Nun­ca an­tes ha­bía te­ni­do EU dos can­di­da­tos pre­si­den­cia­les tan im­po­pu­la­res

El Diario de El Paso - - Opinión - Jorge Ra­mos Áva­los Pe­rio­dis­ta

Mia­mi– Nun­ca an­tes ha­bía­mos te­ni­do dos can­di­da­tos pre­si­den­cia­les tan im­po­pu­la­res en Es­ta­dos Uni­dos. Así que los pró­xi­mos tres de­ba­tes en­tre Hi­llary Clin­ton y Do­nald Trump se­rán para ver a cuál de los dos re­cha­zan me­nos los vo­tan­tes.

La in­dig­na­ción y enojo que ha ge­ne­ra­do Trump es­tán am­plia­men­te do­cu­men­ta­dos: ha com­pa­ra­do a mu­je­res con ani­ma­les, ha lla­ma­do cri­mi­na­les y vio­la­do­res a in­mi­gran­tes, pro­po­ne dis­cri­mi­nar a mi­llo­nes de mu­sul­ma­nes só­lo por su re­li­gión, ha ofen­di­do a per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des fí­si­cas, cree que el ca­len­ta­mien­to glo­bal es un in­ven­to de los chi­nos y por años se rehu­só a de­cir que el pre­si­den­te Oba­ma ha­bía na­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos.

En el país que es si­nó­ni­mo del ca­pi­ta­lis­mo, un em­pre­sa­rio mul­ti­mi­llo­na­rio no nos quie­re de­cir cuán­to ha pa­ga­do de im­pues­tos. La ex­cu­sa es que le es­tán ha­cien­do una au­di­to­ria. Pe­ro cual­quier vo­tan­te des­de el Es­te de Los Án­ge­les has­ta Hia­leah en la Flo­ri­da de­be­ría sa­ber si ha pa­ga­do un ma­yor por­cen­ta­je de im­pues­tos que Trump.

Hi­llary Clin­ton, por su par­te, ha te­ni­do tos y un pro­ble­ma de cre­di­bi­li­dad. Las en­cues­tas di­cen que mu­cha gen­te no le cree. ¿Por qué? Por­que sos­pe­chan que bo­rrar mi­les de co­rreos elec­tró­ni­cos de un ser­vi­dor pri­va­do es para es­con­der al­go. Y por­que to­mar de­ci­sio­nes si­mul­tá­nea­men­te en el De­par­ta­men­to de Es­ta­do y en la Fun­da­ción Clin­ton pu­do ha­ber ge­ne­ra­do con­flic­tos de in­te­rés.

Lo de la tos, cau­sa­da por una neu­mo­nía, nos pue­de pa­sar a cual­quie­ra. Pe­ro ¿por qué el re­tra­so de va­rios días en in­for­mar el diag­nós­ti­co a la pren­sa? ¿Se­rá esa su mis­ma ma­ne­ra de ope­rar en la Ca­sa Blan­ca?

No es­toy muy se­gu­ro que en los de­ba­tes ob­ten­dre­mos res­pues­tas a to­das nues­tras pre­gun­tas para am­bos can­di­da­tos. Pe­ro sí es­pe­ro que que­de cla­ro quién pue­de li­de­rar la na­ción más po­de­ro­sa del mun­do en un mo­men­to de tan­ta división in­ter­na.

Yo, per­so­nal­men­te, quie­ro ver los de­ba­tes para en­ten­der qué es lo que quie­ren ha­cer con los 11 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos. So­lo les ade­lan­to al­go: esos in­mi­gran­tes son ya par­te de nues­tra eco­no­mía y de nues­tra so­cie­dad y no se van a ir vo­lun­ta­ria­men­te. Es­tán aquí por­que hay mi­les de em­pre­sas que los con­tra­tan y por­que hay mi­llo­nes de per­so­nas que se be­ne­fi­cian de su tra­ba­jo.

So­lo ve­re­mos a dos can­di­da­tos de­ba­tir. Pe­ro me hu­bie­ra gus­ta­do que fue­ran cua­tro.

Es una pe­na que en el pri­mer de­ba­te pre­si­den­cial no in­clui­rán al candidato del Par­ti­do Li­ber­ta­rio, Gary John­son, y a la can­di­da­ta del Par­ti­do Ver­de, Jill Stein. He or­ga­ni­za­do fo­ros con John­son y con Stein y, sin du­da, tie­nen ideas que nun­ca es­cu­cha­ría­mos de Hi­llary Clin­ton y de Do­nald Trump. Son una ver­da­de­ra ter­ce­ra op­ción y es di­fí­cil en­ten­der por qué la Co­mi­sión de De­ba­tes Pre­si­den­cia­les, en una cam­pa­ña elec­to­ral úni­ca co­mo es­ta, no fue más fle­xi­ble en su re­gla de só­lo acep­tar a can­di­da­tos que tu­vie­ran un 15 por cien­to de apo­yo en un pro­me­dio de en­cues­tas. To­dos per­de­mos.

Por úl­ti­mo, ten­go una gran ad­mi­ra­ción por to­dos los pe­rio­dis­tas que par­ti­ci­pa­rán co­mo mo­de­ra­do­res en los tres de­ba­tes pre­si­den­cia­les y en el vi­ce­pre­si­den­cial. Sé que es­tán ba­jo enor­me pre­sión. Pe­ro es­pe­ro que en­tien­dan que su rol, en es­ta oca­sión, es muy dis­tin­to al de otros de­ba­tes pre­si­den­cia­les.

El mo­de­ra­dor que so­lo plan­tea­ba te­mas y lue­go se dis­tan­cia­ba para que los can­di­da­tos di­je­ran cual­quier co­sa es una for­ma muy vie­ja de ha­cer pe­rio­dis­mo. En es­ta oca­sión los mo­de­ra­do­res de­ben asu­mir­se, an­tes que na­da, co­mo pe­rio­dis­tas, no co­mo po­li­cías de trán­si­to; ac­ti­vos y par­ti­ci­pan­tes, no pa­si­vos y pa­cien­tes; ha­cien­do las pre­gun­tas que no­so­tros los te­les­pec­ta­do­res qui­sié­ra­mos ha­cer.

Les pi­do a los mo­de­ra­do­res, por fa­vor, que to­men par­ti­do. No, no por nin­gún candidato sino que to­men par­ti­do por la au­dien­cia y por los vo­tan­tes. Es el pe­rio­dis­mo co­mo ser­vi­cio pú­bli­co. Es­tán obli­ga­dos a ha­cer pre­gun­tas du­ras e in­có­mo­das, a co­rre­gir a los can­di­da­tos si mien­ten, a pre­sio­nar­los si no quie­ren con­tes­tar y a evi­tar que ti­ren ro­llos lle­nos de ge­ne­ra­li­da­des. Al fi­nal, si las dos cam­pa­ñas se que­jan del mo­de­ra­dor se­rá la me­jor se­ñal de que hi­cie­ron bien su tra­ba­jo.

Cual­quie­ra de los dos can­di­da­tos pue­de ga­nar la Ca­sa Blan­ca. Hay mu­cho en jue­go. Los de­ba­tes son la úl­ti­ma prue­ba de fue­go. El mun­do, no exa­ge­ro, es­ta­rá de­ba­tien­do los de­ba­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.