A pa­so len­to, sa­le de la po­bre­za El Pa­so

El Diario de El Paso - - Portada - Kar­la Val­dez/El Dia­rio de El Pa­so

Con re­za­gos su­pe­rio­res a la me­dia na­cio­nal, ex­per­tos apues­tan a la edu­ca­ción para sa­lir ade­lan­te Lu­nes 19

Ape­sar de que los in­gre­sos de 268 mil 200 fa­mi­lias te­xa­nas han au­men­ta­do en el úl­ti­mo año, se­gún un cen­so di­fun­di­do el jue­ves, en la fron­te­ra los ni­ve­les de po­bre­za pre­va­le­cen, es­pe­cial­men­te en los ni­ños.

En El Pa­so, en par­ti­cu­lar, la re­cu­pe­ra­ción de los ni­ve­les de po­bre­za se ha da­do de ma­ne­ra len­ta. No obs­tan­te, ex­per­tos con­sul­ta­dos por es­te me­dio con­si­de­ran que en la me­di­da en que au­men­ten los ni­ve­les edu­ca­ti­vos en la re­gión la ten­den­cia se re­ver­ti­rá, por lo cual aplau­den es­fuer­zos co­mo la pró­xi­ma crea­ción de una es­cue­la de Odon­to­lo­gía.

“Los in­gre­sos que las fa­mi­lias en la fron­te­ra re­ci­ben son muy ba­jos de­bi­do al re­za­go edu­ca­ti­vo, lo que las ha­ce te­ner tra­ba­jos don­de se ga­na po­co”, di­jo Tom Fu­ller­ton, ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía en UTEP.

El por­cen­ta­je de te­xa­nos po­bres en 2015 se re­du­jo a 15.9 por cien­to a com­pa­ra­ción del 17.2 por cien­to re­gis­tra­do en 2014, la cual es con­si­de­ra­da la dis­mi­nu­ción más no­to­ria vis­ta en los úl­ti­mos años, de acuer­do con es­ti­ma­cio­nes de la En­cues­ta de la Co­mu­ni­dad Ame­ri­ca­na.

La dis­mi­nu­ción ge­ne­ral en la po­bre­za, lo que se re­fle­jó en to­do el país, se pro­du­jo gra­cias a que el año pa­sa­do los in­gre­sos au­men­ta­ron a un pro­me­dio de 55 mil dó­la­res por ho­gar, ca­si un cin­co por cien­to más que en 2014.

A pe­sar de es­tos be­ne­fi­cios ge­ne­ra­les, en mu­chas zo­nas del es­ta­do se au­men­ta­ron los ín­di­ces de po­bre­za, es­to de­bi­do a que el cen­so se ba­sa en los in­gre­sos y el ta­ma­ño de ca­da fa­mi­lia.

Es de­cir, que se cla­si­fi­ca que una per­so­na vi­ve en la po­bre­za si ga­na me­nos de 12 mil 82 dó­la­res al año. Por lo que una fa­mi­lia de cua­tro in­te­gran­tes, (dos adul­tos y dos me­no­res) se­ría ca­ta­lo­ga­da co­mo po­bre si su in­gre­so es me­nos de 24 mil 36 dó­la­res.

Lo que tie­ne a la ciu­dad de El Pa­so co­mo una de las 25 me­tró­po­lis don­de la po­bre­za in­fan­til in­cre­men­to du­ran­te el úl­ti­mo año, don­de 1 de ca­da 4 ni­ños vi­ven en es­ta si­tua­ción.

El Pa­so ocu­pa el sép­ti­mo lu­gar en ín­di­ce de po­bre­za en el Te­xas con una ta­sa del 20.1 por cien­to, muy por en­ci­ma del 15.9 por cien­to que se tie­ne re­gis­tra­do a ni­vel Es­ta­do.

La fal­ta de edu­ca­ción es fac­tor

Para Tom Fu­ller­ton, eco­no­mis­ta de la Uni­ver­si­dad de Te­xas en El Pa­so (UTEP), el au­men­to de po­bres en la fron­te­ra se de­be a la fal­ta de edu­ca­ción de las fa­mi­lias que aquí re­si­den.

Los ba­jos sa­la­rios son re­fle­jo de la fal­ta de opor­tu­ni­dad de las em­pre­sas que no de­jan cre­cer a los tra­ba­ja­do­res en pues­tos “al­tos” por la po­ca o nu­la edu­ca­ción su­pe­rior que es­tos tie­nen, con­si­de­ra el eco­no­mis­ta.

“Las em­pre­sas con­si­de­ran que es­tas per­so­nas no lle­na­rían las va­can­tes que ellos ne­ce­si­tan, por eso se li­mi­tan a dar­le pues­tos más ba­jos”, agre­gó.

Fu­ller­ton tam­bién co­men­to que en es­tos ca­sos los más afec­ta­dos son los ni­ños, ya que de­pen­den di­rec­ta­men­te de sus pa­dres, quie­nes en oca­sio­nes tie­nes dos tra­ba­jos o más para in­ten­tar sa­lir ade­lan­te.

Las mu­je­res ga­nan me­nos que los hom­bres

Otro de las va­rian­tes que se tra­ta en el cen­so es la ine­qui­dad de sa­la­rios en­tre hom­bres y mu­je­res, don­de se in­di­ca que por ca­da dó­lar que un hom­bre ga­na, la mu­jer ob­tie­ne 82 cen­ta­vos.

El aca­dé­mi­co atri­bu­ye es­ta dis­yun­ti­va a las dis­tin­tas ca­rre­ras que son ele­gi­das por hom­bres y mu­je­res.

“Por ejem­plo si una mu­jer que es­co­ge una ca­rre­ra co­mo maes­tra, no va a ga­nar lo mis­mo que un hom­bre que eli­gió in­ge­nie­ría. Lo que quie­ro de­cir es que ellas eli­gen ca­rre­ras don­de los sa­la­rios son más ba­jos”, ex­pre­só.

Fu­ller­ton co­men­tó que cuan­do se tra­ta de ca­rre­ras si­mi­la­res, en oca­sio­nes las mu­je­res per­ci­ben me­nos in­gre­sos de­bi­do que no hay “con­ti­nui­dad” du­ran­te su vi­da la­bo­ral.

“Hay mu­chas mu­je­res que tra­ba­jan un tiem­po y lue­go aban­do­nan sus ca­rre­ras para ca­sar­se o ser ma­dres, en­ton­ces cor­tan ex­pe­rien­cia y con­ti­nui­dad lo que ter­mi­na afec­ta­do sus sa­la­rios”, con­clu­yó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.