Aho­rrar cen­ta­vos y ol­vi­dar­se de los pe­sos

El Diario de El Paso - - Comunidad - Mi­guel Gómez, CFP

¿A quién no le gus­ta en­con­trar un buen des­cuen­to? ¿A quién no le gus­ta des­cu­brir, en­con­trar y com­par­tir que al­go le cos­tó muy po­co?

Es la sen­sa­ción de des­cu­bri­mien­to, el gus­to de en­con­trar un buen pre­cio, a ve­ces sin con­si­de­rar de que el cos­to real de un ob­je­to mu­chas ve­ces es ma­yor que el pre­cio que di­ce la eti­que­ta, co­mo cuan­do cru­za­mos la ciu­dad só­lo para “aho­rrar” un par de dó­la­res en tal o cual pro­duc­to, aho­rro que se eli­mi­na al con­si­de­rar la ga­so­li­na, el tiem­po y el es­fuer­zo de lle­gar has­ta allá.

Nos gus­ta sen­tir que aho­rra­mos, in­de­pen­dien­te­men­te del ni­vel de in­gre­so y del ti­po de tien­das en que com­pre­mos; pe­ro el de­seo de aho­rrar tie­ne mo­ti­va­cio­nes muy di­fe­ren­tes: qui­zá bus­cas gas­tar me­nos para “es­ti­rar” tu di­ne­ro, o pro­ba­ble­men­te te in­tere­se más el sen­tir que tie­nes con­trol so­bre tu di­ne­ro y que to­do el tiem­po que in­ver­tis­te bus­can­do “un buen pre­cio” va­lió la pe­na.

Pe­ro hay un pro­ble­ma, pro­ble­ma que ha si­do des­cri­to una y otra vez por pro­mi­nen­tes in­ves­ti­ga­do­res: ten­de­mos a en­fo­car­nos a aho­rrar al ha­cer com­pras pe­que­ñas, pe­ro no lo ha­ce­mos con com­pras gran­des, com­pras en las que, iró­ni­ca­men­te, el im­pac­to de aho­rrar se­rá mu­cho ma­yor.

Por ejem­plo, te ale­gras mu­cho cuan­do pa­gas 40 dó­la­res en lu­gar de pa­gar 50 por un pan­ta­lón, pe­ro cuan­do com­pras­te tu au­to no tu­vis­te pro­ble­ma con que el pa­go men­sual fue­ra 10 más que lo que ha­bías pen­sa­do. ¿El pro­ble­ma? Diez dó­la­res por 48 pa­gos son ca­si 500 dó­la­res, sin con­tar el in­te­rés. O, el cos­to to­tal de tu hi­po­te­ca. ¿En cuán­tos ban­cos com­pa­ras­te has­ta con­tra­tar el cré­di­to que te iba a cos­tar me­nos? O, ¿qué tal el cos­to to­tal de tus in­ver­sio­nes? ¿Sa­bes cuán­to te cues­tan y cuán­to vas a pa­gar por ellas a lo lar­go de tu vi­da?

Aho­rra­mos cen­ta­vos y nos ol­vi­da­mos de los pe­sos. Y eso nos cues­ta mu­cho, mu­chí­si­mo di­ne­ro. ¿Có­mo evi­tar­lo? Po­nien­do más aten­ción al com­prar, sien­do más cons­cien­tes al ha­cer com­pras más gran­des y qui­tán­do­nos la pe­na (y ha­cien­do el ego a un la­do) de pre­gun­tar. Si no en­tien­des el cos­to to­tal de tu hi­po­te­ca, de tu cré­di­to au­to­mo­triz o de tus in­ver­sio­nes pre­gun­ta. Y si no te que­da cla­ro, pre­gun­ta otra vez. Son de­ci­sio­nes que vas a pa­gar por años (o in­clu­so dé­ca­das) y no só­lo es tu de­re­cho, sino tu obli­ga­ción, el sa­ber cuán­to vas a pa­gar por ellas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.