La sociedad es­ta­dou­ni­den­se es­tá en­fer­ma

El Diario de El Paso - - Portada - • Hum­ber­to Cas­pa

Los Án­ge­les– Mu­chos co­men­ta­rios de pe­rio­dis­tas y co­lum­nis­tas coin­ci­den en se­ña­lar que Do­nald Trump es un in­di­vi­duo sin es­crú­pu­los; no le im­por­ta ha­cer re­lu­cir su mi­so­gi­nia y se­xis­mo fren­te a las cá­ma­ras de te­le­vi­sión; su ego­cen­tris­mo y pe­tu­lan­cia es la som­bra que nun­ca lo aban­do­na; su cho­vi­nis­mo y ra­cis­mo bur­bu­jean ca­da vez que se pre­sen­ta an­te el pú­bli­co.

¿Có­mo es po­si­ble que un in­di­vi­duo con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas sea uno de los dos lí­de­res po­lí­ti­cos más im­por­tan­tes del país? ¿Qué es lo que ha pa­sa­do con la sociedad es­ta­dou­ni­den­se?

Nues­tra sociedad es­tá en­fer­ma. Tie­ne unos ma­les si­mi­la­res a aque­llos que se pre­sen­ta­ban en la sociedad ale­ma­na de la Re­pú­bli­ca de Wei­mar de la dé­ca­da de 1920. Des­pués de la ca­pi­tu­la­ción de la Pri­me­ra Gue­rra Mundial, Ale­ma­nia fue obli­ga­da a fir­mar Tra­ta­do de Ver­sa­lles, el cual im­po­nía se­rias re­pre­sa­lias por ha­ber ini­cia­do la pri­me­ra ca­tás­tro­fe mundial.

Du­ran­te to­da la dé­ca­da de 1920, Adol­fo Hitler uti­li­zó una re­tó­ri­ca al­ta­men­te be­li­ge­ran­te, re­van­chis­ta y ra­cis­tas, así co­mo tam­bién la im­po­pu­la­ri­dad del Tra­ta­do de Ver­sa­lles, para per­sua­dir a sus com­pa­trio­tas ale­ma­nes por la sen­da del fas­cis­mo.

Hitler, co­mo to­dos los po­lí­ti­cos ra­cis­tas de su pe­rio­do en Eu­ro­pa, pro­pa­gó la fi­lo­so­fía reac­cio­na­ria del fi­ló­so­fo in­glés He­bert Spencer, quien en­con­tró en la teo­ría evo­lu­cio­nis­ta de Char­les Dar­win la fuen­te y cu­na de sus es­tu­dios so­cio-eco­nó­mi­cos.

Fue Spencer y no Dar­win quien for­mu­ló la co­no­ci­da ex­pre­sión de la “so­bre­vi­ven­cia del más ap­to”. Y fue tam­bién es­te fi­ló­so­fo, quien pro­pu­so, a tra­vés de es­tu­dios cua­si-cien­tí­fi­cos y evo­lu­cio­nis­tas, que la po­bla­ción blan­ca del Oc­ci­den­te de Eu­ro­pa pro­du­jo enor­mes des­cu­bri­mien­tos en el mun­do de­bi­do a los atri­bu­tos na­tu­ra­les de su es­pe­cie y, es­pe­cial­men­te, por­que fue­ron ellos los que evo­lu­cio­na­ron –y no las po­bla­cio­nes de otras re­gio­nes— a tra­vés del tiem­po.

De acuer­do a la pers­pec­ti­va de Spencer, el he­cho de que Eu­ro­pa se con­vir­tie­ra en el cen­tro de la modernización y en el nú­cleo de gran­des des­cu­bri­mien­tos re­vo­lu­cio­na­rios en los cam­pos de la tec­no­lo­gía, eco­no­mía, ar­tes, po­lí­ti­ca, fí­si­ca, en­tre otros, no fue una obra de la ca­sua­li­dad o del des­tino, sino que fue pro­duc­to de un es­que­ma na­tu­ral de los se­res (blan­cos) más fuer­tes e in­te­li­gen­tes de la tie­rra. De no ha­ber si­do por su gen­te –es de­cir, la ra­za blan­ca—, Eu­ro­pa no hu­bie­ra cre­ci­do en la ma­ne­ra co­mo se desa­rro­lló a lo lar­go de su his­to­ria.

En tal for­ma, Spencer creó lo que en las cien­cias so­cia­les se co­no­ce co­mo la teo­ría So­cial Dar­wi­nis­ta o el es­tu­dio y en­ten­di­mien­to de los fe­nó­me­nos so­cia­les a tra­vés de la evo­lu­ción hu­ma­na o, en tér­mi­nos prác­ti­cos, el ra­cis­mo en su más al­ta ex­pre­sión.

Los ha­llaz­gos de Spencer tu­vie­ron acep­ta­ción al­re­de­dor del mun­do, prin­ci­pal­men­te en aque­llas re­gio­nes don­de los gru­pos mi­no­ri­ta­rios na­cio­na­les y ét­ni­cos em­pe­za­ron a tener afluen­cia en so­cie­da­des do­mi­nan­tes por la cul­tu­ra Oc­ci­den­tal. En Eu­ro­pa, par­ti­cu­lar­men­te, en Ale­ma­nia, los es­tu­dios ra­cis­tas de Spencer fue­ron uno de los tan­tos ele­men­tos que mo­ti­va­ron al ré­gi­men de Adol­fo Hitler a un pro­ce­so de lin­cha­mien­to que desem­bo­có en el Ho­lo­caus­to du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mundial.

Al­go si­mi­lar su­ce­de en la sociedad nor­te­ame­ri­ca­na. Los fi­ló­so­fos del Dar­wi­nis­mo-So­cial vol­vie­ron al fren­te de las pá­gi­nas en los pe­rió­di­cos y ca­na­les de te­le­vi­sión más im­por­tan­tes del país. No es una exa­ge­ra­ción cuan­do Hi­llary Clin­ton co­men­tó que la mi­tad de la po­bla­ción que apo­ya a Trump tie­ne in­cli­na­cio­nes ra­cis­tas. Es­ta gen­te mues­tra los dien­tes de so­lo pen­sar que el em­pre­sa­rio de co­pe­te ro­ji­zo va a lle­gar a la Ca­sa Blan­ca. La sociedad es­ta­dou­ni­den­se es­tá im­preg­na­da de una en­fer­me­dad so­cial que po­ten­cial­men­te le con­du­ci­rá a una dic­ta­du­ra iné­di­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.