Re­pun­ta de­lin­cuen­cia con pis­to­las fal­sas

El Diario de El Paso - - Texas - Mi­chael Ru­bink / As­so­cia­ted Press

Ar­ling­ton— Ya sea que dis­pa­ren mu­ni­cio­nes, pos­tas, ba­li­nes de pin­tu­ra o na­da en lo ab­so­lu­to, las pis­to­las de imi­ta­ción pue­den ser di­fí­cil di­fe­ren­ciar­las de las reales, y es una de las ra­zo­nes de por qué los de­lin­cuen­tes op­tan en por­tar­las. Apar­te son ba­ra­tas y fá­ci­les de con­se­guir.

Mien­tras que las au­to­ri­da­des de Ohio in­ves­ti­gan el ti­ro­teo fa­tal per­pe­tra­do por la Po­li­cía de un me­nor de 13 años, a quien los ofi­cia­les le en­con­tra­ron una pis­to­la de mu­ni­cio­nes que pa­re­cía real me­ti­da en­tre la pre­ti­na del pan­ta­lón, las agen­cias po­li­cia­cas en el país tie­nen aho­ra que li­diar con el pro­ble­ma de pis­to­las fal­sas que son uti­li­za­das para co­me­ter de­li­tos de ver­dad. “Si no pue­do con­se­guir una pis­to­la de ver­dad, es más fá­cil para mí ir a una tien­da Wal­mart, o a cual­quier tien­da que ven­da es­tas co­sas y com­prar una ré­pli­ca. Por­que si voy a una tien­da para co­me­ter un asal­to, el ti­po de­trás del mos­tra­dor no va a sa­ber que la pis­to­la no es real”, di­jo Geof­frey Al­pert, pro­fe­sor de jus­ti­cia pe­nal de la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia.

De­bi­do a que el Go­bierno fe­de­ral no pue­de ras­trear a los de­lin­cuen­tes que uti­li­zan pis­to­las de ju­gue­te o una ré­pli­ca, al­gu­nos de­par­ta­men­tos de la Po­li­cía di­cen ha­ber no­ta­do un re­pun­te en el uso de es­tas “ar­mas”.

En Ar­ling­ton, Te­xas, los sos­pe­cho­sos ca­da vez más es­tán uti­li­zan­do pis­to­las que pa­re­cen reales, in­clu­yen­do un in­ci­den­te que tu­vo lu­gar a prin­ci­pios de es­te año en el que un hom­bre se­cues­tró a una mu­jer en su au­to uti­li­zan­do una pis­to­la de ai­re que pa­re­cía de ver­dad, y otro ca­so en el que se vio in­vo­lu­cra­do un ado­les­cen­te que ame­na­zó a un ofi­cial con una ré­pli­ca. El ofi­cial se las in­ge­nió para arre­ba­tar­le la pis­to­la al ado­les­cen­te an­tes de de­rri­bar­lo.

En Ed­mon­ton, Ca­na­dá, la Po­li­cía di­jo que las pis­to­las de imi­ta­ción es­tu­vie­ron in­vo­lu­cra­das en mil 598 in­ci­den­tes en el 2015, un re­pun­te del 38 por cien­to en com­pa­ra­ción con el año pa­sa­do.

El te­nien­te de la Po­li­cía de Ar­ling­ton, Ch­ris­top­her Cook, di­jo que en­tre mar­zo y agos­to, cer­ca del 20 por cien­to de las ar­mas con­fis­ca­das por la Po­li­cía, lue­go de que fue­ran uti­li­za­das para co­me­ter al­gún de­li­to, re­sul­ta­ron ser ar­mas que no eran reales.

Has­ta el mo­men­to la Po­li­cía no ha te­ni­do que ha­cer uso de la fuer­za le­tal. Pe­ro, se­gún Cook, eso pue­de cam­biar en un ins­tan­te.

“No hay nin­gún en­tre­na­mien­to en el mun­do del que es­te­mos en­te­ra­dos en el que un ofi­cial pue­da dis­tin­guir una pis­to­la real de una fal­sa”, di­jo.

“Eso no es al­go rea­lis­ta, de­bi­do a que los ofi­cia­les de­ben to­mar de­ci­sio­nes en frac­cio­nes de se­gun­do para de­ter­mi­nar si se tra­ta de un ar­ma de fue­go o no”.

