Có­mo ga­nar la gue­rra con­tra el te­rro­ris­mo

El Diario de El Paso - - Portada - Fa­reed Za­ka­ria

Nue­va York—En la ma­ña­na del 11 de sep­tiem­bre del 2001 es­ta­ba ma­ne­jan­do en la au­to­pis­ta de Long Is­land, yen­do a la ca­sa de un ami­go a pa­sar allí unas se­ma­nas para tra­ba­jar en un li­bro. Lue­go de una ho­ra, cam­bié el ca­nal de mú­si­ca y me de­tu­ve en el de las no­ti­cias y es­cu­ché ho­rro­ri­za­do los re­la­tos en los que in­for­ma­ban que dos avio­nes de pa­sa­je­ros de gran ta­ma­ño ha­bían cho­ca­do con­tra el World Trade Cen­ter. In­me­dia­ta­men­te di la vuel­ta, dán­do­me cuen­ta que mi pe­río­do sa­bá­ti­co ha­bía fi­na­li­za­do. Y tam­bién el de Es­ta­dos Uni­dos.

Re­sul­ta di­fí­cil re­cor­dar aho­ra el am­bien­te de la dé­ca­da del ’90. La Gue­rra Fría ha­bía ter­mi­na­do, abru­ma­da por las con­di­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas. Un mun­do que ha­bía es­ta­do di­vi­di­do en dos cam­pos (po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca­men­te), aho­ra era uno. Do­ce­nas de paí­ses des­de Amé­ri­ca La­ti­na has­ta Áfri­ca y Asia que al­gu­na vez ha­bían si­do fir­me­men­te so­cia­lis­tas es­ta­ban mo­vién­do­se ha­cia el ca­pi­ta­lis­mo y ha­cia la de­mo­cra­cia, adop­tan­do un or­den glo­bal que an­tes ha­bían de­nun­cia­do co­mo in­jus­to e im­pe­ria­lis­ta.

En la dé­ca­da de los ’90, Es­ta­dos Uni­dos fue con­su­mi­do por char­las de eco­no­mía y tec­no­lo­gía. La re­vo­lu­ción de la in­for­ma­ción ape­nas co­men­za­ba. Tra­to de ex­pli­car­les a mis hi­jos que só­lo ha­ce dos dé­ca­das, la ma­yor par­te del mun­do que hoy pa­re­ce in­dis­pen­sa­ble (el In­ter­net, los ce­lu­la­res) no exis­tían para la ma­yo­ría de las per­so­nas. A prin­ci­pios de la dé­ca­da de los ’90, AOL (em­pre­sa de ser­vi­cios de In­ter­net y me­dios con se­de en Nue­va York) y Nets­ca­pe da­ban to­dos los días a los es­ta­dou­ni­den­ses, la opor­tu­ni­dad de na­ve­gar por In­ter­net. Has­ta ese en­ton­ces, la tec­no­lo­gía re­vo­lu­cio­na­ria que ha­bía de­rri­ba­do la cen­su­ra del Go­bierno y ha­bía abier­to el ac­ce­so a la in­for­ma­ción en el blo­que co­mu­nis­ta fue: la má­qui­na de fax. El es­tra­te­ga Al­bert Wohls­tet­ter ex­pli­có sus efec­tos con un en­sa­yo que es­cri­bió para ‘The Wall Street Jour­nal’ (pe­rió­di­co es­ta­dou­ni­den­se in­ter­na­cio­nal), con el tí­tu­lo ‘The Fax Will Ma­ke you Free’ (‘El fax te ha­rá li­bre’).

Po­cos de no­so­tros en esos tiem­pos re­co­no­cía­mos que una par­te del mun­do no es­ta­ba sien­do re­mo­de­la­da por es­tos vien­tos de cam­bio: el Me­dio Orien­te. Mien­tras el co­mu­nis­mo se des­mo­ro­na­ba, las jun­tas la­ti­noa­me­ri­ca­nas se ren­dían, el apart­heid se res­que­bra­ja­ba y los hom­bres fuer­tes asiá­ti­cos da­ban pa­so a lí­de­res ele­gi­dos, el Me­dio Orien­te per­ma­ne­ció es­tan­ca­do. Ca­si to­do ré­gi­men en la re­gión, des­de Li­bia has­ta Egip­to y Si­ria, era di­ri­gi­do por el mis­mo sis­te­ma autoritario que ha­bía es­ta­do en fun­cio­na­mien­to du­ran­te dé­ca­das. Los go­ber­nan­tes eran ma­yor­men­te lai­cos, au­to­crá­ti­cos y su­ma­men­te re­pre­si­vos. Ha­bían man­te­ni­do el con­trol po­lí­ti­co pe­ro pro­du­cían una de­ses­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y una pa­rá­li­sis so­cial. Para un hom­bre jo­ven en el Me­dio Orien­te, y ha­bía ex­ce­so de hom­bres jó­ve­nes, el mun­do es­ta­ba avan­zan­do en to­das par­tes, ex­cep­to en sus ho­ga­res.

