¿Pien­san que pue­den criar hi­jos bi­lin­gües?

El Diario de El Paso - - Opinión - Est­her J. Ce­pe­da

Chica­go – Gra­cias, gra­cias, gra­cias, Mark San­chez. Brin­das­te un ra­yo de es­pe­ran­za a to­das no­so­tras, las ma­dres his­pa­nas que la­men­ta­mos el he­cho de no ha­ber po­di­do criar a nues­tros hi­jos para que ha­bla­ran in­glés y es­pa­ñol.

San­chez, el quar­ter­back me­xi­coa­me­ri­cano de la NFL, quien es­te mes fir­ma­ra un con­tra­to de un año con los Da­llas Cow­boys, re­cien­te­men­te ha­bló so­bre la ex­pe­rien­cia de no po­der ha­blar a las le­gio­nes de sus ad­mi­ra­do­res la­ti­nos en es­pa­ñol.

“Me sen­tí un po­co aver­gon­za­do por no sa­ber el idio­ma, nú­me­ro uno”, ex­pli­có en una en­tre­vis­ta con Mi­ke Les­lie, re­por­te­ro de la ca­de­na WFAA-TV de Da­llas. “Y aún más aver­gon­za­do por no po­der co­mu­ni­car­me con la po­bla­ción la­ti­na que me apo­yó tan­to. Si gano, pier­do o em­pa­to son al­gu­nos de los me­jo­res afi­cio­na­dos que ha­ya te­ni­do. Por eso era al­go que me es­ta­ba co­mo car­co­mien­do”.

San­chez fue cri­ti­ca­do por los que creen que ha­blar es­pa­ñol es una prue­ba de­fi­ni­to­ria que se­pa­ra a los ‘La­ti­nos só­lo de nom­bre’ de los ‘ver­da­de­ros la­ti­nos’.

Qui­zá re­cuer­den ren­ci­llas pa­re­ci­das en las pri­ma­rias pre­si­den­cia­les, cuan­do al­gu­nos con­si­de­ra­ron que Ted Cruz y el po­si­ble candidato a la vi­ce­pre­si­den­cia, Ju­lián Cas­tro, no eran au­tén­ti­cos la­ti­nos por­que eran mo­no­lin­gües. San­chez fue cria­do en una fa­mi­lia con dos pa­dres bi­lin­gües que ha­bla­ban es­pa­ñol en ca­sa. Pe­ro sim­ple­men­te, no lo apren­dió, y eso es bas­tan­te tí­pi­co de mu­chos jó­ve­nes his­pa­nos. Se­gún el Pro­yec­to Ten­den­cias His­pa­nas del Pew Re­search Cen­ter, el por­cen­ta­je de la­ti­nos na­ci­dos en Es­ta­dos Uni­dos de 5 y más años que ha­blan es­pa­ñol en ca­sa de­cli­nó le­ve­men­te, del 67 por cien­to en 1980 a un 60 por cien­to en 2013.

Ha­blé con in­nu­me­ra­bles pa­dres his­pa­nos quie­nes no lo­gra­ron que el bi­lin­güis­mo se afian­za­ra en sus fa­mi­lias, y a al­gu­nos de ellos no les im­por­ta. El año pa­sa­do, en­tre­vis­té a Ma­nuel Del­ga­do, in­mi­gran­te de Ve­ne­zue­la que se es­ta­ble­ció en Hous­ton y se ca­só con una mu­cha­cha lo­cal, a la que des­cri­bió co­mo “una va­que­ra de ojos azu­les”. Me di­jo que aun­que ella ha­bla es­pa­ñol, él se li­mi­ta al in­glés cuan­do es­tá en ca­sa con ella y sus dos hi­jas ado­les­cen­tes.

“Hay una idea en­tre los in­mi­gran­tes que di­ce que só­lo se pue­de ex­pre­sar amor en la len­gua que uno ha­bló pri­me­ro”, di­jo Del­ga­do. “Pe­ro di­sien­to. Pien­so que se pue­de ex­pre­sar amor en la len­gua que uno apren­dió a amar. Di­go a mi es­po­sa y mis hi­jas cuán­to las quie­ro en in­glés, y de nin­gu­na ma­ne­ra sig­ni­fi­ca me­nos que si lo di­je­ra en es­pa­ñol”. Mi fa­mi­lia es­tá en un cam­po di­fe­ren­te. Aun­que mi es­po­so-– que es blan­co y no ha­bla es­pa­ñol – desea que nues­tros hi­jos sean bi­lin­gües en cual­quier idio­ma, me arre­pien­to del día en que nues­tra fa­mi­lia pa­só de as­pi­rar a ser bi­lin­güe a ha­blar ex­clu­si­va­men­te in­glés. Su­ce­dió cuan­do nues­tro hi­jo ma­yor, que fue pre­ma­tu­ro de ba­jo pe­so, te­nía unos 18 me­ses de edad y aun no ha­bla­ba. Tras con­sul­tar con mé­di­cos y fo­no­au­dió­lo­gos –y con­si­de­rar me­di­das drás­ti­cas co­mo ci­ru­gía para “desatar” la len­gua – nos em­bar­ca­mos en un via­je en el que hu­bo lá­mi­nas con di­bu­jos y len­gua­je de sig­nos para una co­mu­ni­ca­ción bá­si­ca. To­dos los ex­per­tos su­gi­rie­ron que si­guié­ra­mos con el in­glés para no agra­var la de­mo­ra en el ha­bla y – co­mo jó­ve­nes pa­dres asus­ta­dos – desecha­mos nues­tros pla­nes ori­gi­na­les de ha­blar a nues­tros hi­jos en am­bas len­guas. Más tar­de in­ten­ta­mos res­ti­tuir al­go de bi­lin­güis­mo en la ca­sa, pe­ro los da­dos ha­bían si­do echa­dos y yo – y el abue­lo, la abue­la y to­dos los otros his­pa­noha­blan­tes de la fa­mi­lia – nos acos­tum­bra­mos a co­mu­ni­car­nos siem­pre en la len­gua co­mún del in­glés. Mi es­po­so y yo in­ten­ta­mos po­ner a nues­tros hi­jos en cla­ses de es­pa­ñol y pen­sa­mos, erra­da­men­te, que ins­cri­bir­los en un dis­tri­to es­co­lar don­de más de la mi­tad de los es­tu­dian­tes eran ha­blan­tes na­ti­vos de es­pa­ñol ayu­da­ría. Pe­ro na­da pren­dió. A mi hi­jo me­nor le en­can­ta po­ner­me a prue­ba co­que­tean­do con la idea de apren­der ale­mán. A ve­ces (cuan­do me chu­pa las me­dias) has­ta su­gie­re que le em­pie­ce a ha­blar en es­pa­ñol. Mi hi­jo ma­yor, quien has­ta el día de la fe­cha es un mu­cha­cho de po­cas pa­la­bras, co­mien­za a con­si­de­rar có­mo ha­blar es­pa­ñol re­sol­ve­ría pro­ble­mas, si qui­sie­ra pa­sar tiem­po en los paí­ses de ori­gen de los abue­los. Así es que ‘hay’ es­pe­ran­zas. Quién sa­be, en unos años, yo –co­mo la ma­dre de San­chez, Ol­ga – qui­zás ten­ga­mos el pla­cer de escuchar a nues­tros hi­jos adul­tos con­quis­tar el desafío de la ‘r’ vi­bran­te múl­ti­ple del es­pa­ñol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.