Juez que cam­bió de par­ti­do, me­jor opor­tu­ni­dad pa­ra de­mó­cra­tas

El Diario de El Paso - - Texas - As­so­cia­ted Press us­tin –

ALa úl­ti­ma vez que un de­mó­cra­ta ga­nó un car­go pú­bli­co es­ta­tal en Te­xas, Li­sa Ma­rie Pres­ley y Mi­chael Jack­son es­ta­ban re­cién ca­sa­dos, y “Friends” pron­to pon­dría de mo­da el cor­te de pe­lo de “Ra­chel”.

Si us­ted no en­ten­dió las re­fe­ren­cias de cul­tu­ra pop, es por­que en 1994 us­ted no ha­bría po­di­do en­con­trar una ex­pli­ca­ción de ta­les re­fe­ren­cias en Goo­gle, ya que aún fal­ta­ban cua­tro años pa­ra que lle­gá­ra­mos a co­no­cer a se­me­jan­te gi­gan­te de la tec­no­lo­gía.

Des­pués de dos dé­ca­das de de­rro­tas en las elec­cio­nes es­ta­ta­les, al pa­re­cer los de­mó­cra­tas tie­nen la po­si­bi­li­dad, es­te pró­xi­mo no­viem­bre, de po­ner­le fin a la ra­cha ga­na­do­ra más lar­ga en la na­ción de los re­pu­bli­ca­nos de Te­xas.

La úni­ca ver­da­de­ra ame­na­za pa­re­ce ser el juez ti­tu­lar de la Cor­te de Ape­la­cio­nes Pe­na­les, Law­ren­ce Me­yers, quien cam­bió de par­ti­do pa­ra con­ver­tir­se en de­mó­cra­ta en el 2013, y que aho­ra en­fren­ta una re­ñi­da con­tien­da elec­to­ral.

In­clu­so Me­yers re­co­no­ce que es muy pro­ba­ble que pier­da.

“Cuan­do me me­tí en es­to por pri­me­ra vez, no te­nía gran­des es­pe­ran­zas de po­der ga­nar”, se­gún di­jo so­bre su cam­bio de par­ti­do.

“Pe­ro aho­ra, al me­nos hay una po­si­bi­li­dad”, agre­gó.

Me­yers es el juez que por más años ha ser­vi­do en la Cor­te pe­nal de ma­yor ran­go en Te­xas —iró­ni­ca­men­te con­vir­tién­do­se en el pri­mer re­pu­bli­cano en re­sul­tar elec­to en 1992.

Me­yers, quien re­nun­ció al Par­ti­do Re­pu­bli­cano de­bi­do a que le preo­cu­pa­ba la cre­cien­te in­fluen­cia del Par­ti­do del Té, di­ce que al con­ver­tir­se en de­mó­cra­ta “ob­via­men­te” es­ta­ba po­nien­do en ries­go su re­elec­ción en Te­xas, don­de los re­pu­bli­ca­nos tie­nen el con­trol de los otros 28 car­gos pú­bli­cos del es­ta­do.

Me­yers ya es­tá en 0-1 con su nue­vo par­ti­do, ha­bien­do si­do de­rro­ta­do en el 2014 cuan­do se lan­zó por un es­ca­ño en la Su­pre­ma Cor­te de Te­xas, la cual se en­car­ga de aten­der ca­sos ci­vi­les.

En su lu­gar, man­tu­vo su ac­tual pues­to y aho­ra ten­drá que de­fen­der su po­si­ción con­tra la juez es­ta­tal de dis­tri­to, Mary Lou Keel, de Hous­ton, quien ve a Me­yers co­mo el can­di­da­to en des­ven­ta­ja.

“En ver­dad creo que es una ven­ta­ja ser re­pu­bli­cano en el es­ta­do de Te­xas”, di­jo Keel. “Creo que Me­yers ten­drá que es­ca­lar una du­ra pen­dien­te”.

Te­xas es el es­ta­do con­ser­va­dor más gran­de del país, pe­ro no es el más re­pu­bli­cano. Los de­mó­cra­tas tie­nen 11 es­ca­ños en el Con­gre­so, jun­to con el pues­to de Me­yers.

En el es­ta­do ve­cino de Oklaho­ma, los re­pu­bli­ca­nos tie­nen el con­trol de to­do car­go pú­bli­co a ni­vel es­ta­tal y to­do es­ca­ño en el Con­gre­so. Lo mis­mo su­ce­de en Idaho, Kan­sas, Da­ko­ta del Sur, Wyo­ming y Utah, don­de ni un so­lo de­mó­cra­ta ha ga­na­do un car­go pú­bli­co des­de 1996.

Al­gu­nos son­deos mues­tran que Te­xas po­dría es­tar en jue­go en la con­tien­da en­tre Hi­llary Clin­ton y Do­nald Trump, a pe­sar de que el es­ta­do no ha­ya vo­ta­do por un de­mó­cra­ta en una elec­ción pre­si­den­cial des­de que apo­yó a Jimmy Car­ter en 1976.

El apo­yo a Clin­ton po­dría ser ali­men­ta­do por un au­men­to en el nú­me­ro de vo­tan­tes his­pa­nos re­gis­tra­dos a ni­vel na­cio­nal, mu­chos de los cua­les han ex­pre­sa­do su enojo ha­cia la du­ra re­tó­ri­ca in­mi­gra­to­ria de Trump y de­bi­do a que pro­me­te cons­truir un mu­ro a lo lar­go de la fron­te­ra en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co y obli­gar al país ve­cino del sur a que pa­gue por di­cho mu­ro.

Al­gu­nos con­ser­va­do­res tra­di­cio­na­les de Te­xas tam­bién sien­ten ha­ber si­do alie­na­dos por Trump.

El con­se­jo edi­to­rial del Da­llas Mor­ning News le dio su apo­yo a Clin­ton, la pri­me­ra vez que se alía con un de­mó­cra­ta pa­ra pre­si­den­te des­de 1940.

Sin em­bar­go, na­die sa­be si el in­cre­men­to en el re­gis­tro de vo­tan­tes sig­ni­fi­que que en ver­dad ha­brá una ma­yor par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral y si to­dos esos po­ten­cia­les vo­tan­tes ex­tra en reali­dad vo­ta­rán por Clin­ton.

Tam­bién hay que to­mar en cuen­ta que Mitt Rom­ney ga­nó en Te­xas por cer­ca de 1.3 mi­llo­nes de vo­tos en el 2012 —un mar­gen lo su­fi­cien­te­men­te gran­de pa­ra ab­sor­ber a al­gu­nos lea­les re­pu­bli­ca­nos que no vo­ta­rán por Trump.

Otra co­sa que ha cam­bia­do des­de 1994 es la po­bla­ción de Te­xas, la cual se ha in­cre­men­ta­do de al­re­de­dor de 18.3 mi­llo­nes ha­bi­tan­tes que te­nía en ese en­ton­ces a cer­ca de 27.5 mi­llo­nes ac­tual­men­te.

Tal cre­ci­mien­to fue im­pul­sa­do pri­mor­dial­men­te por los his­pa­nos, quie­nes tien­den a vo­tar por el Par­ti­do De­mó­cra­ta.

law­ren­ce me­yers

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.