Cum­ple ‘La Da­ma de la Co­li­na’ cien años de for­mar pa­se­ños

El Diario de El Paso - - Panorama - Vie­ne de la Por­ta­da (Aracely Laz­cano / El Dia­rio de El Pa­so)

Lue­go de la opo­si­ción de va­rios ha­bi­tan­tes de la lo­ca­li­dad, la es­cue­la se bau­ti­zó con el nom­bre que lle­va hoy, y en fe­bre­ro de 1923 los in­te­gran­tes del Ca­bil­do per­die­ron las elec­cio­nes por lo que la pre­sen­cia del gru­po ra­cis­ta de­sa­pa­re­ció de es­ta ciu­dad.

El pri­mer anua­rio de la es­cue­la se lla­ma­ba ‘Quién Sa­be’ y va­rias de sus pu­bli­ca­cio­nes fue­ron he­chas de 1900 a 1912. Fue es­te úl­ti­mo año en que el nom­bre de la pu­bli­ca­ción se cam­bió a ‘Tatler’, y evo­lu­cio­nó a revista y más tar­de se con­vir­tió en el pe­rió­di­co es­tu­dian­til que a la fe­cha se pu­bli­ca.

Con un cos­to de me­dio mi­llón de dó­la­res, lo que hoy equi­val­dría a 10, la cons­truc­ción de ‘La Da­ma de la Co­li­na’ (Lady of The Hill) co­mo tam­bién se le lla­ma al plan­tel, ini­ció en 1913 y su di­se­ño y cons­truc­ción es­tu­vie­ron a car­go de los her­ma­nos Henry y Gus­ta­vus Trost, quie­nes se ins­pi­ra­ron en el Pór­ti­co de Oc­ta­via en Ro­ma pa­ra su crea­ción.

El edi­fi­cio ha si­do con­si­de­ra­do co­mo una de las es­cue­las más be­llas de la na­ción. Una ré­pli­ca de la es­cue­la a me­nor es­ca­la fue cons­trui­da en el es­ta­do de Ari­zo­na por la mis­ma fir­ma de ar­qui­tec­tos y en no­viem­bre de 1980 fue nom­bra­do co­mo un edi­fi­cio his­tó­ri­co en el Re­gis­tro Na­cio­nal.

Por años el se­gun­do pi­so sir­vió co­mo la es­cue­la es­pe­cial pa­ra maes­tros que lue­go fue trans­fe­ri­da a la Uni­ver­si­dad de Te­xas en El Pa­so tras la for­ma­ción del Co­le­gio de Edu­ca­ción.

La in­fluen­cia mi­li­tar de la re­gión ori­gi­nó la crea­ción del pri­mer pro­gra­ma de ROTJC en el es­ta­do y sus in­te­gran­tes fue­ron in­vi­ta­dos a la inau­gu­ra­ción del Ca­pi­to­lio en la ciu­dad de Aus­tin.

El Pa­so High School cuen­ta con el es­ta­dio de con­cre­to más an­ti­guo en to­do el país y fue la pri­me­ra es­cue­la en rea­li­zar par­ti­dos de fut­bol ame­ri­cano de no­che, gra­cias a la ins­ta­la­ción de un sis­te­ma de ilu­mi­na­ción.

Se­mi­lle­ro de los fa­mo­sos

Des­ta­ca­dos ju­ga­do­res de bas­quet­bol, en­tre­na­do­res de la Li­ga Na­cio­nal de Fut­bol (NFL), ac­ti­vis­tas y de­re­chohu­ma­nis­tas se for­ma­ron en las au­las de di­cha ins­ti­tu­ción. Las apor­ta­cio­nes de do­ce­nas de lí­de­res en los ám­bi­tos de eco­no­mía, po­lí­ti­ca, mi­li­tar, las ar­tes y en­tre­te­ni­mien­to han si­do re­co­no­ci­dos con pre­mios cí­vi­cos y de­por­ti­vos de gran re­le­van­cia.