Un ar­ma que pa­re­cía real es el meo­llo del ti­ro­teo fa­tal de Ty­re King por la Po­li­cía la se­ma­na pa­sa­da en Co­lum­bus, Ohio. Un ofi­cial que res­pon­dió al re­por­te de un ro­bo a mano ar­ma­da le dis­pa­ró al ado­les­cen­te cuan­do és­te sa­có una pis­to­la de mu­ni­cio­nes que era “prác­ti­ca­men­te idén­ti­ca” al ar­ma que los ofi­cia­les de la Po­li­cía uti­li­zan, se­gún di­jo la Po­li­cía de Co­lum­bus.

Un ado­les­cen­te de 19 años, quien di­jo ser ami­go del me­nor, di­jo al pe­rió­di­co que Ty­re traía una pis­to­la de mu­ni­cio­nes que pa­re­cía real, y que ha­bía asal­ta­do a una per­so­na an­tes de in­ten­tar huir de la Po­li­cía.

Pe­ro un abo­ga­do en re­pre­sen­ta­ción de la fa­mi­lia de Ty­re ha so­li­ci­ta­do que se reali­ce una in­ves­ti­ga­ción in­de­pen­dien­te, di­cien­do que la fa­mi­lia cree que el he­cho de que el me­nor es­tu­vie­ra in­vo­lu­cra­do en un ro­bo a mano ar­ma­da no con­cuer­da con el per­fil y per­so­na­li­dad de Ty­re, por lo que la ver­sión de lo su­ce­di­do pre­sen­ta­da por la Po­li­cía “po­dría no es­tar ape­ga­da a la ver­dad”.

Sea cual sea el re­sul­ta­do del ca­so en Co­lum­bus, el uso de ré­pli­cas de pis­to­las para co­me­ter al­gún de­lio es ya un pro­ble­ma de mu­chos años con el que la Po­li­cía ha ve­ni­do li­dian­do.

A fi­na­les de la dé­ca­da de los ochen­tas, tras una ra­cha de ti­ro­teos por la Po­li­cía en con­tra de sos­pe­cho­sos que por­ta­ban pis­to­las que no eran de ver­dad, el Con­gre­so au­to­ri­zó un es­tu­dio con el que se des­cu­brió que mi­les de ro­bos y asal­tos ha­bían si­do co­me­ti­dos con ar­mas de imi­ta­ción en­tre 1985 y 1989. El es­tu­dio tam­bién iden­ti­fi­có más de 250 ca­sos en los que un ofi­cial hi­zo uso de la fuer­za —le­tal o de otra ín­do­le— con­tra un sos­pe­cho­so que por­ta­ba una pis­to­la de imi­ta­ción.

Más re­cien­te aún, una in­ves­ti­ga­ción de la As­so­cia­ted Press en­con­tró que en el trans­cur­so de las úl­ti­mas dos dé­ca­das al me­nos 25 de­ce­sos, en to­do país, que tu­vie­ron que ver con pis­to­las que pa­re­cían reales, fue­ron el re­sul­ta­do de que la Po­li­cía las con­fun­die­ra con ar­mas de fue­go de ver­dad, in­clu­yen­do el ase­si­na­to de un ni­ño de 13 años co­me­ti­do por un ofi­cial de la Po­li­cía en la ciu­dad de Nueva York en 1994.

“Es ho­rri­ble, cuan­do es­tos ni­ños por­tan ar­mas de fue­go y re­sul­ta en que al­guien pier­da la vi­da, y lue­go se des­cu­bre que el ar­ma no era real”, di­jo el ca­pi­tán de la Po­li­cía de Allen­town, Pennsyl­va­nia, Ri­chard Lon­don.

Pe­ro lue­go agre­gó que es ca­si im­po­si­ble di­fe­ren­ciar una pis­to­la de imi­ta­ción de un ar­ma de fue­go que dis­pa­ra ba­las de ver­dad.

“Es­tá en la na­tu­ra­le­za hu­ma­na el in­ten­tar de­fen­der­se uno mis­mo al en­fren­tar una si­tua­ción co­mo es­ta”, di­jo. La ley fe­de­ral exi­ge que las pis­to­las de imi­ta­ción ten­gan ta­po­nes co­lor na­ran­ja en el ca­ñón para dis­tin­guir­las de las ar­mas de fue­go reales, pe­ro es­tos ta­po­nes son fá­ci­les de qui­tar, y los ex­per­tos cues­tio­nan su efec­ti­vi­dad.

Se apun­ta que en Ar­ling­ton los sos­pe­cho­sos las uti­li­zan ca­da vez más; son ba­ra­tas y fá­ci­les de con­se­guir

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.