La cre­cien­te so­le­dad de Ma­du­ro

El Diario de El Paso - - OPINION - An­drés Op­pen­hei­mer @op­pen­hei­me­ra aop­pen­hei­mer@mia­mihe­rald.com

Mia­mi— La de­ci­sión de los paí­ses del Mer­co­sur de en­viar un ul­ti­má­tum al ré­gi­men au­to­ri­ta­rio de Ve­ne­zue­la exi­gién­do­le que res­pe­te las re­glas de la de­mo­cra­cia pa­só ca­si inad­ver­ti­da en los me­dios de Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro pro­ba­ble­men­te es el acon­te­ci­mien­to diplomático más im­por­tan­te de la re­gión en los úl­ti­mos años.

Es cier­to que Luis Al­ma­gro, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), ya ha­bía emi­ti­do en junio un in­for­me de­cla­ran­do que el pre­si­den­te ve­ne­zo­lano Ni­co­lás Ma­du­ro es­ta­ba vio­lan­do los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos más ele­men­ta­les. Pe­ro Ma­du­ro ha­bía adu­ci­do que el in­for­me de la OEA era una ma­nio­bra im­pe­ria­lis­ta de Es­ta­dos Uni­dos, en­fa­ti­zan­do que Es­ta­dos Uni­dos es uno de los prin­ci­pa­les miem­bros de la OEA.

Aho­ra, por pri­me­ra vez, el Mer­co­sur, un gru­po cla­ve de paí­ses sud­ame­ri­ca­nos que no in­clu­ye a Es­ta­dos Uni­dos, no só­lo ha exi­gi­do que Ma­du­ro res­ta­blez­ca el es­ta­do de de­re­cho, sino que ha pues­to un ul­ti­má­tum para que lo ha­ga an­tes del 1 de di­ciem­bre, o de lo con­tra­rio Ve­ne­zue­la se­rá sus­pen­di­da del blo­que co­mer­cial re­gio­nal.

Bra­sil, el país más gran­de de la re­gión, anun­ció el 13 de sep­tiem­bre que los cua­tro miem­bros fun­da­do­res de Mer­co­sur –Bra­sil, Ar­gen­ti­na, Pa­ra­guay y Uru­guay– de­ci­die­ron que sus­pen­de­rán a Ve­ne­zue­la si el país no cum­ple los es­ta­tu­tos co­mer­cia­les y de de­re­chos hu­ma­nos del blo­que para esa fe­cha.

Es­ta no fue só­lo una rup­tu­ra di­plo­má­ti­ca cla­ve con el ré­gi­men de Ma­du­ro tras 17 años de só­li­do apo­yo –o to­le­ran­cia– la­ti­noa­me­ri­ca­na con los abu­sos de Ve­ne­zue­la con­tra los de­re­chos hu­ma­nos y la de­mo­cra­cia, sino que no po­dría ha­ber lle­ga­do en un peor mo­men­to para el ré­gi­men de Ma­du­ro.

La de­cla­ra­ción de Mer­co­sur vino en mo­men­tos en que Ma­du­ro se pre­pa­ra­ba para asu­mir con bom­bos y pla­ti­llos la pre­si­den­cia del Mo­vi­mien­to de Paí­ses No Ali­nea­dos, en una ce­re­mo­nia en la is­la Mar­ga­ri­ta de Ve­ne­zue­la.

Aun­que el Mo­vi­mien­to de los No Ali­nea­dos se ha vuel­to ca­si irre­le­van­te tras su épo­ca de oro en la dé­ca­da de 1970, Ma­du­ro ha­bía he­cho un enor­me des­plie­gue pu­bli­ci­ta­rio para mos­trar­se in­ter­na­men­te co­mo un lí­der del mun­do emer­gen­te, a pe­sar de la peor cri­sis eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca de su país en la his­to­ria re­cien­te.

‘El go­bierno es­ta­ba tra­tan­do de usar la Cum­bre de los No Ali­nea­dos para dar­se un ba­ño de le­ga­li­dad y res­pal­do in­ter­na­cio­nal, y re­sul­tó desai­ra­do por sus pro­pios ve­ci­nos sud­ame­ri­ca­nos’, me di­jo el lí­der opo­si­tor Car­los Vec­chio.

Para em­peo­rar las co­sas, la Cum­bre de los No Ali­nea­dos re­sul­tó un fias­co. Has­ta el mo­men­to en que fue es­cri­ta es­ta co­lum­na, só­lo cua­tro pre­si­den­tes de los 120 paí­ses par­ti­ci­pan­tes –los de Bo­li­via, Ecua­dor, Irán y Zim­bab­we–, ha­bían con­fir­ma­do su pre­sen­cia.

Fuen­tes di­plo­má­ti­cas sud­ame­ri­ca­nas me se­ña­la­ron que el ul­ti­má­tum de Mer­co­sur para el 1 de di­ciem­bre se emi­tió por­que la re­gión te­me que se pro­duz­ca una ex­plo­sión so­cial en Ve­ne­zue­la, y se es­tá ago­tan­do el tiem­po para lle­gar a una so­lu­ción pa­cí­fi­ca.

La coa­li­ción opo­si­to­ra MUD es­tá pi­dien­do un re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio au­to­ri­za­do por la Cons­ti­tu­ción an­tes de fin de año. Se­gún la ley, si el re­fe­rén­dum se lleva a ca­bo des­pués de la pri­me­ra mi­tad del man­da­to de Ma­du­ro, que cae el 10 de enero, el ac­tual vi­ce­pre­si­den­te po­dría asu­mir el car­go de Ma­du­ro du­ran­te el res­to de su man­da­to has­ta el 2019.

‘El Go­bierno de Ma­du­ro es­tá po­nien­do to­do ti­po de obs­tácu­los para pos­po­ner el re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio, y los miem­bros del Mer­co­sur de­ci­die­ron que no po­dían es­pe­rar más’, me di­jo un diplomático sud­ame­ri­cano.

Mi opi­nión:

El ul­ti­má­tum del Mer­co­sur a Ve­ne­zue­la fue muy im­por­tan­te, pe­ro ha­rán fal­ta más pre­sio­nes di­plo­má­ti­cas para que Ma­du­ro per­mi­ta lle­var a ca­bo el re­fe­rén­dum este año.

En pri­mer lu­gar, Mer­co­sur ten­dría que exi­gir es­pe­cí­fi­ca­men­te que Ve­ne­zue­la per­mi­ta el re­fe­ren­do este año.

En se­gun­do lu­gar, Es­ta­dos Uni­dos de­be­ría re­ti­rar pú­bli­ca­men­te su apo­yo al su­pues­to es­fuer­zo de me­dia­ción del ex pre­si­den­te es­pa­ñol Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, que ha si­do una far­sa que só­lo ha ayu­da­do a Ma­du­ro a ga­nar tiem­po y pos­po­ner el re­fe­rén­dum.

Ha­bien­do di­cho es­to, hay que de­cir que la de­cla­ra­ción de Mer­co­sur po­dría mar­car un pun­to de in­fle­xión en la re­cien­te his­to­ria de com­pli­ci­dad la­ti­noa­me­ri­ca­na con los abu­sos de Ve­ne­zue­la y su fal­ta de cum­pli­mien­to con acuer­dos re­gio­na­les. ¡Ya era ho­ra!

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.