­ca en los úl­ti­mos 15 me­ses, an­tes fue cons­truc­tor y em­pre­sa­rio du­ran­te ca­si 50 años. Debe sa­ber que la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se se de­rrum­ba­ría sin la mano de obra de los in­mi­gran­tes ile­ga­les. No im­por­ta lo que di­ga el po­lí­ti­co, el em­pre­sa­rio no sen­ti­rá nin­gún en­tu­sias­mo por des­ha­cer­se de to­dos los tra­ba­ja­do­res in­do­cu­men­ta­dos.

In­clu­so des­pués de su fo­go­so dis­cur­so en Phoe­nix, ha­ce un par de semanas, Trump pa­re­ce ha­ber de­ja­do, una vez más, la puer­ta abier­ta pa­ra otor­gar por lo me­nos a al­gu­nos de los in­do­cu­men­ta­dos un ca­mino a la ca­te­go­ría le­gal. En una con­ver­sa­ción con re­por­te­ros a bor­do de su avión, Trump di­jo: “No es­toy des­car­tan­do na­da. To­ma­re­mos esa de­ci­sión en el fu­tu­ro.”

Y ha­ce só­lo unos días, du­ran­te un fo­ro en NBC News, Trump dio más ro­deos al res­pon­der a una pre­gun­ta so­bre si un in­do­cu­men­ta­do que desea ser­vir en el ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se “me­re­ce que­dar­se en es­te país le­gal­men­te”.

El can­di­da­to re­pu­bli­cano con­si­de­ró que ésa era “una si­tua­ción muy es­pe­cial” y di­jo que po­día ima­gi­nar­se a sí mis­mo “re­sol­vién­do­la”.

Aún así, si las vuel­tas en in­mi­gra­ción fue­ran un de­por­te Olím­pi­co, el desem­pe­ño de Trump me­re­ce­ría só­lo una me­da­lla de pla­ta.

Hi­llary Clin­ton es­tá en una ca­te­go­ría di­fe­ren­te.

En fe­bre­ro de 2003, en un pro­gra­ma de ra­dio en Nue­va York, Clin­ton in­ten­tó pa­re­cer mo­de­ra­da al de­cla­rar­se “ca­te­gó­ri­ca­men­te en con­tra de los in­mi­gran­tes ile­ga­les.” Sin em­bar­go, du­ran­te un de­ba­te de­mó­cra­ta pa­ra las pri­ma­rias, en enero de 2008, Clin­ton se jac­tó de que, co­mo se­na­do­ra, ella “co-pa­tro­ci­nó la re­for­ma mi­gra­to­ria in­te­gral en 2004.”

En­ton­ces, ¿Clin­ton es­tá “ca­te­gó­ri­ca­men­te” en con­tra de los in­mi­gran­tes ile­ga­les, y aún así desea brin­dar­les un ca­mino a la ciu­da­da­nía?

En­tre los que cu­bri­mos el te­ma de la in­mi­gra­ción, y se­gui­mos el de­ba­te de cer­ca, no se des­cri­be a Clin­ton ge­ne­ral­men­te co­mo una elo­cuen­te de­fen­so­ra de la re­for­ma mi­gra­to­ria in­te­gral. En esa lis­ta se en­cuen­tran le­gis­la­do­res ta­les co­mo el re­pre­sen­tan­te Luis Gu­tié­rrez, de­mó­cra­ta por Illinois, y el se­na­dor John McCain, re­pu­bli­cano por Ari­zo­na. Es pro­ba­ble que Clin­ton apo­ye un en­fo­que le­gis­la­ti­vo que in­clu­ya la le­ga­li­za­ción de los in­do­cu­men­ta­dos, pe­ro nun­ca arries­gó su cue­llo en ese asun­to.

Ade­más, si Clin­ton real­men­te apo­ya la re­for­ma mi­gra­to­ria in­te­gral, en­ton­ces ¿por qué apo­yó, más tar­de, una en­mien­da de pro­tec­ción al tra­ba­ja­dor, cu­ya in­ten­ción era eli­mi­nar la Ley pa­ra una Re­for­ma Mi­gra­to­ria In­te­gral de 2007? Pro­pues­ta por el se­na­dor By­ron Dor­gan, de Da­ko­ta del Nor­te, la en­mien­da agre­ga­ba una “cláu­su­la de ven­ci­mien­to” a la es­ti­pu­la­ción de los tra­ba­ja­do­res in­vi­ta­dos, que ahu­yen­tó el apo­yo re­pu­bli­cano.

Des­pués es­tá la con­fu­sa pos­tu­ra de Clin­ton so­bre si los in­do­cu­men­ta­dos de­ben ob­te­ner li­cen­cias de con­du­cir. Di­jo que “no”. Des­pués, otra vez “no”. Y pa­ra fi­nes de 2007, ha­bía cam­bia­do de pos­tu­ra re­pe­ti­da­men­te--he­cho que Ba­rack Oba­ma se­ña­ló en ese de­ba­te, en enero de 2008.

“El úni­co pun­to que quie­ro se­ña­lar es que la se­na­do­ra Clin­ton dio un nú­me­ro de res­pues­tas di­fe­ren­tes en el cur­so de seis semanas en es­te asun­to,” di­jo Oba­ma.

Pe­ro, con res­pec­to a Clin­ton, el gi­ro más ex­tra­ño en in­mi­gra­ción fue du­ran­te la cri­sis de los re­fu­gia­dos de Amé­ri­ca Cen­tral, en el ve­rano de 2014, cuan­do-en el cur­so de 24 ho­ras--cam­bió de opi­nión mien­tras se de­ba­tía si mo­di­fi­car una ley de trá­fi­co hu­mano que di­fi­cul­ta­ba la de­por­ta­ción de ni­ños re­fu­gia­dos, al ase­gu­rar que ob­tu­vie­ran una au­dien­cia de asi­lo.

En ju­lio de 2014, Clin­ton ex­pre­só en Na­tio­nal Pu­blic Ra­dio que “de­be­ría con­si­de­rar­se” un cam­bio en la Ley Wi­lliam Wil­ber­for­ce pa­ra la Reau­to­ri­za­ción y Pro­tec­ción de las Víc­ti­mas de Tra­fi­can­tes de 2008 , por­que los es­ta­dou­ni­den­ses ne­ce­si­tan “al­go de fle­xi­bi­li­dad den­tro de las le­yes”.

Al día si­guien­te, du­ran­te una en­tre­vis­ta en Fu­sion, que va di­ri­gi­da a es­pec­ta­do­res his­pa­nos, Clin­ton de­cla­ró: “No es­toy de acuer­do con un cam­bio de la ley.”

Que vi­ra­je tan tor­pe. Ese ti­po de de­cla­ra­cio­nes mues­tran por qué, en las Olim­pía­das de los cam­bios de po­si­ción, Clin­ton se lle­va la me­da­lla de oro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.