En­tre los alum­nos des­ta­ca­dos de es­ta ins­ti­tu­ción se en­cuen­tran el pe­rio­dis­ta Ru­bén Sa­la­zar, quien mu­rió a ma­nos de un agen­te del She­riff de la ciu­dad de Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia cuan­do cu­bría una pro­tes­ta del mo­vi­mien­to chi­cano.

La pro­mo­to­ra y ac­ti­vis­ta en de­re­chos de edu­ca­ción Ro­sa Guerrero, el ac­tor F. Mu­rray Abraham, quien ga­nó un Os­car al Me­jor Ac­tor por su rol en la pe­lí­cu­la Ama­deus; el coor­di­na­dor de­fen­si­vo de los Bron­cos de Den­ver, Wa­de Phi­lips y la ac­triz Lu­pe On­ti­ve­ros, quien in­ter­pre­tó a la ase­si­na de la can­tan­te de mú­si­ca te­xa­na Se­le­na, en la pe­lí­cu­la del mis­mo nom­bre, se gra­dua­ron de la pri­me­ra pre­pa­ra­to­ria lo­cal.

Las ce­le­bra­cio­nes for­ma­les por el cen­te­na­rio de El Pa­so High School ini­cia­ron des­de mar­zo y con­clui­rán el 8 de oc­tu­bre cuan­do se in­ten­te rom­per el ré­cord mun­dial de la reunión es­tu­dian­til más nu­me­ro­sa de la his­to­ria.

‘Ne­ce­si­ta­mos re­unir a 3 mil 300 alum­nos y ac­tual­men­te te­ne­mos re­gis­tra­dos a 1,900 por lo que que­re­mos que la co­mu­ni­dad nos apo­ye y más Ti­gres se unan a las ce­le­bra­cio­nes’, agre­gó el pre­si­den­te de la aso­cia­ción de ex alum­nos.

Ro­ber­ta Ro­drí­guez cul­mi­nó sus es­tu­dios en la ge­ne­ra­ción 1974 y re­gre­só a la es­cue­la pa­ra re­gis­trar­se y par­ti­ci­par en las ce­le­bra­cio­nes del cen­te­na­rio.

‘Es in­creí­ble… las he­rra­mien­tas que ob­tu­ve aquí, apren­der a li­diar con la di­ver­si­dad cul­tu­ral, rea­li­zar el tra­ba­jo con or­gu­llo y ex­ce­len­cia y el avan­ce en mi ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y en mi vi­da es al­go que le de­bo a quie­nes me edu­ca­ron en es­tos sa­lo­nes’.

Por su par­te, pa­ra Pa­tri­cia Me­na Gar­cía, quien fue cheer­lea­der en 1973 –aun­que no se gra­duó ahí–, el re­gre­sar al edi­fi­cio le trae sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos.

‘Los ami­gos que hi­ce aquí, son ami­gos de vi­da, cuan­do es­ta­ba jo­ven no apre­cia­ba la im­por­tan­cia de es­tar aquí y aho­ra ven­go y me sien­to en el au­di­to­rio a re­cor­dar cuan­do ani­ma­ba a los equi­pos de­por­ti­vos’.

Pa­ra con­ti­nuar con la tra­di­ción es­co­lar, en 1986 se inau­gu­ró un mu­seo que mues­tra fo­to­gra­fías, pe­rió­di­cos y re­vis­tas pro­du­ci­das por los alum­nos des­de 1920, me­mo­ra­bi­lia de es­tu­dian­tes des­ta­ca­dos, la pro­gre­sión de uni­for­mes de­por­ti­vos y de la ban­da de gue­rra así co­mo in­con­ta­bles pre­mios y tro­feos.

El Pa­so High School ha gra­dua­do a per­so­na­li­da­des de la po­lí­ti­ca y la eco­no­mía re­gio­na­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.