Los obre­ros blan­cos des­pla­zan a los elec­to­res la­ti­nos

El Diario de El Paso - - Opinión - Ru­ben Na­va­rret­te Jr. ru­ben@ru­ben­na­va­rret­te.com

San Die­go— La gen­te siem­pre se que­ja de que los in­mi­gran­tes la­ti­nos des­pla­zan a los es­ta­dou­ni­den­ses na­ci­dos en el país de sus pues­tos de tra­ba­jo y de sus ba­rrios.

Pe­ro es­te año, los la­ti­nos fue­ron des­pla­za­dos en la je­rar­quía po­lí­ti­ca por un nue­vo gru­po: los obre­ros blan­cos.

¿Qué pa­só? Se su­po­nía que la elec­ción pre­si­den­cial de 2016 per­mi­ti­ría que los la­ti­nos pu­sie­ran de ma­ni­fies­to su fuer­za. Tras años de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, los la­ti­nos es­ta­ban lis­tos pa­ra ele­gir un pre­si­den­te. Es una cues­tión de nú­me­ros; se cal­cu­la que unos 12 mi­llo­nes de la­ti­nos emi­ti­rán su vo­to, de apro­xi­ma­da­men­te más de 26 mi­llo­nes de la­ti­nos ha­bi­li­ta­dos pa­ra vo­tar. Y de des­agra­vio: ha­ce cua­tro años, la au­top­sia del fa­lli­do in­ten­to pre­si­den­cial de Mitt Rom­ney su­gi­rió que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano de­bía re­com­pen­sar a los la­ti­nos a fin de so­bre­vi­vir.

Con­si­de­ran­do el can­di­da­to que ha es­co­gi­do, el Par­ti­do Re­pu­bli­cano de­be ha­ber de­ci­di­do que la su­per­vi­ven­cia no es tan im­por­tan­te. Aho­ra es­tá em­be­le­sa­do con los obre­ros blan­cos.

Esos elec­to­res son el sus­ten­to de Do­nald Trump. En su nom­bre, el can­di­da­to del Par­ti­do Re­pu­bli­cano pro­me­te re­ne­go­ciar los tra­ta­dos co­mer­cia­les y traer de vuel­ta los pues­tos de fa­bri­ca­cio­nes.

Y Hi­llary Clin­ton tam­bién es­tá in­tere­sa­da en esos elec­to­res. Mu­chos de ellos son miem­bros de sin­di­ca­tos y los sin­di­ca­tos son una pie­dra an­gu­lar de la coa­li­ción de­mó­cra­ta. Clin­ton ya no da dis­cur­sos en Wall Street; aho­ra co­men­zó a ha­blar de có­mo el Sue­ño Nor­te­ame­ri­cano es­tá fue­ra del al­can­ce de mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses de cla­se obre­ra.

Sin em­bar­go, el cor­te­jo se vuel­ve com­pli­ca­do cuan­do Clin­ton pa­ra des­pre­ciar a Trump, ata­ca a sus se­gui­do­res. La mi­tad de esa gen­te, di­jo Clin­ton en una fun­ción de re­cau­da­ción de fon­dos en la ciu­dad de Nue­va York, la se­ma­na pa­sa­da, en­tra en la ‘ca­nas­ta de de­plo­ra­bles’ por­que son ‘ra­cis­tas, se­xis­tas, ho­mo­fó­bi­cos, xe­no­fó­bi­cos, is­la­mo­fó­bi­cos’.

Los co­men­ta­rios fue­ron ver­gon­zo­sos y con­des­cen­dien­tes y Clin­ton nun­ca de­be­ría ha­ber­los he­cho. Y a pe­sar de las ma­ni­pu­la­cio­nes de sus com­pin­ches de los me­dios, Clin­ton nun­ca se dis­cul­pó. Lo que di­jo en una de­cla­ra­ción fue: ‘Ano­che fui su­ma­men­te ge­ne­ra­li­za­do­ra y eso nun­ca es una bue­na idea. Sien­to ha­ber di­cho la mi­tad –es in­co­rrec­to’. Des­pués cam­bió de te­ma y dio una lis­ta de ca­rac­te­rís­ti­cas de Trump que pa­ra ella son de­plo­ra­bles. No pre­ci­sa­men­te una dis­cul­pa.

Clin­ton quie­re es­co­ger en­tre los elec­to­res de Trump y tra­tar de atraer al 50 por cien­to que ‘sien­te que el go­bierno lo ha de­frau­da­do’ y que es­tá ‘de­ses­pe­ra­do por cam­biar’. Son los que, di­ce ella, ne­ce­si­tan em­pa­tía de las éli­tes ilus­tra­das de Man­hat­tan.

