Un chi­fla­do en bus­ca de un al­to car­go

El Diario de El Paso - - Opinión - Ni­cho­las Kris­tof Fa­ce­book.com/Kris­tof

Nue­va York— Una de las tram­pas men­ta­les en que to­dos cae­mos, in­clui­dos pe­rio­dis­tas, es per­ci­bir la po­lí­ti­ca a tra­vés de na­rra­ti­vas. El pre­si­den­te Ge­rald Ford ha­bía si­do una es­tre­lla de fut­bol ame­ri­cano, pe­ro, de al­gu­na for­ma, en los me­dios desa­rro­lla­mos una na­rra­ti­va de él co­mo un tor­pe; de for­ma que ca­da vez que tro­pe­za­ba, apa­re­cía un clip en el no­ti­cia­rio noc­turno. De la mis­ma for­ma, en los me­dios pre­sen­ta­mos erró­nea­men­te al pre­si­den­te Jimmy Car­ter co­mo un bal­bu­cean­te pe­la­ga­tos, in­clu­so al tiem­po que él en­fren­tó los desafíos más du­ros, des­de re­co­no­cer a Chi­na has­ta re­gre­sar el Ca­nal de Pa­na­má.

Des­pués, en el 2000, pin­ta­mos a Al Go­re co­mo inau­tén­ti­co y con pro­pen­sión a exa­ge­ra­cio­nes de au­to­bom­bo, y el ele­men­to más me­mo­ra­ble de los de­ba­tes pre­si­den­cia­les; ese año ter­mi­na­ron sien­do no las de­cla­ra­cio­nes erra­das de Geor­ge W. Bush, sino los dra­má­ti­cos sus­pi­ros de Go­re.

Sa­co a co­la­ción es­te re­gis­tro pro­ba­do de al­ti­ba­jos por­que me pregunto si una vez más, nues­tros re­por­ta­jes co­lec­ti­vos no es­tán ali­men­tan­do per­cep­cio­nes equi­vo­ca­das.

Un son­deo en­tre CNN y ORC es­te mes arro­jó que, por mar­gen de 15 pun­tos por­cen­tua­les, los vo­tan­tes pen­sa­ban que Do­nald Trump era ‘más ho­nes­to y con­fia­ble’ que Hi­llary Clin­ton. Sea­mos fran­cos: Es­ta per­cep­ción po­pu­lar va to­tal­men­te en con­tra de to­da evi­den­cia.

En el si­tio en lí­nea Po­li­tiFact, 13 por cien­to de las de­cla­ra­cio­nes de Clin­ton que fue­ron re­vi­sa­das ter­mi­na­ron con la ca­te­go­ría de ‘fal­sas’ o ‘men­ti­ras gran­des’, com­pa­ra­do con 53 por cien­to de las de Trump. Al re­vés, la mi­tad de las de Clin­ton son ca­ta­lo­ga­das ‘cier­tas’ o ‘ma­yor­men­te cier­tas’ com­pa­ra­do con 15 por cien­to de las de­cla­ra­cio­nes de Trump.

Cla­ra­men­te, Clin­ton ma­ti­za la ver­dad… pe­ro no hay com­pa­ra­ción con Trump.

No es­toy se­gu­ro de que el pe­rio­dis­mo sea res­pon­sa­ble, pe­ro es­to efec­ti­va­men­te sa­ca a co­la­ción el es­pi­no­so te­ma de la fal­sa equi­va­len­cia, que ha si­do de­ba­ti­do in­ten­sa­men­te en­tre pe­rio­dis­tas en es­ta cam­pa­ña. A con­ti­nua­ción la pre­gun­ta: ¿Es mal pra­xis pe­rio­dís­ti­ca ci­tar a ca­da par­te y de­jar­le a los lec­to­res sa­car sus pro­pias con­clu­sio­nes, in­clu­so si una de las par­tes pa­re­ce es­tar fa­bri­can­do he­chos o ha­cien­do co­men­ta­rios ab­sur­dos?

El pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma in­ter­vino es­ta se­ma­na, di­cien­do que ‘no po­de­mos dar­nos el lu­jo de ac­tuar co­mo si aquí hu­bie­ra una equi­va­len­cia’.

Des­con­fío de gran­des con­clu­sio­nes so­bre la fal­sa equi­va­len­cia des­de 30 mil pies de al­tu­ra. Pe­ro en las ba­ses po­pu­la­res de una cam­pa­ña, creo que po­de­mos ha­cer­lo me­jor pa­ra in­di­car que una de las par­tes es un pa­ya­so.

Hay chi­fla­dos que creen que la tie­rra es pla­na, y no me­re­cen ser ci­ta­dos sin ex­pli­car que es­to es una, eh, pers­pec­ti­va pe­ri­fé­ri­ca, y lo mis­mo va pa­ra un chi­fla­do que ha ar­gu­men­ta­do que el cam­bio cli­má­ti­co es un en­ga­ño he­cho por los chi­nos, quien se ha pro­nun­cia­do por prohi­bir la en­tra­da de mu­sul­ma­nes y quien ha di­cho que cons­trui­rá un mu­ro fron­te­ri­zo y que Mé­xi­co lo pa­ga­rá.

