Ma­to­nes y be­sos

El Diario de El Paso - - Portada - Paul Krug­man

Nue­va York— Pri­me­ro que na­da, acla­re­mos es­to: la Fe­de­ra­ción Ru­sa del 2016 no es la Unión So­vié­ti­ca de 1986. Cier­to, cu­bre la ma­yor par­te del mis­mo te­rri­to­rio y la go­bier­nan al­gu­nos de los mis­mos ma­to­nes. Sin em­bar­go, ya no es­tá la ideo­lo­gía mar­xis­ta ni tam­po­co el es­ta­tus de su­per­po­ten­cia. Es­ta­mos ha­blan­do de un pe­troes­ta­do, más o me­nos co­rrup­to, co­mo cual­quier otro, aun­que es ver­dad que es uno gran­de que re­sul­ta que tie­ne mi­si­les nu­clea­res.

Men­ciono to­do es­to por­que el efu­si­vo elo­gio que Do­nald Trump hi­zo de Vla­di­mir Pu­tin –lo que, de he­cho, re­fle­ja un sen­ti­mien­to bas­tan­te co­mún en la de­re­cha– pa­re­ce ha­ber con­fun­di­do a la gen­te.

Por una par­te, al­gu­nos ex­pre­san des­con­cier­to por el es­pec­tácu­lo de los de­re­chis­tas –el ti­po de per­so­nas que so­lían gri­tar: ‘¡Es­ta­dos Uni­dos, quié­re­lo o dé­ja­lo!’– que elo­gian a un ré­gi­men ru­so. Por el otro, unas cuan­tas per­so­nas de la iz­quier­da son an­ti an­ti­pu­ti­nis­tas y di­cen que las crí­ti­cas al amor de Trump por Pu­tin son ‘car­na­da ro­ja’. Sin em­bar­go, la Ru­sia de hoy no es co­mu­nis­ta, ni si­quie­ra iz­quier­dis­ta; só­lo es un Es­ta­do autoritario, con un cul­to a la per­so­na­li­dad en torno a su hom­bre fuer­te, que le de­rra­ma be­ne­fi­cios a una oli­gar­quía in­men­sa­men­te acau­da­la­da, mien­tras su­pri­me con bru­ta­li­dad a la opo­si­ción y la crí­ti­ca.

¿Es­toy sien­do in­jus­to?, ¿po­dría el elo­gio al dic­ta­dor de fac­to de Ru­sia re­fle­jar el apre­cio por sus lo­gros sus­tan­cia­les? Bueno, ha­ble­mos de lo que el ré­gi­men de Pu­tin ha, de he­cho, lo­gra­do, em­pe­zan­do con la eco­no­mía.

Pu­tin lle­gó al po­der a fi­na­les de 1999, cuan­do Ru­sia se es­ta­ba re­cu­pe­ran­do de una gra­ve cri­sis fi­nan­cie­ra, y sus pri­me­ros ocho años es­tu­vie­ron mar­ca­dos por un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co rá­pi­do. No obs­tan­te, es­te cre­ci­mien­to se pue­de ex­pli­car con una so­la pa­la­bra: pe­tró­leo.

Da­do que Ru­sia, co­mo he di­cho, es un pe­troes­ta­do, los com­bus­ti­bles re­pre­sen­tan más de dos ter­ce­ras par­tes de sus ex­por­ta­cio­nes, y las ma­nu­fac­tu­ras ape­nas una quin­ta par­te. Los pre­cios del pe­tró­leo más que se tri­pli­ca­ron del 1999 al 2000; unos cuan­tos años des­pués se vol­vie­ron a más que tri­pli­car. Lue­go se hun­die­ron, al igual que la eco­no­mía ru­sa, a la que le ha ido muy mal en los úl­ti­mos años.

De he­cho, Pu­tin ten­dría al­go de lo que alar­dea, si hu­bie­ra lo­gra­do di­ver­si­fi­car las ex­por­ta­cio­nes de Ru­sia. Y ello ha­bría si­do po­si­ble por­que el vie­jo ré­gi­men de­jó tras de sí un enor­me cua­dro de tra­ba­ja­do­res al­ta­men­te cua­li­fi­ca­dos.

De he­cho, los emi­gra­dos ru­sos han si­do una fuer­za cla­ve de­trás del asom­bro­so au­ge tec­no­ló­gi­co de Israel; y pa­re­cie­ra que el go­bierno de Pu­tin no tie­ne nin­gún pro­ble­ma para re­clu­tar a ta­len­to­sos pi­ra­tas ci­ber­né­ti­cos para me­ter­se a los ar­chi­vos del Co­mi­té Na­cio­nal De­mó­cra­ta de Es­ta­dos Uni­dos. Sin em­bar­go, Ru­sia no rea­li­za­ría su po­ten­cial tec­no­ló­gi­co en un ré­gi­men en el que el éxi­to em­pre­sa­rial de­pen­de, prin­ci­pal­men­te, de las co­ne­xio­nes po­lí­ti­cas.

