De­man­da con­tra pe­rio­dis­tas en Mé­xi­co

El Diario de El Paso - - Opinión - Edi­to­rial The New York Ti­mes

Nue­va York– Es­te ve­rano, en res­pues­ta a la in­dig­na­ción de la po­bla­ción de­bi­do a un to­rren­te de es­cán­da­los por la co­rrup­ción del go­bierno, los le­gis­la­do­res me­xi­ca­nos apro­ba­ron una fuer­te ley con­tra la co­rrup­ción por la cual se re­quie­re que los fun­cio­na­rios pú­bli­cos sean más trans­pa­ren­tes en sus fi­nan­zas. Que eso ayu­de a ter­mi­nar con la cul­tu­ra del ami­guis­mo y los so­bor­nos en Mé­xi­co, de­pen­de­rá, en gran me­di­da, de que los pe­rio­dis­tas va­yan a po­der in­ves­ti­gar e in­for­mar so­bre la cla­se go­ber­nan­te.

Un fre­ne­sí re­cien­te de en­ga­ño­sas de­man­das le­ga­les que se pre­sen­ta­ron en con­tra de pe­rio­dis­tas – y un preo­cu­pan­te fa­llo ju­rí­di­co, emi­ti­do en ma­yo, por el cual se ele­va­ron los to­pes mo­ne­ta­rios a los da­ños por di­fa­ma­ción – es­tán te­nien­do un efec­to es­ca­lo­frian­te en el pe­rio­dis­mo de in­ves­ti­ga­ción y en la crí­ti­ca. De to­dos los re­tos que, his­tó­ri­ca­men­te, han obs­ta­cu­li­za­do a la pren­sa me­xi­ca­na, in­clui­dos el há­bi­to de la au­to­cen­su­ra pa­ra apa­ci­guar a los anun­cian­tes y la vio­len­cia, la in­jus­ti­fi­ca­da ex­po­si­ción le­gal a la que hoy se en­fren­tan los pe­rio­dis­tas es una re­la­ti­va­men­te fá­cil de so­lu­cio­nar.

Los le­gis­la­do­res me­xi­ca­nos po­drían apro­bar una ley por la cual se hi­cie­ra más di­fí­cil que los fun­cio­na­rios pú­bli­cos y otros per­so­na­jes pú­bli­cos de­man­da­ran por di­fa­ma­ción. Se­ría sen­sa­to que el pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to, quien ha si­do el ob­je­to de ale­ga­tos de pa­go por par­ti­ci­par de­bi­do a al­gu­nos acuer­dos de bie­nes raí­ces de los que sa­lió be­ne­fi­cia­da su fa­mi­lia, en­do­sa­ra esa ley. Lo ayu­da­ría con mu­cho a avan­zar en vol­ver a te­ner la con­fian­za de un elec­to­ra­do al que le ha da­do bas­tan­tes ra­zo­nes pa­ra que cues­tio­ne su in­te­gri­dad y buen jui­cio.

La pe­rio­dis­ta más des­ta­ca­da a la que se ha de­man­da­do re­cien­te­men­te es Car­men Aris­te­gui, una pe­rio­dis­ta de ra­dio y te­le­vi­sión que, en el 2014, coor­di­nó a un equi­po que sa­có el pri­mer gran reportaje so­bre la pre­sun­ta fal­ta de de­co­ro en la que in­cu­rrió Pe­ña Nie­to. Aris­te­gui y sus co­le­gas do­cu­men­ta­ron, en for­ma me­ticu­losa, un acuer­do ba­jo el cual una cons­truc­to­ra, a la que se le ha­bían otor­ga­do con­tra­tos gu­ber­na­men­ta­les lu­cra­ti­vos, cons­tru­yó una man­sión pa­ra la es­po­sa del pre­si­den­te, An­gé­li­ca Ri­ve­ra.

MVS, la agen­cia de no­ti­cias que los te­nía em­plea­dos en ese mo­men­to, mis­ma que de­pen­de enor­me­men­te de la pu­bli­ci­dad del go­bierno, se ne­gó a trans­mi­tir el reportaje, se­gún Aris­te­gui. Los pe­rio­dis­tas la pu­bli­ca­ron de for­ma in­de­pen­dien­te y des­pués hi­cie­ron la cró­ni­ca de la sa­ga y sus efec­tos co­la­te­ra­les en un li­bro que sa­lió el año pa­sa­do. En ju­lio, Joa­quín Vargas, el due­ño de MVS, de­man­dó a Aris­te­gui por su­pues­to “da­ño mo­ral”. Esa de­man­da es una de 10 que se pre­sen­ta­ron ha­ce po­co en con­tra de pe­rio­dis­tas cu­yo se­gui­mien­to rea­li­za la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos.

“Es­to ha ge­ne­ra­do alar­ma”, di­jo en una en­tre­vis­ta Edi­son Lan­za, el po­nen­te es­pe­cial pa­ra la li­ber­tad de ex­pre­sión en la OEA. “Pa­re­ce fac­ti­ble que al­gu­nos fun­cio­na­rios pú­bli­cos se es­tén apro­ve­chan­do de es­to”.

Un de­man­dan­te es Hum­ber­to Mo­rei­ra, quien fue­ra go­ber­na­dor del es­ta­do de Coahui­la, y, en ju­lio, pre­sen­tó de­man­das en con­tra de dos pe­rio­dis­tas por­que es­cri­bie­ron unos ar­tícu­los en los que se re­fie­ren a los ale­ga­tos de co­rrup­ción que lo han per­se­gui­do de tiem­po atrás. Uno de ellos, Ser­gio Agua­yo, ha di­cho que sos­pe­cha que el ca­so se pre­sen­tó pa­ra di­sua­dir­lo de que de­je de in­ves­ti­gar una ma­sa­cre ocu­rri­da en Coahui­la en el 2011. El go­ber­na­dor lo es­tá de­man­dan­do por apro­xi­ma­da­men­te 535 mil pe­sos.

Pe­ña Nie­to, quien nun­ca ha ex­pli­ca­do a ca­ba­li­dad los sos­pe­cho­sos acuer­dos in­mo­bi­lia­rios, emi­tió una dis­cul­pa en ju­lio. “Si que­re­mos vol­ver a te­ner la con­fian­za de los ciu­da­da­nos, to­dos te­ne­mos que ser au­to­crí­ti­cos, em­pe­zan­do por el pre­si­den­te del país”, di­jo. Ese sen­ti­mien­to se­ría más creí­ble si el pre­si­den­te en­ca­be­za­ra el es­fuer­zo pa­ro pre­ve­nir que la gen­te po­de­ro­sa uti­li­ce las de­man­das pa­ra in­ti­mi­dar a la pren­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.