Irrumpe Amé­ri­ca La­ti­na en cam­pa­ña elec­to­ral de EU

El Diario de El Paso - - Panorama -

Was­hing­ton –Do­nald Trump ha cons­trui­do su cam­pa­ña ha­cia la Ca­sa Blan­ca ata­can­do a los in­mi­gran­tes his­pa­nos y pro­me­tien­do cons­truir un mu­ro con Mé­xi­co. Y has­ta ha lo­gra­do des­truir el nú­cleo del ga­bi­ne­te de En­ri­que Pe­ña Nie­to. La can­di­da­ta de­mó­cra­ta, Hi­llary Clin­ton, ha de­nun­cia­do es­tas ma­nio­bras de su ri­val re­pu­bli­cano co­mo prue­ba de su in­ca­pa­ci­dad para ser un lí­der glo­bal, pe­ro co­mo él ha adop­ta­do una pos­tu­ra más pro­tec­cio­nis­ta que tam­bién po­ne muy ner­vio­sos a los alia­dos la­ti­noa­me­ri­ca­nos para los que Es­ta­dos Uni­dos es un so­cio co­mer­cial cla­ve.

Amé­ri­ca La­ti­na sue­le que­jar­se de lo po­co que im­por­ta co­mo re­gión en el dis­cur­so po­lí­ti­co es­ta­dou­ni­den­se. Aho­ra es­tá en bo­ca de to­dos, pe­ro no co­mo ha­bría desea­do. Tam­bién en Was­hing­ton preo­cu­pa una na­rra­ti­va elec­to­ral que po­dría te­ner con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas más allá de las elec­cio­nes del 8 de no­viem­bre. En to­das las ca­pi­ta­les, se de­ba­te có­mo afron­tar una cues­tión teó­ri­ca­men­te na­cio­nal pe­ro con re­per­cu­sio­nes en to­do el he­mis­fe­rio oc­ci­den­tal.

“Para no­so­tros, la elec­ción de un pre­si­den­te de EU es muy sig­ni­fi­ca­ti­va por­que EU tie­ne re­la­cio­nes muy es­pe­cia­les con Amé­ri­ca La­ti­na, y esas reac­cio­nes ha­cen que el pre­si­den­te jue­gue un pa­pel muy im­por­tan­te en cuan­to a có­mo se va a po­si­cio­nar fren­te a las re­la­cio­nes con la re­gión”, re­cuer­da el ex se­cre­ta­rio ge­ne­ral ibe­roa­me­ri­cano En­ri­que Igle­sias, que tam­bién es­tu­vo al fren­te del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID).

A ello se une que la pro­pues­ta de Trump de cons­truir un mu­ro y de­por­tar a 11 mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos en EU no va so­lo en con­tra de Mé­xi­co, “es un men­sa­je para to­da la re­gión”, apun­ta Mi­chael Shif­ter, pre­si­den­te del Diá­lo­go In­te­ra­me­ri­cano. “Hay mu­cha preo­cu­pa­ción de que es­te se­ñor pue­da lle­gar a la Ca­sa Blan­ca e im­ple­men­tar me­di­das muy en con­tra de la re­gión”.

Pe­se a lo que es­tá en jue­go, la desas­tro­sa com­pa­re­cen­cia del pre­si­den­te me­xi­cano con Trump de­be­ría ser­vir de “se­ñal de pre­cau­ción para otros go­bier­nos en con­tra de tra­tar de me­ter­se en po­lí­ti­ca in­ter­na es­ta­dou­ni­den­se”, ad­vier­te Dan Res­tre­po, del Cen­ter for Ame­ri­can Pro­gress y exa­se­sor de Oba­ma para Amé­ri­ca La­ti­na.

“Nun­ca es bue­na idea de nin­gún país me­ter­se en la po­lí­ti­ca in­ter­na de otro país, pe­ro par­ti­cu­lar­men­te no lo es en un año co­mo es­te, don­de lo par­ti­cu­lar de la po­lí­ti­ca ex­ter­na de los can­di­da­tos es más so­bre su tem­pe­ra­men­to y per­so­na­li­dad, no si vas a ha­cer X, Yo Z con el país A,B oC ”.

Pro­tec­cio­nis­mo, otra fuen­te de in­quie­tud

Con los áni­mos tan exal­ta­dos, el acer­ca­mien­to a los dos can­di­da­tos por par­te de re­pre­sen­tan­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos es­tá sien­do rea­li­za­do, sal­vo en el ca­so me­xi­cano, o pre­ci­sa­men­te a raíz de él, con ex­tre­ma dis­cre­ción. Po­cos en los círcu­los di­plo­má­ti­cos ad­mi­ten abier­ta­men­te lo que sí re­co­no­cen aun­que sea con una son­ri­sa si­len­cio­sa: que la can­di­da­ta pre­fe­ri­da de la re­gión es Hi­llary Clin­ton. Aun así, tam­po­co ella aca­ba de ser ideal. Su cam­bio de pos­tu­ra so­bre los tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio, obli­ga­da por la pre­sión des­de la iz­quier­da de su par­ti­do, in­quie­ta a un con­ti­nen­te que tie­ne in­con­ta­bles la­zos co­mer­cia­les con EU, afir­ma En­ri­que Igle­sias.

“Es­pe­ro que aquí ese de­ba­te, cuan­do lle­gue a la si­lla del pre­si­den­te, quien­quie­ra que sea, en­tien­da que EU tam­bién ne­ce­si­ta re­la­cio­nes in­ten­sas, co­mer­cia­les, y que en ese sen­ti­do Amé­ri­ca La­ti­na si­gue sien­do un con­ti­nen­te muy im­por­tan­te para EU, y EU muy im­por­tan­te para Amé­ri­ca La­ti­na”.

Para Res­tre­po sin em­bar­go, es­ta cues­tión “es más que co­yun­tu­ral” y se arras­tra­rá du­ran­te el pró­xi­mo go­bierno.

“No ha ha­bi­do una acep­ta­ción po­pu­lar de es­tos acuer­dos y creo que ur­ge que la cla­se po­lí­ti­ca se dé más cuen­ta de la in­quie­tud que es­tá crean­do la glo­ba­li­za­ción, se adap­te a esa reali­dad y de­je de pen­sar que pue­de se­guir ac­tuan­do sin pa­gar un pre­cio po­lí­ti­co o su­frir un re­cha­zo pú­bli­co a tra­ta­dos par­ti­cu­la­res”, ad­vier­te.

los can­di­da­tos a la pre­si­den­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.