En es­te va­cío en­tró el is­lam po­lí­ti­co. Siem­pre ha­bían exis­ti­do pre­di­ca­do­res y pen­sa­do­res que creían que el is­lam no era só­lo una re­li­gión sino un sis­te­ma com­ple­to de po­lí­ti­ca, eco­no­mía y le­yes. Da­do que las dic­ta­du­ras lai­cas del mun­do ára­be pro­du­cían mi­se­ria, ca­da vez más y más per­so­nas es­cu­cha­ban a ideó­lo­gos que te­nían un le­ma sim­ple: el is­lam es la res­pues­ta, por el cual se re­fe­rían a un is­lam ra­di­cal, li­te­ra­lis­ta. La se­duc­ción de di­cho le­ma real­men­te es­tá en el co­ra­zón del pro­ble­ma que aún en­fren­ta­mos en la ac­tua­li­dad. Es lo que lle­va a al­gu­nos hom­bres jó­ve­nes mu­sul­ma­nes alie­na­dos (e in­clu­so a al­gu­nas mu­je­res) no so­la­men­te a ma­tar, sino, to­da­vía más di­fí­cil de com­pren­der, a mo­rir.

¿Có­mo es­tán las co­sas aho­ra? Des­de ese día en sep­tiem­bre del 2001, Es­ta­dos Uni­dos ha li­bra­do dos gue­rras muy im­por­tan­tes, se ha em­bar­ca­do en do­ce­nas de mi­sio­nes mi­li­ta­res más pe­que­ñas, ha cons­trui­do una bu­ro­cra­cia vas­ta de se­gu­ri­dad na­cio­nal y ha es­ta­ble­ci­do nue­vas re­glas y pro­ce­sos, to­das con la in­ten­ción de pro­te­ger a Es­ta­dos Uni­dos y a sus alia­dos de los pe­li­gros del te­rro­ris­mo is­lam.

Al­gu­nas de es­tas ac­cio­nes han pro­te­gi­do tan­to a Es­ta­dos Uni­dos co­mo a sus alia­dos. Sin em­bar­go, el cam­bio no­ta­ble que ha te­ni­do lu­gar en el Me­dio Orien­te es que la es­ta­bi­li­dad ha si­do re­em­pla­za­da por la ines­ta­bi­li­dad. La in­ter­ven­ción de Es­ta­dos Uni­dos en Irak pue­de ha­ber si­do la chis­pa que lo en­cen­dió, pe­ro las as­ti­llas se ha­bían es­ta­do acu­mu­lan­do a gran al­tu­ra. La pri­ma­ve­ra ára­be, por ejem­plo, fue el re­sul­ta­do de po­de­ro­sas pre­sio­nes de­mo­grá­fi­cas, eco­nó­mi­cas y so­cia­les que em­pu­ja­ron con­tra los re­gí­me­nes que ha­bían per­di­do la ha­bi­li­dad de res­pon­der o adap­tar­se. El cre­cien­te sec­ta­ris­mo (chii­tas con­tra su­ni­tas, ára­bes con­tra kur­dos) ha­bía re­mo­de­la­do las po­lí­ti­cas de paí­ses co­mo Irak y Si­ria. Cuan­do el go­ber­nan­te re­pre­si­vo fue de­rro­ca­do (Sad­dam, Sa­leh, Gad­ha­fi), el or­den po­lí­ti­co en­te­ro se des­hi­zo y la na­ción mis­ma (una crea­ción re­cien­te en el mun­do ára­be) ca­yó a pe­da­zos.

El desafío de de­rro­tar al Es­ta­do Is­lá­mi­co no se tra­ta real­men­te de ven­cer­lo en el cam­po de ba­ta­lla. Es­ta­dos Uni­dos ha ga­na­do ba­ta­llas de esa ma­ne­ra, du­ran­te 15 años en Af­ga­nis­tán e Irak, so­la­men­te para des­cu­brir que una vez que las fuer­zas es­ta­dou­ni­den­ses se re­ti­ran, los ta­li­ba­nes o el Es­ta­do Is­lá­mi­co u otro gru­po ra­di­cal re­tor­na. La ma­ne­ra de de­rro­tar a es­tos gru­pos es ayu­dar a los paí­ses mu­sul­ma­nes a en­con­trar al­gu­na for­ma de po­lí­ti­ca que abor­de las as­pi­ra­cio­nes bá­si­cas de su gen­te, to­da su gen­te. La me­ta es fá­cil de ex­pre­sar: de­te­ner olas de hom­bres jó­ve­nes des­con­ten­tos que caen en la de­ses­pe­ra­ción de­bi­do a sus con­di­cio­nes, na­ve­gan por In­ter­net y en­cuen­tran allí el mis­mo an­ti­guo le­ma: el is­lam es la res­pues­ta. Cuan­do aque­llos hom­bres jó­ve­nes no ha­gan más clic en ese en­la­ce, ahí se­rá cuan­do se ha­brá ga­na­do la gue­rra con­tra el te­rror.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.