La ex se­cre­ta­ria de Es­ta­do has­ta vi­si­tó a la cla­se obre­ra en su há­bi­tat na­tu­ral. En ju­lio, hi­zo una gi­ra de una fá­bri­ca de pro­duc­tos de ca­ble de ace­ro, en el Con­da­do de Cam­bria, Pennsyl­va­nia, cu­ya po­bla­ción es­tá com­pues­ta de más de un 90 por cien­to de blan­cos. Di­jo a ese pú­bli­co que de­fen­de­rá ‘lu­ga­res que fue­ron ex­clui­dos y aban­do­na­dos’.

En­ton­ces, ¿cuándo fue­ron los la­ti­nos ex­clui­dos y aban­do­na­dos en es­ta elec­ción?

Pa­ra los re­pu­bli­ca­nos, el in­te­rés dis­mi­nu­yó tal vez en fe­bre­ro, des­pués del de­ba­te del Par­ti­do Re­pu­bli­cano en Ca­ro­li­na del Sur, don­de Ted Cruz y Mar­co Ru­bio se pe­lea­ron ver­bal­men­te so­bre quién era más ma­cho, don­de Cruz en ver­dad desafió a Ru­bio a de­ba­tir en es­pa­ñol. El des­agra­da­ble es­pec­tácu­lo su­gi­rió que los la­ti­nos no es­tán lis­tos pa­ra desem­pe­ñar­se en el más al­to ni­vel.

Mien­tras tan­to, los de­mó­cra­tas pro­ba­ble­men­te de­ja­ron de cor­te­jar a los la­ti­nos un par de me­ses más tar­de, cuan­do que­dó cla­ro que Trump ob­ten­dría la can­di­da­tu­ra re­pu­bli­ca­na. El em­pre­sa­rio ya ha­bía ofen­di­do tan pro­fun­da­men­te a los la­ti­nos que és­tos ale­gre­men­te se vol­ca­ron al Par­ti­do De­mó­cra­ta sin pe­dir na­da a cam­bio.

En un plano más am­plio, los la­ti­nos y los blan­cos de cla­se obre­ra se han en­fren­ta­do du­ran­te dé­ca­das. Cuan­do los obre­ros se que­jan por per­der un pues­to de tra­ba­jo, cul­pan en ge­ne­ral a un in­mi­gran­te la­tino o a un acuer­do co­mer­cial rea­li­za­do con paí­ses la­ti­nos.

Es­cu­chen lo que di­jo es­te lec­tor blan­co, fu­rio­so con la co­lum­na que es­cri­bí pa­ra el Día del Tra­ba­jo, en que de­cía a los obre­ros que de­ja­ran de que­jar­se. ‘Qui­zás si el 1 por cien­to no fue­ra tan co­di­cio­so co­mo pa­ra en­viar los pues­tos de tra­ba­jo a Mé­xi­co, los obre­ros blan­cos po­drían con­tar aún con sus em­pleos’, es­cri­bió.

Otros echan la cul­pa de los pues­tos per­di­dos a los in­mi­gran­tes –es­pe­cial­men­te a los que vie­nen de Mé­xi­co y Amé­ri­ca La­ti­na. En su dis­cur­so so­bre la in­mi­gra­ción, en Phoe­nix, Trump pre­sen­tó la du­do­sa afir­ma­ción de que ‘la ma­yo­ría de los in­mi­gran­tes ile­ga­les son tra­ba­ja­do­res po­co es­pe­cia­li­za­dos, con me­nos edu­ca­ción, que com­pi­ten di­rec­ta­men­te con­tra obre­ros es­ta­dou­ni­den­ses vul­ne­ra­bles’.

Esa te­sis es sim­plis­ta y con­tra­pro­du­cen­te. Los es­ta­dou­ni­den­ses no te­ne­mos acuer­dos co­mer­cia­les per­ju­di­cia­les. Y no atrae­mos a in­mi­gran­tes ma­los. Pe­ro sí te­ne­mos al­gu­nos na­ci­dos en el país que tie­nen una ma­la ac­ti­tud, al­gu­nos de los cua­les to­ma­ron de­ci­sio­nes erra­das y co­me­tie­ron erro­res, co­mo pen­sar que te­nían de­re­cho a man­te­ner el mis­mo tra­ba­jo du­ran­te 30 años.

Aho­ra bus­can a al­guien pa­ra echar­le la cul­pa. Y, a lar­go pla­zo, eso se­rá per­ju­di­cial pa­ra ellos y pa­ra el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.