Así es que el ma­ne­jo eco­nó­mi­co de Pu­tin no es na­da de lo que val­ga la pe­na es­cri­bir. ¿De cuá­les otros as­pec­tos de su li­de­raz­go?

Cla­ro que Ru­sia tie­ne un ejér­ci­to enor­me, al que ha uti­li­za­do para ane­xar­se Cri­mea y apo­yar a los re­bel­des en el Es­te de Ucra­nia. Sin em­bar­go, es­ta de­mos­tra­ción de fuer­za ha he­cho más dé­bil a Ru­sia, en lu­gar de más fuer­te. Cri­mea, en par­ti­cu­lar, no es la gran con­quis­ta: es un te­rri­to­rio con me­nos gen­te que Queens o Brooklyn, y, en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, es una car­ga más que un ac­ti­vo, ya que la to­ma del po­der por par­te de los ru­sos ha de­bi­li­ta­do al tu­ris­mo, su sos­tén pre­vio.

Y, ade­más, en for­ma ex­tra­ña, al­gu­nas per­so­nas pien­san que hay una con­tra­dic­ción en­tre la bur­la de­mó­cra­ta que se ha­ce del ‘bro­man­ce’ de Trump y Pu­tin, y la bur­la que hi­zo el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma de Mitt Rom­ney ha­ce cua­tro años, cuan­do és­te di­jo que Ru­sia era nues­tro ‘ene­mi­go geo­po­lí­ti­co nú­me­ro uno’. Sin em­bar­go, no la hay: Ru­sia tie­ne un ré­gi­men ho­rri­ble, pe­ro, co­mo di­jo Oba­ma, es una ‘po­ten­cia re­gio­nal’, no una su­per­po­ten­cia co­mo la an­ti­gua Unión So­vié­ti­ca.

Fi­nal­men­te, ¿qué hay con el po­der sua­ve, con la ca­pa­ci­dad para per­sua­dir por me­dio del atrac­ti­vo de la cul­tu­ra y los va­lo­res pro­pios? Ru­sia tie­ne muy po­ca, ex­cep­to, qui­zá, en­tre los de­re­chis­tas que en­cuen­tran atrac­ti­vas a su po­se de ma­cho y su in­fle­xi­bi­li­dad.

Lo que nos trae de vuel­ta al sig­ni­fi­ca­do del cul­to a Pu­tin y a la for­ma en la que el can­di­da­to re­pu­bli­cano a la Pre­si­den­cia es­ta­dou­ni­den­se se ha uni­do a es­te cul­to con en­tu­sias­mo.

Hay bue­nas ra­zo­nes para preo­cu­par­se por las co­ne­xio­nes personales de Trump con el ré­gi­men de Pu­tin (o con los oli­gar­cas cer­ca­nos a ese ré­gi­men, lo que es, efec­ti­va­men­te, lo mis­mo.) ¿Qué tan cru­cial ha si­do el di­ne­ro ru­so para sos­te­ner al des­ven­ci­ja­do im­pe­rio em­pre­sa­rial de Trump? Hay in­di­cios de que, en efec­to, pue­de ha­ber si­do muy im­por­tan­te, pe­ro da­do el gran si­gi­lo de Trump y su ne­ga­ti­va a dar a co­no­cer sus de­cla­ra­cio­nes fis­ca­les, na­die sa­be en reali­dad.

Más allá de eso, no obs­tan­te, ad­mi­rar a Pu­tin sig­ni­fi­ca ad­mi­rar a al­guien que des­pre­cia a la de­mo­cra­cia y a las li­ber­ta­des ci­vi­les. O, con ma­yor pre­ci­sión, sig­ni­fi­ca ad­mi­rar a al­guien pre­ci­sa­men­te por eso.

Cuan­do Trump y otros elo­gian a Pu­tin co­mo ‘un lí­der fuer­te’, no quie­ren de­cir que ha­ya he­cho que Ru­sia vuel­va a ser gran­de, por­que no ha si­do así. Ha lo­gra­do po­co en el fren­te eco­nó­mi­co, y sus con­quis­tas, tal co­mo es­tán, son bas­tan­te la­men­ta­bles. Lo que ha he­cho, no obs­tan­te, es aplas­tar a sus ri­va­les in­ter­nos: te opo­nes al ré­gi­men de Pu­tin y es pro­ba­ble que ter­mi­nes en la cár­cel o muer­to. ¡Fuer­te!

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.