De­be­mos a nues­tros lec­to­res una in­di­ca­ción de cuan­do es­ta­mos es­cri­bien­do so­bre un chi­fla­do. In­clu­so si es un can­di­da­to pre­si­den­cial. No: par­ti­cu­lar­men­te cuan­do se tra­ta de un can­di­da­to pre­si­den­cial.

Fran­ca­men­te se ha da­do un ni­vel de irrea­li­dad en una par­te de la dis­cu­sión de cam­pa­ña: en par­te de­bi­do a que la na­rra­ti­va de Hi­llary Clin­ton es la de una can­di­da­ta res­ba­la­di­za y des­ho­nes­ta, la dis­cu­sión gi­ra des­pro­por­cio­na­da­men­te en torno a ese te­ma.

Sí, Clin­ton ha si­do tai­ma­da y le­ga­lis­ta en sus ex­pli­ca­cio­nes so­bre men­sa­jes de co­rreo elec­tró­ni­co. En el ín­te­rin, Trump es un mi­tó­mano que, a to­das lu­ces, en­ga­ñó sis­te­má­ti­ca­men­te a clien­tes de la Uni­ver­si­dad Trump.

Las fi­nan­zas de Clin­ton son un cam­po mi­na­do, lo cual sa­be­mos por­que ella ha di­vul­ga­do 39 años de de­cla­ra­cio­nes fis­ca­les; Trump se­ría el pri­mer no­mi­na­do de im­por­tan­cia del par­ti­do des­de Ford que no da a co­no­cer su de­cla­ra­ción de im­pues­tos (in­clu­so Ford di­vul­gó un su­ma­rio fis­cal). Además, ca­da ana­lis­ta se­rio sa­be que Trump es­tá con­tan­do una men­ti­ra cuan­do pro­me­te ale­gre­men­te cons­truir un mu­ro de 25 mil mi­llo­nes de dó­la­res que Mé­xi­co pa­ga­rá.

Des­pués es­tá la cues­tión de las fun­da­cio­nes. Sí, Clin­ton creó con­flic­tos de in­te­rés con la fun­da­ción fa­mi­liar y no re­ve­ló ple­na­men­te a los do­na­do­res, co­mo lo ha­bía pro­me­ti­do. Sin em­bar­go, la Fun­da­ción Trump vio­ló lla­na­men­te la ley al ha­cer una con­tri­bu­ción po­lí­ti­ca (que pu­die­ra ha­ber si­do un so­borno pa­ra evi­tar una in­ves­ti­ga­ción, pe­ro esa es otra his­to­ria).

Va­le igual­men­te la pe­na evi­tar la equi­va­len­cia mo­ral con res­pec­to al tra­ba­jo de las dos fun­da­cio­nes: la Fun­da­ción Clin­ton sal­va vi­das por to­do el mun­do de SI­DA y des­nu­tri­ción, en tan­to la Fun­da­ción Trump usó sus re­cur­sos pa­ra com­prar –¡sí!– un gran pin­tu­ra de Trump, co­mo un re­ga­lo pa­ra Trump (eso tam­bién pu­die­ra vio­lar las re­glas ha­cen­da­rias).

El úl­ti­mo za­fa­rran­cho ha si­do el cui­da­do de sa­lud. Nin­guno de los can­di­da­tos ha si­do muy abier­to con res­pec­to a sa­lud, pe­ro Clin­ton ha pre­sen­ta­do re­gis­tros mé­di­cos mu­cho más de­ta­lla­dos que Trump, y una em­pre­sa ac­tua­rial le di­jo a The Was­hing­ton Post Fact Chec­ker que Clin­ton tie­ne 5.9 por cien­to de pro­ba­bi­li­da­des de mo­rir pa­ra el fi­nal de un se­gun­do man­da­to en la pre­si­den­cia es­ta­dou­ni­den­se, mien­tras que Trump ten­dría una pro­ba­bi­li­dad de 8.4 por cien­to.

Así que me pregunto si los es­fuer­zos pe­rio­dís­ti­cos por la im­par­cia­li­dad no ge­ne­ran el ries­go de nor­ma­li­zar a Trump, sin re­co­no­cer ca­bal­men­te has­ta qué gra­do él es un can­di­da­to anor­mal. His­tó­ri­ca­men­te en los me­dios in­for­ma­ti­vos, a ve­ces he­mos caí­do en las ga­rras de sim­plis­tas na­rra­ti­vas o fal­sas equi­va­len­cias, y real­men­te de­be­ría­mos in­ten­tar ga­ran­ti­zar que eso no ocu­rra de nue­vo.

De­be­ría­mos ser pe­rros guar­dia­nes, no pe­rros fal­de­ros, y cuan­do la po­bla­ción con­si­de­ra que Trump es más ho­nes­to que Clin­ton, al­go ha sa­li­do mal.

Por mi par­te, nun­ca he co­no­ci­do a un po­lí­ti­co na­cio­nal tan mal in­for­ma­do, tan en­ga­ño­so, tan eva­si­vo y tan va­cuo co­mo Trump. Él no es nor­mal. Y de al­gu­na for­ma, eso es lo que nues­tros la­dri­dos ne­ce­si­tan trans­mi­tir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.